Entradas etiquetadas como ‘perra’

Una británica se casa con su perra y asegura que “soy su p*tita”

Que el amor derriba cualquier frontera lo sabemos, al menos, desde que Shakespeare escribió la tragedia de dos jóvenes amantes de familias rivales y la llamó Romeo y Julieta. Así, conocemos parejas la mar de descompensadas, como la que hacen, sin ir más lejos, Adriana Lima (¡santa madonna!) y Marco Jaric, que ha dado origen a una nueva expresión. Ahora, desde la inopinada Gran Bretaña, llega una pareja más estrambótica, si cabe, la que forman Amanda Rodgers y Sheba, su perrita. Sí, sí, habéis leído correctamente: ¡¡su perrita!!

Fuente:  Daily News.

Fuente: Daily News.

A Amanda, de 47 años, la madurez aún no le ha llegado, sino que vive en un estado de peterpanismo permanente, no hay más que verla. A la señora se le ocurrió que sería estupendo casarse con su perra y se marchó a Croacia para celebrar el enlace, al que acudieron, ¡ojo!, unas 200 personas. ¿De verdad tanta gente se lo ha tomado en serio? A la vuelta de su viaje de bodas, la señora Rodgers no ha tenido reparos en reconocer que fue amor a primera vista.Apenas tenía dos semanas y me enaomoré de ella. Sabía que estábamos predestinadas a estar juntas”. ¿Y la pobre Sheba opinará lo mismo? Amanda asegura que sí, porque “me puse de rodillas para pedirle matrimonio y ella movió su colita” (O_O). Igual Sheba prefiere darse un homenaje con un labrador antes que compartir los desvaríos de su esposa humana, ¿no?

Éste es el segundo matrimonio de Amanda, que ya estuvo casada hace 20 años con un caballero. En su primera experiencia, la cosa no salió demasiado bien y apenas meses después llegó el divorcio. Ahora, la señora ha hecho propósito de enmienda y está convencida de que el compromiso será más duradero, ya que “mi amor por Sheba es muy profundo. Tenemos una profunda conexión. Soy su absoluta putita. ¡Sí, literalmente dijo que era la putita de su perra!

Lo que no ha aclarado Amanda es si van o no a consumar su matrimonio (espero que no, por el bien del perrete). Asegura que Sheba duerme con ella en el dormitorio y cuenta, a modo de anécdota, que una vez obligó a un hombre (se supone que un rollete) a dormir durante una semana en la cama del perro. Y tampoco ha dejado claro quién es Romeo y quién es Julieta en esta historia de amor imposible…

Tras naufragar, salva primero a su perra y después regresa a por su esposa

graham_anleyPara algunos, ciertas prioridades en su vida están muy claras. Este parece ser el caso de Graham Anley, un sudafricano jubilado, que tras encallar su velero en unas rocas, rápidamente puso un chaleco salvavidas a su perra, y raudo como una centella la llevó a tierra firme sin pensar lo que dejaba atrás. El amor de Graham por su Jack Rusell de nueve años de edad, llamado ‘Rosie’, debe ser infinito.

Mientras, en la embarcación se quedaba su esposa compuesta y sin marido. Y me imagino que con un estado de nervios de no te menees ya que el barco comenzaba  a hundirse. Como si de un guión de película de suspense se tratará, Sheryl, que así se llama la ‘abnegada pareja’, estaba atrapada por el timón del velero y no podía salir. Menos mal que tenía un chaleco salvavidas puesto y el agua no penetraba con mucha fuerza a través del casco. Eso sí, los minutos que tardó en volver Graham a rescatarla debieron ser angustiosos.

La perrita 'Rosie'

La perrita ‘Rosie’ con su chaleco salvavidas

Por otro lado, ‘The Protector’ (permitidme esta licencia con el señor Anley) se tomó todo el tiempo del mundo en poner a salvo a su perrita. Incluso encendió la baliza de posición del chaleco para que el equipo de rescate encontrara fácilmente al animal en la escarpada costa de East London (Sudáfrica).

¿Qué hubiera pasado si un golpe de mar vuelca la embarcación? La señora Anley podría haber muerto, pese a los cálculos de ‘The Protector’, un voluntario que había trabajado durante 22 años en los servicios de emergencia. Por muy experto que seas, siempre puedes fallar. Después de este hecho, ¿sentirá lo mismo Sheryl por su marido? ¿Pensará que quiere más a ‘Rosie’ que a ella? Un mar de dudas.

Lo mejor de todo es que el crucero de placer no terminó en tragedia, y ‘The Protector’ podrá seguir abrazando cariñosamente a su Jack Rusell. ¡¡¡No sin mi ‘Rosie’!!!

“Murió la perra de Paulina Rubio”

A veces se me va la mano, lo reconozco. Y ésta, fue una de ellas. Resulta que había muerto la perrita de Paulina Rubio, Miranda, y me tocó hacer la noticia.

Sin embargo, al igual que me pasó con en su día con Tyson Gay, (“El más rápido del mundo es Gay”) las palabras se organizaron de la manera menos adecuada y titulé: “Murió la perra de Paulina Rubio”.

Oficialmente, nada que objetar, ya que al fin y al cabo la noticia era ésa: la muerte de la mascota de la cantante. Sin embargo… pues claro, pareció que lo que hacía era insultar a la pobre Pau, que juro que no me ha hecho nada.

Lo que pasa es que… claro, dio la sensación de que lo hacía a propósito, y algunos de mis compañeros creyeron que estaba tentando a Juanjo de la Iglesia (ex presentador de CQC) para que reeditara sus cursos de ética periodística.

Os prometo que esta vez fue sin querer, aunque entiendo que hay dos maneras de ver el asunto:

1) “Bravo por el titular! xD Que momentos tenéis a veces! Aún me estoy riendo! xD”

2) “la perra de Paulina Rubio… los de 20 minutos os lucís cada vez más.”

Son dos de los comentarios de la noticia, aunque yo esta vez no tengo dudas, fue un error imperdonable.

¿Y vosotros? ¿Habéis cometido algún error siendo becarios?