Entradas etiquetadas como ‘empresario’

Un millonario se ‘cuece’ en una olla hirviente e invita a seguir su ejemplo

En una grabación subida en YouTube, el millonario ruso Guerman Stérligov, conocido por sus excentricidades, nos muestra lo que considera el remedio perfecto y definitivo para “todas las enfermedades”: remojarse en una olla gigante sobre unas brasas. ¿Lo qué? ¡¡¡Como la marmita de Obélix!!!

La receta de esta peculiar sopa en la que el protagonista del vídeo se dio un ‘abrasivo chapuzón’ incluye sal de varios tipos y unas cuantas hierbas secretas, revela Stérligov en el medio RT. Lee el resto de la entrada »

Se amputa la mano para engañar al seguro y acaba en la cárcel por fraude

hu-chi-yangAunque parezca un guion de una película de humor negro, muy del estilo Alfred Hitchcock Presenta, este macabro suceso ha sucedido en realidad. Algunas cabezas son merecedoras de un profundo estudio porque posiblemente contengan una gran cantidad de serrín, o quizá mucha necesidad.

La ‘siniestra idea’ se le ocurrió a un empresario taiwanés que pasará diez meses en prisión, y lo más impactante, sin una mano el resto de su vida por tratar de engañar al seguro contándosela.

Lee el resto de la entrada »

Una amenaza muy seria: “Estimados ladrones de mierda… No nos ganarán”

estimados_ladrones_de_mierda

La paciencia de un empresario chileno ha superado con creces la del santo Job. Después de sufrir más de 20 hurtos en sus bodegas durante los últimos dos meses, decidió poner un cartel en la entrada de su negocio con un ‘educado’ y curioso comienzo: “Estimados ladrones de mierda…“. La corrección no hay que perderla nunca, aunque al final de la frase se le fue un poquito la mano. La consecuencia lógica si te sacan de tus casillas.

El cartel continúa con un párrafo sin tapujos: “Nos han robado más de 20 veces y con los policías no pasa nada. No nos ganarán. La próxima vez no saldrán vivos. Dejen algún dato de sus viudas para darles una pequeña ayuda: están contados sus días“. Además, como si esto no fuera suficiente, va acompañado de un dibujo de una mano empuñando un revólver. Sólo le falta una cifra de recompensa para que sea ‘la amenaza perfecta’.

El afectado, José Miguel González, de 55 años, reconoce que la idea es algo insólita “pero es que hemos puesto una decena de denuncias y no hemos obtenido respuesta de las autoridades. Esta es una forma de llamar atención“, recalcó. La reacción puede ser desproporcionada pero comprensible, ya que los robos le han costado a este industrial unas pérdidas cercanas a 10 millones de pesos (17.000 euros).

Por último, el señor González indicó en un medio local, que ha instalado una valla electrificada y tiene diez perros adiestrados que vigilan sus propiedades las 24 horas del día (más seguridad que Alcatraz). Incluso ha contratado un guardia con permiso de armas. Seguro que ahora los ladrones se piensan mucho más darse una vuelta por las instalaciones de este bodeguero que podría quitarle el papel a Michael Douglas en Un día de furia. La venganza es un plato que se sirve frío.

Un empresario obliga a todos sus empleados a gatear en público

caminar_gatas

Hay algunas empresas que hacen cualquier cosa por conseguir un impacto publicitario cueste lo que cueste. Pero una compañía de cosméticos de Chongqing (China) ha superado con creces todos los límites. No le ha servido con una campaña agresiva de anuncios, con una batería de vídeos virales, con regalar productos de belleza como si no hubiera mañana… Al presidente de la corporación se la he ocurrido la fastuosa idea de poner a gatear a todos sus empleados por la plaza más concurrida de la localidad, para ver cómo soportaban la presión y la vergüenza de sentirse observados por todo el mundo. ¡¡¡Todo un as del marketing!!!

Según declaraciones del empresario a un medio local, “fue un simple ejercicio. Quería conocer los límites de mis trabajadores, ver qué grado de compromiso tenían con la compañía“. Curioso ejercicio. Me pregunto qué será lo siguiente. ¿Pedirles que se tumben sobre los raíles de una vía de tren para comprobar quién aguanta más? ¿Cruzar una autopista de cuatro carriles en plena hora punta? Quizás me he pasado un poco, pero viendo cómo se las gasta, todo es posible.

Sé que el trabajo es un bien muy preciado en esta época de recesión y de crisis. Pero este ejemplo de (me ahorro el calificativo) pasa los límites. Aunque analizándolo fríamente no debería sorprenderme, siempre se puede decir: “lo que sucede en China, se queda en China“. Un país donde, según me cuentan, los derechos laborales están escondidos en lo más profundo de un baúl polvoriento.