Entradas etiquetadas como ‘cindy jackson’

La mujer Barbie: Cindy se ha sometido a 52 operaciones estéticas

BecConsejo: “Piensa en los demás (aunque sea un poco)”

Supongo que pocos recuerdan cuál era el aspecto original de Cindy, la muchacha pizpireta que vivía en Ohio, se mudó a Londres y cuya hermana mayor se llamaba Gloria.

Pues bien, resulta que a Cindy Jackson le regalaron un día una Barbie y ella pasaba horas y horas jugando con ella. Le encantaba esa muñeca. Es más, le gustaba hasta tal punto que creció y se ha ido pareciendo (dentro de lo posible) a ella. Eso sí, con 52 operaciones de por medio.

Probablemente muchos la conocéis, habéis oído hablar de ella, la habéis visto alguna vez en la prensa. No en vano, se ha sometido a tantas operaciones que tiene el récord en intervenciones de este tipo. Es lo más cercano a una yonqui de la cirugía estética.

Se ha operado el pecho, la boca, la nariz, la barriga… ¡¡hasta las manos!! Así hasta 52 veces en 55 años, lo cual, al margen de lo bizarro que resulta, tiene su mérito, máxime después de ver los caretos que se le quedan en la recuperación de cada operación.

Contaba con detalle su historia en la cadena estadounidense ABC, en la entrevista que os adjunto y que no os subtitulo porque lo más importante os lo contaré en el texto.

Se ha gastado 70.000 euros en cuestiones cosméticas, aunque dice que ella jamás quiso tener el récord, que no era su ambición. A todos nos viene la misma pregunta a la cabeza: ¿por qué? Pues para ella es sencillo: “Quería mejorar mi aspecto”, pero pareciendo natural. Es decir, no quiere que la gente se dé cuenta por la calle de que lleva chorrocientas operaciones.

Dice que se sentía en el cuerpo equivocado y gastó la herencia que le dejó su padre en operarse. “Me siento un espíritu joven y no quiero mirarme al espejo y ver una cara vieja”, cuenta. A eso le llamo yo asumir el paso del tiempo.

Ha escrito dos libros, asesora a gente que se quiere operar y da consejos para combatir el envejecimiento. Me parece bien que escriba y asesore, pero… ¿qué consejos puede dar? Opérate y… ¿opérate?

Sabéis que yo no soy muy partidario de este tipo de intervenciones, que no me va mucho ni siquiera el maquillaje y que en el fondo le encuentro cierto encanto a que nos parezcamos a nuestros padres, a que pase el tiempo y a que cada arruga sea una historia que contar.

Cindy, en cambio, no es así. Ella dice que no tenemos que parecernos a nuestros progenitores y que eso es la evolución. Cuentan en los cementerios que cada vez que dice “esto es la evolución” Darwin se revuelve en su tumba y amenaza con orinar en la puerta de Jackson.

PD: ¿No es mejor ir a hacerle unos chascarrillos a Justin Bieber cuando uno cumple una edad?

PD2: Las imágenes de la digievolución de Cindy son de su web.