Entradas etiquetadas como ‘asalto’

La increíble reacción de dos perros salva a su dueño de un atraco

El asalto se produjo en la puerta de su casa, cuando este vecino de Medellín (Colombia) se apeó del coche, para sacar unas cosas del maletero y meterlas en la vivienda.

En las imágenes, grabadas por una cámara de seguridad, se observa como dos hombres se aproximan, uno por cada lado y no con muy buenas intenciones. De repente, uno saca una pistola y agarra por el cuello al conductor. Mientras, el otro se mantiene a la expectativa, fuera de cámara. Lee el resto de la entrada »

Estos chicos no sabían con quién se la estaban jugando

germaine_yeapUn gimnasio de Malasia con varios ‘chicos duros’. Una muchacha delgadita, con gafas y apariencia de no haber roto un plato en su vida. La chica quiere dar los primero pasos en la lucha conocida como Muay Thai, y los dos jóvenes entrenadores se prestan a ser los maestros de ceremonias. Seguro que se les pasó por la cabeza lo bien que lo iban a pasar enseñando a la principiante. ¡Que te crees tú eso!

Tras los anteojos se escondía Germaine Yeap, una campeona profesional de esta disciplina deportiva que iba a dársela con queso a los dos fanfarrones del ring. Por supuesto había una cámara oculta para grabar toda la escena. Lee el resto de la entrada »

Asalta una farmacia ‘disparando’ leche por sus pechos

vergara_desdemonaSi José María Forqué levantara la cabeza seguro que fichaba a esta chica para el elenco de mangantes protagonista de su Atraco a las tres. Ni al cineasta zaragozano se le hubiera ocurrido usar tal distracción para sustraer la recaudación de una farmacia ante la mirada atónita de todos los boticarios. Y es que esta especie de ‘Afrodita A’ (la mítica robot de senos puntiagudos de ‘Mazinger Z‘) entró en el establecimiento repartiendo leche y no en pack de seis. ¡A pecho descubierto y sin pasteurizar! O-O

El ‘láctico suceso’ se produjo en la localidad alemana de Darmstadt, donde una mujer de unos 35 años se desabrochó varios botones de su camisa, sacó su seno derecho a pasear y disparó calostro sin mediar palabra a la cara de uno de los empleados. ¡Menuda arma de destrucción masiva! (casi como Sofia Vergara en el papel de ‘Madame Desdémona‘)

Lee el resto de la entrada »

Casi pierde el pene por asaltar sexualmente a un muñeco de nieve

penenieve¡OMG! Me vais a permitir la licencia de arrancar el post con este acrónimo de ‘oh, my god’, expresión muy utilizada en el mundo anglosajón, mucho más que el ‘¡dios mío!’ por el que puede traducirse. Es que esta historia me ha dejado boquiabierto y no acierto a encontrar una expresión más clara con la que explicar mi asombro.

Kenneth Guillespie es un veterano señor inglés de 64 años que no ha tenido mucha suerte en la vida. Vive en Blackburn, una ciudad industrial al norte de Liverpool y tiene serios problemas de alcoholismo. Seguro que debido a su adicción, el hombre acaba de protagonizar una escena bochornosa. ¡Intentó tener sexo con un muñeco de nieve! Bueno, como dudo que el muñeco consintiera, podemos decir que intentó asaltarlo. Repito, ¡OMG!

Algunos viandantes encontraron a Mr. Guillespie semidesnudo y entre sollozos junto a los restos de lo que había sido un muñeco de nieve. Se acercaron a socorrerle y presenciaron una imagen que seguro que están deseando borrar de su mente. El hombre yacente tenía síntomas de congelación en el pene. Preocupados por su salud, llamaron a una ambulancia para que llevaran a Guillespie al hospital North Central, donde los médicos que lo atendieron ratificaron el diagnóstico. “Puede resultar gracioso, pero es algo realmente grave. Puede causar una infección, gangrena y, en consecuencia, tener que amputar el miembro”. ¡Ojo! “Afortunadamente, por lo que oí, Ken está de una pieza”, concluyó el doctor.

Así pues, para la salud del desafortunado Guillespie todo ha quedado en un susto y un posible resfriado, pero para su orgullo el daño es irreparable. Su affaire ha salido publicado en todos los medios regionales y ya es objeto de chanzas entre sus vecinos.

Asalta una casa para hacer las tareas domésticas

Sabéis que hay muchos tipos de ladrones, en este blog becario los hemos estado viendo. El ladrón torpe es un clásico, pero está viendo cómo otro tipo de ratero le adelanta por la derecha: el delincuente raro, el ladrón extraño, el tipo que entra a una casa para sentarse en el sofá a ver la tele. Ahora bien, dentro del delincuente raro, quién sabe si espoleado por el tipo que puso la decoración navideña en casa ajena, está naciendo un tipo de asaltante más extraño aún: el ladrón buen samaritano. Sí, sí, como leéis (si no estáis seguro de lo leído, volvéis a la última línea y repasáis).

En esta categoría encontramos a tipos que se cuelan en tu casa pero, lejos de dejarla como si fuese un mercadillo (algo que me decía mi madre cada vez que volvía de trabajar y encontraba la casa revuelta), lo que hacen es desatascarte el lavabo, mecer a los niños hasta que se duerman o hacer los deberes de matemáticas y conocimiento del medio (que no del miedo). Quizás entréis a casa y al principio os sorprenda un poco poque no tenéis asistenta y hay una persona haciendo las tareas domésticas pero, a la larga, lo agradeceréis. Vamos para allá…

Keith Davis, el señor que veis a la derecha de estas líneas, es un tipo solidario. Tan solidario que decidió entrar en el apartamento de Ashley Murray, en Indiana, para adelantar un poco de trabajo y que la pobre mujer no tuviera la casa manga por hombro cuando volviera.

Tanto es así que cuando volvió Ashley, Keith (46 años, eficiente y servicial, ideal parejas… ah, no, que esto es de los pisos), había barrido el suelo, doblado la ropa y preparado la cena, según la investigación recogida en la prensa anglosajona.

La pobre mujer, que llegó con su hijo pequeño, creyó que su hermano estaba en casa, pero cuando comprobó que la puerta estaba echada tuvo un mal presentimiento, que se confirmó cuando vio la ventana abierta y a un señor cualquiera (bueno, cualquiera no, que al pobre Keith ya lo conocemos) ahí de pie derecho. Llamó a la policía y le pidió, a gritos, que se fuera de casa. Sí, en ese orden.

El tipo se fue a toda pastilla, y fue entonces cuando la dueña de la casa comprobó que el asaltante había cocinado “un poco de pollo con cebolla”, había barrido el suelo y había recogido la ropa tendida dejándola después bien dobladita encima de una mesa. Todo a cambio de beberse un zumo de naranja. Joé, ladrones así quiero yo los sábados por la mañana en mi casa.

Al parecer Keith no se llevó nada (para colmo no le pagaron los servicios) y cuando le detuvieron dijo a la policía que él estaba en su propia casa… pero no coló. Explican que él vive cerca de la zona y que realmente creyó estar en su casa, pero… ¿sin notar que la gente de las fotos no eran conocidos suyos? ¿Sin ver que los productos de limpieza no eran de la marca que él usa? ¿Estaban las cebollas en el cajón del frigorífico también? Ains, estoy lleno de preguntas.

PD: Todo esto se lleva mejor porque ya es casi viernes.

“Bájese los pantalones, aquí mandamos nosotras”

Muchos conocéis de sobra mi afición por las bicicletas. Alunizajes, ciclistas piripis, bicisexuales… noticias insólitas que se quedan en nada al lado de ésta.

Por supuesto que el titular me lo he inventado, pero es una forma de contextualizar la posible conversación (quizá la única) que se puede tener cuando un grupo de mujeres te dan el alto en mitad de la carretera para tocarte los huevos, literalmente.

Gracias a Menéame llegué hasta esta exclusiva (qué palabra tan ridícula) de The Local, que cuenta una historia digna de Benny Hill. Resulta que el otro día en Suecia iba un hombre de 50 años tranquilamente con su bici… cuando, de repente, fue asaltado por una banda formada por cinco mujeres, quienes le obligaron a desnudarse para molestarle sexualmente, haciéndole algunos tocamientos. Se rieron de él, le humillaron y salieron corriendo despavoridas, según cuentan las autoridades a los medios locales.

La policía está buscando a las abusonas, pero hasta el momento tiene muy pocas pistas. Sólo se sabe que una de ellas tenía tenía los dos antebrazos tatuados y que era bastante alta (1,75, más o menos). ¿Estaremos ante una banda de crimen organizado o será algo como la banda del bate de Al Salir de Clase, pero en femenino y con desviaciones sexuales enfermizas? Hay que esperar.

PD: Me estoy imaginando la cara del señor, ahí con su bici en la cuneta y pensando: “Tenía que haberme puesto una muda limpia”. Que espabile.

Envía el post:

http://www.wikio.es