BLOGS
El nutricionista de la general El nutricionista de la general

"El hombre es el único animal que come sin tener hambre, que bebe sin tener sed, y que habla sin tener nada que decir". Mark Twain

Etiquetado de alimentos: lo obligatorio, lo voluntario y las novedades (en infografías)

Manzana información nutricionalRonda por ahí una frase lapidaria que asevera que la información es poder. De ahí, supongo, que el 90% de los consumidores lea las etiquetas de los alimentos en el momento de la compra: un 65% afirma leerlas siempre y un 25% dependiendo del producto. Estos son los datos que se desprenden de un estudio llevado elaborado en el mes de marzo por Consumolab.

Nos gusta, digo yo, tener el poder… al menos de decidir si compramos o no un determinado alimento en virtud de la información que su fabricante nos hace llegar en su etiqueta.

Por esta razón y por el peligro que en cierta medida subyace de que nos den gato por liebre, la administración pública (en este caso principalmente la europea) se esfuerza para que esa información sea coherente, accesible y dé respuesta a las necesidades del consumidor. La última gran reforma referente al etiquetado de los alimentos entró en vigor el pasado mes de diciembre de la mano del  Reglamento Europeo 1169/2011 Sobre la información alimentaria facilitada al consumidor, y te lo conté en esta entrada.

Lo cierto es que con el reglamento nuevo o sin él pocas cosas parece que han cambiado a ojos del consumidor medio tal y como pone de relieve el estudio mencionado que afirma que, al menos para el mes de marzo de este año, tan solo el 39% de los encuestados manifestó haber notado cambios en el etiquetado tras la entrada en vigor del RE 1169/2011… Espera, espera… Houston tenemos un problema:

¿No leía el etiquetado el 90% de los consumidores? Pues según esta confrontación de datos, cerca de un 51% de los consumidores que leen las etiquetas… las leen, pero por lo que se ve se enteran de bastante poco.

Para qué nos vamos a engañar, encontrar la información sensible que a cada uno le resulte relevante, poderla leer sin dificultad e interpretarla de la forma adecuada no es fácil y para buena parte de la población, desentrañar la información del etiquetado supone un auténtico galimatías… de hecho lo contrasto cada año con mis alumnos cuando, aun después de la correspondiente clase, no son pocos los que se siguen sin aclarar, sin encontrar la información o sin hacer una lectura ajustada tras la utilización de varias etiquetas comunes que podemos encontrar en cualquier supermercado. ¿Será que no nos enteramos de lo que está claro o que la norma sigue sin facilitar un etiquetado claro? Ahí lo dejo.

No obstante eso no quita para que nuestras autoridades sanitarias, en este caso a partir de la AECOSAN, se esfuercen para hacer llegar al consumidor las claves de un adecuado etiquetado, bien para que puedan acceder a él conociéndolo, bien para que ante cualquier irregularidad puedan tomar las medidas que estimen oportunas. En este sentido desde hace unos pocos días la AECOSAN ha puesto a disposición de los ciudadanos una web en la que explica qué puede y que no puede esperar el consumidor del etiquetado… siempre y cuando estemos ante un producto que en este sentido cumpla la actual legislación.

Así, bajo el título genérico de ‘El etiquetado cuenta mucho’ se despliegan una serie de contenidos que ponen en alza el valor de la nueva legislación e instruye al consumidor sobre la misma:

Y a mí, en líneas generales me parece fenomenal. Ahora bien, puestos a hacer esta página informativa, me hubiera gustado encontrar un apartado en el que con toda la racionalidad del mundo se afrontaran nuevos retos, dudas a resolver en el futuro, asuntos pendientes, etcétera que tiene la actual legislación sobre etiquetado. Ojo que no estoy hablando de que se critique lo hasta ahora hecho, pero sí que en un ejercicio de honestidad bien entendida se aportara la perspectiva de nuestras autoridades al respecto de temas candentes en la materia. Uno de los más importantes, desde mi punto de vista es por ejemplo el tema de las grasas trans. Y es que mientras medio mundo civilizado está enfrascado en una guerra abierta para su prohibición (ojo, que no digo declaración de su presencia en el alimento) aquí y de momento, no existe obligación alguna de mencionarlas en el etiquetado.

Por último, otro de los aspectos que necesita un repasito, es el tema del control. Me refiero a que me parece muy bien que haya un cuerpo legal que apueste por unas determinadas obligaciones… pero hay que hacerlas cumplir. Y es que en el terreno del etiquetado se siguen viendo muchos disparates e incongruencias (antes y después de la entrada en vigor del mencionad RE 1169/2011). De poco sirve tener tanta ley si no se hace cumplir o si las sanciones no son ejemplarizantes. Parece que en esta tarea de denuncia sobre los desmanes en el etiquetado las que llevan el grueso de esta pesada tarea son las asociaciones de consumidores.

———————————–

Imagen: Stuart Miles vía freedigitalphotos.net

5 comentarios

  1. Si hoy por hoy algo nos va quedando claro es que no solo la información es poder…la desinformación también lo es, y entre información y desinformación…cuál es la verdad??

    Y recuerda que si buscas Tiendas Online de Alimentación y Bebidas en España somos tu web de consulta, visítanos en http://elpedidohosteleria.com

    10 septiembre 2015 | 10:33

  2. Dice ser Madre de celiaca

    Citándote a tí mismo:
    “Existen distintos grados de sensibilidad al gluten, por eso, los alimentos con la indicación “muy bajo en gluten” pueden no ser adecuados para todas las personas con intolerancia al gluten. Debe consultarse al médico antes de consumir este tipo de productos”
    No tienes ni idea! Si eres intolerante al gluten ERES INTOLERANTE AL GLUTEN Y NO HAY GRADOS, otra cosa es:
    – El grado de daño que tengan tus epitelios intestinales en el momento del diagnóstico y que se irán regenerando con el tiempo una vez dejes de comer gluten
    -Otra cosa es como te afecte a tí en caso de que te contamines y tomes gluten, voluntaria o involuntariamente. Puede que no notes nada, o solo unos gasecillos, o puede que termines en urgencias con el suero puesto o cagánfote encima, pero desde luego que TOLO EL GLUTEN QUE INGIERAS SI ERES INTOLERANTE TE HARA DAÑO.
    NO HAY NINGUN PRODUCTO “bajo en gluten”, si puede “contener trazas de gluten” un celiaco NO PUEDE COMERLO.
    A partir de 20ppm en España se considera SIN GLUTEN, y hay gente que ni siquiera tolera eso, y necesita tomar todo natural sin elaborar para evitar esa pequeña parte, pero eso de “bajo en gluten”?? grados ???
    POR FAVOR!!! NO DESINFORMEMOS

    10 septiembre 2015 | 12:58

  3. Dice ser Daniel L.

    sabemos de multitud de marcas que incluyen ingredientes transgénicos en sus productos.
    Se dice que Nestlé pagó un pastizal para que no fuese obligatorio ponerlo en la etiqueta.
    en principio serían más fiables los que voluntariamente dan toda esa información.
    tampoco estaría mal revisar el tamaño del texto y la visibilidad, ya que muchos de estas etiquetas son ilegibles.

    10 septiembre 2015 | 14:43

  4. Juan Revenga

    Hola “dice ser Madre de celiaca”

    Gracias por tu comentario. Si te quieres ahorrar mi respuesta puedes quedarte con el resumen que se sintetiza en un elocuente “las reclamaciones al maestro armero”. Si por el contrario quieres que entre en detalle allá voy:

    Parece que andas un poco floja de comprensión lectora o de expresión escrita, ya que la frase que entrecomillas y me atribuyes no es mía y ni tan siquiera la he citado, ni dado a entender… ni en este post ni en ningún otro.

    La frase que entresacas la has tomado, supongo, de unos de los enlaces que he facilitado (http://eletiquetadocuentamucho.aecosan.es/alergias.html) cuyo autoría descansa en la Agencia Española de Consumo, Seguridad Alimentaria y Nutrición agencia dependiente de nuestro Ministerio de Sanidad. Insisto en que yo no la he pronunciado ni aquí ni en ningún otro post. Así pues te ruego que dejes de echar balones fuera….

    Me solidarizo contigo como madre de una hija celiaca, y para demostrártelo puedes contrastar todos los post que en este blog se han dedicado a la enfermedad celiaca y también a la sensibilidad al gluten no celiaca. Artículos que, me consta, han gozado de la aprobación y reconocimiento de numerosas asociaciones de celiacos. Como te digo, es un tema en el que tengo una, valga la redundancia, una especial sensibilidad y sobre el que trato de divulgar de la forma más objetiva y rigurosa posible como dietista-nutricionista.

    Además, por si te interesa el tema, y redundando en la fuente primaria a la que en verdad diriges tus diatribas quisiera hacerte llegar este otro enlace (http://aesan.msssi.gob.es/AESAN/web/notas_prensa/reglamento_celiacos.shtml) en el que la AECOSAN de nuevo se hace eco de los esfuerzos de La Comisión Europea para aprobar un reglamento que atienda la propuesta española para mejorar la calidad de vida de los celíacos. En el encontrarás más detalles de esa gradación de al respecto de la sensibilidad al gluten y sus implicaciones en el etiquetado.

    Coincido contigo en que cuando una persona recibe el diagnóstico de celiaquía su alimentación ha de estar basada en alimentos sin gluten, lo que en cuestiones de etiquetado responde a aquellos productos que aseguran no contener más de 20g de gluten por kg de producto, o lo que el lo miso y como dices, no más de 20ppm.

    Por todo lo demás me remito al resumen inicial y te ruego que controles y sepas dirigir tus respuestas violentas e injuriosas (y en este caso injustificadas) al actor que mejor corresponda.

    Un saludo

    10 septiembre 2015 | 16:15

  5. Dice ser Roger

    Hola Juan, muy buen artículo y muy correcta, comedida y acertada en los contenidos tu respuesta a “Dice ser madre de celiaca”.
    Yo pienso que la nueva Norma de etiquetado de productos aporta aspectos muy positivos al consumidor pues hay un salto cualitativo en cuanto a la información de que disponemos que nos da más criterio a la hora de elegir un producto en el momento de la compra. No obstante, tal y como comentas, la Norma se queda corta en algunos aspectos y le han quedado cuestiones por clarificar. A mi me gusta enfatizar el hecho del origen de los productos de comemos; La norma todavía permite que gran cantidad de productos procedentes del campo o de la granja desconozcamos el lugar de procedencia, siendo este un aspecto muy valorado por el consumidor. Por si alguien tiene interés adjunto el link de un artículo que publiqué meses atrás donde trato el tema.

    https://fruitjuiceaffair.wordpress.com/2015/04/13/sabemos-lo-que-comemos-si-sabemos-de-donde-procede-lo-que-comemos-en-muchos-casos-no-claroscuros-del-reglamento-ue-11692011-sobre-la-informacion-alimentaria-faci/

    Enhorabuena por el blog! un saludo,

    01 octubre 2015 | 13:24

Los comentarios están cerrados.