BLOGS
El nutricionista de la general El nutricionista de la general

"El hombre es el único animal que come sin tener hambre, que bebe sin tener sed, y que habla sin tener nada que decir". Mark Twain

Nuevo libro: Lo que dice la ciencia para adelgazar de forma fácil y saludable

Centinel rodeado

Pocos libros podemos encontrar en el panorama bibliográfico que aborden con tanto seso la divulgación (referida a la población general) de las cuestiones adelgazantes como el que hoy traigo a la portada del blog. Y es una pena, me refiero a que se encuentren tan poca obras de este estilo, ya que al parecer el mercado, con su inexorable ley de la oferta y la demanda, mantiene las estanterías de las librerías cuajadas de los más disparatados planteamientos dietéticos (ver foto) que al final tienen un importante trasfondo comercial; bien sea en el plano editorial a partir del propio libro o, más frecuentemente, con la venta de suplementos y otras zarandajas promovidas por los respectivos autores. Pues bien, el de hoy no es el caso.

Cubierta_lo_que_dice_ciencia.inddLo que dice la ciencia para adelgazar de forma fácil y saludable” es un interesante y enriquecedor manual sobre alimentación saludable basado en la evidencia científica tal y como se avanza en el título (“Lo que dice la ciencia”). Dicho lo dicho, y a pesar de la intención de su autor, Luis Jiménez (@centinel5051), no me parece que sea un libro “para todos los públicos”. Sí coincido en que así debiera ser… pero un breve vistazo a nuestro entorno revela que, en mi opinión, el grueso de la población general no está dispuesta a prestar la debida atención a tanto nivel. Me gustaría que todo el mundo tuviera tanto el interés como la capacidad para aprovechar sus contenidos; si así fuera, es posible que este libro no fuera tan necesario. Parece una contradicción pero no lo es. Es un libro que hace falta, y hace falta porque en general no se observan las cuestiones nutricionales con su auténtica dimensión. Pero al mismo tiempo, cuando se aporta esa dimensión auténtica, no se está preparado o muchos no tienen la formación, o el interés, para asimilarla de la forma más adecuada. Más que una contradicción, en este tema estaríamos probablemente ante un problema circular que se muerde la cola, en plan pescadilla.

No obstante, tras su lectura, se percibe el esfuerzo que transpiran sus líneas al mostrar los conceptos de forma sencilla, que no simple. Así pues y en mi opinión se trata de una obra estupenda para dos perfiles típicos de lector: el del profesional más o menos desactualizado en las cuestiones nutricionales y que quiere ponerse al día; y el de cualquier persona con un verdadero interés en estas cuestiones, preocupado por conocer los porqués con el fin de ponerse en serio manos a la obra sin recurrir a esas otras obras más populistas que se dedican, más que a otra cosa, a marear la perdiz, a sacarnos los cuartos y a jugar con nuestras esperanzas adelgazantes.

El libro comienza precisamente con un capítulo, “Para aprender, a veces es necesario desaprender primero”, que transmite un concepto que suelo utilizar mucho cada vez que comienza un nuevo curso en la universidad… y es que la primera traba con la que alguien se encuentra a la hora de transmitir conceptos sobre nutrición y dietética es que muchas personas “ya saben”. Al final, para llegar a edificar una bonita ciudad hay que meter el bulldozer y arrasar con las chabolas y favelas que impiden construir, es decir hacer un reseteo, puesta a cero o tabla rasa.

Con el segundo capítulo, “Los principios nutricionales que todo el mundo debería conocer” Luis Jiménez comienza a establecer los cimientos sobre los que se edificará toda la obra. Se trata de cuatro principios o cimientos sencillos, difícilmente mal interpretables que ponen a los alimentos altamente procesados en su sitio y que consolidan el uso de los tres principios inmediatos (hidratos de carbono, proteínas y grasas) en virtud de las muy diferentes formas que los podemos encontrar en los alimentos.

Metidos ya de pleno en el libro, el tercer capítulo “Cómo diseñar su dieta perfecta” aporta las cinco reglas básicas que el autor de forma muy acertada ha considerado que son necesarias para conseguir este objetivo a partir de alimentos. Es decir, no se queda en la teoría de la ciencia nutricional sino que hasta cierto punto se adentra en las cuestiones dietéticas, generales sí, pero con una adecuada carga práctica para quien de verdad (volvemos a este importante matiz) quiere implementar los contenidos del libro.

El último capítulo, “Anexos y preguntas frecuentes” aborda muchas de esas cuestiones que preocupan a una buena cantidad de mortales en las que muchas veces se dan cita los mitos, las leyendas y los intereses comerciales que terminan fraguando dentro del tejido social en forma de ideas erróneas al respecto de lo que verdaderamente se sabe o hay que hacer en materia alimentaria.

Me ha gustado especialmente el apunte destacado que Luis ha hecho en la regla nº 5 del tercer capítulo enunciado como que “la dieta no es una penitencia” y es que más allá de las cuestiones estrictamente nutricionales “de boca hacia abajo” cada vez están tomando más importancia los procesos “de boca hacia arriba” en el momento que una u otra persona opta por seguir un determinado patrón alimenticio.

Esta edición de la obra mencionada es una versión revisada de una primera que por lo que sé fue autoeditada. Tal y como me desea Luis en la dedicatoria del ejemplar que he tenido la ocasión de disfrutar, esta edición es más de mi agrado y lo cierto no es que no coincida en algunas cosas… sino que hay algunas cuestiones, muy puntuales, que desde mi punto de vista podrían ser objeto de matización. O en cualquier caso de debate constructivo. Porque de lo que no cabe la menor duda es que esas pequeñas cuestiones para nada emborronan, ni mucho menos, la validez de unos contenidos francamente recomendables.

Dedicatoria centinel

Dijo no sé quien que uno es esclavo de lo que dice y dueño de lo que calla. Quizá un servidor esté con Luis, químico de formación académica, en una situación de débito cuando en otro tiempo cuestioné abiertamente que otros profesionales distintos de los dietistas-nutricionistas, o no pertenecientes a algunas de las profesiones sanitarias, hablaran y comentaran en foros públicos cuestiones nutricionales o dietéticas. Hoy mi perspectiva es otra bien distinta y no tengo el menor rubor en desdecirme al decir que ojalá personas tan formadas y tan rigurosas aborden estas cuestiones en aras de conseguir que la población general tenga las cosas más claras en torno de estas cuestiones. Es decir, la divulgación, la buena divulgación, no debe sufrir de titulitis de ningún tipo. Otra cosa es el ejercicio de una profesión con una serie de competencias bien definidas… pero esa ya es otra historia.

Y por aquello de no ser dueño de nada y no callarme de ídem, me gustaría comentar que en general lo que menos me gusta del libro es la segunda parte del título (“… adelgazar de una forma fácil y saludable”). Se lo dije así a Luis en su día cuando autoeditó la primera versión. Es más, a raíz de algunos de los contenidos de la actual versión se puede inferir que lo del adelgazamiento se puede catalogar de muchas formas… pero “fácil” no es precisamente una de ellas.

Así pues, si verdaderamente estás interesado en conocer las bases de un adelgazamiento adecuado, reconocer los principales peligros y tomar nota de algunas buenas ideas… y todo ello en base a la más reciente evidencia científica (y bien documentada) esta es sin lugar a dudas tu obra. No lo dudes.

——————————–

Lo que dice la ciencia para adelgazar de forma fácil y saludable, Luis Jiménez, Ed. Plataforma editorial, 2014. ISBN: 978-84-16096-74-9

Además del libro puedes seguir con las buenas andanzas del autor en su blog “Lo que dice la ciencia para adelgazar

——————————–
Imagen: @centinel5051@juan_revenga

24 comentarios

  1. Dice ser Stewart Cops

    En la dieta y la lectura hay dos cuestiones a debatir, una voluntad para comer adecuadamente sin pasar hambre y el buen hábito de aprender o entretenerse leyendo.
    Gracias por la informacion.

    http://lacasadelcomicduendeverde.blogspot.com.es/2014/10/un-halloween-con-humor-y-castanas.html

    Que pasen un buen Halloween y una buena castañada

    31 octubre 2014 | 09:47

  2. Dice ser lector

    Me parece una imprecisión que un nutricionista hable de “adelgazar” o “engordar” ya que son términos muy vagos y dudosos, siempre lo comparo con decir “hace calor o frío” en metereología.

    Por otro lado, creo que se debe mirar al cuerpo como un motor que admite muchos combustibles(los alimentos), algunas personas no tantos, y sustancias necesarias para su mantenimiento (vitaminas, proteínas) al igual que un motor lleva gasolina, pero también su aceite, líquido refrigerante, líquido de frenos…

    finalmente me alegra que haya libros que sea más científicos y nos enseñen, pero lo de “adelgazar” me suena bastante mal, aunque haga vender libros.

    31 octubre 2014 | 09:58

  3. Dice ser kerstin

    No estaría de más una crítica o, al menos, una referencia a aquellos puntos que consideras más cuestionables o matizables, en alguna futura entrada, para que los profanos podamos contrastar vuestros puntos de vista.

    31 octubre 2014 | 10:26

  4. Juan Revenga

    Hola lector,
    Coincido en cierta medida con tu parecer, el título no es lo que más me agrada, pero en cualquier caso objetivamente hay quien necesita adelgazar a la vista de las estadísticas de la población adulta española (http://blogs.20minutos.es/el-nutricionista-de-la-general/2013/03/19/evolucion-de-la-obesidad-en-espana-en-el-ultimo-decenio/) y por no hablar de la población infantojuvenil, sin que esa necesidad sea una percepción subjetiva más allá del “hace frío o hace calor”… Hablar del “control del peso” quizá fuera más acertado, pero entre nosotros, no creo que ese título tuviera mucho empuje. La parte del título que menos me gusta ya la he comentado y no es precisamente esa, sino la última.

    Hola kerstin,
    Si lees la obra y mantienes un cierto seguimiento de este blog podrás contrastar las pequeñas matizaciones entre discursos. En cualquier caso, son tan menores, que de verdad no creo que merezca la pena mencionarlas y hacer una crítica concreta de esas cuestiones que tienen un escaso calado práctico y que en ningún sentido desdibujan el válido mensaje de la obra en general.

    Saludos cordiales

    31 octubre 2014 | 11:06

  5. Dice ser konver | toner

    Mientras en los países desarrollados se gastan millones de euros en dietas de adelgazamiento en el tercer mundo se mueren de hambre.

    ce285a
    http://www.konver.com/es/hp/10-pack-ahorro-hp-laser-ce285a-compatible.html

    31 octubre 2014 | 11:07

  6. Dice ser KKK

    Adelgazar es fácil, menos plato y más zapato.

    31 octubre 2014 | 12:06

  7. Dice ser Iván

    Es un libro aburrido y que no llega a ninguna conclusión.

    31 octubre 2014 | 12:10

  8. Dice ser Perico Palotes

    En resumen la ciencia lo que dice es:

    Mayor cantidad de calorias suministradas que de calorias quemadas = engorde
    Menor cantidad de calorias suministradas que de calorias quemadas = adelgazamiento

    y dejémonos de buscar 5 pies al gato, que sólo tiene 4 y no necesita más.

    31 octubre 2014 | 12:13

  9. Dice ser Sofía

    A mi lo único que me ha dado resultado es comer de todo, pero con moderación y hacer ejercicio cada día de lunes a viernes. No es que esté muy delgada, pero creo que no estoy mal, como podeis ver: http://goo.gl/Sgxgew

    31 octubre 2014 | 12:43

  10. Dice ser tonto_del_bote

    Parece un vende-motos mas.

    Como bien dice al principio del articulo-publicitario sobran libros sobre este tema.

    Resulta sospechoso que solo este sea el bueno… ¿no?

    no desvela ningún truco en todo el extenso anuncio.

    Hace falta escribir más de dos folios para explicar como se adelgaza??

    menos comer y mas correr. Y de paso te pones fuerte.

    Espero que no venda ni uno.

    31 octubre 2014 | 13:28

  11. Dice ser jj

    El que quiera ver que la dietética se reduce a “comer menos + gastar mas” ….necesita leerse el libro.

    Empezar a hacer 2 horas de carrera x 7 dias a la semana y comer solo manzaras encaja dentro del “comer menos + gastar más” y es una locura completa.

    El balance calórico no lo es todo: no es lo mismo hace 5 comidas al dia que una(consumiendo las mismas calorias),no es lo mismo comer 2000 calorias al dia de carne y bolleria industrial que 2000 calorias de una dieta equilibrada…

    No,esto no es así,lo que la población debería saber (y hablo de lo más básico) NO se reduce a esa ecuación

    31 octubre 2014 | 13:52

  12. Dice ser Gustavo

    Los comentaristas sois todos muy listos y muy amables, por lo que veo. ¡Criticar por criticar sin ni siquiera haberlo leído!
    ¡Qué paciencia tienes, Juan!

    31 octubre 2014 | 14:14

  13. Dice ser Streya

    El libro es malo pero malo. No concretiza en nada, se va de un bando para otro… Para mí, no merece nada la pena.

    31 octubre 2014 | 14:52

  14. Dice ser El listillo

    Joder, vaya panda de discapacitados profundos comentan por aquí. ¿Por qué no estudiarán y leerán más, y dejarán de entrar a blogs a escribir estupideces sobre libros que no han leído?
    El libro es genial, muy recomendable y cercano. Yo no soy ningún experto ni tampoco era un tema que me entusiasmara en exceso, y me ha encantado.

    31 octubre 2014 | 14:58

  15. Dice ser joselito

    Alucino con los comentarios de la mayoría… el “tonto del bote”, ya se define a sí mismo por lo que es… nada que objetar.
    Yo si me he leído el libro y me ha parecido una gran obra, recoge lo que todos los que tenemos un poco de cultura ya sabemos, pero que quizás necesitábamos que nos condensaran en unas páginas. Yo también soy biólogo, y todo lo que dice el autor del libro me parece muy correcto, adecuado, y veraz. Me encantó todas las referencias a los artículos al final de cada capítulo, ya está bien de las coletillas “estudios médicos avalan…” ¿qué estudios médicos? ¿quién lo dijo? ¿cuándo?… datos reales, veraces, y comprobables!!

    Estoy de acuerdo con el autor del artículo que si que es necesaria cierta “base” cultural para poder saborear como se debe ésta obra… sino, pues mira, a la vista están los comentarios de la gente… desde un “aburrido y no llega a ninguna conclusión”, de Iván, que sólo indica que no se ha enterado de lo que ha leído, hasta el “parece un vende-motos más” de nuestro querido tonto del bote, que también indica falta de cultura en éste tema… ya que si la tuviera, no diría justamente eso.

    Resumiendo, buen artículo, y buen libro, altamente recomendable, eso si, con la mente abierta, y algún librillo de biología básica a mano para los más parcos en conocimientos.

    31 octubre 2014 | 14:59

  16. Dice ser Isabel Cardenas Delgado

    Lo mejor para adelgazar es el genjibre y tomar medio baso de agua tibio con limón acompañado de un ajo pequeño entero……..buen provecho lo estoy haciendo y es lo mejor que me ha pasado

    31 octubre 2014 | 15:08

  17. Dice ser Raúl

    Yo también alucino con los comentarios, parece que la gente escribe por escribir.
    Si alguien quiere leer comentarios realmente útiles, en Amazon hay más de 200 comentarios sobre el libro, de gente que por lo menos se lo ha leído.
    Pueden verse aquí
    http://www.amazon.es/product-reviews/B007OZZKGI/ref=dp_top_cm_cr_acr_txt?ie=UTF8&showViewpoints=1

    31 octubre 2014 | 15:25

  18. Dice ser María

    Una perdida de tiempo si no eres afín al círculo de escépticos.

    31 octubre 2014 | 21:41

  19. Dice ser antonia

    La persona que quiera adelgazar comiendo hasta hartarse que se de una vuelta por algun foro de la dieta dukan y vera lo k es adelgazar con rapidez y sin esfuerzos, mi madre 47 kilos en seis meses!!! analisis perfectos

    01 noviembre 2014 | 00:02

  20. Dice ser Azucena_UCAM

    Ese señor autor del libro es un “químico”, no es nutricionista. Se puede saber que hacéis recomendando ese libro……”NO AL INTRUSISMO” en cualquiera de sus formas, yo creo que esta bien claro….

    01 noviembre 2014 | 16:35

  21. Dice ser Ángel

    Yo ya lo he comprado, veremos qué tal, si lo recomienda Juan es por algo.

    02 noviembre 2014 | 17:57

  22. Dice ser Adrian

    Te doy la razón Azucena, no es necesario recurrir a libros escritos por personas ajenas al ámbito de la nutrición y la dietética. Como ejemplo decir que la obra dirigida por Júlia Farré o los libros de Julio Basulto son referencias básicas, así Como el manual de Giuseppe Russolillo entre otros. Lo que no consigo comprender es como personas ajenas al mundo de la nutrición escriben libros. Sin duda es una forma más de intrusismo y que no debemos permitir, porque es la que mas daño hace a la profesión.

    02 noviembre 2014 | 20:21

  23. Dice ser Dani DN

    Yo soy Dietista-Nutricionista y me parece genial que haya personas que hagan el esfuerzo de estudiar a alto nivel y divulgar de forma sencilla información que empodera a la sociedad. Además, como ha dicho Juan, nos sirve a muchos para actualizarnos o complementar nuestra formación.

    Soy el primero que odia el intrusismo, pero divulgar no lo es y comentarios como los que acabo de leer me parecen de una ignorancia y un sectarismo que da miedo.

    Un saludo

    07 noviembre 2014 | 13:00

  24. Dice ser Marc Casañas Escarré

    Este mensaje va dirigido para Azucena_UCAM, Adrian y los que piensan como ellos. Uno ya empieza a estar acostumbrado a leer los NO_AL_INTRUSISMO como una pared inexpugnable que se usa como argumento refiriéndose a que sólo los licenciados, graduados o formados en nutrición humana y dietética pueden hablar del tema.

    Varias cosas. Muchas.

    Primero que los intrusos en este mundo tan prostituido son necesarios:

    http://codinucat-jornades.cat/
    http://www.dimequecomes.com/2015/01/pero-esto-que-es.html
    http://www.motherjones.com/environment/2014/05/my-trip-mcdonalds-sponsored-nutritionist-convention
    http://www.eatrightpro.org/resources/about-us/advertising-and-sponsorship/meet-our-sponsors
    http://www.adsa.org.za/About/Unilever.aspx
    http://www.fedn.es/la-fedn/empresas-colaboradoras
    https://pbs.twimg.com/media/B3eHAYFIAAAUX7P.jpg
    http://www.aedn.es/colaboradores.php
    https://pbs.twimg.com/media/B2GhsSaCUAEY0mc.png
    http://midietacojea.com/2015/01/28/patrocinar-o-no-patrocinar-he-ahi-la-cuestion/ => “[…] 24:07 (representante de Unilever-España) Declara que la industria no esconde estudios científicos.”.

    Segundo, que alguien que se ponga a divulgar sobre nutrición no necesita tener el título específico de dietista-nutricionista. Porque si uno quiere criticar las estatinas y sus efectos secundarios en los casos de sobrediagnóstico o polimedicación, no creo que proceda tener que sacarse la carrera de medicina para ello. El conocimiento y su expresión no conoce de fronteras, y querer cambiar eso es como poner vallas al campo. Ver caso tasa Google o cuando en Egipto quisieron capar Twitter o en ciertas zonas asiáticas cuando buscas Plaza de Tiananmén en Google. Que el gobierno difumine o falsee los hechos no sirve de nada, nunca ha servido y nunca lo hará.

    Tercero, las respuestas de dietistas-nutricionistas titulados ante ciertos casos dan mucha vergüenza:

    https://twitter.com/SienteteGood/status/556531148374179840
    https://pbs.twimg.com/media/B7kyISjIgAEspvf.png

    Amenazando y diciendo que alguien no tiene ¿potestad? para mencionar un tema en concreto. Resulta que las cosas se hablan, discuten, contraargumentan… decir que alguien tiene más razón en un tema por quién es o su titulación es una falacia de autoridad de libro, y muchas veces la gente se acoge a él porque le molesta, enerva y le causa indignación que alguien de otra rama / especialidad sepa más. Pero el asunto es coger ese sentimiento y usarlo para APRENDER al mismo nivel o superior que la persona la cual sabe defender mejor su posición. No ponerse a llorar por su valía.

    Alfonso a.k.a. @muscleblog en Twitter habló de ello en su blog:

    http://muscleblog.es/forum/viewtopic.php?f=20&t=2206

    No siempre concuerdo con él, pero me hace crecer como persona y con eso me basta. Me da igual a qué se dedique, me fijo en sus palabras. Y si creo que no tiene razón pero no sé rebatirle callo, voy a mi cuarto y me encierro hasta que sepa. Querer autootorgarse una supuesta legalidad ¿moral, ética? para expresar una opinión es muy platonista.

    Cuarto, sobre las palabras de Dani DN a algunas personas les sonará a chino, cuando no es así. ¿Qué quiere decir estar en contra del intrusismo? De que alguien te diga “yo soy psicólogo” y sea fontanero. Entonces se presenta como alguien que no es, y está lanzando una falsa apariencia laboral. Eso es intrusismo. Que alguien que no sea dietista-nutricionista te diga “creo que nos hemos pasado demonizando el colesterol y la grasa saturada” no es intrusismo, es libertad de expresión. ¿O acaso el mensaje es diferente si lo dice un astronauta de la NASA que si lo dice Aitor Sánchez?
    El ejemplo de la NASA no es coincidencia:

    http://www.amazon.com/Lipitor-Thief-Memory-Duane-Graveline/dp/1424301629/ref=sr_1_1?ie=UTF8&qid=1422641161&sr=8-1&keywords=lipitor

    Nunca nada lo es. ¿Es un intruso? Sí, y suerte que alzó la voz. Si tenemos que esperar a que la comunidad médica haga autocrítica y se inculpe por sus fallos…

    http://www.amazon.com/Ignore-Awkward-Cholesterol-Myths-Alive/dp/1453759409/ref=sr_1_sc_1?ie=UTF8&qid=1422641317&sr=8-1-spell&keywords=ignore+the+awkard

    Para finalizar, decir que tenemos mucho que aprender de no-dietistas-nutricionistas y que basta ya de tener esa palabra en la boca cada vez que nos mean en ella con pura cultura y análisis. Y, como añadido, decir que la profesión de dietista-nutricionista siempre me ha parecido el hermano menor, feo y tonto de la bioquímica. Otro día os contaré por qué la nutrición no es ciencia.

    Saludos intrusistas de un estudiante de nutrición humana y dietética.

    31 enero 2015 | 17:58

Los comentarios están cerrados.