BLOGS
El nutricionista de la general El nutricionista de la general

"El hombre es el único animal que come sin tener hambre, que bebe sin tener sed, y que habla sin tener nada que decir". Mark Twain

¿Programados para ser gordos?

Tal es el título del documental que me gustaría compartir hoy con vosotros. A pesar de la sencillez del planteamiento de que más ingesta y menos gasto termina en un resultado de obesidad y que, pese a quien pese, sigue siendo en mi opinión válido; el hecho incontestable es que en el resultado final de esta ecuación (engordar-adelgazar-mantenerse) intervienen muchos otros factores que tienen una difícil comprensión (de momento). Se sabe de la influencia de la genética, de la importancia de un entorno más o menos facilitador, del peso de algunos elementos que tendrían su aplicación en la conocida como epigenética, etcétera. Es decir, el planteamiento original es sencillo (consumo y gasto) pero la explicación del resultado final es terriblemente complicada. O al menos así son nuestras circunstancias actualmente. ¿Por qué parece que algunas personas pueden comer lo que quieran y no engordar y a otras, por ejemplo, les cuesta terriblemente adelgazar incluso con los planes dietéticos mejor planificados?

En el documental que hoy os traigo se formulan algunas hipótesis con las que ayudar a explicar cómo incluso antes del nacimiento se empiezan a recibir estímulos del exterior que posiblemente condicionen la forma y manera en la que nuestro cuerpo va a gestionar esa delicada ecuación energética.

De todas formas, no conviene sacar conclusiones precipitadas con su visionado. Además de los elementos que  se ponen de manifiesto en el documental, en especial el de algunos agentes químicos que podrían modificar el delicado equilibrio endocrinológico (los llamados “obesógenos”), habrá que tener en cuenta que hay muchos otros factores. Si no es conveniente ser reduccionista en un sentido, tampoco conviene serlo en el otro. De hecho y a pesar de lo fácil que sería quedarnos en los titulares (engordas o adelgazas en base los contaminantes ambientales y su influencia sobre la expresión de tus genes), la mayor parte de los intervinientes en este documental coinciden en afirmar que si bien sus hipótesis podrían desempeñar un papel destacado en la ecuación del peso corporal, el efecto del consumo de alimentos y la práctica de mayor o menor actividad física siguen siendo elementos muy importantes.

Aquí os dejo este enlace en la página web de RTVE “a la carta”. También podéis verlo aquí:

—————————

Nota: quiero agradecer a todas las personas que me han hecho saber de la difusión de este documental y de lo interesantes de sus contenidos, en especial a José Javier (@j_javierlopez) un alumno de la USJ, y por supesto a mi padre que se ha esforzado por avisarme de todas las veces que se ha emitido el documental en RTVE.

8 comentarios

  1. Dice ser Víctor Paredes

    Estoy viendo el documental, y da mucho que pensar…

    Tengo una pregunta. ¿Este es un campo de estudio para los nutricionistas? Quiero decir, en el futuro me gustaría dedicarme a la investigación, pero no sé hasta qué punto esto entra dentro del campo de la biología, genética, medicina, etc.

    29 mayo 2013 | 10:08

  2. Dice ser Multivac42

    No está mal el documental, es interesante. Por tu presentación no pensaba que fuera a hablar de los famosos disruptores endocrinos, y siendo un tema tan polémico habrá quien quiera ver en este documental una prueba más de que los gobiernos nos quieren envenenar, etc. Pero como bien dices, mal haríamos en sacar conclusiones demasiado precipitadas, aunque creo que el documental lo fomenta en parte. De hecho, una de las peores cosas a mi juicio es que mezcla estudios realizados con hipótesis que aún no han sido probadas (proyecto Obelix, por ejemplo), de manera un tanto confusa, de forma que es fácil que algun espectador lo tome todo por probado cuando no es así.

    Otra de las cosas que me llaman la atención es el estudio de Vom Saal en el que ve que dosis muy muy bajas (hasta 10.000 veces menores que las máximas permitidas) de bisfenol-A provocan un efecto en ratones, mientras que dosis mayores no provocan ningún efecto (hacia el minuto 20-22). Desde el desconocimiento (no soy bioquímico) la argumentación que se da para explicar esto parece un poco cogida con pinzas (que alguien me corrija si no es así), y el hecho de que ningún otro estudio haya podido reproducir estos resultados se presenta casi como una anécdota, cuando la reproducibilidad de los resultados es uno de los pilares básicos de la investigación y sería determinante para saber si los resultados de Vom Saal son sólidos o no. Y para rematarlo, nos dicen que como reproducir los resultados es difícil y requiere tiempo, mientras tanto la doctora Baillie-Hamilton iba publicando libros sobre el tema sin preocuparse por el protocolo científico, como si esto fuera bueno.

    En cualquier caso, se agradece que el tono del documental sea menos alarmista que algunos de los más habituales sobre el tema, y que, aunque de pasada, se mencione al menos que los hábitos de vida pueden ser tan importantes o más que estas sustancias.

    29 mayo 2013 | 12:06

  3. Dice ser edefakiel

    El problema está en que vivimos en unas condiciones para las que nuestro cuerpo no está programado, eso es lo que hace engordar rápidamente en este entorno de vida tan sencilla y de abundancia prácticamente ilimitada de alimentos.

    Si quieres escuchar mi disco puedes hacerlo clicando sobre mi nombre.

    29 mayo 2013 | 13:46

  4. Dice ser PP

    Hay una cosa que veo que poca gente sabe o comenta, o mejor no quieren comentarlo, sabeis perfectamente que se les mete farmacos a los animales para que engorden para tener mas beneficios y esa mierda al final la ingerimos nosotros?

    Ahora vais y lo relacionais

    29 mayo 2013 | 16:34

  5. Dice ser Kastle

    La ecuación de la energía nunca falla, comer-quemar es la clave, hay muchos factores que multiplican una parte del binomio haciendo más difícil quemar o quemando en exceso por una parte y por otra absorbiendo más nutrientes de los necesarios o menos.

    Lo demás, pues sí.. muchas cosas pueden influir en mayor o menor medida, pero a parte de comer-quemar otro factor sumamente importante es la tiroides, la encargada de llevar el reloj interno del ser humano y definir nuestra actitud nerviosa o rezagada, implicada directamente en el consumo energético en reposo y en el día a día.

    29 mayo 2013 | 16:50

  6. Dice ser Cansandra

    ¿Programados para ser gordos?

    Respuesta SI

    Las plantas utilizan como reserva energética los polisacáridos y las grasas, mientras que los animales utilizan como principal reserva energética las grasas. Exponga las ventajas que supone para los animales el hecho de tener abundantes reservas de grasas y escasas reservas de polisacáridos.

    Los animales utilizan los lípidos como fuente de energía porque acumulan mucha energía en poco peso y su combustión produce más del doble de energía que los glúcidos, lo que hace que los animales puedan desplazarse mejor, mientras que los vegetales como no necesitan desplazarse utilizan mejor la energía que les da los glúcidos.

    Tenemos ejemplos como los osos que la utilizan durante su hibernacion o los camellos . que utilizan la joroba que es un montón de grasa de donde el camello extrae la energía cuando la comida escasea

    Es decir que esto de acumular grasa seria un programa que llevamos incorporado para asegurar la supervivecia de la especie.

    29 mayo 2013 | 19:29

  7. Dice ser para pensar

    Cosas que he leído o visto por ahí:
    – Estamos “programados” para dar preferencia a comidas calóricas, por eso nos apetece más un plato de pasta que una ensalada.
    – En un documental hicieron un estudio genético a una familia obesa de USA y el resultado es que no tenían los genes que incitan a la obesidad, con vergüenza llegaron a la conclusión que eran unos glotones.
    – La mayoría de personas obesas no tienen ninguna enfermedad (como problemas de tiroides) que les haga engordar.
    Por supuesto hay muchas cosas por descubrir, pero sigo pensando que lo más importante en condiciones normales es ingerir menos calorías de las que gastas.

    29 mayo 2013 | 19:55

  8. Dice ser Hector123

    Ley de Lavoisier de conservación de la masa en las reacciones químicas: en una reacción química la masa total de los reactivos es exactamente igual a la masa total de los productos obtenidos.
    No se puede crear materia de la nada, si así fuera podríamos crear combustible gratuito a partir de la grasa extraída de las liposucciones a los gordos.
    Por muchas predisposiciones genéticas, hormonas y enzimas, si comes dos kilo de tarta de chocolate jamás podrás engordar más de dos kilos de peso en grasa y masa corporal al final. Lo contrario sería magia. En realidad mucho menos ya que buena parte del peso de los alimentos es agua, y otra parte importante de la masa de los alimentos se desecha como bien sabemos cuando vamos al wc 🙂

    Lo que ocurre es que nuestra mente nos engaña, y es muy difícil escapar a su hipnosis. En esta y en otras muchas cosas. La percepción sobre nuestros propios hábitos e impulsos y de la realidad es muy irreal. Por eso mucha gente cree que come mucho y no engorda o al revés, o piensa que hace mucho ejercicio etc… y no se lo explica al tiempo que se hace un lío ella misma y se sufre incluso. Es más serio de lo que parece porque escapar a la mente es realmente muy difícil. Como no tenemos un medidor fiable que nos informe cada día sobre lo que consumimos y quemamos, la mente lo aprovecha para engañarnos. Aunque hoy día con los smartphones existen aplicaciones para medir estas cosas.

    29 mayo 2013 | 20:29

Los comentarios están cerrados.