BLOGS
El nutricionista de la general El nutricionista de la general

"El hombre es el único animal que come sin tener hambre, que bebe sin tener sed, y que habla sin tener nada que decir". Mark Twain

La proliferación de las dietas de adelgazamiento como debate

Dieta_MarinLa disparidad de dietas de adelgazamiento es, teniendo en cuenta todas las variables implicadas, casi infinita. O al menos todo apunta a que se han propuesto todas las variantes posibles: dietas disociadas; dietas ricas en y bajas en hidratos de carbono, grasas y proteínas; de bajo y muy bajo aporte calórico; dietas que encumbran a determinados alimentos, dietas que prohíben otros, etc. A mi modo de ver, en la relativamente corta vida de existencia de las dietas de adelgazamiento como fenómeno de masas se “ha apostado” por todas las combinaciones posibles en un momento u otro. Sin embargo, las cifras de obesidad entre la población general no bajan, o más bien al contrario, aumentan. Algo falla.

Además, en esta situación y en los últimos años, tanta proliferación ha dado pie a una creciente preocupación por parte de instituciones sanitarias, incluidas aquellas de la administración (pero menos) que pone de relieve que aunque se pueda probar de todo… no todo va a funcionar y menos por el hecho de que antes no se hubiera intentado. Por tanto es frecuente que diversas instituciones científico-sanitarias a lo largo y ancho del planeta (bueno, casi solo en los países del primer mundo) pongan el acento en lo peligroso de seguir determinadas estrategias adelgazantes. La mayor parte de ellas fruto de la moda. Moda que al igual que la pata de elefante, los jerseys en pico o los tonos pastel responde a variaciones relativamente impredecibles. Todo ello junto a la cada vez mayor expansión de mitos y errores sobre alimentación.

No es de extrañar por tanto que D. Roberto Sabrido, exdirector de la AESAN, dedicara estas palabras en el prólogo del documento de Recomendaciones nutricionales basadas en la evidencia para la prevención y el tratamiento del sobrepeso y la obesidad en adultos (Consenso FESNAD-SEEDO):

Otro factor que aumenta la confusión en este campo es la multiplicidad de voces que se consideran autorizadas para suministrar consejos y prescribir dietas: pocas personas se atreverían a ofrecer recomendaciones sobre cómo puede construirse un cohete espacial; sin embargo, en nutrición ocurre todo lo contrario, pues todo el mundo cree saber de esta materia basándose en su propia experiencia al alimentarse. Este hecho favorece la existencia de multitud de mitos y prejuicios, incluso entre profesionales sanitarios, así como la proliferación de dietas milagro, algunas realmente pintorescas.

Otra muestra más de la preocupación a la que me refiero la podemos encontrar en el reciente Libro blanco de la nutrición en España de la Fundación Española de Nutrición. Se trata de un extenso informe (y podría haberlo sido más) en el que se analizan aquellos aspectos más importantes que sobre la cuestión de la nutrición planean sobre los españoles. Entre sus más de 60 temas no podía faltar aquel referente a “errores, mitos y fraude en materia nutricional”. En su introducción se vuelve a hacer hincapié en este tema:

Los errores, mitos y fraudes en materia nutricional son motivo de preocupación para las autoridades sanitarias, colectivos profesionales y comunidad científica. La proliferación de mensajes no basados en el conocimiento científico compromete el adecuado aporte de nutrientes y favorece la aparición de situaciones de malnutrición, como consecuencia de dar continuidad a pautas equivocadas, que alteran las condiciones de dietas equilibradas, poniendo en peligro el estado nutricional.

[…] La constante aparición de mensajes diversos produce escepticismo entre la población. Dado que ninguna relación parece bien establecida, que las certezas de ayer son falacias de hoy, la población se siente legitimada para hacer caso omiso de mensajes que no se correspondan con sus esquemas cognitivos, con sus gustos, con sus estrategias identitarias o con constricciones, apuestas y placeres de su vida cotidiana.

Rosbeef_Apolonia

Por todo ello no es infrecuente que se celebren reuniones, foros y jornadas para poner en común ideas y puntos de vista. En especial para abordar aquellos que más moda están. Y volviendo a hablar de moda, en la actualidad no se puede perder de vista el papel que se les atribuye a las proteínas como elemento para todo en esto de la dietética. Un servidor ya lo puso de manifiesto en su día en estas dos entradas (la una y la otra) y resulta que en el mencionado libro blanco de la nutrición en España se hace especial hincapié en esta proteínica cuestión al mencionarlo dentro de las amenazas en este campo (cada tema es abordado desde el análisis DAFO) que dan pie a la proliferación de errores, mitos y fraude. Y lo hace de la siguiente forma…

[Es una amenaza] La mitificación de las proteínas como base de la alimentación. Las evidencias referidas al consumo de proteína total y su efecto en la disminución de peso o en la prevención de exceso de peso en adultos, son insuficientes para establecer ninguna recomendación. No es de extrañar, por tanto, que la Autoridad Europea de Seguridad Alimentaria (EFSA) considere que no existen pruebas científicas para asociar el consumo de proteínas con ventajas en el control del peso.

Al hilo de este debate quiero utilizar esta entrada para dar a conocer la Jornada verdades y mentiras sobre las dietas de adelgazamiento el próximo 4 de julio en Madrid organizada por la Cátedra Tomás PascualUniversidad CEU San Pablo y en las que tendré el gusto de participar. La inscripción es gratuita y la jornada dará comienzo a las 10:00 en el Salón de Grados del Campus de Moncloa de la Universidad CEU San Pablo. Puedes ver aquí el programa completo y si quieres te puedes inscribir aquí.

Vaya por delante mi agradecimiento para los organizadores a la hora de contar conmigo y con tantos otros interesantes ponentes. Espero además que sea una ocasión idónea para “desvirtualizarme” con una buena cantidad de compañeros a los que solo conozco a través de las redes sociales.

———————————–

Fotos: marin, Apolonia via FreeDigitalPhotos.net

35 comentarios

  1. Dice ser Blanca Usoz

    Buenos días
    Los temas están un poco mezclados. Una cosa son los suplementos proteicos de los gimnasios, otra la dieta Dukan y otra más las dietas proteinadas.
    Una cosa es la nutrición equilibrada, otra las dietas adelgazantes y otra más los tratamientos médicos para la obesidad y comorbilidades (diabetes e hipertensión arterial principalmente)
    Soy médico y prescribo dieta proteinada como tratamiento médico para la obesidad si considero que es lo mejor para mi paciente, y en muchos casos lo es. Con ella conseguimos nuestros objetivos: bajar peso sin efecto rebote, reeducar y motivar para lo difícil; el mantenimiento del peso perdido.
    No conozco ningún tratamiento mejor para lograr dichos objetivos.
    Una cosa son los estudios y otra la evidencia.
    La evidencia, o mejor dicho: es evidente, que comer menos y hacer más ejercicio no sirve para tratar obesidad.
    Las personas no obesas deben comer equilibradamente y hacer ejercicio para mantener el normopeso y la salud en general.

    23 mayo 2013 | 12:37

  2. Soy madre de una adolescente de 17 años, con la que llevamos 5 meses luchando contra la anorexia y la bulimia.

    Si esta “suciedad” de sociedad, nos enseñase a querernos tal y como somos, no por estereotipos absurdos de belleza que no se a quien se le ocurrieron, no tendriamos los hospitales plagados de criaturas enfermas, que son capacez de morir por llegar a tener una talla 32.

    23 mayo 2013 | 15:20

  3. Dice ser Dieta Sana Ya

    Cada vez somos mas obesos porque NO hacemos dieta. Ese es el problema, no las dietas, sino las personas que se hinchan a fritanga y piscolabis

    23 mayo 2013 | 15:51

  4. Dice ser Lidia CM

    Estimada Dr Blanca Usoz:
    Quisiera responderle de la forma mas educada y correcta posible, porque como soy novata como nutricionista, no deseo adentrarme en berenjenales de los que despues me cueste salir.

    Usted nos cuenta “Soy médico y prescribo dieta proteinada como tratamiento médico para la obesidad si considero que es lo mejor para mi paciente, y en muchos casos lo es. Con ella conseguimos nuestros objetivos: bajar peso sin efecto rebote, reeducar y motivar para lo difícil; el mantenimiento del peso perdido.
    No conozco ningún tratamiento mejor para lograr dichos objetivos.
    Una cosa son los estudios y otra la evidencia.”

    Bien desgranemos este texto, porque tiene mucha miga:
    – Usted es médico endocrina, supongo ( porque no lo aclara), y como endocrina, sabra lo que lo que opina FESNAD:
    “El más reciente Consenso para la prevención y el tratamiento de la obesidad de la Federación Española de Sociedades de Alimentación, Nutrición y Dietética (FESNAD), que ha contado con la colaboración de la Agencia Española de Seguridad Alimentaria y Nutrición, no sólo no avala la capacidad adelgazante de las proteínas, sino que señala claramente que “el elevado consumo de carne y productos cárnicos podría incrementar la ganancia de peso y el perímetro abdominal (evidencia nivel 2+)”13. Un estudio no revisado en dicho Consenso, por su reciente aparición, también asocia la mayor ingesta de proteína animal con un incremento en el riesgo de ganancia de peso a largo plazo” ( puede consultar el texto entero en el siguiente enlace http://www.elsevier.es/es/revistas/fmc-formacion-medica-continuada-atencion-primaria-45/dietas-hiperproteicas-o-proteinadas-adelgazar-innecesarias-arriesgadas-90149713-tema-debate-2012.
    – por cierto aqui ya comenzamos con grados de evidencia, si si , ese término que se emplea en las ciencias pra saber si los estudios son relevantes o no.
    – También reconozco que este texto era referido a la dieta Dunkan, pero un poquito mas adelante se habla del método Pronokal, y este me consta que es algo que ustedes los médicos les gusta en particular.
    – ¿que se dice del método Pronokal?:
    No es de extrañar que la Sociedad Española de Endocrinología y Nutrición señale, al referirse a la dieta proteinada, que “no existe fundamento científico para esta dieta”22. Un ejemplo de ellas es PronoKal®. Nos centraremos en ella porque es sobre la que más consultas recibimos por parte de los/las asociados/as de la Asociación Española de Dietistas-Nutricionistas. El autodenominado método PronoKal®, desaconsejado por la Organización de Consumidores y Usuarios23 y por los firmantes de este artículo (Grupo de Revisión, Estudio y Posicionamiento de la Asociación Española de Dietistas-Nutricionistas)24, asegura que, gracias a él y a sus productos “se pierde localmente donde más grasa se tiene” (tabla 1). Jamás hemos tenido constancia de un método de pérdida de peso que ejerza semejante proeza, y no hemos hallado en la literatura especializada indicios de que ese efecto pueda ocurrir. En cualquier caso, la etapa de adelgazamiento del método PronoKal® (“cuya duración varía según el peso que se precisa perder” y en la que “se elimina hasta el 80% del sobrepeso gracias a la combinación de los productos PronoKal® con los alimentos permitidos”) se basa, tal y como recoge su página web25, en la ingesta del 100% de las necesidades (que no recomendaciones) de proteína, pero el 30,5, el 25 y el 8,5% de las necesidades (de nuevo conviene diferenciar este término de la palabra recomendaciones) de energía, carbohidratos y grasas, respectivamente. La cobertura del 25 y del 8,5% de las necesidades de carbohidratos y grasas, respectivamente, puede tener consecuencias nefastas sobre la salud3,5,6,8,10,11,23,26,27. Aunque PronoKal® argumente que esta fase de restricción severa de los carbohidratos es corta (la duración, como se ha indicado anteriormente “varía según el peso que se precisa perder”), la realidad es que los pacientes acaban interpretando, según nuestra experiencia, que la pérdida de peso pasa necesariamente por dicha restricción. Ello puede confundir a la población, tal y como reflejó un ensayo aleatorizado y controlado con 4.320 voluntarios que evaluó el efecto de las declaraciones tipo “bajo en carbohidratos” en las percepciones de los consumidores sobre la el índice de salud de productos alimentarios, y sobre su ayuda en el control de peso28. También se acaba interpretando, muy probablemente, que la pérdida de peso requiere un aumento en la ingesta proteica. Si bien PronoKal® no se autoclasifica en su página web como dieta hiperproteica (es más, PronoKal® critica tales dietas porque “pueden llegar a sobrecargar el metabolismo”25), dicha empresa incluye en su sección “Noticias”, notas de prensa de diferentes medios de comunicación que hacen alusión a la alta ingesta proteica como clave del método PronoKal®

    Ups, pero si aqui quien habla es la Sociedad Española de Endocrinología y Nutrición, por tanto deduzco que usted no es endocrina, porque sino estaría al corriente de lo que comunica la sociedad a la que usted deberia pertenecer.
    – ” el efecto rebote” creo que ya esta aclarado en el primer parrafo.
    – “reeducar”: definicion segun Rae: 1. tr. Med. Volver a enseñar, mediante movimientos y maniobras reglados, el uso de los miembros u otros órganos, perdido o dañado por ciertas enfermedades.
    “volver a enseñar …” No sé si los demas lectores coinciden, pero si a mi niño de 15 meses que coge todo y lo tira, le enseño a tirar las cosas en otras casas que no sean la mia, no creo que esten deacuerdo en esta reeducación… reeducar para hacer las cosas mal ?? creo que no tiene sentido.
    – “motivar para lo dificil”: mire cuando a mi me pasa eso con un paciente, lo envio al profesional pertinente que es : psicologo. Porque cada uno estudia y se dedica lo mejor que puede para lo que se ha formado.

    Al hilo de esto le ruego encarecidamente, que cuando tenga un paciente al que le convenga un tratamiento dietético lo envie al profesional pertinente: al Dietista – Nutricionista.
    eso sí le ruego que trate cualquier patologia asociada a la obesidad, porque los nutricionistas como yo no estamos formados para eso; y yo cuando tengo un paciente multipatologico, lo que hago es aconsejarle encarecidamente que acuda a un médico internista.

    Atentamente.
    Lidia CM
    Dietista- Nutricionista

    P.D: que conste que solo he utilizado “un” articulo, pero le puedo asegurar que hay muchos mas y con niveles de evidencia, es en lo que nos basamos. Pero seguro que lo puede comprobar en las Jornadas a las que nos invita Juan; le aseguro que para mi es una lástima no poder asistir.

    23 mayo 2013 | 17:16

  5. Dice ser rg

    @Blanca Usoz:

    Quote: “La evidencia, o mejor dicho: es evidente, que comer menos y hacer más ejercicio no sirve para tratar obesidad.
    Las personas no obesas deben comer equilibradamente y hacer ejercicio para mantener el normopeso y la salud en general.”

    Pues si verdaderamente eres médico no he leido en dos párrafos más barbaridades y falta de sentido común en mi vida; y mira que no será por EVIDENCIAS.

    Es que no hay por donde cogerlo así que mejor ni entrar, tu comentario está al ladito del trolleo de tres al cuarto que a la de una persona que se dice profesional de un sector, ni de coña; tu no eres médico y si desgraciadamente lo eres siento decirte que aparte de no tener ni pajolera idea estás trolleando en temas de salud.

    Ah!! yo soy músico, por si te interesa.

    23 mayo 2013 | 18:35

  6. Dice ser Dr. Álvaro Campillo Soto

    Estimado Juan,

    En este post afirmas algunas cosas que me gustaría comentar contigo:

    1º.- Dices que “hay casi infinitas dietas de adelgazamiento y, sin embargo, las cifras de obesidad no sólo no bajan, sino que aumentan. Algo falla”. Quizás, la principal cosa que falla es el planteamiento que desde los órganos oficiales y desde los propios sanitarios estamos haciendo del asunto, porque no somos capaces de analizar la situación, estudiar un poco más, reconocer que las cosas cambian y que nuestros planteamientos pueden estar equivocados. Por ejemplo:

    – Si consultamos las encuestas Nacionales de Salud y Nutrición (NHANES) que realiza el CDC de EEUU, veremos que, desde finales de los 70, hemos reducido un 11% nuestro consumo de grasas y que el único macronutriente que ha visto incrementado su proporción en la dieta son los carbohidratos y, desde entonces, la obesidad se ha incrementado en un 30%, la diabetes tipo 2 en un 400%, siendo especialmente dramático el caso de las mujeres en el intervalo de edades entre 50-60 años, en las que las tasas de obesidad casi se han duplicado (¡incremento del 43%!).

    – En este mismo periodo, se ha reducido un 38% el consumo de mantequilla, 18% el de huevos y un 13% el de proteínas animales, aumentándose un 39% el consumo de cereales y un 41% el de azúcares.

    – Los famosos estudios de los seis y de los siete países de Ancel Keys, que es el punto de origen de todas las recomendaciones nutricionales oficiales actuales (con sus modificaciones, más bien escasas) es el claro ejemplo de un estudio manipulado y con la intención de sacar las conclusiones que Keys y Grande Covián (que colaboraba con Keys) creían correctas de antemano, tal y como demostraron y publicaron Los Drs. Yerushalmy y Hilleboe, con los datos de los 22 países que Keys y Grande tenían y no publicaron completos porque contradecían sus ideas.

    Con esto no quiero decir que toda la culpa sea de los azúcares e hidratos de carbono pero que puede que tengan que ver algo y que los llamados “expertos” deberían de investigarlo, ¡SÍ! También deberíamos de dejar ya de demonizar a las grasas de una vez por todas. ¡Bueno, a las trans, ¡NO! Que si que son malas! ¿O vamos a seguir echando del grupo de “expertos” que hacen las guías a los que digan que las grasas no son malas, como le pasó al Dr. Willet en EEUU?

    2º.- Me llama la atención que destaques las palabras del Dr. Sabrido escritas en el prólogo del famoso consenso FESNAD-SEEDO, haciendo referencia a que “todo el mundo cree saber de esta materia (la nutrición) basándose en su propia experiencia al alimentarse. Este hecho favorece la existencia de multitud de mitos y prejuicios, INCLUSO ENTRE PROFESIONALES SANITARIOS…”. Porque, efectivamente, tiene mucha razón en lo que dice ya que, las recomendaciones oficiales y los consensos de “expertos” presentan grandes carencias científicas y sobre la evidencia científica actual, tanto el vuestro, como el americano de 2010, ¡del que os habéis “fijado” sólo un poco!, entre otros.
    Otro ejemplo de que las cosas no van bien desde el punto de vista de las recomendaciones oficiales es el hecho de que los niños estadounidenses que están adscritos al National School Lunch Program (NSLP) para aprender a almorzar saludablemente y, cumpliendo escrupulosamente una dieta con menos del 30% de grasas, TIENEN UNA PREVALENCIA DE OBESIDAD mayor que los que no lo sigue (después de ajustar y eliminar factores de confusión).

    3º.- Por último, ya que te han elegido para hablar sobre las dietas hiperproteicas y de su utilidad, o no, para adelgazar en la Jornada del 4 de Junio (a ver si me arreglo el día y puedo ir a verte), me gustaría que te basaras en evidencias científicas sólidas (metanálisis de ensayos clínicos y Ensayos clínicos, principalmente) a la hora de realizar tu exposición y no en las Opiniones de Expertos que, según la Medicina Basada en Evidencias, son el nivel de evidencia más bajo que existe y están consideradas de “mala” calidad. Porque, a día de hoy, existen gran cantidad de artículos científicos publicados que indican que las dietas bajas en carbohidratos (mal llamadas hiperproteicas) son bastante beneficiosas para la salud, además de ser útiles para perder peso y evitar el efecto rebote, reducen el riesgo cardiovascular más que las dietas bajas en grasa. Hay metanálisis y ensayos clínicos de larga duración (a 1, 2 y 6 años), que así lo indican.

    También espero que expliques que la ingesta de proteínas adecuada ha de ser repartida en tercios a lo largo del día para mejorar nuestro funcionamiento fisiológico y los procesos de síntesis. Y, ¡que las necesidades de macronutrientes de una dieta deben de partir de las necesidades de proteínas diarias (más de 0,8g/kilo) y que nunca debemos de expresarlas en porcentajes (15-20%) porque si lo hacemos así, habrá veces que le estaremos pautando una dieta hipoproteica a los pacientes y perderán peso, pero, gracias, en parte, a desnutrirse! Además, es el único macronutriente para el que sabemos que sí existen unas necesidades corporales establecidas con cierta base científica.

    Otro tema que deberías tratar es que, a pesar de lo que la gente cree (hasta los “expertos”), es que las dietas bajas en carbohidratos no incrementan de forma significativa el consumo de grasas y proteínas (la cantidad absoluta no se incrementa) con respecto a antes de hacerla. Existen gran cantidad de estudios randomizados publicados en las principales revistas que lo demuestran.

    Ya me despido, que no quiero robarte más tiempo y espero que todo estos debates nos ayuden a mejorar a todos y contribuir a la salud de la población.

    Abrazos

    Álvaro

    Bibliografía:
    1.- Heini AF, Weinsier RL. Divergent trends in obesity and fat intake patterns: the American paradox..Am J Med. 1997 Mar;102(3):259-64.
    2.- Yerushalmy J, Hilleboe HE. Fat in the diet and mortality from heart disease. A methodologic note. New York State Journal of Medicine 1957.
    3.- Millimet DL, et al. School Nutrition Programs and the incidence of childhood obesity. J Human Resources. 2010 (45):640-54.
    4.- Hite AH, et al. In the face of contradictory evidence: report of the Dietary Guidelines for Americans Committee. Nutrition. 2010 Oct;26(10):915-24.
    5.- Yancy WS JR, et al. A low-carbohydrate ketogenic diet versus a low-fat diet to treat obesity and hyperlipemia: a randomized controlled trial. Ann Intern Med. 2004;140:769-77.
    6.- Gardner C, et al. Weight loss study: a randomized trial among overweight premenopausal women: the A to Z diets for change in weight and related risk factors. Comparison of the Atkins, Zone, Ornish, and LEARN. JAMA. 2007;297:969-77.
    7.- Samaha FF, et al. Low-carbohydrate as compared with a low-fat diet in severe obesity. NEJM. 2003;348:2074-81.
    8.- Dansinger ML, et al. Comparison of the Atkins, Ornish, Weight Watchers, and Zone diets for weight loss and heart disease risk reduction: a randomized trial. JAMA. 2005;293:43-53.
    9.- Brehm BJ, et al. A randomized trial comparing a very low-carbohydrate diet and a calorie-restricted low fat diet on body weight and cardiovascular risk factors in healthy women. J Clin Endocrinol Metab. 2003;88:1617-23.
    10.- Westerterp-Plantenga MS, et al. Dietary protein – its role in satiety, energetics, weight loss and health. Br J Nutr. 2012 Aug;108 Suppl 2:S105-12.
    11.- Te Morenga L, et al. The role of high-protein diets in body weight management and health. Br J Nutr. 2012 Aug;108 Suppl 2:S130-8.
    12.- Schwarzfuchs D, et al. Four-year follow-up after two-year dietary interventions. N Engl J Med. 2012 Oct 4;367(14):1373-4.

    23 mayo 2013 | 18:36

  7. Dice ser MJ

    Bravo Lidia CM!!!!!!

    23 mayo 2013 | 18:37

  8. Dice ser Lidia

    Lidia CM,

    Poco más que decir… Bueno sí, solo una cosa que me parece importante, los médicos son tan dados a prescribir Pronokal, Ysonut, DietFlash… y resto de marcas de dietas proteinadas (o dietas por sobres) porque es un trabajo muy fácil.
    Me explico.En lugar de estudiar cuatro años de carrera de nutrición humana y dietética, con estos laboratorios es tan fácil como ser médico (sin ningún tipo de especialidad, ni carrera de nutrición) y asistir a un curso de unas horas que ofrece el laboratorio en cuestión para prescribir esta dieta, en algunos casos no son más que dos horas.
    A partir de ahí, el trabajo es sencillo, pesas al paciente, le entregas una hoja de la fase correspondiente que le toca (donde pone los sobres diarios que tiene que tomar) y marcas con una cruz los suplementos que tiene que tomar (potasio, magnesio, calcio, multivitamínicos, omega 3…). Le cobras la visita y además te llevas por parte del laboratorio un porcentaje generoso de lo que les cuesta comprar todos los sobres y suplementos (que en la primera fase rondan unos 600 euros al mes).
    Creo que por este motivo les gustan tanto a los médicos este tipo de dietas.
    Lo de reeducación nutricional es casi un insulto. ¿Eliminar grupos de alimentos por completo (hasta la fruta!) y sustituir la comida por sobres y los micronutrientes por cápsulas, es reeducar nutricionalmente? ¿Cómo se puede desligar el placer de comer y el cocinar comiendo a base de sobres de preparados de proteínas? Claro, después de bajar el 80% del peso, le empiezas a aumentar grupos de alimentos y el mensaje es: ¿Sabes lo que has estado haciendo todo este tiempo para perder peso? Pues ahora para mantenerte tienes que hacer otra cosa distinta. Lo que has hecho hasta ahora no te sirve. No se me ocurre peor forma de enseñar a comer!
    Así pasa que después los pacientes que hacen este tipo de dietas tienen miedo hasta de comer una manzana o un yogur por si engordan! Favoreciendo los trastornos de la conducta alimentaria!… En fin… no sigo….

    23 mayo 2013 | 19:01

  9. Dice ser rg

    @Dr. Álvaro Campillo Soto

    Menos mal, algo de coherencia entre los que por suerte no tenemos que seguir una dieta, de momento; la demonización y generalización lleva a la estupidez.

    No es que se demonice y generalice con las grasas, es que se demonizan animales como el cderdo, es que la mantequilla, los huevos y la carne es poco menos que veneno, es que, es que, es que entre unos y otros los tienen cuadraos, y la industria alimentaria se sigue riendo, mandando y teledirigiendo ya no solo a la población sino a los estamentos sanitarios de paises e incluso internacionales que no saben aún desde un punto de vista “normal” que leches es UN BOCADILLO DE PANCETA”, no lo saben porque saben tanto que se enredan se sobre.informan, se estudian todo, lo mezclan, lo enrollan, enmpaquetan y a tomarporsaco!!

    El huevo es tal, no espera que el huevo es bueno, no ahora espera que el instituto del huevo dice que científicamente es excelente, ah!!! no espera otra vez que resulta que el susodicho instituto no es más que una asociación formada exclusivamente por productores de huevos y aves……ay!! ay!! ay!!

    Y la industria sigue cargándose los cultivos, ejemplo las carencias de magnesio que acaban en problemas gravísimos y mortales y que se han visto reducidas percísamente por varios factores, y uno de ellos la propia industria.

    Pero siempre queda el suplemento, cuando muchísimos, que ya es decir, metaestudios, están demostrando que el metabolismo del cuerpo humano es “cabroncete” y no se la cuelas; de nada sirven el magnesio en tabletas, ni los omega-3 en dosis, etc…..

    Pero los frutos secos siguen en los estantes del picoteo de las tiendas, una bolsa de gusanitos sigue en el “pack” de chucherías y así hasta el infinito.

    Que no, que no se puede generalizar por inercia, que por poner un ejemplo, y bajo microscópio, una bolsa de gusanitos de una marca concreta cumple de manera espectacular en contenido de grasa, sal y nutrientes algo que de forma semi-ocasional es bien sano. Pero que coño!!! si lo mejor es talibanizar todo, al más puro estilo de los cutre veganos que los hay y demasiados, y empezar a matar moscas a cañonazos.

    Ya el terreno de las dietas es para mear y no echar gota; son en su mayoría sectas de hábitos tan “raros” como la alimentación, y encima ganan peso cada día más, ecienden debates cerrados por puro interés y dan charlatanería a cualquiera que se precie haber leido dos o tres estudios; no haber comprobado docenas, pero claro, es que yo también soy un charlatán pero SÍ SÉ LO QUE COMO CUANDO ME COMO UN BOCADILLO DE PANCETA EN MI CASA. jejejeje!!!

    23 mayo 2013 | 19:14

  10. Dice ser rg

    Por cierto lo del magnesio es un tema muy serio porque precísamente se achacan problemas cardiovasculares con ob4esidad, dietas basura y demás cuando la carencia de este mineral es rarísima debido a que es el tecer o cuarto más abundante en el organismo pero cuando se llega su límite por debajo, hipo, en autopsias no se determinan las fallas del músculo cardiaco, las arritmias que producen coágulos y demás consecuencias que vienen de largo pues la disminución de este mineral en la dieta ya parte de los modernos cultivos y la sobre-explotación de los suelos de cultivo, las tierras, el uso de otros fertilizantes, etc…

    Esto añadido a las malas constumbres, que no son precísamente las de comer panceta, y/o a seguir bulos y magufadas, es un problema subyacente que ahora se está estudiando seriamente; y como decía no valen los suplementos, ni la concentración sérica, ni muchas otras cosas que algunos médicos ven en la hoja del análisis de sangre, para saber algo más sobre eso hay que estudiar, y es que tanto en ciencia como en tecnología uno está avocado sí o sí a estar SIEMPRE estudiando y especializándose.

    23 mayo 2013 | 19:22

  11. Dice ser Miriam

    Totalmente de acuerdo con el comentario de Lidia! Ole tu!!! 😉

    23 mayo 2013 | 19:29

  12. Dice ser andreu

    Lidia CM, si sólo te fijas en la version “oficial” no me extraña que pienses lo que pienses. Hay muchos intereses y muchos grupos detrás del “come un 60-70% HC como los cereales. El cereal es un alimento ácido e inflamatorio y la mayoría de las enfermedades modernas provienen precisamente de esto.
    Y luego recomendais que la dieta sea principalmente alcalina.

    No lo ves una contradicción? Por una parte decís que la alimentacion debería ser en su mayor parte alcalina y por la otra defendéis la pirámide mediterranea la base de la cual está formada por alimentos ácidos.
    Mi no entender…

    23 mayo 2013 | 21:21

  13. Dice ser Blanca Usoz

    Estimada Lidia
    Soy médico, no endocrinóloga. Tuve la suerte de poder formarme en nutrición con los profesores Grande-Covián y Varela con los que coordiné varios libros. Mi especialidad es otra y tampoco soy nutricionista. Estoy capacitada legal y profesionalmente para tratar casos de obesidad y sobrepeso.
    Sé lo que opina FESNAD y estoy de acuerdo. Tampoco yo avalo la capacidad adelgazante de las proteínas.
    También sé la diferencia entre estudios y evidencia.
    La OCU, con todos mis respetos, no tiene capacidad para dictaminar sobre tratamientos médicos.
    Lo del “ïndice de salud de los alimentos” no lo entiendo bien, mis disculpas.
    Si hay pacientes que creen que no deben volver a comer carbohidratos y se confunden, el problema es que no se les ha explicado bien el tratamiento, no que éste sea perjudicial.
    A todos los pacientes hay que motivarlos para conseguir objetivos, y es especialmente difícil en pérdida de peso. Los míos reciben asesoramiento psicológico, y además les motiva haber adelgazado y mejorado su salud.
    Le contaré algo personal: traté a un familiar que debía perder 12 kilos con dieta proteinada, que por cierto es un tratamiento médico. Ahora está en seguimiento con una nutricionista. En mi opinión es la combinación ideal.
    PD: Hay muchos artículos de todo tipo. Cada vez más sobre dieta proteinada, y con más endocrinólogos a favor, como tuve ocasión de comprobar en las últimas jornadas sobre obesidad a las que acudí en el colegio de médicos.

    23 mayo 2013 | 23:14

  14. Dice ser Blanca Usoz

    Lidia, nuestro trabajo no es fácil.
    La formación en dieta proteinada no es como dices, y personalmente acudo a todos los cursos de actualización que puedo, a aprender de médicos con más experiencia que yo.
    Me gusta porque conseguimos objetivos que necesitamos para mejorar la salud de los pacientes. Y porque ellos están felices de haber adelgazado. Soy muy clara en que no es ninguna panacea y el esfuerzo para mantener la pérdida es imprescindible.
    La reeducación no es en la fase activa sino en las siguientes. No damos el mensaje que dices. Yo desde luego no. Y no favorezco trastornos de conducta alimentaria. El tratamiento, como todos, tiene sus posibles efectos secundarios y sus contraindicaciones. Los valoro bien antes de prescribir, para evitar ese tipo de trastornos.
    Saludos

    23 mayo 2013 | 23:24

  15. Dice ser Daniel

    No entiendo por qué a algunos médicos les gustan las proteínas. Tampoco la razón de que haya tantos profesionales de la salud, no d-n, que le dan a un botón para que salga una dieta de 1500 KCal.

    Me imagino, que las recomendaciones dietéticas vigentes tendrán mayor validez que lo que se ha comentado recientemente en un congeso. Un buen profesor (médico) nos decía: la ciencia nos hace ser humildes.

    ¿Cómo vas a reeducar con una dieta que no es equilibrada? No tiene ningún sentido.

    Un tratamiento dietético no tiene que estar respalado únicamente por médicos. Estamos en el siglo 21.

    Cuantas cosas tienen que cambiar en este país.

    Salu2

    24 mayo 2013 | 00:03

  16. el-nutricionista-de-la-general

    Hola “Blanca Usoz”

    Te responderé solo con esta entrada
    http://blogs.20minutos.es/el-nutricionista-de-la-general/2013/02/12/el-porque-de-que-no-me-gusten-las-dietas-por-fases/

    Yo no tuve la ocasión de formarme con el Prf. Grande-Covián, pero de todo lo que leído de él, que creo es bastante (decir todo sería demasiado pretencioso) no he visto nada de los planteamientos que tú defiendes o practicas. Además, creo que en este caso habría que preguntarle a él qué opinión tendría ahora de ti como alumna, más que el que tú saques pecho por haberlo tenido de profesor. Por que la verdad muy alineados en estas cuestiones no estáis.

    Saludos cordiales

    24 mayo 2013 | 00:47

  17. Dice ser Lucia

    Para mi desgracia trabajé en un centro médico que se hacía (o se hace, supongo que siguen) de oro vendiendo pronokal. No os lo perdáis, es un centro de urología ubicado en una prestigiosa clínica privada del centro de Palma. ¿Que pinta un centro de urología vendiendo pronokal? pues hacer caja, ni más ni menos.
    Tenían a una médico de familia prescribiendo la dieta, en consultas de 8 minutos (100 euros la 1ª consulta + los sobres y suplementos y 60 euros las siguientes+productos) que decía cosas como que el aceite de girasol tenía menos kcal que el de oliva o que la DM2 se debía sobretodo a que la gente cenaba fruta ¿¿?? y pobre de mí que intentará llevarle la contraria a la doctora, claro (así duré tres meses…) Ingresaban dinero a espuertas. He visto poner en “fase 1” a una cría de 16 años a la que le sobraban a lo sumo 4 kg, si esto no es promover los TCA, que venga dios y lo vea. La dieta se le enroscaba a todo el mundo, una auxiliar de clínicahacía la visita informativa (que era venta-comercial pura y dura) en la que te explicaba las maravillas de esa dieta, en la que todo “era natural” e ibas a ahorrar mucho porque “no tenias que comprar comida” (sic)
    Además la gente super tranquila porque la llevaba “una doctora”, claro. Luego diles tu que hay que comer pan y comer fruta… si claro, vas a saber ahora tu más que un médico ¿no?.
    Los médicos que se prestan a este negocio (porque eso no es un tratamiento ni una dieta, es un negocio rastrero) tienen todo mi desprecio y ¿dónde queda el “primero no dañar”? no vale todo por hacer caja. Os estáis aprovechando de la gente.
    Tengo un post sobre ello: http://www.dimequecomes.com/2010/05/pronokal-proteifine-la-moda-de-las.html

    24 mayo 2013 | 10:37

  18. Dice ser rg

    Si Covián levantara la cabeza se sentiría deprimido, como si no hubiese pasado el tiempo. Recuerdo sus insistencias desesperadas porque se indicara en el etiquetado la procedencia de ciertos ingredientes como las grasas, de palma, o girasol…etc… entre otras muchas cosas que, pasados más de 20 AÑOS no solo no se ha avanzado sino que lo poco que se ha hecho ha sido a instancias de la OCU y otros estamentos sociales.

    No se ha hecho prácticamente nada desde Sanidad, y eso incluye a médicos, nutricionistas, endocrinógos, etc….NADA, todos estais en el mismo barco de la Sanidad y atacáis cuando os interesa a quienes os hacen valedores pero en realidad es vuestra responsabilidad que entre vosotros, y eso incluye el ministerio de Sanidad, lucheis por cosas que Coviàn se desgañitaba y con mucha razón. Ir a por la industria alimentaria es muy difícil pero la labor es vuestra en conjunto con Sanidad.

    Covián tendrá sus detractores pero después de tanto tiempo para hablar de él a bolapié viendo lo que se ha avanzado es bochornoso, de rodillas se debería hablar cuando se le menciona, porque su labor no ha sido continuada en aras del consumidor, para nada.

    24 mayo 2013 | 11:06

  19. Dice ser Lidia CM

    Me da cierto reparo cuando unas profesiones se pisan a otras.

    Les dejo un enlace creo que bastante interesante, se trata del Grupo de Revisión, Estudio y Posicionamiento de la Asociación Española de Dietistas-Nutricionistas, grupo que se dedica al metanalisis de estudios y publicaciones
    http://www.grep-aedn.es/

    Porque los dietistas-nutricionistas, somos gente seria, que trabaja con el apoyo de otros profesionales para mejorar en lo posible la calidad de vida de nuestros pacientes.

    Desde luego reconozco que mi experiencia es limitada en el trabajo de dietista – nutricionista y que soy la “oveja negra” de una familia de médicos de todo tipo de especialidades.

    Creo que se olvidan del termino mas importante en nutricion, “nutricion personalizada”, ese es el gran reto que tenemos por delante.
    Cuando hablan de porcentajes de hidratos, proteinas, grasas, se me eriza el pelo, porque el término de nutricion personalizada, es muy duro de cumplir, es como bajar peso, “jorobadisimo”….
    Yo me quedo con las ideas del Dr Fuster (Valentín Fuster Carulla (Barcelona, España, 1943) es un cardiólogo español.

    Licenciado y doctorado en Medicina y Cirugía por la Universidad de Barcelona, en los años 70 se trasladó a los EE. UU., donde trabaja en Harvard (de cuya escuela médica fue catedrático) y en algunos de los más importantes hospitales de EE. UU., como el Monte Sinaí y la Clínica Mayo de Minnesota. Desde 1994 ha ostentado el cargo de director de la unidad de cardiología del Monte Sinaí, el más prestigioso de Nueva York)

    Escucharlo en las últimas Jornadas en Madrid ha sido maravilloso, como escuchar al Dr Ordovás… ect, profesionales que si trabajan para la nutricion humana.

    Que los estudios cambian su perspectiva sobre algunos “compuestos ” de los alimentos, si es verdad, pero tambien en medicina, ¿quien no se ha tomado un miolastan? anda pero si ahora en ciertos paises lo han retirado … y las indicaciones para su prescripcion en España han cambiado.
    Si la ciencia, es ciencia y evoluciona! y como “cientificos que somos” cuando nos hemos formado en nuestras carreras, aprendimos eso.

    Lo único que quiero por mi parte es que se nos imprima en nuestro cerebro las palabras ” dieta personalizada”.

    Gracias.

    24 mayo 2013 | 11:45

  20. Dice ser Lidia CM

    Por cierto Dra Usoz, lo de “endocrina” era sarcasmo.
    Mis disculpas.

    24 mayo 2013 | 11:50

  21. Dice ser Blanca

    Buenos días
    Gracias por la oportunidad de comentar en tu blog.
    No entrecomilles mi nombre, por favor. Me llamo así.
    No saco pecho ni ninguna de esas cosas. Me entendería perfectamente con el profesor Grande-Covián, no lo dudes.
    Estamos hablando de cosas diferentes. Yo de un tratamiento médico. Tiene fases, efectos secundarios, contraindicaciones…
    El adjetivo “sacacuartos” desde luego que no es para mí, no lo admito. No saco el dinero a la gente ni muchísimo menos. Ni tengo muchos pacientes, ni les atiendo en poco tiempo ni cobro esas cifras que dice Lucía ni de lejos. Y he dicho a más de uno que yo no le iba a atender, que probara con otro con el consiguiente enfado. Por cierto, claro que los pacientes comen pan y fruta aunque no al principio.
    Sobre la entrada a la que me remites,la fase activa no es una propuesta de alimentación saludable : es un tratamiento médico. El resto de lo que dices sobre fases, la fidelización y lo demás no tiene nada que ver con el tratamiento. Mis pacientes están bien informados (fundamental) y lo saben.
    ¿Intrínsecamente contraeducadores? En absoluto si se explica bien.
    Hablando de rodillas: tuve una paciente hipertensa que vino llorando porque el traumatólogo no le operaría hasta que no adelgazara al menos la mitad de los 40 kgs que le sobraban. Con dieta proteinada (no aumentando proteínas sino manteniéndolas) y la fase hipocalórica posterior logramos el objetivo. La paciente acabó operada, con muchísimos kilos menos, cifras tensionales controladas y feliz. Desde esta situación, además está obviamente más motivada para comer equilibradamente como se le enseñó y hacer ejercicio.
    Hace poco ví a una señora en la tele decir que se tomaba los sobres de proteínas que le había indicado el nutricionista. Eso sí que nos puede alarmar, porque existen contraindicaciones y efectos indeseables importantes que solo un médico puede controlar.

    24 mayo 2013 | 11:55

  22. Dice ser Blanca

    Lidia, la clave está en tu primera frase: que unas profesiones se pisen a otras.
    Eso lo podemos y debemos evitar. Ya dije antes que yo prescribo un tratamiento médico. Luego viene la dieta personalizada, como dices y además debería haber medidas generales sobre etiquetado e incluso intervenciones en precios de alimentos. Y más educación culinaria, aprender a cocinar para seguir la dieta personalizada de la mejor forma.
    Yo también admiro a los doctores Fuster y Ordovás.
    Sobre las asociaciones, sociedades…y otros grupos de expertos ya sabes su nivel de evidencia. Yo estoy muy desengañada, la verdad.
    No te disculpes, no hace falta porque yo no soy nada sarcástica y no me había dado ni cuenta. Menos aún después de llamarme “estimada”.
    Te dejo yo también un link. Creo que es muy interesante http://blog.tedmed.com/?p=3539
    Saludos cordiales

    24 mayo 2013 | 12:09

  23. Dice ser Dr. Álvaro Campillo Soto

    Buenas de nuevo, Juan!

    Como a lo largo de la conversación hemos nombrado tanto a Grande Covián, me ha entrado nostalgia de cuando era joven y leí su bonito libro titulado: “Nutrición y Salud. Mitos, peligros y errores de las dietas de adelgazamiento”. Así que, hoy, al llegar a casa después de la guardia, lo he cogido. he hojeado y olido sus páginas y, después, lo he releído por encima. ¿Sabes lo que he encontrado en la página 60 y siguientes? Este apartado que puede que te sirva como documentación o reseña histórica para tu presentación del día 4.

    DIETAS RICAS EN PROTEÍNAS

    “En partes anteriores de esta sección he mencionado las razones por las que las dieta de adelgazamiento tienden a ser DIETAS RICAS EN PROTEÍNAS, aunque no se les dé este nombre. Puede ser útil recordar aquí dichas razones.

    LAS PROTEÍNAS SON INDISPENSABLES PARA LA NUTRICIÓN DEL HOMBRE, por lo tanto la reducción del valor calórico de la dieta NO DEBE afectar a su contenido proteico. Por consiguiente, las dietas de adelgazamiento suelen contener, al menos, la cantidad de proteínas de la dieta habitual; pero como su valor calórico es menor, la contribución de las proteínas al valor calórico total de la dieta resulta automáticamente elevada.

    Las proteínas poseen un efecto termogénico mayor que el de grasas y los hidratos de carbono… En consecuencia, SE ELEVÓ EL CONTENIDO PROTEICO DE LAS DIETAS DE ADELGAZAMIENTO, con la esperanza de contribuir a la pérdida de energía del organismo y, por tanto, a la pérdida de grasa corporal.

    La tercera razón es que la disminución del valor calórico de la dieta da lugar a la pérdida de proteínas corporales. Una persona en ayuno absoluto (sin restricción de agua) puede perder diariamente unos 50 g. de proteínas corporales. LAS DIETAS DE BAJO VALOR CALÓRICO CONDUCEN INEVITABLEMENTE A LA PÉRDIDA DE PROTEÍNAS, CON CONSECUENCIAS ADVERSAS PARA LA SALUD DEL SUJETO.

    Por esta razón, ALGUNAS DE LAS DIETAS PRECONIZADAS EN LA ACTUALIDAD APORTAN CANTIDADES DE PROTEÍNAS SUPERIORES A LAS NECESARIAS para una persona que consume una dieta de valor calórico adecuado, CON EL OBJETO DE REDUCIR LA PÉRDIDA DE PROTEÍNAS CORPORALES.

    Un ejemplo de estas dietas es la llamada “Dieta de muy bajo valor calórico” (Very Low Caloric Diet o VLCD) o “Ayuno Suplementado”. Otras dietas basadas en el mismo principio son: la llamada “Dieta de Cambridge”, la “Optifast”, la “Modifast” y el “Ayuno Modificado Economizador de Proteínas (PSMF)”. Varias de ellas (Dieta de Cambridge, Optifast y Modifast) se venden en forma de líquido o polvo. CONTIENEN PROTEÍNAS, UNA PEQUEÑA cantidad de hidratos de carbono, ácidos grasos esenciales y minerales.

    La dieta con alimentos habituales (PSMF) se compone de carne, pescado y aves, con pequeña cantidad de verduras. Se recomienda un suplemento de minerales y vitaminas y el consumo de abundante cantidad de agua de bebida.

    En algunos experimentos recientes (1984) se ha podido demostrar que ES POSIBLE MANTENER EL EQUILIBRIO DE NITRÓGENO CON DIETAS QUE CONTIENEN únicamente 1,5 g. DE PROTEÍNAS por Kg. de peso teórico del sujeto por día, PERO NO con 0,8 g. de proteínas por Kg de peso teórico por día….

    EL ESTUDIO DE OCHO PUBLICACIONES ACERDA DE ESTAS DIETAS, aparecidas en los últimos diez o doce años, que incluyen unos 1300 sujetos obesos de uno y otro sexo, con peso inicial entre 94 y 138 kg., MUESTRAN PÉRDIDAS DE PESO CONSIDERABLES tanto con dietas QUE CONTENGAN SOLAMENTE PROTEÍNAS (1,5 g. por Kg. de peso teórico por día) como con dietas que contengan proteínas e hidratos de carbono (por ejemplo: 45 g de proteínas y 30 g. de glucosa). Estas últimas dietas suministran, por tanto, solamente 300 Kcal por día. Son, pues, dietas de muy bajo valor calórico, en las que las PROTEÍNAS APORTABAN UN 60% DE SU VALOR CALÓRICO TOTAL.

    Los autores de las publicaciones opinan que los regímenes alimenticios que acabo de describir son bien tolerados por los pacientes y que la mayoría de ellos no se quejan de hambre.

    LAS PÉRDIDAS DE PESO OBTENIDAS SON del orden de 1,5 a 2,0 Kg. POR SEMANA para los hombres y de 1,0-2,0 kg. por semana para las mujeres. La pérdida total de peso es proporcional a la duración del tratamiento, y LOS AUTORES PIENSAN QUE DICHA PÉRDIDA SE DEBE PRINCIPALMENTE A PÉRDIDA DE GRASA CORPORAL.

    Los autores consideran que ESTAS DIETAS NO SON PELIGROSAS si los sujetos están sometidos a adecuada vigilancia médica y, en general, no parece que hayan dado lugar a complicaciones alarmantes en sujetos que, aparte de obesidad, no padecían enfermedad conocida…”

    He puesto en mayúsculas las cosas que me hubiera gustado resaltar en cursiva o negrita pero como aquí no se puede o, al menos, yo no sé…

    El capítulo continúa recalcando la necesidad de control médico y de que nadie compre los sobres por su cuenta… PERO, lo que más me llama la atención de todo esto es que, A PESAR DE QUE, el Dr. Grande Covián, ya en los 80’s reconocía que las llamadas dietas hiperproteicas (Dukan, paleo, pronokal…) son seguras y hacen perder peso en forma de grasa, TODOS LOS QUE no paráis de hablar de él como un ejemplo a seguir en la nutrición, etc. !SE OS HAYA OLVIDADO ESTA VALIOSA ENSEÑANZA QUE NOS DA EN UNO DE SUS LIBROS DE DIVULGACIÓN!

    Juan, te he mandado este texto porque como sé que te gusta documentarte para las charlas por si te servía…

    Me despido ya con 3 cosas rápidas:

    1º.- Una pena que el Dr. Grande tuviera demonizada la grasa (por la influencia perversa de su amigo, el influyente, Ancel Keys) porque si no, en este libro que he reseñado no diría las barbaridades sin fundamento fisiológico, ni científico que dice sobre la dieta Atkins. Bueno, por lo menos acertó en la mitad del conocimiento científico actual, respaldado por publicaciones de alto nivel de evidencia (metanálisis y ECs).

    2º.- Juan, ya que supongo (¡y ojalá me equivoque!) que en la charla no vas a basarte en el máximo nivel de evidencia científica disponible (metanálisis de ECs y/o ECs), sino en el peor nivel de evidencia (consensos y opiniones de expertos), básate en la opinión del experto Grande Covián, ¡please!

    3º.- Como sé que te gustan, igual que a mí, las frases célebres, refranes, dichos, etc. te dejo una muy interesante de Oppenhaimer: “Sólo tiene futuro aquel que investiga en el pasado; porque redescubrirá el futuro”.

    Un abrazo fuerte y buen fin de semana!!

    Álvaro

    24 mayo 2013 | 13:04

  24. Iba a hacer un comentario a este nuevo artículo que sólo puedo calificar como dadaísta, pero afortunadamente, el Dr. Campillo ya ha dicho lo fundamental, aunque, por supuesto, la tribuna del ‘Nutricionista de la general’ es mucho más amplia y será más difundido, escuchado y atendido. A fin de cuentas es un ‘experto’, uno de tantos culpables de esta ignominia y constante manipulación en que estamos inmersos .

    Sólo digo que hace unas generaciones no existían nutricionistas ni se los necesitaba. Resulta increíble, pero se podía vivir sin ellos. Que en 1934 un investigador que buscó enfermedades en poblaciones aisladas no encontró rastro de ellas, que las proporciones de macronutrientes eran dispares pero todo indicaba a culpables comunes: comida procesada y cereales. De entre estas poblaciones, los que subsistían a base de caza y recolección estaban más sanos que los agricultores. Y las proteínas que consumñiasn eran las adecuadas en términos absolutos, como sucede en algunas dietas llamadas hiperproteicas. Lo que pasa en que en términos relativos la proporcion es mayor que en la actual ‘ideal’ de suculentos 70% de HC, pero la cantidad absoluta es similar.

    Y, por supuesto, las proteínas (no consumidas en exceso absoluto, sino relativo en proporción de las calorías totales) y las grasas, permitían que existiera una restricción calórica “natural”, de manera que el cuerpo se adaptaba mejor a sus necesidades nutricionales. Por eso la obesidad en esas culturas era casi inexistente ¡Y no tenían expertos en nutrición!

    Pero, claro, ¿cómo vamos a compaginar vender productos basados en grano con el adelgazamiento? ¿Cómo no vamos a estigmatizar las grasas y las proteínas si la industria alimenticia se basa, en una gran mayoría, en la venta de HC procesados? Mareando la perdiz, convencer de que se necesita acudir a expertos que la industria decide para comer, convirtiendo cosas simples en extraordinariamente complejas que deben ser estudiadas por un comité, acudiendo a etiquetas para definir lo artificialmente impuesto por un organismo interesado, destruyendo el sentido común y la racionalidad. Y culpabilizando a quien no ‘pone de su parte’.

    Todo basura. Ya me han tachado de tener poca educación en otro comentario a este mismo blog, pero siempre digo lo mismo: en el momento en que confundimos educación con corrección política comenzamos a dejar de querer comprender el fondo de la cuestión.

    Aventuro esto: un nutricionista como usted sólo busca que quienes le consideran un experto lo sigan considerando. En el momento en que aparece la palabra ‘comité de expertos en nutrición’ y ‘ponencia’ me echo a temblar. Otra más de tantas patrañas con las que tenemos que lidiar en este mundo tan peculiar y corporativizado. Deben de ser ustedes los mismos ‘expertos’ que han descubierto que el pan y los cereales no provocan la obesidad y que publican esa insensatez en revistas ‘mainstream’ de tanta solidez intelectual como Muy Interesante, no mediatizada en absoluto por intereses corporativos.

    Una manera como otra cualquiera de que sus amos queden contentos. Y ahora vendrán los adjetivos de “conspiranoico”.

    Porque, para mí, personajes como usted suponen un serio peligro público. La ciencia así lo dice.

    Un saludo.

    Alfonso Fernández.

    24 mayo 2013 | 14:04

  25. Dice ser cezarina

    Pues no voy a comentar nada mas, simplemente porque Alvaro Campillo como medico, y con argumentos verificables, pero sobretodo Alfonso Fernandez, el “maleducado” :o). ya lo han dicho todo.
    Sobretodo coincido con Alfonso, al explicar como esta profesion de MUY nueva generación, la de dietista nutricionista, hace solo 50-60 años NO existía, y, curiosamente, la gente no tenía ni obesidad ni sobrepeso, y los diabetes eran males mas bien raros. Basta con mirar en las fotos de cualquier familía de los años 60-70, o las de grupos de gente, internet está lleno, y me diran a cunatos obesos se pue encontrar.

    24 mayo 2013 | 18:43

  26. Dice ser Dr. Alvaro Campillo Soto

    Estimado Alfonso Fernandez!!

    Me ha gustado mucho tu comentario porque es claro, directo y trasmite la ‘pasion’ de lo que quieres trasmitir, cosa que creo que es fundamental y se esta perdiendo hoy día!!

    Efectivamente, algunos dirán lo de siempre (maleducado, conspiranoico, eso no lo dice el consenso de “expertos”…) porque es mas fácil recurrir a esos desprecios vacíos de contenido que dar argumentos científicos, razonar o reconocer, si no se tienen argumentos, la equivocación, estudiar e intertar luchar por cambiar lo que no se basa en ciencia sino en intereses económicos, de poder… PARA MI, ¡TU COMENTARIO ES ACERTADO Y NO FALTA AL RESPETO!!

    Un abrazo fuerte y buen fin de semana

    Alvaro

    24 mayo 2013 | 19:23

  27. Dice ser Iñaki Elío

    Primero de todo agradecer a Juan Revenga el gran trabajo y la valentía que demuestra con cada uno de sus artículos. Soy D-N, trabajo con pacientes a los que pauto nutrición artificial, en un hospital de 3 terciario y con contrato de D-N. Vamos un verdadero bicho raro en nuestro país.

    Sin ánimo de generar polémica me gustaría respaldar las palabras de Juan Rebenga:
    metaanalisis http://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/20810976 (American Journal Clinical Nutrition, 2010)

    Dónde se demuestra que las personas que siguen un patrón de dieta mediterranea (45-50% de carbohidratos complejos, verduras i frutas, 30-35% en grasas como aceite de oliva i frutos secos y sólo un 10-15% de proteínas 50% de origen vegetal + 50% de origen animal). Bien las personas con patrón próximo al consumo de la dieta mediterránea, presentaban significativamente menor probabilidad de mortalidad total [relative risk (RR) = 0.92; 95% CI: 0.90, 0.94], incidencia o mortalidad por causa cardiovascular (RR = 0.90; 95% CI: 0.87, 0.93), menor incidencia de cáncer o mortalidad por cáncer (RR = 0.94; 95% CI: 0.92, 0.96), menor incidencia de enfermedad neurodegenerativa (RR = 0.87; 95% CI: 0.81, 0.94).

    Otra revisión sistemática de 20 estudios controlados y radomizados (American Journal Clinical Nutrition, 2013)

    http://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/23364002 ,

    Se valora el control glicémico, lipídico y pérdida de peso de un total de 3073 personas. Al comparar la dieta baja en carbohidratos, bajo índice glicémico, Mediterránea y hiperproteica. Todas ellas permitieron una gran mejora en el control glicémico. El mejor control glucémico se demostró con la dieta mediterránea [glycated hemoglobin reductions of -0.12% (P = 0.04), -0.14% (P = 0.008), -0.47% (P < 0.00001), and -0.28% (P < 0.00001), respectively]. La dieta baja en carbohidratos y Mediterránea permitieron mejor pérdida de peso, siendo mayor en la dieta mediterránea [-0.69 kg (P = 0.21) and -1.84 kg (P < 0.00001), respectively], con un incremento del colesterol HDL en todas las dietas, excepto en la dieta hiperproteica.
    Recomiendo la lectura del libro, Paleofantasy: What Evolution Really Tells Us about Sex, Diet, and How We Live. En él se explica que las dietas basadas en la alimentación del paleolítico (altas en proteínas animales y bajas en carbohidratos), están basadas en pura especulación, ya que se dispone de muy poca evidencia sobre el estilo de vida de aquella época.
    Conclusiones: Creo que se dispone de suficiente información para afirmar que la dieta Mediterranea es efectiva para la pérdida de peso y el control glucémico, respecto a otros patrones alimentarios. En casos muy concretos y con control, como el caso de la preparación a una cirugía bariátrica, cuando esta es inminente, se podría indicar una dieta hiperproteica e hipocalórica o en casos de necesidad de pérdida de peso rápido por ponerse en peligro la vida de la persona. Pero no como indicación a la población general con sobrepeso tal y como se argumenta en las Recomendaciones nutricionales basadas en la evidencia para la prevención y el tratamiento del sobrepeso y la obesidad en adultos (Consenso FESNAD-SEEDO).
    Un saludo a todos!
    Iñaki Elío

    24 mayo 2013 | 19:46

  28. Dice ser Dr. Alvaro Campillo Soto

    Estimado Iñaki!!

    En primer lugar, quiero felicitarte por tu trabajo en un hospital publico, sin lugar a dudas una rareza que espero se solucione pronto y sea algo habitual!!

    También queria Felicitarte por aportar bibliografía y evidencias científicas al debate. Pero, quiero comentarte algunas cosas:

    SOBRE EL PRIMER ESTUDIO QUE APORTAS:

    1.- El primer estudio que aportas es un mal llamado metanalisis (seria mas correcto llamarlo Revision sistemática) de estudios de cohortes (es decir, es un estudio observacional en el que los investigadores no controlan factores de confusión, ni intervienen, por tanto, alguien puede llevar dieta mediterránea y, ademas, hacer mucho ejercido y otro que no la lleve, fumar, no hacer deporte o ser alcohólico… Todo esto es difícil de valorar, controlar y detectar. Por tanto, este tipo de estudios NO GENERAN CAUSALIDAD (sus conclusiones no pueden usarse para sacar conclusiones del tipo X produce Y; es decir: no se puede decir: la dieta mediterránea reduce la mortalidad…ESTE TIPO DE ESTUDIOS SIRVEN PARA GENERAR HIPOTESIS del tipo: ¿Con estos resultados, PODRIA ser que la dieta mediterránea reduzca la mortalidad? Entonces diseñamos un estudio de intervención: ENSAYO CLÍNICO, ESTUDIO PROSPECTIVO CONTROLADO…)

    2.- En cuanto a la propia interpretación de los resultados del estudio que aportas (tras leer el estudio entero), esas Reducciones del Riesgo Relativo (RR) que aporta el estudio se interpretan de la siguiente forma:
    – si en el intervalo confianza aparece el 1 EL ESTUDIO NO ES SIGNIFICATIVO Y NO ENCUENTRA DIFERENCIAS: en este caso si las hay (aunque el intervalo roza el 1).
    – las diferencias serán mayores (en este caso positivas, a favor de la dieta mediterránea) cuanto mas se aleje el valor medio del 1 y mas se acerque al 0. En este caso, el resultado no es muy espectacular: 0,92; 0,90; 0,87; 0,87.
    – los resultados van en riesgo relativo (lo que parece indicar algo muy espectacular) pero las personas honestas lo expresan en RIESGO ABSOLUTO, que es lo que entiende la POBLACION general. Por ejemplo, en este caso, la reducción de riesgo relativo nos dice que los que siguen la dieta mediterránea tienen un 8% menos de mortalidad global. PERO, ¿QUE SIGNIFICA ESO REALMENTE? En el caso concreto de este estudio que: DE CADA 200 que lleven una dieta mediterránea entre 4 y 20 años (han incluido estudios muy heterogéneos en cuanto a seguimiento) MORIRAN 4.6, MIENTRAS QUE DE CADA 200 QUE NO LA SIGAN, MORIRAN 5 (Pasar de 5 muertes a 4.6 es una reducción en RR DE UN 8%)!! NO PARECE QUE LA DIETA MEDITERRANEA SEA COMO LAS ESPINACAS PARA POPEYE, no?de hecho, al ser un esrudio observacional no podemos decir nada sobre el tema…

    – Sobre este tema si que hay ensayos clínicos (reverenciados aquí o en otros posts. Si los quieres, te los mando) donde si que se ve que la paleodieta es mejor que la dieta MEDITERRANEA, o que la baja en hidratos tipo atkins es mejor para el control del riesgo cardiovascular o que la baja en hidratos es mejor que MEDITERRANEA para el control glucemico (Esto ultimo no ha publicado hasta la ASOCIACION AMERICANA DE DIABETES EN UN METANALISIS DE ENSAYOS CLINICOS EN 2012).

    SOBRE EL SEGUNDO ESTUDIO QUE APORTAS:

    – solo puedo decirte que es mas serio, desde el punto de vista de la evidencia científica, porque si que es un verdadero metanalisis de ECs. PERO NO TENGO ACCESO AL ARTICULO COMPLETO, solo al resumen (y sacar conclusiones de un resumen no es honesto, ni valido). Quizás el lunes PODRIA tenerlo entero y te comentaría (supongo que tu si lo tienes entero porque si no, no lo habrías referenciado, así que, si me lo mandaras al Mail: sumediconosabe@gmail.com PODRIA leerlo entero, estudiarlo y comentarte…).

    – Por ejemplo, algunas dudas tengo con el articulo son ¿Las dietas hiperproteicas eran bajas en HC, tb? Porque de eso es de lo que estamos hablando aquí. ¿O son “balanceadas” del tipo HC: 50%; Prot: 30% y Lip: 20%? Porque los efectos fisiológicos de una y otra nada tienen que ver… Intuyo, por el abstract que son “balanceadas” porque si son las únicas que no aumentan el HDLc es que son ricas en HC, tal y como sabrás y esta publicado en mas de 10 ECs y explicitado en un editorial de NEJM: “un HDL bajo es indicativo de consumo elevado de HC”

    EN CUANTO AL LIBRO, no lo he LEIDO (lo haré y te comentare) pero parece un ensayo y eso no tiene evidencia cientifca aplicable a esto.

    Por ultimo, en cuanto a tu AFIRMACION de que: “se dispone de suficiente información para afirmar que la dieta MEDITERRANEA es efectiva para la perdida de peso y control glucemico” Comentarte dos cosas:

    – Eso que afirmas contradice el consenso FESNAD-SEEDO porque las evidencias 8 y 9 de dicho consenso dejan bien claro que, aunque los estudios son contradictorios PARECE que podrían PREVENIR EL SOBREPESO/obesidad y el aumento del perímetro abdominal, PERO NO SIRVE PARA ADELGAZAR!! De hecho, la recomendación numero 5 del consenso dice: “una mayor adherencia a la dieta MEDITERRANEA PODRIA PREVENIR el sobrepeso/obesidad y el aumento de perímetro abdominal (grado C)” ESTE GRADO C quiere decir que NO SOLO NO SIRVE PARA PERDER PESO, sino que el nivel de evidencia para decir que puede prevenir el sobrepeso es una porquería (estudios de casos y controles)

    – Lo que si que parece, según algunos ECs que PODRIA ser útil para perder peso es una dieta MEDITERRANEA HIPOCALORICA Y MODERADA EN HC.

    Siento el rollo, Iñaki, pero es que esto de la metodología, análisis de estudios me gusta mucho, de hecho doy clase de esto en los masters universitarios.

    Un abrazo fuerte y me encanta que podamos debatir ciencia entre todos porque la idea es el beneficio de los pacientes y de la POBLACION general!!

    Alvaro

    24 mayo 2013 | 21:48

  29. Dice ser Eduardo Busquets

    Dr. Campillo: Plash Plash Plash … Bravo! Después de leer varias páginas llenitas de tonterías, de lecturas parciales e incluso partidistas, como en los informes del grupo AEDN con Basulto por ejemplo sobre las mal llamadas (por generalizadas) Dietas Proteinadas.
    Cansado ya de leer que las dietas Proteinadas son hiperproteicas, que contiene exceso de proteínas y que dañan hígados y riñones y es que el problema no está en la evidencia, sino en cómo de forma partidista se lee la evidencia.
    Juan. Julio, Lidia, quieren defender algo que me parece estupendo y es la posición de el/la D-N en la educación nutricional y en la adecuación dietética de ciertas patologías, pero es que las patologías las trata el médico y las alimenta el nutricionista y eso les parece mal.
    Lidia, tu puedes acceder a un grado de nutrición y dietética después de FP, un médico no. Un médico estudia 6 años, creo que tú 4 y… espero que ambos lo sigamos haciendo el resto de la vida. Y es que como hacéis mucha referencia al informe FESNAD SEEDO, si leéis en la página 51 podréis ver que cuando se habla de DMBC Dietas de muy bajo contenido calórico se dice: “La utilización de este tipo de dietas requiere una estrecha supervisión médica,…”
    La forma de uso y aplicación de estas dietas nace de los trabajos del Dr., Blackburn que culminaron en su tesis doctoral en 1973. En el mismo informe de FESNAD SEEDO puedes encontrar las referencias de: “National Task Force on the Prevention and Treatment of Obesity, National Institutes of Health. Very low-calorie diets. JAMA. 1993; 270: 967-74” “SCOOP-VLCD Task 7.3. Reports on tasks for scientific cooperation. Collection of data on products intended for use in very-low-calorie-diets. 2002”. Quizás puedas entender un poco más de qué hablamos cuando hablamos de Dieta Proteinada. Claro que duele que sea efectiva y que no la deba prescribir una DN, quizás ese sea el problema.

    Podría escribir unas cuantas páginas al respecto de los comentarios de este blog pero voy sólo a dejar constancia de dos cosas:
    1-. La Dieta Proteinada es hipocalórica e HIPOPROTEICA, si si , hipoproteica y pueden sacar la calculadora y calcular conmigo: Veamos la lectura de la página 44 del informe FESNAD SEEDO al que Juan, Julio, y Lidia hacen tanta referencia:
    “Si tenemos en cuenta que el aporte diario recomendado de proteínas para los adultos a partir de los 19 años es de 0,83 g de proteínas/kg de peso corporal (326) y que dicho aporte habitualmente se excede en la alimentación de los países occidentales, habría que considerar un aporte mínimo global de 90 g/día de proteínas para realmente estimar una DHP como tal. Este aspecto no siempre es suficientemente considerado en muchos trabajos que estudian los efectos de las DHP”.

    Pues bien, a un individuo con un IMC de 30, de 1,70m de altura, le corresponde un peso aproximado de 87 kilos y si seguimos las indicaciones de administrar “en equilibrio” 0.83 g de proteínas por kilo de peso, le deberemos administrar 87 x 0,83 = 72,21 gr /día de proteínas. Si usa usted una de las marcas vilipendiadas por Lidia, que contiene 15 gr de proteínas por sobre y le da 5 sobres al día, le está dando 75 gramos de proteínas, o sea que supero en menos de 3 gramos al día la cantidad recomendada para su altura y peso. Pero, tengamos en cuenta que, como dice el informe FESNAD SEEDO, (y quienes lo mencionan OBVIAN SU LECTURA de partes del texto a su antojo) dice: “Es necesario tener en cuenta que los requerimientos proteicos se incrementan en situación de balance energético negativo, debido a que parte de estas proteínas serán utilizadas por los tejidos (especialmente los músculos y el hígado) para obtener energía”, las recomendaciones en la administración de proteínas para su equilibrio son mayores de 0,83 por kilo de peso y día.
    Es decir… estamos dando menos de lo que FESNAD SEEDO recomienda, por lo que estamos creando un déficit de proteínas a nuestros pacientes. Cómo puede ser entonces lesiva para los riñones, por ser hiperproteica? LEEN LO QUE QUIEREN LEER!!!

    2-. En el mismo informe podemos leer que una dieta “DMBC utilizando preparados hipocalóricos e hiperprotéicos es capaz de disminuir de manera significativa el tamaño hepático y el contenido en grasa del hígado” página 53 y es que al contrario de las mal llamadas Dietas Proteinadas como Dukan, Atkins y otras hiperproteicas en las que se utilizan proteínas animales (con su contenido graso incluido –vean la composición en proteínas y grasas del huevo por ejemplo-), sin medir la cantidad de proteínas administradas y sin suplementación vitamínico-mineral alguna, las proteínas de los sobres que se usan para la Dieta Proteinada están casi exentos de grasa. Así que la Dieta Proteinada no sólo no provoca daño hepático, sino que resulta beneficiosa para tratar la esteatosis hepática tan asociada al paciente obeso.

    Dra Usoz, me consta que usted hace un buen trabajo, lejos de las acusaciones de Lidia, siga conociendo la Dieta Proteinada y la disfrutará cada día más, no le enseñaron en 4 horas a detectar una arritmia por falta de potasio, ni a tratar una hipertransaminasemia con cardo mariano. Usted estudió 6 años en la universidad para ejercer de Licenciada en Medicina y Cirugía y creo recordar que antes de que apareciera el hoy llamado grado en Dietética y Nutrición Humana.
    Lucia, se te nota el resentimiento de tu despido del Centro de Palma en el que trabajabas, pero la labor de la Dra y la gerente del centro son encomiables, han realizado el esfuerzo de organizar un abordaje multidisciplinar propio del centro en el que se incluye la labor de la Dietista Nutricionista y el índice de éxitos es muy alto, no puedes calumniar gratuitamente aún equipo de profesionales de altísimo nivel como lo es tanto el Dr. Mariano, persona de referencia en andrología y urología en nuestro país, como el del resto del equipo de la clínica .
    Dr. Campillo: Gracias por la aportación.
    Juan; Gracias por seguir generando polémica, pero en tu labor puedes ser menos parcial (eso arrastra seguidores y es bueno para ti y para Julio) y más objetivo.

    Abogo por el tratamiento multidisciplinar de la Obesidad . Trabajo en equipo multidisciplinar con psicólogos, farmacéuticos, entrenadores en actividad física, cirujanos, médicos y claro está Dietistas Nutricionistas que tienen una labor admirable en la educación a las personas que fueron obesas y tratadas alcanzando el normopeso y caminando hacia un estado de vida saludable.

    Eduardo

    25 mayo 2013 | 01:54

  30. Dice ser Eduardo Busquets

    Ahhh por cierto, puedes ver lo que escribía el Dr. Lucio Cabrerizo en éste link respecto a las Dietas DMBC y a sus trabajos del 2001 con Modifast. Creo que te acompaña en breve en tu charla.

    http://www.asgaeda.es/ficheros/3aReunion.pdf

    Eduardo

    25 mayo 2013 | 03:41

  31. Dice ser Hola que ase

    En lugar de Busquets, yo pondría Molins, que se te ve el plumero!

    25 mayo 2013 | 20:16

  32. Dice ser Daniel

    Algunos decís cosas de traca.

    ¿Cómo vamos a querer los D-N favorecer a las multinacionales si somos los únicos que no vendemos sobres de proteínas? Vender sobrecitos sí que dice mucho de un profesional sanitario… Se cree el ladrón que todos son de su condición.

    Antes no había D-N, en otros países si. En Argentina desde 1920, por ejemplo. Hay informes de otros países en los que por cada euro que invierten en salarios de D-N ahorran decenas. Podéis consultarlo en las noticias de AEDN, no voy a perder más el tiempo para contestar tanta chorrada.

    Antes la gente no tenía sobrepeso porque se trabajaba más duro y se comía menos, más fresco y menos contaminado ¡No porque no hubiera D-N! Y por cierto, consumían bastante pan y legumbres amigos proteinófilos.

    Estudiamos 4 años, cumpliendo con las exigencias del EEES, una carrera completamente enfocada en la nutricón y la dietética. Los médicos cursan una asignatura de nutrición, si la cursan, en toda la carrera. Pero parece que algunos siguen queriendo ser los que la tienen más gorda en todo lo que pueda ser aproximado a la medicina (NO todos, ni mucho menos ojo).

    “Cuando el poder del amor supere al amor al poder habra paz en el mundo”

    Más equipos interdisciplinares y menos arrogantes.

    Saludos y buen finde

    25 mayo 2013 | 23:45

  33. Dice ser Blanca

    Gracias por sus comentarios Dr. Busquets.
    El caso es que la clave de este debate me parece que está en una frase de Lidia, cuando dice que es la “oveja negra” de una familia de médicos. Lidia ?tú te consideras la oveja negra? ?son tus familiares los que te hacen sentirte así?
    Permíteme que te diga que tan admirables son los doctores Ordovás y Fuster y sus curriculum como el médico rural del último pueblo del mundo con su misma profesión (médico) y el discreto reconocimiento de su labor por sus pacientes.
    Lo que importa es hacer tu trabajo lo mejor posible. Y llegar a donde llegues. Si no es a tratar pacientes obesos (una condición médica, incluso según algunos una enfermedad) no por eso eres oveja negra” ni menos que nadie.
    Saludos cordiales

    26 mayo 2013 | 14:35

  34. Dice ser Alucino

    Los médicos aconsejan las dietas tipo Pronokal, porque llevan comisiones.

    30 mayo 2013 | 01:17

  35. Bueno, lo primero felicitar al escritor del blog, el que nos permite y nos da libertad de debatir sobre temas de nutrición y salud mostrando opiniones como todos vemos realmente divergentes. Lo segundo dar la humilde opinión sobre el tema, y la doy como cartero que es a lo que me dedico y con lo que me sustento. En primer lugar, está claro que para saber de nutrición y dietética no se necesita ni ser medico, ni ser endocrino ni ser nutricionista. Se necesita que te guste el tema, y saber donde encontrar las respuestas a tus preguntas, y hoy día casi cualquier universitario sabe que pubmed puede ayudarte con eso, y luego si tienes una idea de las revistas de mayor factor de impacto pues mucho mejor, y tampoco está mal seguir a las grandes escuelas de salud publica de distintas universidades que resumen la evidencia científica disponible con inmejorables referencias al tema. Eso sí para prescribir una dieta, la ley es la ley, y puede quien puede.
    En segundo lugar, nos liamos de nuevo hablando sobre los mismos temas, y tirandonos los trastos con los mismos documentos de consenso, autores, etc. El nivel es altísimo, me encanta que se aporten referencias bibliográficas como hace el doctor campillo, pero bueno también hay que saber que él busca lo que le interesa para defender sus tesis, y oye lo hace realmente bien. Felicidades. Pero bueno yo en lugar de buscar el enfrentamiento intentaré poner paz. Lo primero olvidémonos de documentos de consenso tipo FESNAD-SEEDO, olvidémonos de lo que nos dice la EFSA y la FDA…por ejemplo la EFSA no hace aprueba ninguna declaración saludable con respecto a soja, la FDA si lo hace, y así en muchas otras cosas,por ejemplo la EFSA dice que no hay evidencia del poder saciante de las proteinas, y si lees revisiones sistematicas y metanalisis veras que se puede estar perfectamente en desacuerdo. Yo pienso que lo mejor es que sobre cada tema en conflicto cada uno lea lo que hay publicado y saque sus propias conclusiones, yo por lo menos no me fio de las viejas glorias de la EFSA ni casi de nadie la verdad, que hay muchos intereses en estos asuntos. Cambiamos de tema, eficacia de diferentes dietas para la perdida de peso: pues nos guste más o nos guste menos los miles de estudios publicados muestran resultados positivos de reducción de peso y en la mejoras en riesgos cardiovasculares, y otros beneficios de salud en dietas hipocaloricas bajas en grasas, dietas vegetarianas, dietas tipo mediterranea, dietas muy bajas en hidratos de carbono (cetogénicas tipo Atkins o menos drasticas tipo Paleo dieta ricas también en proteinas), A ver si llegamos a un consenso…todas estas dietas son seguramente mejores que la alimentación basura que nos lleva a la epidemia de obesidad que padecemos en la actualidad. Evidencias cientificas sobre alimentos: Verduras y frutas se asocian con efectos beneficiosos para la salud (no cito referencias porque ya las sabeis y no quiero aburrir, pero si quereis las pedís que las tengo), el consumo de legumbres también, el de cereales integrales y de bajo indice glucémico también, el consumo de pescado y carnes blancas también, el consumo de frutos secos también, de grasas saludables también, y hay algunas cosas en las que los estudios son contradictorios: por ejemplo sobre las carnes rojas, y carnes procesadas que yo limitaría (sobre todo la procesada) hasta que haya mayor nivel de evidencia. Otro punto controvertido son las grasas saturadas: las hay de muy distintos tipos y hay cosas que no están del todo claro…personalmente pienso que el ácido palmitico no tiene los mismos efectos en la salud que el estearico, ni que los de cadena corta, y por esta razon no creo que podamos sacar conclusiones en general sobre este diverso grupo. Otro punto de consenso espero que sea que los alimentos refinados no pueden ser la base de la alimentación y menos de una alimentación saludable. No podemos hacernos los ciegos antes las evidencias científicas que muestran que los carbohidratos refinados son peores que las grasas saturadas, y a estas alturas no podemos inflar a la gente a comer pan mas blanco que el azúcar con almidón puro total y que aparte de hidratos de carbono de alto indice glucémico no aporta apenas nutriente mas. Si le metemos caña al azucar de mesa metamos caña tb a los refinados que mas o menos hacen la misma cosa. Al Dr Campillo , al que no le gustan muchos los hidratos, le diré dos cosas. Tanto tú como yo defendemos que una caloria no es una caloría. Tu dirías no es lo mismo una caloría procedente de hidratos que una procedente de proteinas (las cuales por cierto muchos nutricionistas acusamos sin razón de ser las causantes de las mil y una plagas y epidemias que azotan el mundo cuando por ej el Institute of Medicine muestra que las recomendaciones están entre un 10-35 %, y Harvard School of Public Health muestran que al sustituir hidratos refinados por proteinas se consiguen resultados muy positivos), pero realmente no es lo mismo una caloría procedente de un donuts que la que procede de una espinaca o un ajo (hidratos), o la que procede de una coca-cola que la que procede de una lenteja, o la que procede de un cruasán que la que procede de una avellana, ni la que procede de cualquier tipo de producto procesado con harinas blancas y grasas trans que las que procede de una frambuesa o una fresa. No podemos ser ciegos en eso, y en que los cereales integrales están asociados a efectos positivos en la salud, y en que las dietas muy bajas en hidratos necesitan mas estudios en su seguridad a largo plazo. Y al resto de nutricionistas….prescribir una dieta con un 60 % de hidratos y con una base en cereales refinados es prehistoria…olvidémonos de los errores del pasado, no acusemos a las proteinas de sandeces, y las grasas….pues solo teneis que ver el estudio Predimed…el grupo que mejor resultados consiguio ¿cual fue? Pues el de las personas que tomaban 1 litro de aceite de oliva virgen a la semana….y calcular pero eso son muchas grasas…pero saludables.Por cierto el segundo grupo que mejor resultados obtuvo fue el alto en frutos secos (vamos también alto en grasas saludables), y el que peor resultado de todos, pues como cualquier investigador y estudiante serio se imaginaba el bajo en grasas y con cereales refinados. Termino…tenemos una gran tarea por hacer, nuestro trabajo es dificil, la industria alimentaría nos ayuda bien poco, pero tenemos muchas razones para trabajar juntos, hay muchas cosas que nos unen, tenemos evidencias científicas sobre muchos alimentos…no perdamos nuestro tiempo tirandonos los trastos y usemos esas estrategias que funcionan para mejorar no solo la esperanza de vida sino la calidad de vida de las personas. Y nada, hasta aquí la humilde opinión de un cartero. Salud y buenos alimentos para todos.

    04 junio 2013 | 22:15

Los comentarios están cerrados.