BLOGS

La carrera hacia las elecciones catalanas del 25N

2011, Odisea del Espacio (político catalán)

El espacio político catalán puede quedar muy revuelto en 2011. Es muy probable que convivan en un mismo hemiciclo más partidos que nunca. Joan Laporta puede entrar, Ciutadans se podría mantener, con lo que podría haber un mínimo de siete fuerzas representadas, de signo e ideario muy variado. CiU y PSC continúan con su estrategia bipartidista. Los socialistas le siguen buscando las cosquillas a Artur Mas con su arsenal de vídeos; el último, un clip con música de Los Rodríguez. A este paso, no tardarán en montar un videoclub. Pero, lo realmente importante ahora no es la política, sino la política ficción. Todo el mundoHomer Simpson hace sus números, encuestas, para intentar saber por dónde tienen que ir sus discursos. Si José Montilla anuncia que rompe con el tripartito es porque los sondeos le obligan a ello, aunque quede incoherente afirmar que el Govern lo ha hecho bien y, acto seguido, asegurar que no lo reeditará.
Da la impresión que esta Odisea del Espacio político catalán del 2011 se ha impregnado de cierta confusión, como si nadie supiera cómo pasar del hueso al satélite, cómo evolucionar para poder captar los votos de unos ciudadanos aletargados por la política. Nietzsche apostaba por sustituir la moral por la verdad. Y es que se echa en falta que el hombre (el candidato) se muestre tal como es, con sus ideas, ante el electorado. Stanley Kubrick, en su joya cinematográfica 2001 Odisea del espacio nos planteaba los retos a los que ha tenido que hacer frente el ser humano, no sólo en compañía, sino, sobre todo, sólo. Dicen que la política marca la evolución de nuestra sociedad, pero nos tenemos que preguntar si, realmente, lo está consiguiendo. Más bien esto, ahora, es cosa de los lobbies económicos. Por eso, aparco a Kubrick y me quedo con la parodia que los Simpsons hicieron de la conquista del espacio, con esa escena genial de Homer comiendo patatas fritas flotando dentro de la nave espacial. Porque los partidos, si no empiezan a dejar de ser tan encorsetados y estratégicos, no conseguirán nunca movilizar al electorado (¿les interesa, en realidad?).

Los comentarios están cerrados.