BLOGS

"El deseado bien último se alcanza mejor mediante el libre comercio de ideas".(1919) Juez O. Wendell Holmes del Tribunal Supremo de EE UU

Archivo de diciembre, 2007

Perdónales… no saben lo que dicen

Los obispos tienen todo el derecho a manifestarse por la calle, a congregar a sus fieles, a predicar, incluso a arengar. Un derecho que en ocasiones han negado a los demás por ese orgullo que lleva a pensar que lo propio es lo único verdadero y que por tanto debe imponerse.

Los discursos pronunciados por los invitados al acto de esta mañana en la Plaza de Colón de Madrid, están en la lógica previsible y habitual en estos casos. Defienden la familia tradicional personas que han renunciado a crear una familia, pero estas son contradicciones que forman parte de la naturaleza de las cosas. En cualquier caso la familia es asunto complejo y que no puede ser monopolizado por personas, ideologías o religiones. Pocas religiones confían tanto en la familia como los hindúes, pero sus costumbres nos parecen inapropiadas para nuestra cultura.

De lo escuchado me llamó la atención un comentario del cardenal de Valencia, Agustín García Gasco: “no se respeta la Constitución y nos dirigimos a la demolición de la democracia”. Son textuales y fueron leídas, es decir que antes fueron escritas y, supongo, meditadas. La defensa de la Constitución por parte de un obispo como García Gasco es novedosa, ni le gustaba ni le gusta esta Constitución, de manera que su defensa es una noticia, ¿o no?. Lo mismo que lo es la alusión a la “democracia” un invento liberal de poco más de dos siglos (muy reciente para la Iglesia) propio de esas sociedades relativistas que tanto inquietan a los obispos. ¿Porqué esas referencias? ¿Qué pretende el cardenal? No acierto a comprenderlo.

Hubo mucha gente en la concentración, los obispos tienen una gran capacidad de movilización y una feligresía leal y sacrificada. Pero para afinar datos de personas presentes les recomiendo el manifestometro que desde hace unos años calcula superficies y personas que las ocupan. A descatcar el orden en un acto tan emotivo y de riesgo. Y a destacar lo inncesario de no decir la verdad ni en las cifras, ni el los comentarios. Quizá haya que recordsar aquello de perdónales… no saben lo que dicen. ¿O si lo saben?.

Chávez: transparencia o propaganda

La libertad de unos pocos, muy pocos, de los centenares de secuestrados por las guerrillas colombianas que encabeza un tal Marulanda, apodado “tirofijo” devolverá al primer plano internacional al presidente Chávez, en el papel de benefactor de la humanidad. Él es el mediador del fin de la tropelía que suponen estos secuestros que van contra cualquier noción de los derechos humanos. Chávez convoca a los periodistas para garantizar trasparencia en el canje, pero lo que busca es propaganda.

Chávez va a ser el eje central de la actualidad estos últimos días del año, ávidos siempre de noticias con color. Pues no va a faltar color. La entrega de los secuestrados va a tener a una corte de representantes de gobiernos que dicen haber intervenido en la negociación con los terroristas (¿no son terroristas estos guerrilleros de las FARC?) y a otra de periodistas ávidos de reflejar la noticia con todas las emociones imaginables. Entre otras la de ese niño de dos años, Enmanuel, nacido en el cautiverio, al que ya se ha referido Chávez en sus primeras apariciones en escena.

El llamado síndrome de Estocolmo por el que un extorsionado agradece a su extorsionador que concluya la extorsión lo vamos a ver reflejado, no tanto referido a los secuestrados cuando a sus entornos y a no pocos oportunistas.

Vamos a tener oportunidades para el asombro. Dias atrás un corresponsal de un medio con pretensiones aludía sin rubor a unos “detenidos” por la guerrilla colombiana (que no secuestrados) que iban a ser liberados. Como este vamos a ver y oír muchos disparates.

La huelga del metro hará historia

Son cuatro empresas concesionarias del servicio de limpieza del metro de Madrid con 1500 trabajadores. A principios de la pasada semana sus trabajadores iniciaron una huelga indefinida de las calificadas como duras, una huelga activa por cuanto no limpian y, algunos, además, ensucian. Suben la presión para lograr antes lo que pretenden.

Estas huelgas de servicios públicos tienen cuatro partes: las empresas concesionarias, sus trabajadores, los clientes (víctimas indefensas y perdedores perpetuos), y la administración que otorga el servicio y tienen la obligación de garantizar ese servicio.

Las empresas han denunciado en los juzgados varios centenares de actos de vandalismo, muchos de los cuales serán admitidos por los tribunales y traerán de cabeza a más de uno de sus actores. Especialmente si interviene el Servicio Público de Salud, denuncia delitos contra la salud pública e insta la actuación de la fiscalía, que irá más allá del conflicto.

Los dirigentes de la huelga amenazan con hacer caso omiso de los servicios mínimos y con endurecer la huelga. Pudieran pasarse de presión y sufrir un efecto bumerán, es decir que la huelga les caiga encima. Ocurrió hace unos 25 años con una huelga similar en la EMT, un conflicto duro que acabó en derrota histórica de los huelguistas, que concitaron la mayor de las antipatías.

La presidente Aguirre ha visto una oportunidad para acreditar firmeza y liderazgo y ha ordenado iniciar los trámites de rescisión de los contratos a los concesionarios. Traslada la presión a las empresas. Y advierte que puede convocar nuevos concursos. Quizá una advertencia excesiva, sobre todo porque los empelados van con la contrata. Pero que marca una línea de resistencia que el comité de huelga tendrá que tener en cuenta.

Esta huelga acabará en los tribunales y seguidamente provocará una sentencia que siente jurisprudencia sobre los límites del derecho de huelga y sobre quien paga los perjuicios a terceros.

Discurso del Rey: 10 millones de audiencia

El Rey suele ser noticia por lo que hace habitualmente, es una de esas personas que siempre tiene cámaras al frente, a la espalda y al lado, y cuya agenda debe ser pública. Pero apenas tiene oportunidades para expesar opiniones personales y políticas, por su boca habla el gobierno, que es quien dirige la política de la nación.

El discurso del Rey de Navidad es una de las pocas oportunidades para un discurso de Estadio, preparado en la Zarzuela, bendecido en la Moncloa, en el que cabe marcar algunas preferencias o preocupaciones. El de este año no ha diferido de los anteriores, semejantes valores y referencias; pero interpretan los comentaristas un recado del Jefe del Estado a los políticos: que conjuguen mejor las estrategias de consenso. Se refería el rey a la política contra el terrorismo, pero algunos han interpretado que al fondo estaba un hipotético gobierno de gran coalicion entre los dos grandes partidos. Un gobierno a la alemana para actualizar la Constitución cuando se van a cumplir 30 años de la Carta Magna.

Quienes conocen al Rey dicen que se resiste a cualquier preferencia en cuanto a quien debe gobernar, que lo que le interesa es la estabilidad institucional. Así debe ser, por ahora han sido más los intentos de instrumentalizar al Rey desde la política que lo contrario.

El discurso de quince minutos fue emitido en directo (señal libre y gratuita producida por TVE) por casi todas las televisiones (no por la vasca ETB, pero si por la catalana TV3 donde alcanzó una audiencia superior a la media de la cadena ese día) con un audiencia global muy superior a los 10 millones de espectadores. Quizá fue un rollo, perom con audiencia abrumadora. TV1 hizo un 30%, A3 y T5 añadieron un 16% y un 13%. En Cataluña TV3 superó el 18%.

Decepción catalana por los nuevos AVE a Málaga y Valladolid

El presidente del Gobierno no resistió estos días la tentación de inaugurar (y de reiterar “Feliz Navidad”), asi que el viernes se subió al AVE con destino Valladolid (y parada en Segovia) y el sábado hizo otro tanto con destino Málaga. La ministra del ramo, Fomento, caminó a su lado con la sonrisa de éxito, por encima de la de recusada.

El AVE de Madrid a Sevilla (el de Felipe) circula desde 1992, con paradas en Ciudad Real, Puertollano y Córdoba. Fue criticado, le llamaron “el tren bobo”, le acusaron de despilfarro, y no pocos pronosticaron su fracaso. No ha fracasado, por el contrario hoy todas las capitales aspiran a la alta velocidad tanto como a un equipo en primera división.

Con extremos en Sevilla, Málaga, Tarragona, Valladolid, Huesca y Toledo la red AVE une hoy trece capitales de seis comunidades autónomas, en plazos que van de media hora (Madrid a Toledo) a cinco horas (Tarragona Málaga). Adicionalmente otro buen número de capitales más lejanas de Madrid han recortado el tiempo de viaje en tren, por el uso de ejes variables para los dos anchos de vía, que permiten velocidad alta, 200 kilómetros por hora, competitiva con la carretra. El norte de España (Irún, Bilbao, Santander, Gijón) reduce más de una hora el viaje en tren al centro de la península.

De las dos inauguracioens de estos días me ha llamado la atención la decepción catalana, puesta de evidencia en La Vanguardia con titulares como “El norte entra en el mapa y Madrid amplia aun más su área de influencia” y una portada que rezuma frustración en ese subtítulo: “A falta de Ave la lotería deja 260 millones en Catalunya”.

También me sorprendió un titular de ABC: “Técnicos de ADIF cuestionan la seguridad del Ave a Valladolid que hoy inaugura Zapatero”, sin identificar a esos técnicos, ni referir los documentos en los que plasman su inquietante dictamen. Quizá la firmante del reportaje tiene razón o quizá sesa que se trata de aquello de que al gobierno, especialmente a Zapatero, ni agua, todo mal porque sí o porque también.

¡Veinticinco mil pesetas!

Para los que tenemos una edad la musiquilla radiofónica de las ¡25.000 pesetas! de Lotería, que cantan, tras intensos ensayos, los escolares de San Ildefonso, era el disparo de salida de las vacaciones y la navidad; regalos y turrón. Y para los que vivíamos en la meseta también tiempo de nieve y buen rollo con la vecindad. Quizá ahora menos nieve y buen rollito pero más de lo demás.

La Lotería es un buen negocio del Estado, un monopolio que funciona como un reloj. Con la Lotería de Navidad Lotería de Navidad el Tesoro se pone las botas y además reparte alegría al prójimo agraciado con alguno de los premios; uno de los más agradecidos es que te devuelvan lo jugado, lo cual propicia el chiste fácil para los no partidarios que dicen que les toca todo lo que echan, es decir nada.

Hacienda pone a la venta 85.000 números de lotería, de cada uno de ellos imprime 185 series a razón de 200 euros cada una, divididos luego en décimos de 20 euros. El resultado final es que el papel puesto a la venta, que suele venderse íntegramente, alcanza la cifra de 3.150 millones de euros (equivalen a medio billón de pesetas, un pico). El Estado reparte a los jugadores premiados el 70%, 2.200 millones de euros y con lo que queda paga los gastos del juego y el resto lo incorpora al común. Un gran negocio que da, sin riesgos, más del 20% de lo que gestiona.

Jugar Lotería de Navidad forma parte de la liturgia de estos días. He mirado mi cartera y me encuentro con media docena de billetes de veinte euros. Nunca me ha tocado más allá de lo echado, pero os deseo a todos los que lleváis lotería que os toque el gordo. Algo toca al 15% de los décimos en juego, en “20 minutos” puede verificar si es d elos agraciados, el resto de jugadores son contribuyentes generosos y emocionados.

Cinismo en torno al aborto

El aborto fue uno de los temas polémicas en el aterrizaje constitucional de los primeros años ochenta. Irritó a algunos sectores, especialmente al episcopal, pero es una ley incorporada al tronco común de los derechos. El aborto es materia delicada que requiere mucho respeto, mucha serenidad y menos cinismo del habitual. Se trata de un derecho individual de las mujeres, no necesariamente compartido con sus parejas. Un derecho complejo que conlleva sacrificios y dolor y que requiere concursos profesionales de médicos cualificados y de hospitales preparados.

La ley española de 1985 establece condiciones al aborto, algunas tan imprecisas que acercan una ley de plazos sin condiciones. Y frente a la ley se ha levantado la objeción de conciencia de los médicos, generalizada en toda la sanidad pública. En torno al abordo hay mucho cinismo. Les hay que se oponen pero que lo aceptan cuando les tocan de cerca algunas circunstancias. Les hay que objetan en un hospital público pero lo practican en uno privado por la tarde, los de ¡Aborto, NO (por la mañana).

Los datos dicen que la práctica del aborto en España es alta, demasiado elevada, inexplicablemente elevada. Fallan los sistemas anticonceptivos y es inexiste el socorro y la atención personal a quienes contemplan esa posibilidad. La población emigrante, especialmente la del este de Europa, han elevado el censo de abortos, entre otras razones porque en algunas sociedades forma parte del sistema de anticoncepción.

La persecución de las clínicas abortistas de Barcelona que se ha saldado con prisión provisional y suspensiones profesionales, está amparada por las exigencias de la ley y sería excesivo inscribirla en una campaña organizada para suspender la ley. La pretensión de modificar la ley e ir a una de plazos, en vísperas de disolver la legislatura no es seria, no se puede gestionar un asunto de esta naturaleza en trámite de urgencia. No se puede corregir una ley tan complicada, tan sensible, en un abrir y cerrar de ojos. Pero la polémica está servicda y el gobierno ha tenido una respuesta confusa, Zapatero ha dado pasos adelante y atrás, con debilidad y torpeza. Lo último es que no irá en el programa electoral.

Y antes de modificar la ley hay que revisar a fondo si los recursos puestos en juego para paliar el sufrimiento de quienes recurren al aborto son suficientes. Si hay alternativas y apoyo para que sean eficaces. Y analizar el desistimiento de la sanidad pública de este problema, que también forma parte del problema.

No va más en el Congreso

A las nueve de la mañana está convocado el pleno del Congreso. No faltará ni uno de los titulares del lado izquierdo, los del grupo socialista (164) y los cinco de las dos familias de IU. Tampoco faltarán los 7 del PNV. Todos ellos suman los 176 votos necesarios para sacar adelante los Presupuestos del 2008, con alguna incoherencia que el Senado debería haber corregido pero que no lo hizo.

Es la última prueba parlamentaria para este gobierno que inició su etapa con el poder con una posición débil que propició acuerdos parlamentarios que han servido para sacar adelante no pocas leyes pero con un apreciable desgaste interno y externo.

Tanto desgaste que las encuestas dan un empate técnico entre los dos grandes partidos, no tanto por los méritos de cada uno, cuanto por los deméritos del adversario. A los partidarios de uno y otro partido les sorprende que los suyos no lleven clara ventaja, a la vista del lamentable nivel del contrario.

Tras este Pleno el Congreso concluyen las tareas legislativas y de control de la legislatura. Ayer se celebró el último debate de la temporada y hasta que se constituya la nueva Cámara en abril poco queda por rascar.

La legislatura ha sido bronca, maleducada, nada ejemplar y bastante decepcionante. El atentado de Atocha, que debería haber unido, separó a las fuerzas políticas y propició abismos personales entre los políticos principales. Y como mustra el debate de ayer. Peor aun la sesión de antesdeayer en el Senado cuando algunos gritaban como si de una manifestación callejera se tratara tras treprobar a la ministra de Fomento y se aplaudian y abrazaban por ello.

Gadafi: un sátrapa que disfruta

Gadafi podía haber acabado como Sadam Husein, deméritos no le faltan, incluso la operación militar en Libia hubiera sido mucho más sencilla que la de Irak y mucho más ejemplar. Pero Gadafi intuyó el peligro y pidió un arreglo, aun a costa de indemnizar con cantidades millonarias a las víctimas de varios actos terroristas, reconociendo así que algo tenía que ver con esos asesinatos miserables. Británicos y norteamericanos, con la CIA por medio, aceptaron las disculpas del sátrapa y su compromiso de no volver a las andadas. E inmediatamente los intereses occidentales volvieron a Libia, al negocio del gas y el petróleo y a la contratación de obra pública.

Ahora Gadafi decide darse una vuelta por Europa para disfrutar de la hospitalidad de sus clientes. El líder revolucionario se desplaza con tres aviones, dos docenas de coches y un séquito de más de trescientos servidores, con su tienda de campaña y su corte de guardaespaldas. Tan extravagante como costoso. Entre vez y cuando se le escapa alguna pavada populista, pero tiende a callar y disfrutar.

El adalid de las libertades que dice ser Aznar acude, sin que le aprieten responsabilidades de estado, a la tienda del sátrapa para compartir cordero y, quizá, algo más. El Rey y el Presidente del gobierno ofrecerán la mesa y mantel del Estado al libio que ni es jefe del estado ni del gobierno, simplemente conductor de una revolución que mantiene en el poder a uno de los dictadores más veteranos del planeta, 37 años en el machito, al que llegó con 27 años. Su hijo de espera en la antesala para seguir en el poder. Hoy llega a Madrid, mañana se va, partido de la risa, encantado de las atenciones de sus nada amigos socios.

Aprietas el interruptor y hay luz

El frío y el calor extremos ponen a prueba la resistencia de algunos servicios públicos, entre ellos el eléctrico, que es uno de esos milagros de la técnica que solo se aprecian cuando faltan. En Barcelona lo sufrieron el pasado verano cuando un cable mal caído provocó un colapso en cascada que dejo media ciudad a oscuras y una parte de esa media a velas durante varios días. Vivir sin electricidad es tan catastrófico como quedarse sin agua.

Ayer, a eso de las seis de la tarde, de tanto apretar interruptores, la exigencia de energía eléctrica en un instante marcó un punto máximo histórico: más de 45.450 megavatios que serán superados pronto, cualquiera de los próximos días.

La capacidad de producir electricidad en España da de sobra para atender esa demanda y más, pero hace falta que todo funcione como es debido, que no se caiga ninguna central de producción (generación) y que el transporte en alta, media y baja tensión, sometido a las leyes de la física (las que formuló Kirchhoft, que explican como viaja la energía y por qué no se almacena) no sufra cortes.

Ayer, al anochecer, el sistema funcionó como estaba previsto, pero el balance de la oferta revela algunas curiosidades, según datos de RED ELECTRICA . Por ejemplo las palas eólicas, aportaron poco más del 3% de la oferta (aunque la potencia instalada alcanza el 14%). Con mucho frío (o calor) no hay viento y los molinos no producen energía. Ayer los kilovatios salían de los ciclos combinados (gas) el 36%, del carbón (18%) y de las nucleares (16%). Sin esas contribuciones en punta de demanda nos hubiéramos quedado a oscuras.