BLOGS Deportes
Runstorming Runstorming

Poner un pie delante de otro nunca tuvo tanta trascendencia.

Sociología I. [respuestas]

Vamos con la respuesta al enunciado. En esta triada de fotos se puede comprobar por encima de todo que no hay minorías. ¿Minorías? ¿No somos los runners una minoría? – declama el poeta de la zapatilla, quejumbroso y rimbaudiano. Dentro de la minoría, efectivamente, no sois sino una mayoría aplastante. Me refiero que no se perciben minorías étnicas evidentes; dado que es muy difícil vislumbrar en una foto el lugar de nacimiento, pero partiendo de que en España hay 6millones de habitantes empadronados sobre 46 millones (un 13%, o 1 de cada 7)…

En las tres fotos podemos ver españolitos morenos, pelo corto, perillas, flacos, rechonchos, mozas (alguna hay alcanzando picos de hasta un 20% según en qué carreras y un 40% según qué ritmos), españolitos/as urbanos, periurbanos, rurales (en Muñogalindo hay 5 corredores habituales y uno ha escrito una carta a la Runners y todo, aunque no sabemos quién es), a los que [1] el médico o la pareja le ha dicho que se tome en serio su salud, [2] el amor y la llegada de la temporada ligera de ropa ha empujado al deporte-salud, [3] el aburrimiento y el tiempo de ocio le hace empezar a correr, [4] su herencia familiar o el entorno deportivo le dice que esto es divertido, molón y sanote o [5] la crisis de los 40 le lleva a buscar retos parasexuales, su superación personal o el mundo ultra. Estos podían ser los 5 pilares del español medio corredor. Pero en ellos apenas encaja la perspectiva de vida, las ocasiones o el entorno laboral de un inmigrado. Al contrario, la lengua no es una barrera, la moda tampoco y las religiones no suelen decir nada sobre maratones. ¿Pero dónde están? En las fotos, no.

Hará un año o dos me topé con un artículo en que se relataban los atrasos que tenía una minoría como la hispana en el mundo de la recreación y la industria del ocio en los USA. Lo podéis encontrar en enlaces de la Outdoor Industry Foundation y también en mi vieja entrada. Toma pingback. “Como industria, nuestra responsabilidad es asegurarnos de que las actividades al aire libre incluyan y sean accesibles a todos los americanos”, declaraba Michelle Barnes, Vicepresidenta de la Outdoor Industry Foundation. “Ademas de constituir un porcentaje de la poblacion cada vez mas alto, los consumidores hispanos representan un segmento de interes para los comerciantes de la industria del esparcimiento al aire libre.” O sea, son un mercado emergente. Pero hay más peros.

Hay un artículo estupendo de Nuria Puig et al (INEFC Barcelona) que destaca estudios sobre colectivos de inmigrantes en Alemania en la época de la Revolución industrial. Muestran “que la integración de estos colectivos a la nueva sociedad se hizo mediante la fundación de clubes deportivos, en el seno de los cuales podían sentirse unidos por sus orígenes y afrontar mejor la adaptación a un nuevo entorno (Heinemann y Schubert, 1999). Incluso el nombre de estos clubes es significativo para entender la función social que ejercieron: Concordia,Armonía, Hermandad”. Posteriormente se han detectado problemas al convertirse estos equipos, a nivel no competitivo, en guettos de barrio donde se expresa más la xenofobia, pero es un comienzo. Todos conocemos los peruanos futboleros, los ecuatorianos futboleros (madre mía, qué herencia cultural les hemos dado). Pero correr es individual. Mierda. Otra dificultad.

¿Cómo empezar a correr siendo una minoría? ¿Si apenas tengo trabajo, es ético gastar energías en correr? Hombre, la primera generación de españoles hijos de emigrados ya están integrados en las instituciones educativas y el mercado laboral. Pero no se lanzan a correr. A ver si entre todos damos con las claves de ello.

8 comentarios

  1. Dice ser Ana *

    En San Blas yo sí que veo bastantes inmigrantes (sudamericanos, concretamente) correteando por el parque. Lo que pasa es que se lo toman de otro modo, más relajado, en plan familiar. No sé si saben que existen las carreras populares. Yo, hasta hace tres años, también las desconocía.
    ¿Tú conoces Muñogalindo? Mi padre era de allí. Llevo siglos sin ir. Igual uno de esos cinco corredores es familiar mío.

    12 Agosto 2009 | 10:50

  2. spanjaard

    Copiota, es mi padre el que es de allí.

    12 Agosto 2009 | 10:51

  3. Dice ser Ana *

    A ver si ahora resulta que vamos a ser hermanos 😛

    12 Agosto 2009 | 10:59

  4. Dice ser duquito

    Cuando afirmas lo de las mozas, supongo que tus gafas son mejores que las mías, porque sólo veo una, y ‘arrebuscando’ con tesón…

    12 Agosto 2009 | 13:13

  5. spanjaard

    Visioso ajqueroso.

    12 Agosto 2009 | 14:07

  6. Dice ser Frijolisto

    Pues donde yo vivo veo, casi cada mañana, a dos chinos corriendo. Jovencitos ambos, con su pantalón de chandal y camisa de tergal de cuadros de las de toda la vida. Eso sí, nunca van juntos, siempre les separan un minuto o dos. Yo siempre me digo, “Joder que raro!!”, es que lo es ¿verdad?

    12 Agosto 2009 | 19:27

  7. Dice ser Frijolisto

    Por cierto… Yo no soy de Muñogalindo, pero los chinos viven en Ávila, así que si quieres hacer trabajo de campo (preguntarles y eso…) me preguntas el sitio y la hora y fijo que podrás presenciar el espectáculo, y digo expectáculo por lo excepcional del asunto, claro.

    12 Agosto 2009 | 19:37

  8. spanjaard

    Coño qué cosa más curiosa. Gracias.

    13 Agosto 2009 | 06:58

Los comentarios están cerrados.