BLOGS Deportes
Runstorming Runstorming

Poner un pie delante de otro nunca tuvo tanta trascendencia.

Unos pocos días al año adoro el ciclismo

El resto, escándalos, discusiones en foros sobre si está más o menos pervertido, conversaciones privadas sobre los escandalosos niveles de drogadicción promovida y consentida en categorías inferiores y recreativas, en fin. Cinco sextas partes del año es tontería: no se puede ilusionar a nadie con este deporte que mueve decenas de miles de practicantes cada día en las carreteras asesinas pero bellas. Pandillas y grupos que ruedan por el carril bici de turno haciendo la envidia del desesperado solitario corredor.

Pero unos pocos días, mando a tomar por culo a las drogas (necesarias para que siga vuestro espectáculo, opinadores y puritanos defensores de la fe) y me recorre un escalofrío por la médula: son las grandes etapas alpinas, dolomíticas, pirenaicas o de los picos de Europa en las grandes rondas por etapas. Quizá se cuela alguna clásica llena de kasseien (adoquines), en rectas entre granjas o en muros imposibles del noroeste europeo. Hoy se afronta el Zoncolan. Ver foto. Pero ver la foto con mirada de aprendiz de ingeniero de caminos. Olvidad los ciclistas que suben, como comentaba Sergio un día con los ojos desencajados y las bocas abiertas, cuando fue a ver una etapa de Alpes al Tour de France. Mirad solamente la barbaridad de carretera, antiguo camino de herradura, túneles tremendos con una luz al final como la nombradísima luz blanca que uno ve en los instantes de la muerte, dicen.

Caminos que habrán visto y soportado suelas desgastadas, herraduras, pezuñas y ruedas de bicicleta, de carro, treparas diseñadas tirando un burro delante y abriendo zapa detrás. Siglos de camino que encuentran la utilidad para la mítica cosa del ciclismo de montaña. Olvidad los nombres de los corredores que harán épica hoy en el Giro de Italia, los nombres que pasarán página y abrirán sumario de un nuevo juicio sumarísimo contra la doble moral. Mirad solamente esos árboles que encierran la serpenteante senda de la miseria europea. Cuantos partisanos, cuantos huidos, cuantos bandoleros. Cuanto ciclismo.

6 comentarios

  1. Dice ser Carlos

    Bello espectáculo el de las etapas de montaña.En lo que no estoy de acuerdo contigo es en que el doping sea necesario para mantener el tinglado. De hecho la imagen de este deporte se ve perjudicada por él y los patrocinadores, (estos sí imprescindibles), comienzan a huir a la par que los aficionados se desengañan.Además en doping tiene, a mi modo de ver, otro efecto contrario al espectáculo: iguala las fuerzas evitando desfallecimientos y hombradas. Todos van dopados, todos aguantan. Si el tiempo invertido en la subida dependiera sólo de tus propias fuerzas, de tu descanso no inducido, de tu alimentación…, veríamos espectáculos como los de antaño.Un saludo y a disfrutar.

    30 Mayo 2007 | 11:30

  2. Dice ser Juanma

    joer, y yo sin poder ver la etapa…alguna página online dónde poder verlo?

    30 Mayo 2007 | 14:42

  3. Dice ser Sylvie

    Yo lo adoro muchos días al año, pero sobre mi flaca, que en la tele no me pone nada…y si he de disfrutar de esos bellos paisajes y subidas, prefiero hacerlo llevada por mis pies y mi mirada.Besitos.

    30 Mayo 2007 | 16:58

  4. Dice ser Anonymous

    Disiento de tí, Carlos. Lo de ‘antaño’ creo que era simplemente una menor densidad de corredores. Había 5 increiblemente buenos pero una masa crítica menor y de menor calidad. Ahora destacar entre 140 superespecialistas es mucho más difícil. Selección natural. Lo mismo que con la educación, ¿no?. Antes leer y escribir era cosa de pocos. Ahora hay que destacar entre un millón de licenciados.Por lo mismo que comenta Sylvie es por lo que me gusta (Juanma knows). Cuanto más seria me la he pegado sobre la flaca, más disfruta uno de la pájara.Saludos.

    31 Mayo 2007 | 05:22

  5. Dice ser Carlos

    “Cuanto más seria me la he pegado sobre la flaca, más disfruta uno de la pájara”.Masoquismo puro y duro… 😉 :-DTe admito parte de razón en el argumento. Es cierto que esa superespecialización también favorece la igualdad, aunque sigo pensando que la falta de doping favorecería el espectáculo. Un saludo.

    31 Mayo 2007 | 07:51

  6. Dice ser Juanma

    Luis, deberías ilustrar esto con alguna de las fotos que tienes de penco, de cuando aquella marcha de 160 kilómetros que hiciste hace…. debe hacer un webo, de cuando cyt reluciente.Tripenco

    31 Mayo 2007 | 09:09

Los comentarios están cerrados.