BLOGS Deportes
Runstorming Runstorming

Poner un pie delante de otro nunca tuvo tanta trascendencia.

Recordando senderos: ¿y por qué aquí no?

Estaba desayunandome la resaca del sabado con un pequeño libro (La Petite Histoire de Nantes) cuando me topé con un grabado del S.XIX de la ciudad del Loira. Me vino a la cabeza esa ribera fabulosa que es la del Erdre. Este es un río secundario al que le da por desembocar en el Loira, rey de reyes, río de ríos, y por el que han marcado un sendero ideal para correr o pasear o montar en bici. Lo han hecho además desde el mismo centro de la capital del Loira Atlántico, Nantes. Es bajar de cualquier parada de tranvía o salir de tu hotel y la enganchas a la primera.

Lo excepcional de este sendero no es su trazado o su existencia sino… ¿por qué aquí apenas hay sendas urbanas a lo largo de los valores fabulosos que -todavía- atesoran las ciudades españolas?. No recuerdo senda rodeando el tajo de Toledo, ni la muralla de Avila, ni un buen trato al GR-124 madrileño, la Senda Real, salvo lo muchísimo que han trabajado en ello colectivos como la web Andarines.com. No se… mira que últimamente estoy dando vueltas a la cosa de la historia de los caminos en España. Un camino no es una cosa rara que trazan cien aficionados a correr o cuatro chalados que pasean sus perros o recitan romanzas. Que no. Un camino es el resultado y detonador de cien millones de desplazamientos humanos. Es el germen de una calle, cuando la ciudad lo deglute. Es la futura carretera, o la antigua carretera, según se mire, cuando la autovía rodea añosos cascos urbanos.

Está tan poco explotado el camino español que da rabia. La rive de l´Erdre es para Nantes una gema. Para sus 800.000 habitantes rodeados por el PR de este río y por el GR de los Reyes, el que discurre a lo largo del Loira. Un GR que da igual donde retomar, es el camino por excelencia del centro francés. Recorre la maravillosa cadeneta que tejen sitios como Orleans, Blois, Chaumont, Amboise, Tours… y está documentadísimo. Hay webs, hay cartografía del IGN francés. Las excusas no existen para tomar un transporte que te deje al final de una ruta histórica y encargarse uno mismo de recorrer a pie los kilómetros que haya hasta el origen del día. Este invierno arrancaremos con alguna ruta entre los amigos del foro, de esas que han visto pasar carros, mulas, reyes, holgazanes y vagamundos, corredores, correos y más de un hijo de puta que usó esas sendas para poner tierra de por medio.

4 comentarios

  1. Dice ser Sergio

    Preciosa zona, digna de ser pateada…

    18 Diciembre 2006 | 16:29

  2. Dice ser SlowPepe

    Suscribo el espíritu de estas líneas. Aquí parece que avenidas, carreteras y autovías sea todo lo que importa. Hay que ir rápido, cuanto más, mejor (sic). No conozco las Vías Verdes, pero podrían ser un principio.

    18 Diciembre 2006 | 23:52

  3. Dice ser cabesc

    Querido slowpepe:vias verdes, algunas de gran belleza y otras por descubrir, unos 1500 kilómetros para patear.

    19 Diciembre 2006 | 11:14

  4. Dice ser Santi Palillo

    Las Vías Verdes parecen la alternativa local a esos caminos, alguna vez habría que recorrerlas aunque fuese andando.

    19 Diciembre 2006 | 15:57

Los comentarios están cerrados.