BLOGS Deportes
Runstorming Runstorming

Poner un pie delante de otro nunca tuvo tanta trascendencia.

Sturm und drang

Llegan las tormentas y los rayos y los vientos caldeados que trepan por las piernas hasta anudarse mortalmente en las gargantas. Se termina la resequera, opá. Joder, llevaba 4 días con un moco seco pegado en lo más alto de las fosas nasales y hasta empezaba a estornudar del polvo adherido por casa, por los parques, por los caminos, en el pc del trabajo, por la escalera…

Septiembre amenazaba con romper los récords. Y uno, que se ha dejado llevar por la euforia de correr más deprisa, temía por la salud mental y de la otra: demasiados días saliendo a correr fuerte con temperaturas y humedad relativa saharianos, estepeños. Pero hoy hemos tenido un atisbo de la fuerza de la naturaleza. Bueno, miento. Ayer, bajando de la zona de Valdelamasa (monte de Valdelatas), se veían rayos por ese lugar en el que convergen todos los males del universo, y donde los cataclismos naturales se alían con las reivindicaciones salariales de los pilotos de Iberia. Si, en Barajas ayer empezaba a zumbar. Hoy ya era generalizado. Parece que todo el centro peninsular se pone a atronar. El viaje romántico hacia el ruido, la luz que restalla, lo sublime que cantaba Friedrich, las fuerzas desatadas y yo haciendo dos bloques de 400 metros en pista (2x4x400) como un corcel desbocado hacia no se sabe bien dónde. Vaya dos días que llevamos. Mañana, descanso tocan. Y revisión en el cardiólogo.

1 comentario

  1. Dice ser Bulderban

    Del cardiologo no te preocupes, cuando toque con el psiquiatra no estaría tranquilo 😉 ¿te ha llegado mi mail?¿q tel ese moco okupa?

    07 Septiembre 2006 | 19:18

Los comentarios están cerrados.