La gente de Rosy Runrún La gente de Rosy Runrún

Corazón, corazón; corazón pinturero.

Entradas etiquetadas como ‘Jesús Vázquez’

El de… ¿qué se ha hecho en la cara Jesús Vázquez?

Las redes sociales me dan la vida, por lo general, y en ocasiones me la quitan. Siempre me ha gustado Jesús Vázquez. Es uno de los presentadores más carismáticos de la televisión en nuestro país, un gran profesional y además está como un queso. Chicas ¿alguna vez os ha importado que fuese gay para fantasear con él? A mí desde luego no.

La cuestión es que he visto su instagram y me he quedado un poco sorprendida porque. No se si por un retoque digital, o un retoque medico estético, su cara parece diferente. No me atrevo a decir que se haya inyectado nada, porque no soy yo doctora ni experta en estos lindes pero… ¿Qué te parece a ti? ¿No está muy hinchado?

Todas estas imágenes, que son de su cuenta oficial de instagram, han sido subidas por él y la verdad es que en las redes sociales he leído varios comentarios al respecto de lo diferente que parece su cara.

Consutando con una amiga, asidua a los retoques (yo empezaré en breve), me dice que en su opinión podría haberse rellenado con ácido hialurónico los pómulos para así realzar más la piel y hacer que esté más tersa, y haberse inyectado bótox en la frente, el entrecejo y los ojos. Sus famosas, y supersexys, arruguitas en los ojos han desaparecido casi por completo. O eso o se ha pasado tuneando la foto.

Otra teoría podría ser que tuviese alergia a los gatos y que se le haya hinchado la cara. Estos días se encontró con un gatete y le acompañó hasta su casa. ¿Será eso?

No se cómo lo veréis pero a mí me gusta más con su carita huesuda con las facciones súper marcadas. En cualquier caso, me sigue encantando más que comer con las manos.

Palabra de Rosy.

fotos: instagram.com/jvazquezoficial

Jesús Vázquez cumple 50 años en su mejor momento personal y profesional

50 años no son nada. Me lo dice una amiga mía, que se dedica a eso del rejuvenecimiento, pero no hace tanta falta que nos lo diga: sólo hay que observar a personas como Jesús Vázquez, al que hemos visto este verano en la playa luciendo los mismos músculos y la misma tableta de chocolate que tenía cuando era aquel jovencillo que presentaba la Quinta Marcha y que tenía enamoraditas a todas las jóvenes del solar patrio.

Jesús Vázquez y su marido, Roberto, este verano. Foto: IG @jvazquezoficial

Jesús Vázquez y su marido, Roberto, este verano. Foto: IG @jvazquezoficial

Hoy cumple 50 años y desde aquí le felicitamos, no sólo por su cumple, que según tengo entendido va a celebrar por todo lo alto en una fiesta que ríete tú de la de Antonio Banderas, sino por ser un tipo legal, alguien que pese a su fama enorme no se ha dejado arrastrar por los cantos de sirena y los falsos relumbrones de la popularidad.

He estado muchas veces con Jesús Vázquez, y os aseguro que en las distancias cortas es exactamente igual que en la tele, igual (esto es algo que no se puede decir de muchos, siendo francas). Llano, simpático, extrovertido, un amor y un cielo, como bien sabe su marido, Roberto, con el que hace deporte y con el que lo comparte todo en esta vida. Si el amor verdadero existe, ellos lo conocen desde hace 14 años.

14 anos de amor

Sigue en el cielo profesional, manteniéndose en la cúspide sin necesidad de polémicas. Ahora con La Voz Kids, que llegó a hacer en su estreno un increíble 28 por ciento de audiencia.

la voz

Y sí, lo que dice el título de este artículo es rigurosamente cierto: está en su mejor momento. La madurez le ha dado perspectiva para contemplar la vida desde un punto de vista aún más amplio y la vida le sonríe tanto en lo personal como en lo profesional. No siempre ha sido así.

Recordemos que Jesús Vázquez lo pasó muy mal en los años de colegio por su homosexualidad (lo ha contado él mismo, la discriminación y las burlas y todo eso), y que mucho más tarde, cuando todo iba viento en popa, se dio de bruces con el Arny, aquel embrollo de corrupción que le obligó a ir a un juicio y que provocó que medio país le señalara como si él se hubiera acostado con menores, algo que no hizo jamás, tal y como dijo el juez años después, al finalizar un duro proceso en medio del cual murió su madre, sin llegar a saber del todo nunca la verdad.

Jesús nunca hizo un tabú de ese tema, habló claramente de lo que había sufrido, de lo que había pasado, y sólo años más tarde consiguió sanar esa herida enorme.

Pero hoy es un día alegre, así que recordemos algunas imágenes de aquellos años en los que era un jovencillo que empezaba a triunfar en Telecinco, fotos que él mismo ha sacado del baúl de los recuerdos.

jesus 22 anos

joven-2

joven

jovencisimo con peto

 

jesus y penelope

 

Este fin de semana celebra la fiesta de cumpleaños en su casa. Irán famosos y no tan famosos, sus amigos, entre los que se encuentra Boris Izaguirre o Vicky Martín Berrocal. Faltará Pedro Zerolo, maldita sea. Aquel día, en la capilla ardiente por su buen amigo Pedro Zerolo, delante del ataúd de este hombre que injustamente se nos fue antes de tiempo, fue el último día que le vi.

Dice Jesús que no lleva bien cumplir años, que lo de los 50 no le atrae nada, pero yo no me lo puedo creer, porque ya quisieran muchos… ¿no os parece?

Felicidades otra vez a Jesús, y buen miércoles a tod@s!

Rosy

La extraña amistad entre Vargas Llosa y la Preysler y el último adiós a Pedro Zerolo

La revista Hola nos sorprende hoy con una amistad insólita: Mario Vargas Llosa y la reina de corazones Isabel Preysler. Esta mujer es una caja de sorpresas, lo que yo os diga. Se sabe que los dos formaron parte hace poco más de una semana del grupito de privilegiados invitados de la solidaria a la par que lujosa y exclusiva cena que el Príncipe de Gales celebró en el palacio de Buckingham. Pero lo que no sabíamos que es que habían hecho tantas “migas” como para quedar solitos en Madrid. Y es que teniendo en cuenta la apretadísima agenda del Premio Nobel de Literatura, que no sólo tiene que escribir sus voluminosas novelas sino asistir a seminarios, conferencias, mesas redondas y lo que se tercie de todas las puntas del globo, podemos deducir que o bien se traen algún negocio entre manos o bien han conectado a niveles profundos.


(Vídeo: EP)

¿Hablarán de literatura?, ¿de Cortázar, de Tolstoi, de Flaubert, que son algunos de los escritores favoritos del Nobel?, ¿de los batidos de brócoli, pimiento, apio y manzana que cada mañana se toma Preysler para rejuvenecer?, ¿o quizás de elegancia, moda y distinción o del a veces tumultuoso mundo del corazón?

Son preguntas sin respuesta. Y es que no sabemos si el Nobel, considerado uno de los grandes intelectuales del Planeta, está al día en los chismes de la crónica social (esto demostraría que es cierta mi teoría, rechazada por todos, de que lo culto y lo frívolo con cosas que pueden convivir en armonía) o si ella lee por las noches a Proust. O tal vez fue un flechazo mutuo, quién sabe… Seguiremos investigando.

Pedro Zerolo y su marido, Jesús Santos, en uno de los días más felices de su vida. Foto: © Gtres

Pedro Zerolo y su marido, Jesús Santos, en uno de los días más felices de su vida. Foto: © Gtres

Ayer fui a la capilla ardiente que se instaló en la Plaza de la Villa para honrar a Pedro Zerolo. Me enteré de su muerte justo después de publicar el Rosy-artículo del día sobre Álex González. No podía creerlo: había estado con él tantas veces… la última, en el re-estreno de la obra de teatro de Juan Diego Botto, Un trozo invisible de este mundo, hará un año. Aquel día tardé en reconocerlo: todavía casi nadie sabía que tenía cáncer y cuando me crucé con él y le miré no quedaba en su cabeza ninguno de sus rizos alegres, ese pelo alborotado y abundante que le ha acompañado siempre en sus discursos a favor de la igualdad de géneros. Él estaba con su marido. Me miró y me dijo: “Hola, Rosy”. Y entonces le reconocí: estaba más flaco, no tenía pelo, pero desprendía la misma luz que hace años, cuando yo era estudiante de Periodismo y me encargaron una entrevista con él. Me quedé muda y ni siquiera le pregunté por su estado de salud. Seré tonta. Ayer se fue.

jesus-vazquez-twitter

En la capilla ardiente coincidí con Beatriz Carvajal, que llegó a la vez que yo y llevaba una rosa en la mano. Nos recibió Trinidad Jiménez, que era íntima amiga de Pedro. Estaba su familia y, claro, su marido, Jesús Santos, un hombre majísimo que lo compartía todo con Pedro Zerolo desde hace 18 años. Sonreía a todo el mundo y recibía los pésames con gratitud y entereza, la misma que su marido demostró durante toda su vida, incluso cuando la maldita enfermedad le arretaba poco a poco la vitalidad que siempre había tenido. Se casaron en 2005. Me acerqué y le dije que lo sentía mucho. También vi de a Jesús Vázquez, que le quería y le admiraba y ha escrito algo precioso sobre él en su cuenta de Twitter.

En la capilla ardiente, Jesús Vázquez, su marido Roberto y Trinidad Jiménez. Foto: @Gtres

En la capilla ardiente, Jesús Vázquez, su marido Roberto y Trinidad Jiménez. Foto: @Gtres

Es muy triste que alguien muera antes de tiempo, pero ahora sólo podemos darle las gracias por su valentía. Por haber sido grande, por haber luchado por lo que creía, por haber vivido sin miedo a nada y por habernos enseñado tantas cosas. ¡Feliz viaje Pedro!

Y hasta mañana a todos

Rosy