BLOGS

Ciencia, tecnología, dibujos animados ¿Acaso se puede pedir más?

Declarar la victoria, volver a casa

Cuando uno se da cuenta de que no puede ganar la guerra es lo mejor que se puede hacer. Igual por eso las declaraciones de Mitch Bainwol, mandamás de la famosa RIAA, la patronal EE UU de las fonográficas. Bainwol dice que el intercambio de ficheros entre iguales (P2P) ha sido ‘contenido’ por su campaña legal, que ha conseguido el cierre de media docena de empresas y ha llevado a juicio a 18.000 ciudadanos, 4.500 de los cuales han pagado de media más de 3.000 euros. Mientras tanto, en el mundo real, la consultora especializada BigChampagne calcula que en cada minuto de cada día hay 10 millones de personas conectadas a redes P2P, mientras que el año pasado eran 8,7 millones. Desde que la RIAA decidiera cargarse a Napster todas sus victorias han sido así. Pero si piensan proclamar ‘misión cumplida’ y luego retirarse, todos encantados.

Al fin y al cabo las últimas iniciativas legislativas en los Estados Unidos rondan lo patológico: desde una reforma que ilegalizaría en la práctica el uso de Internet (copyright para las copias técnicas) a un nuevo derecho que daría a las grandes empresas el control de toda la cultura, incluida la libre y el copyleft. Por no citar consecuencias surrealistas de las leyes ya existentes, como decir que la búsqueda por artista es ‘demasiado interactiva’. O que la obra artística de un escritor quede sometida a los caprichos de sus herederos. Hasta gentes como Hilary Rosen, predecesora de Bainwol, piensa que se les está yendo la mano. Y las empresas desarrollan como locas servicios de descargas P2P, incluso (horror) gratuitos para el usuario.

¿Será el principio del inicio del prólogo del fin? ¿Escucharán los autores y sus filantrópicos representantes los ecos de más allá del Atlántico? ¿Si prometemos no reírnos cuando canten victoria, recuperarán por fin la cordura?

Corregida errata visual el 14/6/2006. Buen ojo, tu-ya-sabes-quién…

1 comentario

  1. Dice ser Boing Boing

    “¿Si prometernos no reírnos cuando canten victoria, recuperarán por fin la cordura?”JajajajajaMi más sincera enhorabuena, Sr. Cervera, cada día encuentra temas más interesantes, se vuelve más agudo y escribe mejor. Este final vale su peso en oro.El caso es que mi preocupación no es si la opinión de los usuarios habituales de Internet (por desgracia, todavía en minoría dentro de la población) es que esto sea considerado como una “batalla perdida” (o una retirada a tiempo) para los partidarios del copyright.Lo que realmente preocupa es que la “gente de la calle”, la que lee periódicos de papel y ve telediarios y “debates” televisivos, siga pensando que si te bajas una canción, estás haciendo algo ilegal o inmoral, quitándole el pan a los artistas.Por desgracia, creo que la campaña de manipulación (que no sensibilización) ha dado sus frutos y eso si que es una batalla perdida, ya sin comillas.Un saludo

    14 Junio 2006 | 14:00

Los comentarios están cerrados.