BLOGS

Ciencia, tecnología, dibujos animados ¿Acaso se puede pedir más?

La resurrección del Jardín del Edén

Entre los numerosos crímenes del régimen de Sadam Husein, quizá ninguno tan atroz como el asesinato del paraíso terrenal. Tras la Primera Guerra del Golfo y el levantamiento chií que la siguió, Sadam aceleró el proceso de drenaje de las marismas del sur de Irak, una región tradicionalmente refugio de disidentes, fugitivos y esclavos huidos cuyos habitantes (los Árabes de las Marismas) tenían un distintivo estilo de vida y una cultura levantisca. Era la región considerada desde siempre como sede del Paraíso Terrenal descrito en la Biblia. Su desecación transformó una riquísima zona de pantanos y marismas repletas de vida, parecidas a Doñana, en un desierto. Tras la caída de Sadam los habitantes de la región destruyeron los diques y volvieron a inundar grandes áreas, con el resultado de que las marismas están regresando. Las plantas acuáticas, las aves, la vida, vuelve a ocupar el lugar de antaño, y las áreas pantanosas avanzan. El paraíso resucita, aunque sigue bajo amenaza: los últimos años los caudales del Tigris y el Éufrates han sido generosos, pero el agua es cada vez más valiosa en el área. El Jardín del Edén no está fuera de peligro.

Concordancia de género corregida el 31/5/2006… gracias, Salomé.

Los comentarios están cerrados.