BLOGS

Ciencia, tecnología, dibujos animados ¿Acaso se puede pedir más?

NSA y la falacia del político

En la Segunda Guerra Mundial la criptografía proporcionó a los Aliados grandes ventajas sobre el Eje. Alemanes y japoneses, por diferentes razones, fueron incapaces de darse cuenta de que algunas de sus comunicaciones estaban siendo escuchadas y comprendidas por americanos y británicos. Pero no sólo los míticos esfuerzos en descifrado de sitios como el legendario Bletchley Park fueron útiles: una herramienta menos espectacular aunque no menos valiosa fue el análisis de tráfico. Simplemente identificar quién habla con quién en qué momento, y quién contesta a quién en qué orden puede proporcionar información utilísima. Especialmente en tiempos de guerra.

Así que la antaño supersecreta National Security Agency (NSA) se está dedicando a hacerlo a escala industrial. Siempre luchando la guerra anterior, los mandamases piensan que analizar los patrones de comunicación de una sociedad entera les permitirá identificar a los malos antes de que ataquen. Dejando al margen que la cosa es pelín ilegal allí (suerte que tienen), el esfuerzo es inútil. Y lo dicen expertos en el área, que aclaran el problema con una metáfora: cuando hay que buscar una aguja en un pajar hacer más grande el pajar no ayuda. Sobre todo si no se sabe cómo es una aguja. Pero claro, la NSA no sabe hacer otra cosa que espiar. Al parecer el gobierno estadounidense tampoco. Hay que hacer algo; esto es algo… aunque sea inútil y hasta contraproducente, hagámoslo. La falacia del polìtico, llevada al extremo.

3 comentarios

  1. Dice ser Retiario

    Estimado Guronial:De nuevo tu opinión es muy interesante, pero éste no es el lugar para discusiones políticas. Abundan los foros dedicados a ese tipo de temas; éste no es uno de ellos. De modo que aquí esos comentarios se consideran ‘spam’ y como tal se tratan.Gracias por tu atención y un saludo.PP Cervera

    30 Noviembre -0001 | 0:00

  2. Dice ser javier

    El método es inútil para descubrir los futuros terroristas pero es estupendo para el chantaje político.Saber quién llama a quién y tener el historial de sus comunicaciones a un golpe de ratón permite buscar grietas para lapidar a un adversario político.O para crucificar a cualquiera que se ponga chulo.El poder y la ambición sin medida es lo que tiene.

    12 Mayo 2006 | 16:35

  3. Dice ser Gorki

    Coincido con Javier. El que esta ejecutando un acto criminal toma sus medidas y una operación de espionaje masivo de este tipo no vale para nada. Basta con que utilice tarjetas prepago y cambie de tarjeta cada semana para que un seguimiento así sea inutil. El problema es que la mayoria de los mortales no creemos hacer cosas que merezcan ser espiadas por el gobierno, como engañar a la pareja, no pagar el IVA de una factura, hablar con un móvil a la vez que se conduce, tener relaciones homosexuales y cosas así.Nosotros los vulgares ciudadanos si dejamos multiples rastros de nuestras “fechorías” y si hay intención de destruirte, con esos historiales es fácil. Si no, que se lo pregunten a los que votaron en contra del PSOE en la asamblea de Madrid.

    12 Mayo 2006 | 17:48

Los comentarios están cerrados.