Efemérides Efemérides

"La historia no se repite, pero rima" Mark Twain

Entradas etiquetadas como ‘exilio’

Un 4 de junio tuvo lugar la masacre de Tiananmen, Hungría firmó con los Aliados el Tratado de Trianón y murieron José de Sucre y Guillermo II de Alemania

Masacre de Tiananmen.

Tanques del ejército chino desfilan por la plaza de Tiananmen durante las protestas de 1989. (ATLAS)

Un 4 de junio, en 1989, el ejército chino cargó contra los manifestantes que protestaban en la plaza de Tiananmen de Beijing, matando a varios centenares de personas. Los hechos tuvieron lugar después de más de mes y medio de levantamientos en todo el país que pedían cambios en el régimen político y económico de China.

También un 4 de junio, en este caso de 1920, fue firmado en Versalles (Francia) el Tratado de Trianón, un acuerdo de paz por el que finalizaba formalmente la Primera Guerra Mundial entre Hungría y los Aliados. Por él, los húngaros perdieron el 71% de su territorio y el 63% de su población, que pasó a formar parte de Rumania, Checoslovaquia y Yugoslavia.

José de Sucre.

Retrato de José de Sucre situado en el Capitolio Federal de Caracas (Venezuela). (DOMINIO PÚBLICO)

Asimismo, en 1830 murió en Pasto (Colombia) el líder independentista sudamericano José de Sucre. Nacido en Cumaná (Venezuela), jugó un papel fundamental en la independencia de Bolivia, siendo presidente del país entre 1825 y 1828 y aprovechándo su estancia en el cargo para dotar a la nación andina de su primera constitución. Su huella en el continente americano es profunda, existiendo varias ciudades y regiones que llevan su nombre.

Además, en 1941 murió en Doorn (Países Bajos) el emperador alemán Guillermo II. Nacido en Berlin en 1859, ascendió al trono del Imperio Alemán en 1888, despidiendo al canciller Otto von Bismarck en 1890 y emprendiendo una nueva política belicosa en Europa que desembocó en el estallido de la Primera Guerra Mundial. Derrotada Alemania, abdicó en 1918 y se exilió en los Países Bajos hasta su muerte.

Un 18 de febrero se descubrió Plutón y murieron Miguel Ángel y Martín Lutero

Plutón.

Plutón. (NASA/EFE)

El 18 de febrero, en 1930, el astrónomo estadounidense Clyde Tombaugh descubrió Plutón. Originalmente considerado como el noveno planeta del Sistema Solar, el estatus del pequeño cuerpo celeste comenzó ser puesto en duda a partir de 1992, cuando otros objetos de tamaño similar fueron descubiertos en el cinturón de Kuiper. Finalmente, la Unión Astronómica Internacional decidió en 2006 establecer un criterio que definiese el término “planeta”, dejando a Plutón fuera de dicha consideración y relegándolo al grupo de “planetas enanos”.

También un 18 de febrero, en este caso de 1949, murió en Buenos Aires el político y jurista español Niceto Alcalá-Zamora. Nacido en Priego de Córdoba en 1877, se convirtió en el primer presidente de la Segunda República Española en diciembre de 1931, puesto que ocupó hasta 1936. Además, como líder del Partido Republicano Progresista, Alcalá-Zamora fue presidente del gobierno de España entre abril y octubre de 1931. Con el estallido de la Guerra Civil se exilió en Francia y, tras el comienzo de la Segunda Guerra Mundial, en Argentina, donde pasó el resto de su vida.

Martín Lutero.

Martín Lutero, figura principal de la Reforma Protestante. (DOMINIO PÚBLICO)

Asimismo, en 1564 murió en Roma el artista italiano Miguel Ángel. Nacido en Arezzo en 1475, abarcó numerosas disciplinas que incluían la escultura, la pintura, la arquitectura o la poesía. Miguel Ángel está considerado como uno de los mayores artistas de la historia, rivalizando incluso con su contemporáneo Leonardo da Vinci. Destacan su Piedad y su David en escultura, y sus frescos en el techo de la Capilla Sixtina.

Además, en 1546 murió en Eisleben (Alemania) el religioso y teólogo alemán Martín Lutero, figura principal de la Reforma Protestante. Nacido en 1483, criticó y rechazó numerosas prácticas de la Iglesia católica durante la Baja Edad Media, llevándole todo ello a un enfrentamiento con el Papa León X y a la excomunión. Lutero rechazó que la salvación pudiera ser comprada con dinero, afirmando además que la religión debía ser vivida de forma personal, tomando la Biblia como única fuente de conocimiento divino.