BLOGS

Chistes de toda la vida para el chavalerío de Internet, que aún no se los sabe

Cómo calibrar una peli por el pelo de sus protagonistas

A un cinéfilo experimentado le basta con echar un vistazo al cartel, el reparto y el director de una película para saber qué le están vendiendo. De hecho, más de un crítico se ahorra un par de horas de penoso visionado con conocer esos tres datos; muy mal se tienen que dar las cosas para que no atine en el estrellado.

Nosotros vamos a ir más lejos: podemos –y vamos a demostrarlo- anticipar la calidad y la temática de la película tan sólo con saber las trazas del artista protagonista. ¿Que no? Vean, vean…

Samuel L. Jackson: a menos pelo, peor peli

“A mí me gusta mucho Samuel L. Jackson porque hace muy bien de negro”. Exacto: en ese terreno es imbatible. Samuel saltó a la fama en la piel del sentencioso Jules Winnfield en “Pulp Fiction”, donde lucía un hermoso peinado afro. Tampoco andaba mal de pelo en la nunca bien ponderada “El protegido”, mientras que lucía una extraña trenza en la muy notable “Jackie Brown”. Ahora bien, cuando el bueno de Samuel aparece afeitado en el póster es mejor echarse a temblar: “SWAT”, “Shaft” (que no es la misma, es otra), “La venganza de los Sith” –si incluimos cine infantil- o la recién estrenada “Regreso al infierno” (del productor de “Uno de los nuestros”, como dice el cartel con sorna). A cual peor.

Cameron Díaz: las rubias SÍ somos tontas

La pizpireta Cameron Díaz tiene dos opciones si no quiere encasillarse como florero: teñirse de morena o interpretar a una handicapada. Ella optó por el doblete: en “Cosas que diría con sólo mirarla” hace de ciega con cabellera castaña. En “Cómo ser John Malkovich” intentó el más difícil todavía: hacer de fea. Para ello se tiñó de moreno, claro. En “Gangs of New York” recurrió al tinte caoba a ver si caía un Óscar. Desde luego no se lo llevará por sus mejores –y más blondos- papeles: “La máscara”, “Algo pasa con Mary”, “Los Angeles de Charlie” y “Very bad things”.

Bigotes que hacen reír -Kevin Kline y Burt Reynolds- o no: Alfredo Landa

Como bien sabían Chaplin, Groucho Marx o Aznar, el bigote es un recurso cómico infalible: plántale un buen bigote al más soso de los actores y cosecharás las carcajadas del respetable. Este recurso lo ha aprovechado hasta la saciedad Kevin Kline, cuya filmografía puede dividirse en dos hemistiquios con la precisión de un cirujano plástico: comedias con bigote y dramas sin bigote. Bigotudo y jacarandoso apararece en “Un pez llamado Wanda”, “Te amaré hasta que te mate”, “French kiss” y “La pantera rosa”. Rasurado y sufriente en “Dobles parejas”, “La tormenta de hielo” y “Gran cañón”.

Otro tanto le pasa a Burt Reynolds, un actor que técnicamente no se puede considerar un cómico, en tanto no es que haga reír al público sino que siempre sale descojonado en las películas. El hirsuto actor es más bien un golferas, como se decía antes, o un tunante, como dice hoy la muchachada. Pero a lo que vamos: Reynolds acreditó el mostacho más célebre de Hollywood durante los 70 y los 80: “Los locos de Cannonball”, “Gator el confidente”, “Vuelven los caraduras” o, más recientemente, “Boogie nights”. Cuando se afeita el bigote es indicio de que se pone serio. Ahí están “Deliverance” y “Comenzar de nuevo”, donde interpreta a un escritor deprimido (y muy apurado).

En estos casos, Burt Reynolds prestaba su bigote a Alfredo Landa, que por llevar la contraria lo utilizaba como elemento dramático: véase “El Crack”. Garci sabe de sobras que un Landa rasurado no da miedo sino risa, como le sucedía a Manuel Alexandre cuando Fendetestas intenta darle el palo en “El bosque animado”.

Cuando los pantalones de la Keaton veas subir, al cine debes acudir

Diane Keaton es probablemente la mujer peor vestida sobre el planeta Tierra. No obstante, esta peculiaridad suya también sirve de infalible indicador de la calidad de las películas en las que participa: cuanto más se sube los pantalones, mejor es la cinta. Este hecho se aprecia fácilmente después de observar la trilogía de “El Padrino”, donde hay escenas en las que el pantalón le llega, literalmente, a los sobacos. Nadie negará la categoría de la saga Corleone, ¿verdad? Otro tanto sucede con “Annie Hall”, una de las mejores de su ex, Woody Allen, y en la que el pantalón le llega a las costillas flotantes. En “Misterioso asesinato en Manhattan” repite con Allen y con su querido pantalón. No será hasta “Cuando menos te lo esperas” cuando la Keaton empiece a llevar los pantacas como las personas.

Dado que cada título aquí citado es un poco peor que el anterior, si algún día Diane Keaton interpreta a la novia de Eminem aventuramos que la peli será un fiasco.



15 comentarios

  1. Dice ser pinchúo

    ajajajjajajajajajjajajjajjajjj

    12 Abril 2007 | 13:00

  2. Dice ser arcady

    aun cuando concuerdo con este analisis, (que de verdad me ha hecho reir) solo quiero decir que me gusto “Shaft”, de verdad que pensaba que seria peor, y que si bien Jackson habia desteñido un poco en las primeras partes de la trilogia de Star Wars, hasta la parte en que Jar Jar propone darles poderes especiales al Canciller, en “La venganza de los Sith” no deja de ser una buena escena cuando esta a punto de matar a Lord Sidius y acaba muriendo…Lo de Kevin Klein… CIEN POR CIEN DE ACUERDO!!!

    12 Abril 2007 | 13:16

  3. Dice ser Johnny Boy

    muy profundo y adecuado análisis………….talmente de acuerdo

    12 Abril 2007 | 13:21

  4. Dice ser Ernesto Rodera

    Mmmmh… en “El asesino del calendario” Kevin Kline lleva bigote. Aunque no la he visto entera. Igual es la descojonación.También hay actores “faro” que, con su mera presencia, independientemente de su aspecto, aseguran que la película es un truño. Vg: José Mª Pou, Jeroen Krabbé o Armand Assante. O la melena de Antonio Banderas, que no mejora (lo que sería fácil) ni empeora (lo que sería jodido) el producto.Por otra parte, brillantísimo análisis.

    12 Abril 2007 | 13:35

  5. Dice ser ceferina

    Perdonad, pero Shaft es una auténtica mierda. Probablemente unas de las tres peores películas que he sufrido en el cine.

    12 Abril 2007 | 16:14

  6. Dice ser lunni

    ¿Shaft era esa del ogro verde y la princesa? Menuda mierda!

    12 Abril 2007 | 16:42

  7. Dice ser chowa

    cine infantil¿?¿!

    12 Abril 2007 | 17:08

  8. Dice ser Ale

    Os ha faltado comentar la barba de Robin Williams, que cuando aparece, es sintoma de que la peli es para lloricas.Si Chowa, La venganza de los Sith (o Shit), ademas de ser para niños o adultos que se niegan a crecer, es una mierda.

    12 Abril 2007 | 18:39

  9. Dice ser Juanita

    Shaft es una mahonesa que sirve también como crema de afeitado, que la usa mi abuela, lo sé de buena tinta..

    12 Abril 2007 | 18:41

  10. Dice ser Mari Pili

    Buena idea, Ale: la barba de Robin Williams. Es que ustedes son formidables, sobre todo el avatar Ale, que hace aportaciones positivas.No he visto La venganza de los Sith pero dado que Samuel sale calvo habrá de ser una filfa. Lo pone ahí.

    12 Abril 2007 | 19:15

  11. Dice ser chica bond

    Simplemente genial;Pedazo análisis cinéfilo;ahora solo faltan los estrenos semanales pasados por el desternillablog

    13 Abril 2007 | 11:33

  12. Dice ser El Buen Salvaje

    Juaaaaa juaaaa juaaaaa¡Que buenoooooooo!

    13 Abril 2007 | 13:32

  13. Dice ser Concha

    me parto, qué bueno…. jajajajajja.

    13 Abril 2007 | 15:07

  14. Dice ser Paco Jones

    La película del ogro verde y la princesa se llama SCHRECK, que en alemán significa “susto” (el nombre lo dice todo). Penosa la escenita de amor entre el burro y la dragona.La venganza de los Sith hace honor a toda la bi-trilogía. Pure rubbish. No es por ofender, pero tanto escuché la palabra “paz” que me vino a la mente otro…

    16 Abril 2007 | 22:25

  15. Dice ser malena

    muy bueno ,me hace acordar a ese tiempo que Francis Ford Coppola firmaba solamente Francis Coppola para significar que la película no era tan buena como él hubiera querido.Claro, necesitaba recuperarse de la debacle financiera despues de “One from the heart”(una joya injustamente olvidada) y tenía que filmar boludeces para resarcirse.Muy bueno el blog, lo ví en http://www.periodismo.net y ahora lo puse en mis favoritos. Saludos.

    18 Abril 2007 | 9:51

Los comentarios están cerrados.