Chistes de toda la vida para el chavalerío de Internet, que aún no se los sabe

Entradas etiquetadas como ‘nombres’

Los bares con nombres divertidos

A los bares uno va a divertirse, a ser posible desde la misma puerta. Es por ello que un buen día los empresarios hosteleros decidieron que el garito no tenía por qué llamarse Eclipse o Milky Way o JoyFer, sino que podían dejar volar su imaginación y bautizarles con nombres largos y divertidísimos, del tipo No se lo digas a nadie, Donde siempre o Mira quién bebe.

Veamos pues las modalidades:

EL MALENTENDIDO.

Si pretendes quedar con algún conocido en un establecimiento llamado Donde te dije o Mi pafeto favorito se producirán conversaciones tan descacharrantes como la que sigue:

-¿Dónde quedamos?

-Pues en mi pafeto favorito.

-Ya, ¿pero cuál es?

-Pues ése: Mi pafeto favorito. Juas, juas.

Una cachondada como llamar a tu perro Comotú.

LOS JUEGOS DE PALABRAS.

Legendaria es la capacidad del español para elaborar juegos de palabras, dobles sentidos y retruécanos, desde Quevedo a Palomino. Así si abres un bar, lo suyo es que le llames Bar Bararrey o una tasca, Tasca Breao, como han visto estos ojos. Si lo tuyo es el mundo pub, nada como Aquí Pub y Después Gloria.

Y no sólo los abrevaderos para la juventud; también se han apuntado a la denominación hilarante negocios de nueva hornada, como ese espá recién abierto en Madrid que dice llamarse Spa Quedarse. Es pa’ mondarse, ¿no?

EL GUIÑO CÓMPLICE.

Si, como suele suceder, la aspiración del antro es agrupar a un determinado grupo generacional, nada como lanzar un señuelo a su memoria televisiva: ¡Vilma, abre la puerta! para los cuarentones, ¡Chanquete ha muerto!, para los treintañeros o Un poquito de por favor para los más chavales.

EN HONOR AL PROPIETARIO.

Si en el sector del bar diurno ganan por goleada los nombres de los dueños (y sus permutaciones), en los pafetos también son un clásico, sobre todo cuando la pareja vive su primer verano del amor. Así un pafeto que se llame Rick&Rita al año siguiente muy posiblemente se acabe llamando algo así como ¡Qué Rick´O!, debido a la espantá de la fémina harta de soportar borrachos.

LAS COSAS DEL PRIVAR.

Además de divertirse, a los bares va uno a beber, así que si tratamos de incrementar el consumo per cápita del respetable valga un sencillo y divertido apócope, como BB+ o PK2. Ahora bien, si lo que despachamos tras la barra es garrafón, nada mejor que Verás mañana.



¡Estassssión Latinaaaa!

Lucho Huapaya, Seyna Velásquez, Magali Revollar, Jeny Rosero, Rudy Márquez…Sus nombres pueblan vallas de obra, transformadores de luz y cualquier fachada susceptible de ser empapelada. Pero…¿quiénes son realmente estos artistas hermanos venidos de ultramar? ¿Por qué no nos suena ni uno? ¿Será que no le damos lo suficiente al perreo?

Como no tenemos ni idea, procederemos a analizar el “Who is Who del Star System Latino Nacional” basándonos en un sesudo estudio etimológico de los nombres que nos encontramos en los carteles. A ver si acertamos algo.

AIRES DE OTRAS TIERRAS

Suponemos que el señor Victor Manuelle ha adoptado este pequeño guiño al francés para quitarse de problemas con la todopoderosa Ana Belén. En cambio, Aladino, que tenía a huevo el anglicismo (“Al Andino”), se ha dejado llevar por la magia Disney para ser recordado en los anales. Al igual que el Príncipe Acollino, oriundo de Acolla, localidad peruana de rima fácil. Por su parte, es muy posible que Romeo Zannetti haya roto con Segafredo su imperio de cafeteras para dedicarse a la música.

UBICACIÓN GEOGRAFICA

Micho, de los Andes; Yolanda, del Centro; Bayron, de un poco más allá…la verdad es que no le vemos nada de musicalidad a estos apellidos tan localistas. Pero el caso es que deben funcionar.

APODOS Y MOTES

Calos Michelena “El Miche” parece una suerte de diabólica fusión entre Espartaco Santoni y Marcel Marceau. Carlos Acosta “El torito” seguro que es de los que sale a dejarse la piel en la arena. Al señor “Damas gratis” le deben decir así por su gran éxito con las féminas. O por haber trabajado en unos aseos. Los motes, como los caminos, son insondables

VERSUS

Lo que viene siendo un mano a mano entre artistas. Pueden ser dos señoras (Rosita Cajamarca VS Azucena Aymara)…

…o un mismo señor contra él mismo (Luís Miguel del Amargue). Lo que no entendemos de éste último es como “muchas personas se han enamorado con él” con un apellido que denota de todo menos amor.

FORMACIONES “RARA AVIS”

Grupo Karavana, Banda Selena Band´s, Los Ronish, Kuskiraymi…lo único en que se parecen estas formaciones es en el gran número de sus integrantes. Como el Grupo Cinco, que tiene quince miembros pero pueden dividirse entre tres en función de las dimensiones del escenario.

AGRUPACIONES FORKLORICAS

Agua Bella, Los Conquistadores, Orquesta La Furia, Grupo Guinda, Impacto Musical, Integración Latina, Orquesta Internacional Armonía Latina, Grupo Imperial del Perú, Grupo FoRKlorico Milenium…Pues como aquí con las orquestas veraniegas, pero con un toque más “World music”.

En fin, después de tanto nombre parece que no hemos sacado nada en claro. Mecachis.



Predestinados desde la pila bautismal

El opositor ha de tener muy en cuenta sus apellidos a la hora de escoger su futuro empleo. Conocedor de este principio, Miguel Agredes encaminó sus pasos hacia la política y ahora es el flamante concejal de Seguridad Ciudadana de Alicante. Un colega suyo en esto de repartir sopapos es el comisario Miguel Ángel Gamonal, que como su propio nombre indica, es el especialista en explosivos de la Policía Nacional.

Y si usted se apellidara Oro, ¿a qué se dedicaría? Efectivamente, sería catedrático de Química Inorgánica, como Luis Oro, que ha tenido sus 15 megabytes de fama a propósito del Polonio 210. Ojo al parche: si se hubiera llamado Luis Carbono o Ricardo Metano pueden apostar a que sus pasos le hubieran encaminado hacia la Química Orgánica.

Menos razonable, provocativo incluso, es que el Presidente de la Sociedad de Hipertensión Arterial se llame Antonio Coca. ¿Acaso no había una Matilde Tisana entre los galenos? ¿Es que nadie se acuerda de que Chris Farley, predestinado también, murió de sobredosis de polvo blanco? Fíjense, señores médicos, con qué tiento eligieron gerente los asociados en la Unión de Agencias de Viaje: Ramón Buendía, nada de Fernando Chubasco.

Y para cerrar, nada mejor que hacerlo con la sala de conciertos madrileña Divino Aqualung, que chapó definitivamente en febrero de 2006. Su programador se llamaba Ramón del Precinto. Divino, ¿no?.

Cómo bautizar tu grupo musical

Ya tienes los instrumentos, el local de ensayo y hasta tres grupis (una por miembro), pero ahora viene lo chungo pelota: ¿Cómo llamamos al grupo? Vamos a ello.

Punkie: Deberá incluir la menos una “k” y algún exabrupto. A bokajarro, A palo seko, Toma Kastaña.

Heavy: En principio son intercambiables con los nombres punkis aunque pueden incluir un elemento épico: Guerreros del Ruido, Mago de Oz.

Hip-hop: Esencialmente hay dos modalidades, con MC o sin él. En el primer caso, MC Mera, en el segundo basta una secuencia de siglas al azar: V.P.M.C. o al revés.

Ñoñi-pop: El nombre del grupo, como la propia música, debe desprender un color pastel: La Buena Vida, El Finde Eterno, Hartos de Gozar.

Gótico: Exactamente al contrario que el ñoñi-pop o sea, de mal rollo: Parálisis Permanente, Golpes Bajos, Bajón de Ajo.

Cantautor: El nombre y el apellido sobran, siempre y cuando el interfecto no sea de noble cuna (no puede uno cantar a los desheredados llamándose Benjamín de Somormujo y Grecia). En tal caso deberá cambiarse a Toni Mota, por ejemplo.

Celta: Nombre de resonancias gallegas –Ortigueira, Rianxeira– o que remita a un saber arcano –Los Druidas-.

Ska: Cualquier combinación de letras que incluya la secuencia s-k-a será bienvenida: Skape, Skaqueados, Sofá de Skay…

Jazz: Más fácil imposible: Nombre propio del líder y número de miembros: Aurelio’s Jazz Trio. También se toleran juegos de palabras al respecto: Daniel Higiénico y la Quartet de Baño Band.