BLOGS
Tu blog Tu blog

Este es tu altavoz

Preventorios: “Estaban las pelotas, las chivatas, las intocables y esas vivirían mejor”

Por Gloria.

Me llamo Gloria y tengo 59 años y sí estuve en ese sitio, que ahora me entero que era un preventorio. Siempre creí que eran unas colonias de verano. Fue en julio y agosto de 1965, yo tenía 12 años y me llevaron engañada. Me dijeron que había televisión y que se hacían excursiones y en dos meses jamás salí del recinto tapiado. Yo estaba como un palillo, pero sana, y mi madre quería que comiera mejor y engordara algo. Una madre de la posguerra identificaba salud con buenas carnes y por enchufe de una monja conocida -en esa época quién conocía un cura o monja tenía mucho camino ganado, tal era el poder de la Iglesia- pensaron que allí en la sierra hay aire puro y se me abriría el apetito. En esos dos meses engordé medio kilo.

En primer lugar te vacunaban de todo. Una individua con bata blanca y teñida de rubio platino era la encargada, le gustaba humillar y burlarse de las niñas. A mí me llamaba Sarita (por la Montiel) porque en esa época yo no era muy agraciada.

Y luego estaban las duchas una vez por semana: todas en fila y desnudas hasta llegar al chorro de agua fría y después a rebuscar un vestido-babi que fuera de una talla parecida a la tuya en un gran montón.

En el comedor por la mañana proliferaban las vomitonas porque nos hacían desayunar una papilla intragable. Y leche, siempre leche; el agua racionada, solo un vaso o dos por la tarde en la merienda y luego a rezar el rosario hasta la hora de cenar sentadas en el suelo de tierra. Ese era todo el deporte que hacíamos y si alguna se distraía, coscorrón.

Por la noche cuando apagaban la luz y tocaba silencio como en un cuartel ya no nos podíamos mover. Una noche que me incorporé un poco en la cama para remeter las sábanas, vino una guardiana que me vio y me cruzó la cara de dos bofetadas. Me pasé la noche llorando porque a mí no me habían pegado nunca. Yo era una buena niña, tímida y retraída que no daba motivos para el castigo.

Pero lo que se me quedó grabado para siempre fue lo siguiente: como nos daban tanta bazofia para comer y nos cebaban un día me dio un cólico y a las que se ponían malas las llevaban a otro edificio aparte que le llamaban la casita. Allí tenían la costumbre de sacarte a media noche de la cama para cambiar las sábanas y una noche que había venido una niña a la cama de al lado que tendría 6 o 7 años vieron que se había hecho pis, la arrastraron de los pelos al suelo y allí le propinaron tal paliza que yo me quedé paralizada: golpes, patadas, la pobre niña no podía ni arrancar a llorar, no sabía ni de donde le venía la lluvia de golpes de esas dos tipejas reprimidas y mientras le decían: “para que aprendas” y ” si quieres te vuelves a mear en la cama, so guarra, cochina”. Yo no sé si se volvió a mear pero seguro que todavía sueña que la despiertan a golpes.

Como las cartas te las leían y censuraban, no podías decir a nadie de fuera que estabas en un sitio horrible y que te sacaran de allí cuanto antes. Yo solo lo pude hacer cuando mis padres vinieron a verme al cabo de un mes (solo permitían una visita al mes) y les supliqué que por favor me sacaran de allí;  aún tuve que esperar un mes mas porque la estancia era de tres meses obligatorios y tuvieron que recurrir otra vez a la monja para que me dejaran volver a casa con mi familia.

Y de esa cuidadora que estuvo desde del 69 al 72 con 19 añitos y que dice que era un hotel de 5 estrellas, le diría que en esos años una jovencita no se enteraba de nada si las otras brujas no querían o no habría salido de su pueblo en la vida o esos comportamientos vejatorios a niñas indefensas le parecerían normales porque se los harían a ella desde siempre.

Quería agradecer esta oportunidad que nos están dando de dar testimonio de lo allí ocurrido que es absolutamente verdad y si no se ha dicho antes puede ser por miedo a no creernos o porque nosotras mismas pensábamos que eramos la únicas que lo pasábamos mal. Cómo ha apuntado otra compañera estaban las pelotas, las chivatas, las intocables y todos los especímenes que nos encontramos en todos los estratos de la sociedad y esas pues vivirían mejor el tiempo que les tocó y su estancia no fue traumática; pero es que eramos niñas, no querían mujeres; en esa época lo normal era que a partir de los trece ya se dejaba de ser una niña.

20 comentarios

  1. Dice ser jose

    jajajaja otro episodio mas, sacar una serie de TV, esto parece “historias de la puta mili”

    27 Septiembre 2012 | 15:10

  2. Dice ser Monami

    ‘Una pregunta para las mujeres que estuvieron en el Preventorio de Guadarrama ¿A alguna le consta que una Srta. que dice llamarse Micaela haya pasado realmente por allí. Según ella cuenta debió ser a final de los 60 o principios de los 70. Ha salido en Antena 3 (a posteriori) diciendo que ella era la niña objeto de las vejaciones que contaban las demás, además cuando habla no es para nada creíble, es como una actriz sobreactuada con silencios largos mirando a cámara o mirada perdida, pero ni un gesto de dolor. Aparte de que en los foros de antiguas alumnas salen todas las que han salido hasta ahora: Chus, Angela, Blanca, Marian, incluso Celia (o Cecilia), las hermanas del Valle…pero la tal Micaela no sale por ningún lado, además no me cuadra el nombre con la época. Lo más fuerte es que la cara de esta Srta. me suena mucho, tengo la sensación de que antes la he visto en la tele intentando subirse a otro carro.

    27 Septiembre 2012 | 15:27

  3. Dice ser Ironhand

    Pero lo importante.

    ¿CUÁNTA PASTA DA ESTO?

    Por que si es mucha, yo digo que antes era mujer, que nací 30 años antes, y que me pegaban por querer ser hombre.

    Vale de tonterías ya, por favor.,

    27 Septiembre 2012 | 15:47

  4. Dice ser STOP NOTICIAS PREVENTORIOS

    ¿Que capítulo de la novela de ficción “PREVENTORIOS” es este? ¿El capítulo número 158?

    Aburrís infinitamente con esta novela.

    27 Septiembre 2012 | 15:55

  5. Dice ser Que pesados con el temita

    Vamos niñas malcriadas, peor se pasa en la cárcel.
    Una violencia que jamás llegaríais a imaginaros, por mucho menos de lo que imaginais.
    Pero hoy no quiero hablar.

    27 Septiembre 2012 | 16:37

  6. Dice ser peladilla

    Debe de ser un consuelo para vosotras el poder hablar de ello. Es tremendo que un niño reciba una buena paliza por hacerse pis dormido.

    27 Septiembre 2012 | 16:39

  7. Dice ser acerswap

    Me llama la atencion que en una carta una de las que sufrieron los preventorios hablaba de que su hermano no pudo conseguir que estuviera con el. ¿Existian tambien para varones?

    27 Septiembre 2012 | 16:43

  8. Dice ser Que pesados con el temita

    Pues haberte hecho pelota o chivata, no es para tanto

    27 Septiembre 2012 | 16:52

  9. Dice ser Martuel

    La falta de humanidad de muchos de los que escriben en estos comentarios en increible. Ójala os revienten los dientes y luego, cuando lo conteis, se os rian en la puta cara, escoria.

    27 Septiembre 2012 | 17:20

  10. Dice ser membri64

    A todos aquellos que critican estas narraciones: No tengo palabras para catalogaros, porque me quedaría corto e insuficiente ante sus insinuaciones. Los que padecimos cuando pequeños, ya sea en hospicios o lugares internos tales males no por tres meses, sino por años, no sebéis lo que es éso. Sólo le pido a Dios que nunca tengas que arrepentirte y lo que decís, tal vez un día se vuelva contra vosotros o contra propios hijos.
    Por otra parte, me dirijo a todas esas mujeres que padecieron tales atrocidades las saquéis a relucir, sin temor, ésto tiene que saberse y no quedar en el olvido y que no nos lo llevemos a la tumba; lo mismo que sacan el tema de los asesinatos de la guerra, los niños robados, etc.; y los niños de entonces clamamos justicia. ¿Es que no hay una forma que se haga cargo de poder difundir estos hechos? Tal vez encontremos a algunas maltratadoras vivas.

    27 Septiembre 2012 | 18:44

  11. Dice ser Ay Seño Llevame pronto

    Yo me lo creo, no hay más que escuchar las historias de miedo que me cuenta mi padre sobre el colegio de curas al que fue. Me lo creo y el que no se lo crea es que ha tenido la suerte de no topar nunca con gentuza de ese tipo.

    Nunca deberían dejar que personas que guardan celibato se encarguen de niños.

    27 Septiembre 2012 | 19:23

  12. Dice ser jose

    a ver señores, los que criticamos esto, y nos insultais y proferis contra nosotros los mas terribles sufrimientos, no criticamos ni nos reimos de las situaciones que cierta gente padecio, sino el uso mediatico que este medio hace de ello, esta bien dar a conocer esta situacion para que no se vuelva a producir, lo que ya no es de recibo es que dia tras dia se hable de esto como si estuvieramos hablando de campos de exterminio españoles, ya esta bien con la noticia hablar de ello todos los dias de algo que paso hacemas de 50 años ya aburre y cansa, y esto hace pensar que hay algo mas que el simple hecho de denunciar estos actos.

    BASTA YA!!!

    27 Septiembre 2012 | 19:44

  13. Dice ser Lamentable

    “que pesados con el temita” creeme que yo te volveria a meter en la carcel y te quitaria hasta la minima sonrisa de tu cara para el resto de la vida. Eres basura!

    27 Septiembre 2012 | 19:55

  14. Dice ser historia negra

    En España imponen una muerte de un pobre animal hervíboro para diversión como algo grande, bueno. En pueblos así se puede esperar de todo.

    27 Septiembre 2012 | 20:07

  15. Dice ser edefakiel

    Yo tengo 19 años y te puedo asegurar que en mi colegio las monjas te pegaban con la mano abierta, te estiraban de las orejas, te obligaban a pasar las horas apoyando la cabeza contra una columna, te hacían ponerte de rodillas en la capilla con un suelo que se clavaba para que sintieras el “dolor de Cristo” y un largo etc…

    Así que no quiero ni imaginar cómo serían las cosas antes.

    Clica sobre mi nick y escucha mi disco, si no tienes nada mejor que hacer, vamos.

    27 Septiembre 2012 | 20:58

  16. Dice ser Mari

    Yo también estuve en ese preventorio de Guadarrama, fue el verano del año 1967, estoy buscando fotos para aportar en un próximo comentario, pero me encantaria que alguien aportara fotos de entonces. Yo tenía 7 añitos y estuve en la sala amarilla ( meses de Julio y Agosto, ya que me sacaron antes de cumplir los tres meses que supuestamente debia estar allí). Todo lo que se ha escrito es cierto. Un abrazo a todas.

    27 Septiembre 2012 | 21:47

  17. Dice ser Luisa

    Uy, resulta que lloró porque le pegaron y no le habían pegado nunca?????

    Pues a mí me pegaba la profe del colgio palmetazos por hablar y me pegaba una niña envidiosa que se llamaba Isabel porque yo era más mona………….en fin.

    Y esas niñas a quien deben culpar es a sus madres que las metían en lo que por lo visto era el infierno.

    Vaya tela!!!

    27 Septiembre 2012 | 22:07

  18. Dice ser cuarentaiuno41

    Joder, esto ya parece Falcon Crest….

    27 Septiembre 2012 | 23:36

  19. Dice ser Pachuki

    “que pesados con el temita” si has estado en la carcel será porque has robado, matado, etc. y seguramente has salido mucho antes de lo que debías.

    Eres muy lerdo al pretender comparar un asesino como tu con niñas de 13 años.

    28 Septiembre 2012 | 8:58

  20. Dice ser Julio

    La consigna de la época, era: la letra con sangre entra. Lo que ocurría en esos sitios, es lo que ocurría en cualquier colegio, público o privado, a menos que hubiera un maestro o maestra dispuesto a elevar dicha ley a extremos insospechados, por el mero hecho de follar menos que follatabiques en Madrid.

    Conozco a alquien, al que, una maestra de pago le arrancó media oreja, al llegar a su casa, su padre le metio otra ostia, que por poco le arranca la otra, porque: algo malo habría hecho.

    Aunque todas las historias me merecen el máximo rerspeto, veo mucha contradicción y mucho politiqueo en dicho asunto. La España de los 40, 50 ó 60, no era la España de Franco (éste no era tan grande), era la España de treinta y tantos millones de españoles curtidos en la guerra, la escasez, y a menudo en la incultura propia de cada estrato social (no solo es inculto el que no sabe leer o escribir). En consecuencia estaban animalados, aunque, eso sí, tuvieron que sudar tinta para levantar este país, y gracias a eso hemos disfrutado de esta época democrática, que, a la vista está, no sabemos mantener. A nadie que haya hecho el servicio militar, haya estado interno en un colegio etc… se le escapan historias similares o incluso peores.

    Este no es un asunto de memoria historica de fachas malos y progres buenos, es el asunto de una época en la que el cura o el médico del pueblo se creia omnipotente, y el agricultor mataba de una pedrada a un jovenzuelo que se había subido al peral a coger una pera, o al padre había que decirle de usted, o te machacaba a ostias. Una época difícil para un colectivo formado por la peor especie animal que ha creado Dios. Seamos consecuentes con eso. Sí, hagamos justicia, pero no política.

    Pensar que hoy día, en esta España moderna, en pleno siglo XXI hay niños con tremendas dificultades para alimentarse de la manera más elemental, y que a nadie se le ocurra calificarlo, no de maltrato, sino de auténtica hijoputería, es algo que me pone los pelos de punta, y me reafirma en mi teoría de que, en este país, no hay buenos y malos, ni fascistas y víctimas, es que sencillamente somos todos auténtica escoria humana. No vivmos en una sociedad perfecta en la que entretenernos con memorias que aluden al pasado de forma peyorativa para unos cuantos posicionados a un lado, es que esa memoria no ha tocado techo aún. Sigue vigente como hace 60 años

    Dejémonos de proyectos políticos de memoria historica y demas historias, y miremos el presente, que da verdadero asco. Al mismo tiempo seamos consecuentes con nuestra condición humana; sus alegrías y sus desgracias, para en la medida de lo posible aportar algo a la evolución, que mucha falta hace.

    Queridos niños y niñas de los preventorios: aprendan de lo vivido para reforzar su autoestima y contribuir de una forma más positiva con quienes ahora dependen de su responsabilidad. Si por el contrario optan por llorar por aquellas bofetadas y salir en tv, preguntense en qué medida su posible vida de obstentación y consumo irracional, como está mandado por esta sociedad justa y moderna, contribuye a que, esos otros niños contemporaneos, no reciban esas bofetadas de antaño, pero tampoco su ración mínima de leche diaria, o esas vacunas, que miles de ellos no reciben porque cuestan una pasta que, sus padres, en paro, no se pueden permitir.

    11 Octubre 2012 | 3:56

Los comentarios están cerrados.