BLOGS
El nutricionista de la general El nutricionista de la general

"El hombre es el único animal que come sin tener hambre, que bebe sin tener sed, y que habla sin tener nada que decir". Mark Twain

Incluir nutrientes “clave” es percibido como más saludable que comer comida

Lo reconozco, el nutricionismo es uno de mis caballos de batalla. Esta corriente puede también denominarse como nutriente-centrismo, expresión que deja más a las claras la ideología subyacente. Lo comenté de forma más o menos pormenorizada hace ya casi 3 años en este post y lejos de atenuarse va a más. Hablé de nuevo sobre el tema pasado un tiempo cuando el padre del término nutricionismo, Gyorgy Scrinis, publicó un libro en el que abordaba de forma monográfica sus implicaciones. Y como digo, cada día observo más consumidores víctimas de la fiebre ocasionada por esta ideología. Fíjate cómo deben de estar las cosas que aunque lentamente, ya se empiezan a realizar estudios al respecto. El último, bastante reciente, pone de relieve que la población atribuye a los nutrientes aislados (y no tanto a la comida que los pudiera contener) un factor protector frente a las enfermedades crónicas.

Naranja y vitamina C

Antes de continuar, y para todos aquellos que no estén al corriente creo necesario aportar una mínima descripción de lo que se entiende por nutricionismo. En realidad es algo muy fácil de comprender, se trataría de hace descansar en los nutrientes aislados virtudes generales sobre la salud independientemente de la matriz alimentaria (o suplementaria) en la que estén incluidos. Su práctica se pondría de relieve en aquellas personas que, por ejemplo, deciden tomar un suplemento de ácido fólico en vez de incluir en su minuta diaria suficientes alimentos de origen vegetal que a buen seguro incluirán esta vitamina. O bien, cuando se consume una bebida láctea enriquecida con omega tres en vez de consumir con la adecuada frecuencia pescado en la dieta. Si cada día el nutricionismo está más de moda… o si condiciona la conducta de los consumidores, queda bastante de manifiesto cuando nos damos un paseo por los pasillos de un supermercado, o cuando vemos los anuncios de productos alimenticios y de suplementos en la televisión. Lo cierto es que es que hay una oferta infinita de este tipo de productos enriquecidos en lo que sea. Y si esa oferta que es infinita viene produciéndose desde al menos una década larga, es porque la demanda, tristemente, también es infinita.

Así lo ha puesto de relieve como te decía un reciente estudio: Nutrient-centrism and perceived risk of chronic disease (El nutriente-centrismo y la percepción de riesgo de padecer enfermedades crónicas). En él, 114 estudiantes de psicología han sido objeto de estudio y se contrastó que para ellos la descripción de una dieta en términos de nutrientes (mencionar los nutrientes que contenía una dieta dada) era percibido como un elemento más beneficioso para la reducción del riesgo de sufrir determinadas enfermedades (diabetes, patologías cardiacas, etcétera) que cuando la misma dieta se describía mencionando los alimentos “naturales” que la componían. Creo que está bastante claro, pero voy a poner un ejemplo.

De igual forma que decir que nuestras cañerías están llenas de monóxido de dihidrógeno puede tener connotaciones negativas para muchas personas (a pesar de que es lo mismo que decir que nuestras cañerías están llenas de agua); en este estudio se puso de relieve que para esta muestra el decir que alguien sigue una dieta alta en magnesio tiene más virtudes protectoras que si le dices que lo que tiene es una dieta alta en espinacas… Es decir, nutricionismo galopante.

Lo cual, además de ser un error, supone un importante peligro ya que desde hace bastantes años la industria alimentaria nos está bombardeando con alegaciones presuntamente saludables (mencionando dichos nutrientes) en productos con un perfil nutricional francamente nefasto. De esta forma, no pocos consumidores prefieren (por que lo perciben como mejor) las salutíferas alegaciones que pueda incluir la publicidad de unas salchichas de frankfurt “ricas en proteínas y fósforo”, que el anodino aspecto de un huevo pasado por agua… que, no es por nada y desde el más estricto punto de vista nutricional, le da bastantes vueltas a las mencionadas salchichas.

Si te ha gustado esta entrada quizá te interese consultar:

—————————————–

Nota: Una vez más, agradezco a Marc Casañas (@Firefly_fan) sus aportaciones para este artículo.

Imagen: Maggie Smith vía freedigitalphotos.net

7 comentarios

  1. Totalmente de acuerdo!!. Siempre recordaré a una australiana que conocí que tomaba varias pastillas en la mañana y me decía que eran suplementos vitamínicos para no ponerse “enferma” (constipado, gripe,etc) nunca!!. Me pareció enfermizo!!

    Y recuerda que si buscas Tiendas Online de Alimentación y Bebidas en Españas somos tu web de consulta, visítanos en http://elpedidohosteleria.com

    08 septiembre 2015 | 10:42

  2. Dice ser Jose Otero

    Genial artículo Juan!

    El nutricionismo está de moda porque es lo que le interesa a las grandes empresas.
    Pueden hacer un producto de mierda y luego decir: ‘Bajo en azúcares y enriquecido con vitaminas A, D, C y hierro; y así parece bueno.
    En fin, otra forma de engañar al consumidor.

    08 septiembre 2015 | 11:54

  3. Dice ser Sandra BT

    Hola,

    Mis amigos me recomendaron tomar un complmento por que por más que comía cosas saludables, siempre tenia cansancio.
    Me recomendaron comprar Colnatur que tiene colageno natural.
    HE visto en varios sitios y es algo asi : http://www.denatural.es/ofertas/colageno-neutro que creo que es el que tiene sabor normal.
    Me siento bien después de tomarlo.

    Alguien me puede decir si lo ha tomado tambien?

    08 septiembre 2015 | 13:14

  4. Dice ser Dulce Revolucion (@CaosAzucarado)

    Sandra BT se perdió tu artículo del otro dia sobre el colágeno… (y es penosa haciendo spam)

    08 septiembre 2015 | 15:22

  5. Dice ser LulaMae

    No os entiendo. Desde este blog dais siempre consejos desde el sentido común y la ciencia como bandera, y luego veo pseudo reportajes de Mejor con Salud en el mismo periódico para echarse las manos a la cabeza. En ellos se afirma que beber agua con limón adelgaza o que desayunar ayuda a perder peso, cuando es algo que no está nada claro.

    08 septiembre 2015 | 20:07

  6. Dice ser rg

    @LulaMae

    Me pasa lo mismo, es lamentable la cantidad de barbaridades que ponen en esa sección. Y encima para comentar hay que andar con mil historias. Han publicado barbaridades y cosas punibles, ojo!! yo cualquier dia de estos pienso contestarles pero posiblemente a través de alguna organización de consumidores.

    No se puede ir soltando por ahí que tal o cual cosa produce cáncer cuando no solo no hay pruebas sino que es delito.

    Una cosa es aconsejar paridas o tergiversar cosas y otra ya muy seria es permitir disparates y apologías, incluyendo por supuesto todo tipo de disparates, pero ojo que algunos repito que son punibles. Y está bien coño; aqui un blog de ciencia y al lado justo, justito lo contrario.

    A ver si en 20M se dan cuenta que eso les hace más daño que otra cosa; quedan como un periódico de segunda dejando publicar leyendas urbanas aderezadas con estupideces. Que luego la gente va y te dice: es que lo he leido aqui…joer..

    Saludos.

    09 septiembre 2015 | 11:06

  7. Dice ser Rodrigo

    Excelente articulo, la verdad que muchas veces pienso en esos alimentos que ponen en un pedestal y se fomenta su consumo al destacar una particularidad o propiedad que muchas veces no posee. En mi pais los supermercados estan llenos de productos que alientan al consumo con este tipo de frases, hasta los vegetales y frutas tambien.

    No hay vueltas en esto y como digo siempre ya esta todo inventado, es lamentable que no se quiera aceptar que en la alimentación esta todo lo que precisamos.

    Saludos y adelante!!!

    25 septiembre 2015 | 02:52

Los comentarios están cerrados.