BLOGS
El nutricionista de la general El nutricionista de la general

"El hombre es el único animal que come sin tener hambre, que bebe sin tener sed, y que habla sin tener nada que decir". Mark Twain

Las claves de la Dieta Mediterránea (hagan juego señores)

El Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente acaba de hacer pública una información enmarcada en la estrategia “Mediterraneamos” cuyo principal objetivo es la promoción de la Dieta Mediterránea entre niños y jóvenes. Su fin, en general, de dar a conocer sus efectos beneficiosos dentro de una dieta equilibrada y como una estrategia de salud que nos es particularmente cercana (al menos geográficamente hablando).

Para ello en la edición de este año ha generado una serie de materiales dirigidos a colectivos de educación primaria y secundaria, y que puedes consultar en este enlace. Como verás se trata de mucha información presentada de forma diversa bien a los niños más pequeños o bien a aquellos más mayores.

Como casi siempre en estos casos el grueso de la información se termina aglutinando en un decálogo. Bien es sabido que no soy muy de decálogos, no entiendo muy bien esta costumbre de tener que resumir por sistema tantas y tantas cosas en grupos de 10 consejos o recomendaciones (supongo que será parte de nuestra tradición cristiana).

El caso es que entre tanta información, al final, con el decálogo, todo aparenta que la información tiende a priorizarse de una forma y no de otra, entendiendo como más importantes unos consejos que otros. En el caso que nos ocupa, por ejemplo, el decálogo dirigido a los chavales de primaria (y supongo a sus cuidadores) es este (haz click para poder acceder a la imagen):

 Claves dieta mediterránea

En líneas generales estoy bastante de acuerdo con esta información pero desde mi modesto punto de vista hay cosas que hubiera hecho de forma diferente. Por ejemplo: ordenar los consejos empezando por aquellos a mi juicio más importantes; además de hubiese puesto juntos (o directamente unando) aquellos que están intrínsecamente relacionados… y así hubiera dejado para al final los más prescindibles. O incluso habría alguno del que yo hubiera prescindido del todo y que por tanto no lo hubiera incluido… a cambio quizá de otros que sí hubiera puesto. Así pues, si de mí dependiera la elección, sin numerar, hubiera sido la siguiente:

  • Mantener un patrón alto de actividad física en el día a día. En mi opinión, eso de “realizar actividad física todos los días” suena a condena diaria, a dedicarle un tiempo per se a esa actividad física. En su lugar creo que merece más la pena incentivar el que el día a día (desplazamientos, juegos, ratos de ocio, tareas “obligadas”…) se realicen con la incorporación de actividad física. Sin hacer de menos, claro, a la práctica deportiva.
  • Consumir alimentos de origen vegetal en abundancia (frutas, verduras, legumbres y frutos secos). En este sentido, la fruta fresca debería ser el postre en la mayor parte de los casos (aquí se aúnan el consejo 2 y el 8, no le veo el sentido a separarlos salvo para llegar al consabido decálogo)
  • Es conveniente hacer uso de los alimentos frescos de temporada. Este consejo (y su explicación) está en relación con el anterior, el uno ayuda al otro y viceversa, y por eso los situaría juntos.
  • Los alimentos procedentes de cereales: pan, pasta, arroz en sus versiones integrales, es conveniente que estén presentes en tu alimentación cotidiana. Eso de que estén presentes “en todas las comidas principales” y señalar al pan aparte del resto me parece un poco desproporcionado.
  • Entre los alimentos de origen animal, preferir el pescado tanto blanco como azul, las carnes magras y los huevos. No entiendo la llamada a la moderación en el caso de los huevos en base a lo que hoy ya se sabe sobre este alimento y que traté en este post.
  • La bebida por excelencia ha de ser el agua.

Y como ves me salen 6 consejos. Para mí mejor que 10. Como verás he prescindido del consejo de tomar todos los días, porque sí, una determinada cantidad de lácteos. De hecho me gustaría que alguien me dijera en qué parte de la “tradición mediterránea original” está esa matraca con los lácteos. En realidad, mediterráneo a un lado, las actuales tendencias (basadas en la evidencia) no invitan a incluir los lácteos como un alimento “indispensable” en la dieta diaria y menos cuando, tal y como suele suceder, estos se acompañan de otros ingredientes con una alta proporción de azúcares, bien porque el usuario se los añade directamente, bien por que ya vienen añadidos, bien porque se les incorpora el consabido cacao en polvo que también los incluye.

Y luego está el tema del aceite de oliva. Tampoco lo he incluido (ahora es cuando me llueven las tortas). Entiendo que el constructo “dieta mediterránea” difícilmente se puede comprender sin la incorporación de esta grasa… y me parece bien. Pero eso no quiere decir que no se pueda seguir un patrón de alimentación saludable sin él y, aunque menos tradicionales hay otras fuentes de grasa vegetal tan saludables como el aceite de oliva. Otra cosa es el sabor, ahí ya y a título personal, he de morir al palo y decir qua mí el aceite de oliva virgen extra no me lo quita nadie. Te sugiero que eches un vistazo a este post en el que se cita un ultraresumen de las principales claves de la “Dieta mediterránea” de manos de Ancel Keys, su principal ideólogo.

En resumen, tal y como mencioné en este otro post, el problema de nuestro NO seguimiento del patrón dietético mediterráneo está más en los elementos dietéticos y de estilo de vida que incorporamos habitualmente y que no le son propios (productos procesados, platos preparados, comidas independientes, sedentarismo elevado a la enésima potencia, etcétera) que en lo que nos falta por incorporar. De esta forma yo hubiera añadido un apartado en este folleto que pusiera de especial relieve a los más pequeños qué NO es la dieta mediterránea y cómo, por tanto, nos alejamos de sus salutíferas propiedades (pero claro, al final de hacerlo así “se mancillarían” algunos productores de alimentos y no creo que el MAGRAMA esté por esa labor)

Lo que más me ha gustado, eso sí, son las cuatro líneas que se dedican al final para aclarar que

“Dieta mediterránea” no es solo una forma de comer: La Dieta Mediterránea en realidad es una forma de vivir.

Si te ha gustado esta entrada te invito a que consultes:

——————————————-

Nota: Quiero agradecer una vez más a Guillermo parís (@waltzing_piglet) el hacerme partícipe de este tipo de informaciones.

15 comentarios

  1. Dice ser kerstin

    Como siempre, un artículo muy interesante. Tienes razón: estaría bien aclarar qué no es dieta mediterránea y no sólo a los niños: la necesidad de consumir lácteos todos los días, por ejemplo, es una tradición más nórdica que mediterránea, creo. Supongo que es por aquella tradición pedagógica de ensñar en positivo, poniéndo énfasis en las buenas prácticas más que en las malas, evitando el posible efecto llamada de lo prohibido, por así decir. Pero, volviendo al tema de los lácteos, es un tema que me preocupa, porque, por un lado, sin demonizarlos cómo hacen algunos veganos o naturópatas militantes, que elevan a los altares del mito ese argumento tan peregrino de que somos el único animal que sigue consumiendo leche después de ser lactante y, encima de otra especie (si nos ponemos así, también somos el único que toma pan, cerveza o tofu, que yo sepa), pienso que no son tan imprescindibles como nos los pintan, ni siquiera para los niños, que parece que, si no se toman sus buenos vasos de leche, no van bien alimentados y no crecerán lo suficiente.

    26 junio 2014 | 09:48

  2. Dice ser Demóstenes

    Disiento en lo de quitar el aceite de oliva. Estamos hablando de claves de la dieta mediterránea, así que el aceite de oliva ha de estar ahí forzadamente. Igual el aceite de coco o el aguacate son fuentes muy sanas, o incluso el de colza prensado en frío (pero nunca para freír) si nos ponemos.

    Si nos ponemos en lo saludable, de hecho creo que bastarían incluso menos consejos:
    – Comer sobre todo alimentos frescos
    – Que la fruta sea tu alimento dulce habitual
    – Evitar alimentos ultraprocesados y/o refinados, incluso aquéllos vendidos como ‘light’
    – Comer y beber cuando se tenga hambre hasta sentirse saciado, pero no más allá
    – Llevar una vida activa que implique frecuentes salidas al aire libre

    Creo que más allá de eso, ya se empieza a entrar en terreno pantanoso científicamente hablando. Muchos alimentos que consideramos básicos no tienen por qué serlo, la leche ya la has comentado, pero añadiría también los cereales. Disfruto de un “pa amb tomàquet” como el que más, pero no es que el pan sea tan nutritivo.

    26 junio 2014 | 10:04

  3. Dice ser Ernie

    Muy buen artículo, Juan =).

    Acabo de leerlo y no deja de repetirse en mi cabeza cómo es posible que, con la cantidad de información que existe, de buena calidad y bastante bien avalada, se siga siguiendo postulados antiguos y muchísimas veces refutados por la ciencia.

    Me sorprendo, como tú, ante las afirmaciones relacionadas con los lácteos, los cereales y los huevos. Y creo que hubiera sido un acierto hacer más hincapié en lo beneficioso de reducir los alimentos y platos procesados.

    26 junio 2014 | 10:07

  4. Dice ser Nutricionista

    ¿Dieta mediterránea sin aceite de oliva? Pues claramente te digo y sin animo de ofender a tí y al doctor gurú Keys que no tenéis ni p. idea de nutrición.

    El beneficio del aceite de oliva está más que demostrado y su eliminación de la dieta por su condición de grasa tal como predicas no supera ni de lejos a una ínfima parte de sus beneficios. Además que en la dieta mediterránea (la verdadera, no esta basura de la que hablas) se consume en cantidades mínimas.

    Y lo que ya no sé si es para reír o llorara es que digas que hay otras grasas tan saludables como el aceite de oliva. ¿cuales, la soja, el aceite de coco, la margarina?

    De risa que alabes al aceite de oliva porque te gusta su sabor y no cites ni una solo de sus beneficios demostrados en numerosos estudios de rigor

    Venga, a seguir malinfromando

    26 junio 2014 | 10:23

  5. Dice ser Nutricionista

    Y antes de recomendar a la ligera eliminar el aceite de oliva de la dieta justo es reconocer de lo que estás privando a tus lectores:

    BENEFICIOS SALUDABLES AL INGERIR ACEITE DE OLIVA
    Ya hace tiempo que conocemos que ingerir aceite de oliva es beneficioso para la salud
    Para que sea suficientemente beneficioso la dosis recomendada es de 40 gr día, de 2 a 3 cucharadas.
    FRENTE AL COLESTEROL
    Regula los niveles de colesterol en sangre, gracias a los ácidos grasos mono insaturadas disminuye los niveles de LDL .
    Los fito-esteroles aumentan el HDL, lo que ayuda a balancear el colesterol, mejorando a su vez las enfermedades cardiovasculares y arteriosclerosis.
    FRENTE A LA HIPERTENSIÓN
    Ayuda a reducir la hipertensión gracias a los poli-fenoles y el ácido oleico.
    MEJORAR LA FUNCIÓN DIGESTIVA
    ACEITE DE OLIVA
    En el aparato digestivo, actúa como protector frente al exceso de ácidos del estomago.
    Mejora el PH del organismo aumentándolo, igualmente debido a la mejor absorción del calcio y del magnesio.
    Previene el estreñimiento.
    Mejora la digestión de los nutrientes al estimular la secreción de bilis por la vesícula biliar, lo que ayuda a evitar digestiones lentas o pesadas de las grasas.
    FUNCIONES METABÓLICAS Y COGNITIVAS
    ACEITE DE OLIVA
    Mejora las funciones metabólicas y desarrollo cerebral.
    Favorece la formación de membranas celulares y del tejido cerebral.
    Parece que las personas que consumen más grasas saturadas en comparación a las que consumen menos, tienen menos memoria. Las personas que consumen mayor cantidad de grasas mono-insaturadas que contiene el aceite de oliva, tienen mejoras cognitivas con el tiempo.
    En esto también contribuyen los polifenoles.
    ACCIÓN ANTIINFLAMATORIA DEL OLEOCANTAL
    Este componente orgánico natural del aceite de oliva que le aporta parte del sabor del aceite, le aporta acciones antiinflamatorias parecidas al del ibuprofeno.
    EN OSTEOPOROSIS
    Mejora la absorción de calcio, el magnesio y el zinc. Por lo que es de ayuda en el crecimiento óseo.
    Y fundamental durante la menopausia.
    Mejora la absorción de los micronutrientes liposolubles como la vitamina A y la D.
    ACCIÓN ANTIOXIDANTE
    Actúa como antioxidante, disminuye el envejecimiento de la membrana celular, gracias a su contenido en vitamina E.
    SENSACIÓN DE SACIEDAD
    Los últimos estudios le aportan acciones frente a la sensación de hambre. Unos estudios del Prof. Peter Schieberle, Head of the TUM Chair of Food Chemistry and Director of the German Research Center for Food Chemistry.
    Las personas en el grupo de estudio indicaban un efecto de saciedad más importante si habían ingerido aceite de oliva y con más alto contenido de serotonina. Otros estudios también demostraban lo mismo

    26 junio 2014 | 10:48

  6. Dice ser Pepa

    A mi cuñado que de siempre (hasta de niño) ha tenido problemas de colesterol (hereditario) el médico (endocrino) le dijo que podía tomarse el aceite de oliva a cucharadas si quería por lo beneficoso que es.

    Venga, sigan malinformando, como bien dicen arriba.

    26 junio 2014 | 10:52

  7. el-nutricionista-de-la-general

    Buenas a todos,

    No soy muy de repetir cosas que ya he dicho en el texto, pero para los que afirman que yo digo que eliminaría el aceite de oliva de la dieta mediterránea, copio-pego una frase que ha estado ahí desde el principio:

    Entiendo que el constructo “dieta mediterránea” difícilmente se puede comprender sin la incorporación de esta grasa… y me parece bien.

    Sobre el tema del aceite de oliva hay tres o cuatro post en el blog, sugiero que se visiten.

    Saludos

    26 junio 2014 | 11:06

  8. Dice ser Silvia

    Odio las dietas 🙁 Tanto que inventan y nadie inventa nada para poder disfrutar de la comida sin tener que preocuparse por engordar http://goo.gl/r9fuAu

    26 junio 2014 | 11:34

  9. Dejando a un lado la polémica del aceite de oliva, que yo, personalmente, si considero que forma parte indisoluble de la dieta mediterránea, me gusta el punto sobre la recomendación de beber agua en las comidas. Por mi trabajo en la hostelería he podido comprobar en numerosas ocasiones como en los comedores de personal de hoteles y restaurantes se come con refrescos azucarados de cola y naranja principalmente, en vez de con agua. Eso es algo que desde hace pocos años (tiempo que llevo observando ese fenómeno) ocurre y no porque se prohíba el agua o se dificulte su acceso. Es el propio personal el que elige esa clase de bebidas carbonatadas para comer, ya que la ponen a su alcance de manera “gratuita”, así que la tarea de educar a los niños para ir en contra de las costumbres que copian de los padres me parece dificilísima. Aún así no hay que tirar la toalla y seguir llevando a cabo esta clase de iniciativas con la esperanza de que poco a poco calen en la sociedad.

    Y recuerda que si buscas Tiendas Online de Alimentación y Bebidas en España somos tu Directorio Especializado, visítanos en http://elpedidohosteleria.com

    26 junio 2014 | 11:37

  10. Dice ser Aura

    Bueno, yo de esto concluyo que una dieta variada y un ejercicio moderado, es lo más recomendable.
    Pero insisto a los profanos en la materia no pueden volver majareta, porque unas veces se ensalza un alimento y otras veces se tira por tierra.
    Personalmente creo que la base está en no abusar de ningún alimento, aunque en ocasiones nos dejemos arrastrar por los gustos propios, estar siempre coartando nuestros impulsos tampoco debe ser muy saludable.
    Respecto al agua que debe ingerirse, ayer precisamente deje un enlace en el que se tira por tierra ese mito que nos induce a beber ocho vasos de agua al día, vuelvo a dejarlo por si a alguien le interesa.

    http://goo.gl/bKM1fY

    Y respecto a lo que llamas matraca con los lácteos, solo te comento que la matraca pro-lácteos lleva muy poca ventaja a la matraca contra-lácteos, porque desde un tiempo a esta parte parece que hay un interés en denostar la leche y derivados como si fueran la fuente de todo mal.
    Respecto a la argumentación de los veganos contra la leche que menciona kerstin, aparte de coincidir en su puntualización, yo añado que seguramente el hecho de que los demás animales no hayan desarrollado la capacidad para ejercer de ganaderos, tendrá algo que ver con que de adultos no tomen lácteos… digo yo.
    He tenido cuatro perros y a todos, sin excepción, se pirraban por los lácteos. A los argumentos veganos yo les presto muy poco oído, los dogmas no me van.

    26 junio 2014 | 12:48

  11. Dice ser Chus

    ¿Polémica por el aceite de oliva? Con todos los respetos, solamente hay polémica entre aquellos que no han sido capaces de entender lo que ha escrito Juan con total claridad. Nada que no se solucione con una adecuada comprensión lectora. Cuando creo que mi capacidad de sorpresa está saturada va y se me reactiva otra vez…

    Me gusta el post de hoy por varios temas, alguno no relacionado directamente con la nutrición. ¿Por qué decálogo? Pues dudo que sea por temas religiosos. Más bien Tiene que ver con nuestro sistema de numeración, decimal, y que tiene mucho que ver con que tengamos 10 dedos en las manos.
    Es curioso que siempre lleguemos al mismo punto con el tema de la dieta y las costumbres saludables y cueste tanto que cale en el día a día de la población en general.

    Un saludo

    26 junio 2014 | 13:23

  12. Dice ser Nutricionista

    Si alguien no comprende lo que lee seras tú, Chus. Porque el texto es claro:

    “”Y luego está el tema del aceite de oliva. Tampoco lo he incluido (ahora es cuando me llueven las tortas). Entiendo que el constructo “dieta mediterránea” difícilmente se puede comprender sin la incorporación de esta grasa… y me parece bien. Pero eso no quiere decir que no se pueda seguir un patrón de alimentación saludable sin él””

    Se puede prescindir del aceite de oliva, vale, pero aparte de privarte de los beneficios de este, esa dieta ya no es mediterránea. El aceite es el ingrediente fundamental de esta dieta y lo que la define y sin él no es propio llamarla de esta manera

    26 junio 2014 | 15:32

  13. Dice ser Chus

    Nutricionista (comentario, no bloggero). Voy a desgranar las dos frases, porque son solo 2, a ver si así nos entendemos… Y francamente, no me esperaba hacer este ejercicio a estas alturas, pero ya que tú mismo has puesto la cita de la discordia, vamos a ello, venga, va.
    “Entiendo que el constructo “dieta mediterránea” difícilmente se puede comprender sin la incorporación de esta grasa… y me parece bien.” –> Vamos, que en opinión de Juan, la dieta mediterránea no se entiende facilmente sin el aceite de oliva. A modo de traducción. ¿En qué parte dice que sí se entiende la dieta mediterránea sin esa grasa? ¿No es acaso justo lo contrario lo que está diciendo? Creo yo, vamos.
    “Pero eso no quiere decir que no se pueda seguir un patrón de alimentación saludable sin él” –> Dieta mediterránea se asocia a patrón de dieta saludable. Pero… ¿Desde cuando “patrón de dieta saludable” alude únicamente a “Dieta Mediterránea”? Hasta donde yo veo no se circunscribe solamente a dieta mediterránea, sino que amplia el concepto y alude genéricamente a una dieta saludable, sin especificar el tipo. Y efectivamente hay otras grasas que se pueden incluir en una dieta saludable, sea esta mediterránea o no. Incluso iría yo más lejos: en una dieta mediterránea el aceite de oliva es esencial, pero no tiene por que ser la única grasa saludable.

    Un saludo.

    26 junio 2014 | 17:21

  14. Dice ser rg

    @Nutricionista

    Como lo de la parte referente a la nutrición no te entra, o no quieres que te entre en la cabeza, te dedicas a redefenir concepto de marketing, de historia, de formalismos, de tradiciones…o de qué??

    Es igual, el blog es de nutrición no de talibanismo en definiciones sentando cátedra, que pareces uno de esos talibanes de la paella valenciana que no contentos con defender lo logico,hasta cierto punto, arremeten contra todo y se adueñan del arroz y del “caldo” erigiéndose en únicos poseedores de la razón, aunque sea a fuerza de decirle a un castellano leoonés cómo se hace la chanfaina.

    Esto no es para vender follletos de turismo o certificados de autenticidad.

    26 junio 2014 | 18:50

  15. Dice ser Jordi

    Parecerá una tontería pero la gente de la calle sigue sin tener claro a cuanto corresponde una ración. No salen las cuentas con los conceptos precondebidos. Creo que en este tipo de informaciones debería indicarse de una forma clara.

    27 junio 2014 | 07:59

Los comentarios están cerrados.