BLOGS
El nutricionista de la general El nutricionista de la general

"El hombre es el único animal que come sin tener hambre, que bebe sin tener sed, y que habla sin tener nada que decir". Mark Twain

“Nutrición-área 51”: Los ciclos fútiles

Área 51_The Lost WandererPor si no estás al corriente, como “Área 51” se conoce al asentamiento de una base militar estadounidense en la que supuestamente se llevan a cabo investigaciones súper secretas  sobre armas, naves, vida alienígena y toda esa clase de cosas que tantas especulaciones genera (haya o no algo de cierto en ellas) y que tantos guiones hollywoodienses inspira .

Con este nombre, el de “Nutrición-área 51”, quiero abrir una especie de subsección de este blog en el que se dará cuenta de teorías, hipótesis, proyectos, etc. que o bien en este momento sean líneas de investigación más o menos interesantes y curiosas, o bien sean auténticas simplezas científicas, aunque no por ello dejen de formar parte del vocabulario y del “conocimiento” popular. Todo ello evidentemente relacionado con la nutrición.

La entrada de hoy, con la que doy por inaugurada esta subsección, va un poco de este rollo, de  una hipótesis que suena fenomenal teóricamente en relación con la regulación y control del peso corporal pero sobre la que de momento no se ha demostrado su existencia o comprendido su finalidad, si es que la tiene. No obstante, podrían tener una aplicación práctica en el futuro. Abrimos “Nutrició-área 51 para hablar de lo que se conoce como el paradigma de los ciclos fútiles (futile cycle en inglés)

¿Qué son los ciclos fútiles?

Veámoslo primero a las bravas, y luego con las explicaciones. Los ciclos fútiles son esas reacciones que implican un camino de ida y vuelta al mismo tiempo y que tienen direcciones o resultados opuestos y que por lo tanto no tienen ningún efecto general más allá que la utilización de energía, de forma más típica el disipar esta energía en forma de calor. Si no has entendido nada, no te culpo. A pesar de la sencillez del concepto, dicho así suena raro.

Para que me entiendas los ciclos fútiles tendrían el análogo televisivo del genial José Mota con su conocido “Si hay que ir se va… pero ir pa ná es tontería” pero aplicado a las rutas metabólicas que se siguen en nuestro cuerpo.

Imagina que fruto de tu normal metabolismo una molécula se transforma en otra, y que al mismo tiempo (o a continuación) esta segunda vuelve a transformarse en la primera y todo eso repetido cientos o miles de veces a la velocidad de milisegundos. Nada cambia en tu naturaleza (sigues siendo el/la mismo/a) pero sin embargo ha habido un consumo de energía necesario para obrar tales reacciones. Es un “ir pa ná metabólico” que, eso sí, gasta energía que se disipa en forma de calor.

Futile Cycle

Otras teorías sobre los ciclos fútiles implican a los grupos o enlaces de las propias moléculas y no a moléculas distintas. Es decir, se darían cuando por ejemplo los grupos hidroxilo de, pongamos una molécula de glucosa, se intercambia con otro grupo hidroxilo, exactamente igual, de la misma molécula. Es evidente que ha habido un cambio, que ha habido un trabajo en el término más físico de la palabra, que ha precisado de una cierta energía, y que sin embargo no se ha traducido en un cambio apreciable.

¿Se producen realmente, sirven para algo?

Sobre la primera posibilidad comentada parece claro que se realiza en una determinada proporción, la segunda no tanto. En cuanto a su utilidad hay diversas teorías. Se considera que es una forma de regulación de las distintas rutas metabólicas que implicaría la mayor o menor concentración de un sustrato en un momento dado. Sin embargo, también se teoriza sobre si estos ciclos fútiles podrían intervenir en la explicación de porqué la población tiene una mayor o menor dificultad para engordar. Así, en las personas con una mayor tendencia al aumento de peso habría una menor presencia de ciclos fútiles y en las más resistentes al aumento de peso mayor presencia. Más ciclos fútiles implicarían un mayor consumo de energía y todo ello con una base genética. Por último, los ciclos fútiles también podrían estar implicados en los procesos de termogénesis y de regulación de la temperatura corporal al ser el calor disipado una de las consecuencias más evidentes de la utilización de energía cuando se llevan a cabo.

De momento no hay mucho más sobre el tema de los ciclos fútiles. Así que cerramos por hoy la “Nutrición-área 51” a la espera del próximo expediente que tendrá, ya lo adelanto, mucha más repercusión en el mundo de las dietas milagro a pesar de tener mucha menos base que el tema de hoy. En la próxima entrega: “las calorías negativas”.

——————————–

Esta entrada participa en la III Edición del Carnaval de la Nutrición, organizado por el blog Scientia

——————————–

Foto 1: The Lost Wanderer

Foto 2: Akane700 vía Wikimedia Commons

5 comentarios

  1. Dice ser Lilly

    Interesantísimo. Nunca había oído hablar de los ciclos fútiles, veremos si la investigación nos abre el conocimiento un poco más sobre el tema. Muy curioso.

    09 abril 2013 | 10:42

  2. Dice ser rss noticias

    la palabra “paradigma” describe perfectamente esta hipótetis :))

    http://www.newshub.es/ noticias en tiempo real. 1.373.948 artículos en 42 categorias quality. un producto heeloo.es

    09 abril 2013 | 13:11

  3. Dice ser RUBÉN

    Hola juan,
    soy seguidor suyo y colega del gremio (nutricionista de base y actualmente investigo en nutrigenómica a nivel molecular). Una de las lineas de investigación que más promete y la que estamos directamente involucrados es la transformación de la grasa blanca en grasa Beige. Estas son un tipo de células adiposos blancas que sin llegar a ser totalmente tejido adiposo marrón poseen mitocondrias que expresan UCP3 y disipan la energía sobrante en forma de calor mediante la termogénesis aumentando los ciclos fútiles.
    Estoi no es futuro, ahora es ya presente
    Un saludo y enhorabuena por todas las entradas

    09 abril 2013 | 15:51

  4. el-nutricionista-de-la-general

    Gracias “Rubén”!

    Sí, más o menos estoy al corriente, como habrás visto comento por encima el hecho, y también podría haber comentado algo en esta entrada sobre viagra y obesidad (http://blogs.20minutos.es/el-nutricionista-de-la-general/2013/01/28/viagra-contra-la-obesidad/) porque algo leí al respecto, pero no quise entrar en mayores detalles.

    Ánimo con esa investigación, que tiene muy buena pinta. Ya nos contarás y gracias por tus palabras 🙂

    09 abril 2013 | 20:47

  5. Dice ser hahGoakly

    A tooth (plural teeth) is a small, calcified, whitish structure initiate in the jaws (or mouths) of various vertebrates and worn to ease up down food. Some animals, surprisingly carnivores, also partake of teeth for hunting or for defensive purposes. The roots of teeth are covered nearby gums. Teeth are not made of bone, but rather of multiple tissues of varying density and hardness.

    The ordinary structure of teeth is be like across the vertebrates, although there is considerable converting in their shape and position. The teeth of mammals drink deep roots, and this decoration is also create in some fish, and in crocodilians. In most teleost fish, regardless how, the teeth are attached to the outer surface of the bone, while in lizards they are fond of to the inner interface of the jaw during a man side. In cartilaginous fish, such as sharks, the teeth are unavailable around tough ligaments to the hoops of cartilage that type the jaw.

    17 abril 2013 | 11:05

Los comentarios están cerrados.