BLOGS
El nutricionista de la general El nutricionista de la general

"El hombre es el único animal que come sin tener hambre, que bebe sin tener sed, y que habla sin tener nada que decir". Mark Twain

¡Y una fruta mierda!

Está bastante bien asumido por parte de la población general que un adecuado consumo de fruta está relacionado con beneficios sobre la salud. Por esta razón, ya que el actual patrón de consumo de fruta está por debajo de los habituales consejos (sea por la causa que sea) es posible que la industria alimentaria aproveche en este terreno tantas oportunidades para hacer de las suyas, muchas veces con el auspicio de las leyes vigentes. Es decir, la gente sabe que comer fruta es bueno y al no hacerlo en la cantidad adecuada está especialmente sensibilizada para acoger aquellas opciones que nos sugieran una cierta facilidad a la hora de consumirla… mucho más sensibilizada además si la “opción” propuesta es fetén para nuestros niños que, ya saben, son utilizados muchas veces como nuestro talón de Aquiles alimentario.

 

Ya he contado en alguna ocasión mi afición a observar comportamientos y actitudes del mundo que me rodea en relación con sus hábitos alimentarios. En este sentido no descubro nada cuando digo que, además de otros entornos, el patio del colegio de mis hijas representa un inapreciable ecosistema para el estudio, del que muchas veces saco jugosa información. De un tiempo a esta parte vengo observando que a las horas de las meriendas y en los almuerzos (aquellos días en los que hay que llevar de almuerzo fruta al colegio sí o sí, por obligación) empiezo a constatar una  preocupante proliferación en las manos de los niños de unos llamativos sobres-bolsa tuti-fruti y multicolori comercializados por una conocida marca de distribución. “100% fruta” pone (además, “sin lactosa” y “sin gluten”) y, lo más preocupante en mi opinión, un visible logo que reza:

1 ración de fruta

 

¿Nos están sugiriendo que la ingesta de este tipo de productos equivale a la ingesta de una ración de fruta? Pues si es así, lo dudo. No, desde mi punto de vista, lo niego.

Veamos, los sucedáneos son eso, sucedáneos. Según el diccionario son “sustancias” que por tener propiedades parecidas a las de otra, pueden reemplazarla. Pues será lo que diga el DRAE, pero el reemplazo al que ahora me refiero, las bolsitas estas en vez de fruta, me niego a aceptarlo, ¡porque no son equivalentes!

A título particular, y aunque la legislación diga otra cosa, me parece inaceptable que se asocie como reemplazable el consumo de la fruta de verdad con el de un sobre-bolsa de 90 gramos a través del cual los niños (ellos especialmente) liban cual si de lepidóptero vulgar se tratase el puré de frutas procedente de concentrado con su vitamina C añadida.

 

Analicemos la sucedaneidad, la equivalencia o como se prefiera decir, de estos dos elementos. Para ello voy a tomar en consideración las características inherentes a la fruta y las voy a comparar con las de los sobres-bolsa.

Algunas de las características generales de la fruta como grupo son: Importante fuente dietética de vitaminas, minerales, fibra y fitonutrientes, y todo ello con un escaso aporte energético. Es decir, la fruta aporta todos estos elementos en una cantidad relativamente amplia y lo hace con pocas calorías.

A continuación he confeccionado una tabla con aquellos nutrientes que vienen reflejados en la información nutricional de los sobres-bolsa a los que me refiero y la he comparado con algunas raciones medias de las frutas más habituales. Quiero destacar dos aspectos: El poner sólo la vitamina C responde a que entre las vitaminas es la única de la cual se detalla su presencia en los sobres-bolsa (¡!). Y de los minerales sólo se menciona el sodio, algo bastante curioso porque, normalmente este mineral se suele hacer destacar para recalcar, por motivos de salud, su ausencia o baja proporción.

Datos de los sobres-bolsas por unidad (90 gramos) e información del propio envase. Datos de las frutas: National Nutrient Database (USDA); más en concreto: Naranja: 180 gramos; Kiwi verde: 148 gramos (una ración); Manzana: 161 gramos (una pieza mediana); Plátano: 118 gramos (una pieza mediana); Fresas: 144 gramos (una taza) por mitades; Piña: 156 gramos en trozos.

 

EN RESUMEN

  • Cualquier ración media de las frutas aquí expuestas aporta más fibra que la de los sobres-bolsa en cuestión. Es muy probable, además, que esta realidad sea trasladable a cualquier otra fruta fresca que se considere (salvo puntuales excepciones)
  • La presencia de vitamina C (y con mucha probabilidad de muchas otras vitaminas) en un patrón de consumo variado de fruta fresca es mucho más alto que el que se obtiene del consumo “por sustitución” de estos sobres-bolsa. Y lo más importante a este respecto,
  • A título particular, las diferencias organolépticas (ya saben esas cosas relativas al sabor, textura, aroma, color…) entre el consumo de este tipo de “sucedáneos” y el de la fruta son, francamente, imposibles de tomar en consideración. El puré de las bolsas-sobre es una especie de jalea hiperdulzona, pálida y más emplagosa que una canción de Albano y Romina Power.

Igual te interesa comparar algunos de los aportes nutricionales de estos sucedáneos con los del típico bollo con agujero que en ocasiones se lleva como merienda y que suelen tener tan mala prensa por pertenecer al mundo de la bollería industrial. Aunque existen otros aspectos nutricionales a la hora de comparar el típico  bollo con agujero con estos sobres-bolsa, ten en cuenta que un bollo de estos aporta 198 kcal con una presencia de fibra bastante similar (1 bollo con agujero = 1,4g de fibra).

 

EN CONCLUSIÓN

No conviene que la población general asocie como equivalentes el consumo de estos productos con  el consumo de fruta, y mucho menos que esta asociación se la inculquemos a nuestros hijos.

Si queremos que nuestros hijos coman fruta de forma natural, sin artificios que en mi opinión son contraproducentes, conviene ser un poco más HACENDOSOS ante estas situaciones. ¿Se me entiende?

————————–

Fotos: GTRES

22 comentarios

  1. Dice ser MSD Soft

    Estoy totalmente de acuerdo con este artículo. Los fabricantes de alimentos suelen utilizar estrategias de publicidad que rozan la línea de la publicidad engañosa, pero todo se hace por el dinero.

    No sólo sucede con la fruta, como bien se ha detallado en este artículo, también pasa con sustancias como el Omega 3, que parece una panacea que hace que consumamos leche, yogurts y otros productos y ahora hay estudios que dicen que el beneficio del Omega 3 para la salud es mucho menor que el que nos vende la publicidad.

    En lo referente a la fruta, es mucho mejor tomar fruta natural que productos enlatados, sin duda alguna. Y también pasa con las verduras. Mejor los productos naturales que los procesados.

    13 noviembre 2012 | 10:11

  2. Dice ser petaqui

    Fantástico artículo, nada nuevo por otra parte en este blog!

    La verdad es que cada vez que los veia yo en el supermercado me olía a chamusquina, y más viendo la marca que veia, la cual no me inspira NINGUNA confianza. Me ha hecho especial gracia lo de “bollo con agujero” jajajajaj que fenómeno xD

    13 noviembre 2012 | 10:23

  3. Dice ser Javier

    Bien dicho

    13 noviembre 2012 | 10:59

  4. Dice ser Lucia

    Este post me ha encantado! yo también estuve mirando las etiquetas de los sobres esos de frutas y decidí fingir que no había visto nada y seguir con mi paz mental.

    13 noviembre 2012 | 11:12

  5. Dice ser KTZ

    Me gusta mucho tu blog. Enhorabuena por este artículo!

    13 noviembre 2012 | 11:26

  6. Dice ser Isabel Alonso

    muy bueno tu comentario sobre esos sobres, yo estoy de acuerdo contigo en que es mejor darles para la media mañana o tarde una pieza de fruta y asi van descubriendo la variedad de frutas que hay por cada temporada del año. La verdad es que con mis sobrinos insisto mucho en eso en que prueben las frutas y poco a poco han ido comiendo mas variedad de fruta

    13 noviembre 2012 | 11:46

  7. La industria alimentaria siempre ideando nuevos productos transformados para añadirles supuestamente valor y ganar mas dinero. Lo lamentable aqui no es solo el engaño sino la dejadez de las autoridades alimentarias para poner coto y sancionar estas practicas engañosas. Los alimentos mas sanos son los que sufren menos transformaciones. Para estar sano y delgado basta con eliminar la comida basura de nuestra dieta, los alimentos refinados y procesados que estan cargados de grasas, azucares y sal,
    http://www.dietapaleolitica.es/showthread.php?t=155

    13 noviembre 2012 | 11:46

  8. Dice ser nen

    Jaja, hacendoso.
    Entrando en el tema y quizás para ampliar la cuestión ¿Nadie ha comparado la fruta de las grandes superficies y supermercados con, por ejemplo, la que se puede comprar en la plaza?
    Mis hijos se negaban a comer fruta hasta que decidimos apostar por comprar un producto de mejor calidad (y atención, en temporada, mas económico)
    Fruta verde, sin sabor, manzanas que no se ponen negras una vez peladas por su bajo contenido en azucares….
    Visto lo visto es normal que no quieran comer fruta.
    por cierto, ya te comente anteriormente que sería interesante un articulo al respecto.

    13 noviembre 2012 | 11:50

  9. Dice ser ANTONIO LARROSA

    Donde se ponga la fruta que se quiten los rpoductos raros. ¡Difruta con la fruta!

    Clica sobre mi nombre

    13 noviembre 2012 | 11:52

  10. Dice ser marmor cabello

    Estos purés son asquerositos. Gracias por tu dedicación a informar de forma tan clara y didáctica.

    13 noviembre 2012 | 12:26

  11. Dice ser o

    ¿Y qué?

    13 noviembre 2012 | 12:28

  12. Dice ser Lanzas

    Aun teniendo razón, la tabla no esta elaborada con los mismos gramos. Esta es una forma de manipular con datos reales. ( ” Barrer pa dentro”).

    13 noviembre 2012 | 13:31

  13. Dice ser Ali

    Muy buen post. Estoy de acuerdo contigo en que no hay nada como la fruta, no se puede sustituir a no ser que sea con un buen vaso de zumo natural. Pero también pienso que cuando tienes niño que no come fruta ni que le obligues, a veces sientes que quizás una bolsita haga milagros. En mi caso tengo un bebé de 12 meses que desde los 4 meses le ha costado comer fruta, en papilla ni verla y a trozos así así… pero desde que ha descubierto el yogur y las galletas no quiere ver la fruta ni en pintura. Desesperada compré la famosa bolsita a ver si así por lo menos tomaba algo pero por suerte o desgracia tampoco le ha gustado. Así que espero que con el tiempo y cuando se pueda razonar con él (ahora imposible hacerle entrar en razón con 12 meses) comprenda que la fruta es buena y necesaria.

    13 noviembre 2012 | 13:35

  14. Dice ser Sarai

    Encantada con el artículo. Tengo 2 hijos de 4 y 3 años y actualmente practico Crossfit 5 días por semana. Convinamos esto con una buena dieta , quizá no paleo extricta, pero si baja en carbohidratos y en el colegio he podido ver también esos “sucedáneos”. Yo personalmente, soy la mamá que molesta a su hijos intentando desprecintar el tarro envuelto con papel de film, (por si acaso), y le pone un tenedor de plástico para que se coma 2 naranjas a trocitos. En casa pasamos unas divertidas tardes exprimiendo naranjas con el exprimidor de mano porque se tronchan de las cosquillas en la mano, las rodajas de melón se convierten en sonrisas o en gafas, la sandía les gusta que les chorree por toda la cara mientras hacen saltar las pepitas con el tenedor por todos lados… Incluso en el sentido más simple de la fruta, ésta resulta más sana y divertida que unas bolsas que me recuerdan a la comida prefabricada…

    13 noviembre 2012 | 13:48

  15. Dice ser todos mis yo's

    Lanzas hijo,
    Léete el texto que hay debajo del gráfico y echa cuentas,
    la bolsa viene con 90g
    y las piezas de fruta ponle 150g aprox de media,
    y ahora mira bien la tabla y me dices si está barriendo para casa ( o para dentro como dices tú)
    Anda que….

    13 noviembre 2012 | 13:52

  16. Dice ser Trustno1

    Bueno ya va quedando menos para que los/as niños/as coman sobres parecidos a los sobres de Whiskas de los gatos.
    Me daría vergüenza como padre darle a mi hijo un sobre-fruta, es la misma porquería que cualquier bollería industrial. Todo responde a la falta de ganas.

    13 noviembre 2012 | 14:28

  17. Dice ser Poldete

    Vaya, pues yo no sé de qué sobres-bolsa estáis hablando.
    ¡Que suerte tengo! ¿no?

    13 noviembre 2012 | 16:30

  18. Dice ser Teresa

    Me ha encantado este artículo.
    Lo malo además de este producto, es que le ponen unos colores muy atractivos para los niños, con un taponcito monísimo en forma de fruta y además en un estante especialmente a la vista y altura de ellos.

    Es evidente por todo esto que se trata de una chuche y como tal lo tendrían que tratar.
    El drama está en que le pongan la etiqueta de “1 ración de fruta”.

    15 noviembre 2012 | 16:47

  19. Dice ser Alex

    Evidentemente que estos preparados no se tratan de un alimento equivalente a la fruta al natural. En eso estamos absolutamente de acuerdo. Por ahí no se dice toda la verdad cuando se promociona el producto. Una fruta siempre será una fruta. Se me ocurre que pasa algo parecido con los preparados de surimi y el pescado.

    Si me permitís veo un punto positivo para estos preparados de fruta. Se trata de una buenísma solución para los deportes que precisan de apoyos nutritivos muy calóricos y de fácil digestión en el transcurso de su práctica. Por ahí vamos bien: carbohidratos, fáciles y muchos. Una alternativa a los complementos dietéticos para deportistas. No todo va a ser malo….no?

    16 noviembre 2012 | 16:57

  20. Dice ser Giskard

    “El aporte energético de un sobre-bolsa es de entre tres a cuatro veces mayor que el consumo de una ración de fruta típica (¡!)”

    Esto es total y absolutamente falso, el autor está cometiendo un error de bulto: en la tabla, los valores calóricos de Hacendado que ha puesto se corresponden con kilojulios, no con kilocalorías, como has puesto. Tengo delante el de fresa plátano y lo pone bien clarito: 267,1 Kjul / 62,9 kcal.

    Por otro lado, la tabla me parece engañosa porque mientras que los pesos de Hacendado son iguales (90 gramos), los de las piezas de fruta son muy variados (desde los 118 del platano a los 180 de la naranja). Esto hace que la tabla sea totalmente inutil para comparar las calorías, fibra, etc. de cada pieza de fruta en comparación con las bolsitas. Para poder comparar, los pesos deben ser iguales.

    Por otro lado, estoy de acuerdo en que es un error comparar una bolsita de puré de frutas con una pieza de fruta fresca.

    24 noviembre 2012 | 18:16

  21. el-nutricionista-de-la-general

    “Giskard”
    Tienes toda la razón en cuanto a lo de las unidades, ha sido un error lamentable pero sin intención alguna, un lapsus. Gracias por tu apreciación, sinceramente no sé cómo me ha podido ocurrir. Ya está corregido.

    En cuanto a lo de las unidades, he de decirte que discrepo en cuanto al engaño. He trasladado en la entrada las raciones medias de cada fruta tal y como la población agradece recibir esta información. Es decir, en sentido práctico, nadie se come 100g cuando come naranjas, kiwis, plátanos, fresas o cualquier fruta. He puesto el valor nutricional de las distintas frutas tal y como el producto criticado en esta entrada hace, es decir comparo raciones típicas de fruta, no pesos idénticos de fruta. Si quisiera hacer más énfasis en el valor calórico, también pondría los valores calóricos por 90g de fruta fresca de cada una de las frutas citadas… en esos casos los valores calóricos de esos 90g saldrían por debajo por de la mitad de los 90g de los sobres de puré de frutas (menos del plátano, que saliendo inferior no estaría por debajo de la mitad). Este ha sido mi criterio.

    En cualquier gracias muchas gracias, de veras, por hacer patente el error mencionado. Un cordial saludo.

    25 noviembre 2012 | 16:14

Los comentarios están cerrados.