BLOGS
Tu blog Tu blog

Este es tu altavoz

Preventorios: “A las niñas que tenían piojos les cortaban el pelo a trasquilones y luego se reían de ellas”

Por Rosa Sánchez.

En el año 1970 estuve en las colonias del preventorio de Guadarrama. Yo habitualmente pasaba los veranos en las colonias del colegio Andrés Manjón de la calle Francos Rodríguez de Madrid. En el año 70 decidieron que pasáramos ese verano en el preventorio de Guadarrama. Mi marido me ha traído vuestro periódico con los reportajes sobre el preventorio. Cuando llegó a casa me dijo, “mira Rosa, lo que siempre me has contado sobre las colonias de Guadarrama”.

He leído los reportajes y, efectivamente, aunque yo estuve poco tiempo gracias a mi padre, que según vino a visitarme un fin de semana y vio mi cara de miedo me sacó de allí ese mismo día, puedo decir que todo lo que se cuenta es verdad.

Yo recuerdo el pavor que nos causaba a las niñas “la casita”, ya que corrían muchos rumores entre las niñas de lo que allí sucedía. Por las noches, era mejor no moverse, ya que estaba prohibido levantarse de la cama y si alguna iba a hacer pis, era castigada de pie contra la pared y sin que te dejaran hacerlo, con lo que se meaban encima y pasaban varias horas así, hasta que le daba la gana a la cuidadora. Luego las llamaban “meonas”.

Otra cosa que recuerdo eran las colas para las duchas. Nos hacían ponernos en fila, desnudas, a mayores y pequeñas, hasta que pasábamos en grupos de varias chicas por las duchas (frías), dónde unas señoras nos cepillaban a toda prisa y otras nos medio secaban y heladas de frío corríamos a nuestras habitaciones a vestirnos. También recuerdo las colas para las inyecciones, bastante frecuentes y que nunca supe, ni mis padres, para que eran.

A las niñas que tenían piojos, les cortaban el pelo a trasquilones y luego se reían de ellas. Me daban mucha pena. La comida, eso sí que lo recuerdo como si fuera ayer. Era tan mala que muchas chicas vomitaban y las cuidadoras las cogían de los pelos y con la cuchara les metían sus propios vómitos en la boca hasta que se los tragaban. ¡Y no te mancharas la ropa los domingos!

En una de las fotos que adjunto aparece una chica a mi lado, que recuerdo era mi compañera de habitación en la colonia y que se llamaba Carolina. La recuerdo con mucho cariño ya que fuimos durante ese corto espacio de tiempo, muy buenas compañeras y compartíamos todo. Cuando me fui me dio mucha lástima dejarla allí sola. Lo siento Carolina, pero un ángel de la guarda – mi padre- me sacó de allí y me dio una inmensa alegría.

9 comentarios

  1. Dice ser Loli

    Me parece un horror lo que allí sucedía pero es todavía más terrible quienes intentan acallar sus voces.

    Por cierto, a las niñas LES cortaban el pelo, y no LAS cortaban el pelo.

    26 septiembre 2012 | 11:43

  2. Dice ser los abusos humanos, qué gran lacra

    El ser humano no ha evolucionado del todo. Ni muchísimo menos. Desde mucho antes de Aristóteles ya se creían inteligentes y superiores y no hacían sino nadar en mares de ignorancia. Aún hay claros ejemplos en nuestra sociedad para darnos cuenta de lo pobrísima que es aún la mente humana respecto al dolor ajeno. Torturan, abusan, destrozan a otros seres y a base de decretazo abusivo lo convierten en “normalidad sana”.
    A los abusadores siempre les ha gustado abusar de los débiles. Y la belleza la someten también a sus preceptos enfermizos. Por eso son tan proclives a la censura, a la represión, en todos los ámbitos cuando sus macabras educaciones son puestas en entredicho. El cuerpo les ofende, tienen mucha tendencia a ocultarlo, porque su separación artificial de espíritu “sano y limpio” invisible… y su cuerpo, realidad constatable, les supera. Eso sí, usan el cuerpo de otros seres como divertimento y los despojan de su espíritu… cuando los tienen como víctimas indefensas apra satisfacer sus “santas almas”. Recurren a la violencia, al abuso, a la intolerancia, a la represión oculta, al cerrar puertas… El ser humano no está aún evolucionado y se puede esperar bestialismo, brutalidad, crueldad adornada con alegría… Sus mundos creados son mundos feos, retrógrados, cerrados, fríos, insensibles cuando les interesa saciar sus vacíos interiores. Los convierten en bonitos gracias a su poder en medios comunicativos. Ven maldad en la sana alegría de la gente pacífica y no ven crueldad cuando ellos se divierten a costa del sufrimiento de otros seres vivos. Se montan en castas artificiales y se apartan del resto de mortales para creerse superiores y dignos. Si les muestras su indignidad… enloquecen de ira y rabia interna… y machacan como sólo los seres desalmados saben hacer, imponiendo y reprimiendo con su abuso de poder a otras almas.
    Unos degenerados en toda regla.
    Pobres sus víctimas, pobrecitas. Cuántos grito en silencio, cuántas injusticias ahogadas en dolor insufrible, cuánta rabia e impotencia, cuánto crimen sin excusa pintan las ricas alfombras de los palacios interiores de tantos perfectos dictadores de inhumanas almas.
    Los ideales montados sobre ignorancia siempre encuentran en la verdad su choque, y el desmontarlos casi siempre trae conflicto y perdida de tiempos.
    Lo que le hace falta a este mundo para avanzar, que aúnqueda mucho por delante y bueno si se hacen la scosas bien entre todxs, es más humanidad y menos abusos, ni de especie ni entre iguales. Las políticas menos cerradas, que no sean los políticos causa de invenciones contrarias a ese avance, que no sea la política el germen de los problemas. Y que el miedo tampoco sea la causa de la creación de muchas salvajadas. Porque el miedo, ese compañero terrible del ser humano en su ignorancia a lo largo de su historia, ese que hace abusar e imponer en lugar de dialogar y venirse a razones, tiene mucho de culpa en el desarrollo de esa nefast ay cruel historia.
    Pobres seres víctimas de los abusos humanos.

    26 septiembre 2012 | 12:18

  3. Dice ser Laismo

    El LAISMO es brutal y he entrado sólo para decir eso.

    26 septiembre 2012 | 12:22

  4. Dice ser From

    Por favor madrileños aprendan a escribir/ hablar.
    Ese “la” hace daño a la vista

    26 septiembre 2012 | 12:51

  5. Dice ser jodel1819

    ¿ Que se esconde detras de todo esto ? ¿ que interes tiene este periodico que lleva mas de dos semanas con este asunto ? cuando otros asuntos de la misma importancia, desaparecen de aqui a los tres- cuatro dias,
    Y no estoy de acuerdo con el trato en los preventorios, yo tambien los sufri en un colegio de curas, pero esto ya cansa.

    26 septiembre 2012 | 12:57

  6. Dice ser jodel1819

    La vidas de los niños en los años 50 del siglo pasado fue muy gris y triste, yo tenia 6-7 años en aquella epoca, pero creo que sin olvidarlo, hay que mirar hacia adelante, y no vivir en el rencor y el odio permanente, pues haciendo eso, solo se consigue vivir amargado

    26 septiembre 2012 | 13:01

  7. Dice ser Madrileño

    En Madrid hablamos asi, y punto. Si las cortaban el pelo, q pasa? Hay q estar muy aburrido para entrar aqui a comentar los errores gramaticales. Siejque……..

    En cuanto al articulo en si, me parece una verdadera pena y una verguenza lo q tuvieron q pagar esas niñas. Espero q los culpables paguen por ello.

    Y enhorabuena Rosa por ser una valiente y contarlo.

    26 septiembre 2012 | 13:05

  8. Dice ser El Andoba

    ¿Rosa, no te cansas de contar mentiras?
    El tema lleva ya dos semanas contando sandeces yo ya ni los leo
    porque estoy harto de rebatir cada dia la sarta de mentiras que
    pones, que como yo hemos ido decenas de amigos de la calle y
    nada de lo que dices es verdad ni nos ha pasado

    26 septiembre 2012 | 13:32

  9. Dice ser María

    No sólo ocurrían estas cosas en los preventorios, también sucedía en todos aquellos internados para huerfanos, para hijos de familias pobres (la gran mayoría en la España de post-guerra) tanto masculinos como femeninos. Nuestros padres veían un alivio cuando nos recogía un colegio de estos, la mayoría eran de monjas o de curas con cuidadoras/es seglares, que de alguna manera se vengaban de los críos de sus propias penurias, no sólo en los preventorios te hacían comer la comida vomitada y te cortaban el pelo a tijeretazos. Yo estuve en uno en Torrelodones, Nª Sra. de Lourdes se llamaba, me pasaba los inviernos con sabañoñes en manos y pies del frio que pasaba, aún tengo las cicatrices, si me veían rascarme me daban con la regla para que no lo hiciera, pero me daban en ellos, en fin crueldad porque sí … Estos colegios son un capítulo más de la España de los años 50-60.

    26 septiembre 2012 | 15:33

Los comentarios están cerrados.