BLOGS Deportes
Runstorming Runstorming

Poner un pie delante de otro nunca tuvo tanta trascendencia.

BabyTrail, Peñalara 60km (23Jun)

No es tan baby, pensándolo con frialdad. Pero una distancia muy adecuada al debut o a la recuperación en la ‘habitación del sueño’, como se dice en el boxeo, le confiere a la distancia pequeña del Gran Trail Peñalara un carácter especial. Casi ideal, visto lo visto con las demás pruebas de trail montañero brutal.

Sesenta kilómetros. El equipo de la RSEA Peñalara tenía en 2011 la experiencia de 2010. Suponemos que el alto índice de abandonos era achacable a cierta inexperiencia, un punto de sobreentrenamiento, confianza desmedida, el acercamiento de muchos runners de ruta y campo a esta barbaridad de (recordemos) 110km y 5500m de desnivel positivo. La organización, intuyo, se sentó a pensar sobre ello y verían como la clientela podía quedar fundida potencialmente antes, incluso, de un par de ediciones más. Idearon los 80k del TP, con salida en Navacerrada, dando más volumen y engorde a la salida, y cumpliendo con el consistorio de San Ildefonso que apoyaba la iniciativa desde su momento cero.

El TP80 está bien. Demasiado quizá. Cuenta con una distancia más que fina. Acomete el nucleo central de las peñalaras y las pedrizas (que hay miles, como todo el mundo sabe y posee, al menos, una). Brinda calor y desniveles y buenas andanadas de dolor a quien quiera asomarse. Pero es un recorrido desmedido que echa hacia atrás a grupos que deben sostener la carrera, según creo.

1. Los debutantes en el mundo ultra trail. Caldo de cultivo del futuro. El Ultra Trail está recibiendo savia nueva constantemente.

2. Quienes podrían hacerla pero están liados con un calendario cada día más imposible, si es que hay manera de describirlo.

3. Los que el mundo trail llama con cantos de sirena, pero a quienes las distancias y las horas a emplear les arrojan a una fosa de ‘rechazados’. ¿Es necesario estar dieciséis horas bregando? ¿No nos podéis dejar la cosa en un rollo suave de diez a doce horas? ¿Tiene que ser todo tan testosterónico?

Así las cosas, vista la experiencia de 2011, donde la parte criminal de la mañana tostó a no pocos y los hizo, incluso a finishers de los 110km en 2010, dejarlo tras apenas 40 o 50 kilómetros, digo yo que optarían por una ‘tercera vía’. Quizá esta tercera vía sea la sólida ‘segunda vía’ por la que terminarán apostando. No tengo la menor idea. No soy del bloque organizador.

¿Por qué no una prueba de iniciación?

Añádase que el consistorio de Rascafría, por lo que parece, se involucró en un principio con la idea de ser eje central de la prueba. Si se me autoriza a citarlo, podría ser incluso salida y meta de este experimento en el Guadarrama. Recordemos que apenas dos pruebas de 100km por campo diferentes, en realidad, una pero con dos recorridos, eran lo poco que se había avanzado más allá de los 40 o 50km. Finalmente no cuajó el telúrico emplazamiento de esa hipotética salida, en el verde y ubérrimo valle a los pies de Peñalara. Hasta hoy día.

En algún punto se logró convencer a los responsables municiales. Desconozco el cómo y el cuando. Tanto da. La cosa es que en 2012 se diseñaba un bucle central donde, grosso modo, se salía a primera hora de la mañana desde Rascafría. Se ascendía el Reventón, todavía frescos y con todos los megavatios en las piernas, se hacía de buena mañana el cresteo por las cumbres más altas, se bajaba hacia el mediodía a la ladera segoviana, avituallamiento amplio en La Granja, para retomar la tarde por las umbrías del Eresma y regresar al otro lado de la montaña.

Una excursión. Un caramelo en el campo que ha vendido sus trescientas plazas en un tiempo récord. Lista de espera incluída.

¿Por qué este éxito repentino?

Por estimaciones y experiencia propia:

1. Se puede encarar con un entrenamiento somero. En plena efervescencia de los circuitos de trail (a bote pronto, Adidas y Asics están lanzados a este segmento), gente capaz de correr y caminar por el campo durante 3 o 4 horas podrían con el tamaño de este ultra. Al menos, en teoría y con todas las guías y prudencia en la mano.

2. Cuenta con tiempos de paso más generosos que GTP + TP80. Se han adecuado más o menos a cómo vienen los participantes en las hermanas mayores. Esto hace que no exista la presión de coronar la Maliciosa en ritmo de carga de caballería ligera, o de dejarse algún tobillo o los incisivos en la bajada por las Cabrillas. Así, un Reventón con nombre homicida se convierte en un ‘col’ largo y donde se entra en materia progresivamente. El regreso a la caída de la tarde se ha diseñado también con tiempos de paso de marcha rápida, pero casi nada de correr.

3. Suficientemente gorda como para poder encarar un cambio a los ultra trails de más calado con una merecida confianza. Se podrá presumir de haber subido, bajado, haber visto Segovia desde lejos (para llegar a Segovia hay que embarcarse en este otro proyecto) y haber hecho todo el valle segoviano de Valsaín hacia Madrid, con el extra de las cumbres de más entidad de las cordadas del centro peninsular. No es moco de pavo. Simplemente, que es un moco más fluido y sonable, sin pegarse a las paredes de la pituitaria hasta hacernos sangrar.

4. Arranca con el calor de la mañana ya en el segmento central y, posiblemente, menos caluroso. Seguramente, mucho menos caluroso que arrastrarnos (ojo, voluntariamente) por la Hoya de San Blas a las 10 u 11 de la mañana. Es más. Yo animaría a la organización a pactar una rotación o, directamente, un cambio en la salida. Si trasladasen todo el tinglado a Rascafría, los horarios de paso serían más benévolos aun siendo un trail sumido en lo más hijo de puta del calendario madrileño: el final de Junio.

5. Factible en un tramo fisiológico al que casi todos llegamos. Máximo quince horas. Sin una noche por medio sin dormir. ¿Por qué dejarnos la existencia en dos amanecidas encadenadas, si podemos experimentar todo el rango de los cansancios humanos durante sesenta kilómetros? Con el tiempo, este viejo astroso que os relata tonterías varias, ha visto que con doce o trece horas de sufrimiento – reitero, voluntario – es más que suficiente para irse a casa más suave que la seda, habiendo visto mundo y sin tener que traspasar las fronteras que los jóvenes cachorros adoráis cruzar.

Todo esto, y más, esperamos que durante muchos años, bajo el auspicio de la RSEA Peñalara, a la que la suerte acompañe, a cuyos directores técnicos el demonio no confunda, y a quien tendremos que apoyar porque está en juego este nuevo mundo de los ultra trails, tan atractivo pero tan asesino, todo junto.

Haya paz. El día 23 de Junio, todo el mundo a la puñetera sierra. Que hay que hacer compañía.

2 comentarios

  1. Dice ser Retarded

    Mi estimado Don Luis, creo que ha hecho Vd. mal en querer traducir “baby” por bebé cuando su significado en el contexto es más bien el de “cari”. No se deje Vd engañar, que a pesar de ser menuda, esa chica le puede arrancar los tacos de las zapatillas a más de uno

    13 Junio 2012 | 15:08

  2. spanjaard

    “Cari” o “gordi”, si nos atenemos al físico que exhibiremos más de uno en Rajcafría el día 23.

    13 Junio 2012 | 15:13

Los comentarios están cerrados.