BLOGS Deportes
Runstorming Runstorming

Poner un pie delante de otro nunca tuvo tanta trascendencia.

(Como) Pienso, luego existo

Me pasan una nota. Mis criaturas, no ningún becario de redacción. Incidiendo en hábitos saludables es conveniente que los alumnos del cole de mis hijos no lleven al recreo alimentos poco sanos. Prohiben comer en el recreo bollería industrial, pipas, patatas fritas, refrescos, aperitivos embolsados, chucherías y unos misteriosos y preocupantes puntos suspensivos. Jodó petaca. Quizá haya alguno que creía que los problemas así, estructurales, eran de tipo tangencial, que afectaban a los americanos, que mataban a gente como Elvis (como cantaban Peter & the Test Tube Babies; “In August 1977/ Elvis met his fate./ But he couldn’t get into heaven/ ‘cos he couldn’t get thru the gate“). Pero aquí ya es un hecho.

En una impactante epístola a los ministros de su gobierno, el famoso cocinero británico Jamie Oliver anunciaba

“Sixty years later, we are again at risk of malnutrition but of a different sort, because we no longer have the knowledge of how to cook and use ingredients. It’s not just in Rotherham and the North, it cuts across the whole country. If nothing is done, obesity and diet-related health problems will have devastating consequences for the national health service. Obesity already costs the NHS more than smoking (£4.2 bn vs £2.7 bn). Experts now say the problem is escalating so quickly that in ten year’s time, 75% of people will be overweight or obese”

Un problema de salud pública que también tienes, ignorante, en tu portal. Lo mismo lo tienes en tu casa y no te das cuenta. Y es una penita que las escuelas sean las que tienen que incidir en esta educación. Lo normal es que estos valores los adquieras en casa. Lo moralmente inquietante es que la escuela intente pelear contra, ¿gigantes?, pero contra gigantes de tallas 54 de pantalon que apenas entran en su Cayenne, o monstruos que taponan la calle 4 de la piscina o bichos que degluten packs de 8 cornetes de chocolate mientras miran lo gastado en el cumpleaños del niño (en el McDonalds, he de recordar).

El cocinero de Naked Chef, un paisano de apenas 31 años que se ha convertido en una de las personalidades más influyentes de Reino Unido, ha lanzado un Jamie Oliver’s Ministry of Food. Una especie de bola de nieve en la que se enseña a cocinar. ¿Una campaña publicitaria? Una polla. El 60% de la población británica tiene problemas con el peso. Tras USA, el país de largo con más índices preocupantes y una población escolar que llena las mochilas de mierda a diario.

Y en nuestro paraíso de -hasta hace poco- comida y hábitos envidiables, también empezamos a ver señales de alerta. Y, al tiempo, cocineros que se preparan para un maratón, genios de la cocina que pierden peso en pos de una vida más saludable, o glamourosos pollos que cuidan la cantidad exacta de inspiración para sus platos, cuidan su aspecto y el de sus cuerpos, viven para los comensales. ¿Son dos mundos paralelos? ¿La España que come bien y la que come mierda? Es posible que vivamos espalda con espalda. Fíjate cuando bajes al parque a trotar o a recoger los críos o a por el pan. Verás, si comes en la carretera, que el español está empezando a ser, por asimilación y deglución, un tipo gordote, que sobrepasa el eufemismo de ‘sanote’.

No regales tanta morralla, juegos de mesa, películas de animación o PSP3. Regala un libro de cocina, hay millones. Y da ejemplo con amor. El mismo Arzak dice, como consejo, “Siempre les digo a las amas y amos de casa que tienen que darse cuenta de que van a hacer feliz a quien va a comer”. El cariño porque uno coma y siga vivo, aunque solo sea para inscribirse en una puta carrera popular.

8 comentarios

  1. Dice ser Celemin

    Es justo y necesario lo que planteas hoy aquí. Pero, esa nota de la escuela, ¿no tendrá nada que ver con los intentos de hoy en día de “FISCALIZAR” cualquier actividad humana?
    No se si será mal pensado pero no se porqué me da que los hábitos saludables, se la traen al pairo al yernísimo de Don Fabrone a su jefa la verdulera.

    Ojalá me equivoque y sea como tu dices.

    ¡Ala! a la dieta mediterránea que es más saludable y más barata.

    15 Octubre 2009 | 07:35

  2. spanjaard

    Celemín, conociendo la extracción social de mi barrio y escuela, te digo yo que, o es a base de notas indicativas, o terminamos todos como basura blanca. La ingesta de pipas es el ejercicio intelectual de las madres y padres en el parque. Lo empaquetado es el rey. Cuando llevaban algo para picar en los cumpleaños en infantil, todo era batido+pastelería industrial. Se los ve, amigo, en cuanto los invitas al cumple de los tuyos y observas a qué se lanzan los críos. Ni tocan la empanada ni los sandwiches. A por la basura. Y apenas tienen 7 años.

    15 Octubre 2009 | 08:33

  3. Dice ser macario

    Hay mucha, mucha gente que apenas cocina. Tengo ejemplos cercanos de cenas basadas en salchichas de sobre día sí y día también, con lo fácil que hacer un pez al horno, un puré de lo que sea o un pucherete de legumbres.

    En cuanto a las pipas, yo me confieso. O son pipas o es volver a fumar, cosas de viciosos. Y además, de las saladas.

    15 Octubre 2009 | 08:48

  4. spanjaard

    Mac, ¿también comes pipas montao en bici? Serías el triatleta cañón.

    Un ejemplo de pocas complicaciones. Ayer mientras hacíamos el subnormal con la tabla periódica de los elementos, se hicieron solos una sartén de pimientos verdes y, en 4 meneos de sartén, 3 chuletones con un poco de sal y unos ajos tirados en el aceitillo. Y fruta de postre.

    15 Octubre 2009 | 09:20

  5. Dice ser Bandoneon

    Celemin, estás haciendo un juicio (injusto) de intenciones. El calendario de vacunas obligatorio o los controles de alcoholemia en las carreteras tambien son de alguna manera intromisiones del estado en nuestras conductas hábitos o preferencias. En términos generales no toda fiscalización es mala: la obligatoriedad de mandar a los niños a la escuela terminó con el analfabetismo. Pero ese tema es harina de otro costal.
    Nos toca un mundo alimentariamente complicado. No sólo el hambre asola a una parte importante de la humanidad sino que la parte de la humanidad mejor comida no es la mejor alimentada. Por ganar tiempo se pierde calidad de vida incluyendo calidad nutricional. La dieta mediterranea se pierde junto con la capacidad de diferenciar un buen filete de una hamburguesa. Un queso de cabra y un chedar deplastico empiezan a tener en los paladares la misma valoración. Soy de los que se niegan a la resignacion de entregarle a la industria de la alimentación mi capacidad de gozo a cambio de esa media hora al dia. La libertad está en la cocina, no en el supermercado.

    15 Octubre 2009 | 10:24

  6. Dice ser madrileño

    Parece una batalla perdida. Unos ciudadanos sin información, a merced de la manipulación de la industria alimentaria (únicamente preocupada en el margen y no en la salud seamos claros), y unos hábitos en continua degeneración.

    Soy muy pesimista. Me entretengo en escudriñar (casi quedándome ciego por el tamaño minúsculo de letra) las etiquetas de los alimentos en el super. Todo es pura y llanamente mierda. Aditivos y conservantes para conseguir que los derivados de la soja tengan un aspecto y sabor parecidos en algun modo a los productos naturales que emulan. Y muchos con la etiqueta de ‘es bueno para la salud’ consiguiendo oximorones como margarina que cuida el corazón.

    Si. Vamos a un mundo en dos autopistas paralelas. Los obesos y los que no. Ser delgado se convierte en una afirmación personal ante una sociedad sobrealimentada y prisionera de las calorías y la falta de ejercicio.

    Lo mejor el consejo de un libro:

    “No comas nada que tu abuela no comiera ya”

    Cocina y cocina. Compra productos naturales en bruto y transfórmalos tu. Sigue las temporadas. Tu abuela no comía donuts ni pizzas congeladas. Olvídate de ellos, y corre. Tu y tu familia. corre y nada, salta y no dejes de moverte.

    Lo demás. patrañas.

    15 Octubre 2009 | 13:33

  7. Dice ser celemin

    Un servidor está absolutamente de acuerdo en lo de cocinar, en lo de comer sano (salvo la pipaeat, que también practico mientras leo en el parque) y sobre todo en que nuestros chaveles comen basura por culpa de sus padres.
    Lo que me refería en la fiscalización, es que con esto de las agresiones a los profesores, se prentende que los colegios se adueñen de cada cosa que pasa dentro y en los alrededores de los colegios.

    15 Octubre 2009 | 15:10

  8. Dice ser maria jesus

    Al menos cada vez hay mayor conciencia del problema, y el etiquetado de los alimentos más detallado.Uno come basura sabiéndolo.No se ha apuntado tu cole al programa cofinanciado por la UE de distribución gratuita de fruta en el cole ? http://ec.europa.eu/agriculture/tasty-bunch/index_es.htm
    http://ec.europa.eu/agriculture/markets/fruitveg/sfs/index_en.htm

    16 Octubre 2009 | 10:00

Los comentarios están cerrados.