BLOGS Deportes
Runstorming Runstorming

Poner un pie delante de otro nunca tuvo tanta trascendencia.

Fragmentando párrafos

Dejo por aquí unas balas tiradas contra la chapa del teclado. Total, estamos a finales de Agosto y ni se corre, ni se estira, ni hay casi nadie de esos cientos de entradas a leer de 9 a 5.

Con todo hubo de romper cuando España dejaba de ser una frasca de decantar de dimensiones infinitas, a la que nadie había visto y de la que todos hablaban en cafeterías de barriada, y se convertía en la puerta de salida D32 de la antigualla por la que una se convertía en una turista, una viajante concrédito de platino o una expulsada a Ecuador. España tenía ahora letras, tenía dimensiones y muchos la oían, incluso, cuando metales y llaves y cinturones pitaban bajo el arco de seguridad. España, pensó Eva, era un arco de control de un aeropuerto por el que entraban y salían miles de mundos al día.

Hace décadas que abandonara la universidad, bueno, no tantas. Pero ayer vimos un edificio en Denia con unos colores verde y amarillos y nos acordamos de esos tonos horrorosos de las facultades por donde pasamos y trampeamos nuestros estudios universitarios.

los horarios los dictaba una dejadez somnífera donde escoger por escapar, las asignaturas prendían de un programa claveteado en un tablón de crucifixiones en el vestíbulo de aquella facultad de techo bajo y paredes color dientes de fumador, que mareaba si entrabas por la puerta de la cafetería ínfima de Juanjo.

En cualquier caso fueron tiempos grandes y plenos y aún recuerdo esa neblina de tarde, la polvareda eterna flotando en el sol que daba en el rinconcillo donde haraganeábamos Javi Perilla, Vicente, Juanma, Javi Perola, Mario, Dani Simpson o Dani Spok.

Nota del fin de semana: Inmejorable trote dirigido y organizado por Magopepo por las carreteras de Les Marines, la huerta naranjera y las empinadas calles que conducen al Castell de Denia, o Dénia o Hemeroscopeion o I might have dropped some money outside my room door, donde la recepcionista no le entendía y es que hablar ruso puede ser una ventaja, o una desventaja. El matrimonio de Northampton tuvo que dar por perdidos 30 o 40 euros. Hoy Lunes curo una resaca culpa tota todita de los limones que me fui cortando para los gintonices. Puta acidez…

Los comentarios están cerrados.