BLOGS Deportes
Runstorming Runstorming

Poner un pie delante de otro nunca tuvo tanta trascendencia.

Los maratones de una Europa en guerra.

Me envía un email mi compañero Andy Milroy, un periodista especializado en la historia de la carrera en ruta. Está elaborando un extraño trabajo estadístico junto con Alex Wilson sobre un periodo en el que Europa moría bombardeada, aniquilada, pero en la que la tradición atlética pervivía en una generación perdida. Me pide rerefencias sobre los maratones que se pudieron dar en España en aquellos años de hambre y (post)guerras. Le conozco de cuando fundamos la ARRS, la Asociación internacional de Estadísticos de Carreras en Ruta, y de vez en cuando me regalo la lectura de alguno de sus trabajos.

Tiene una recopilación histórica interesante sobre los korrikolari a lo largo de todo el siglo XX, ha elaborado un bonito par de artículos sobre la London to Brighton, una prueba de 80km que terminó muriendo (como otras tantas) por falta de apoyo cuando se venía celebrando desde 1908, en fin, Andy siempre cuenta con un hueco en mi agenda.

Esta vez, moviendo hilos y preguntando al estupendo grupo de estadísticos que se aglutinan en la AEEA (Asociación Española de Estadísticos del Atletismo), consigo entablar correspondencia con máquinas del periodismo histórico como Javier Etayo o Jose Maria García, y me facilitan los listados de los sub 3h15 de los campeonatos de Españan de Maratón de toda la década de los 40. Es impresionante ver como un país muerto de frio, calor o hambre, aterido por los bombardeos, los terratenientes que nunca se han ido, los curas, el estraperlo y el fascismo que sobornaba con pan a cambio de la vida y el orden (o sea, como ahora pero sin palacios de Marivent ni liga de campeones), aún guardaba entre sus resistentes tipos que corrían por ser campeones de una barbaridad tan grande como esa distancia que, cuarenta años después, sería desenterrada por el pueblo para lanzarse a una aventura loca, sudorosa y dicen que mítica.

Para ellos, Manuel Sánchez, José Blay, Tomás Ostariz, etc., un reconocido aplauso.

8 comentarios

  1. Dice ser Cocoloco Amamower

    Pues sí, tiene mérito y tienen toda mi admiración.Como es habitual, la foto, un acierto. Me encanta cómo el fotógrafo ha captado al “segundo”, el hombre de gabardina y sombrero en pleno escorzo persecutor.Y la foto hubiera venido de perlas para complementar mi entrada acerca del dopaje en mi bitácora, donde comentaba que lo mejor para evitar el dopaje era volver a regalar como único premio una corona de laurel al vencedor.

    30 Julio 2007 | 08:16

  2. Dice ser Spanjaard

    Amador, te la vendo. La he robado de unas fotos sobre la Historia del maraton de Boston. Tu mismo.

    30 Julio 2007 | 08:21

  3. Dice ser Sylvie

    La verdad es que tenían un mérito del copón…aunque si lo piensas, con lo que relaja el correr…quizá en aquella época era todavía más necesario.Besitos.

    30 Julio 2007 | 11:51

  4. Dice ser Anonymous

    entre globeros de la bici, corredores populares, gimnasios, etc… también hay doping “a patás”, y no hay mucho premio que digamos.No entra en mi cabeza como esta gente podía correr en esos tiempos, ni cómo ni por qué.Tienes alguna entrevista o algo similar L.? sería muy interesante leer qué pensaba esta genteTripnko

    30 Julio 2007 | 11:51

  5. Dice ser Spanjaard

    Juarlma, supongo que eso lo conservarán quienes tengan los recortes de prensa de la época. Eso sí que debe ser un incunable(!).Por cierto, los Campeonatos de España de Maratón de los años 40 se celebraron principalmente por Zaragoza, Tolosa y … Algemesí(!). Enhorabuena a los paisanos. ¿Qué largos y complejos mecanismos de la prehistoria del correr habrían llevado a la rfea a celebrarlos allí?

    30 Julio 2007 | 17:14

  6. Dice ser Wild Runner

    Sí que tiene mérito correr por esa época. Aunque supongo que estos héroes harían lo que hizo todo el mundo: ganarse la vida como mejor pudo para comer algo (poco y mal, por cierto). Si tuvieron algo de suerte y cualidades físicas tal vez pudieron dedicarse a correr en lugar de estar en el campo todo el día. O quizás incluso no tuvieron esa suerte y les tocó hacer ambas cosas a la vez. Estaría muy bien leer algo de esos pedazo de supervivientes.

    30 Julio 2007 | 17:43

  7. Dice ser Juanma

    en Algemesí? joer, por eso uno se siente como en casa..jejeje

    30 Julio 2007 | 21:49

  8. Dice ser Carlos

    Pioneros en un tiempo en el que correr era cosa de pirados. Si siendo yo joven todavía les jaleábamos en plan burlón con el coñazo del un, dos, un, dos…

    31 Julio 2007 | 08:37

Los comentarios están cerrados.