BLOGS Deportes
Runstorming Runstorming

Poner un pie delante de otro nunca tuvo tanta trascendencia.

Correr en altitud

Estos días he tenido la suerte de escaparme al altiplano abulense. Un mínimo de 1100m de altitud, justo por encima del ‘primer escalón’ de esfuerzo donde se nota un cierto ahogo el primer día de trote. Cualquier ascenso a partir de ahí se notaba. Una mera trepada de 4km hasta los 1300 ya era escupir la garganta entera, músculos, babas y tuberías en tropel.

Y buscando, he visto varios trabajos interesantes sobre esfuerzos en altitud. Listo aquí alguna de las afirmaciones. De Silva, Aliaga et al.

El individuo que asciende desde el nivel del mar, en las primeras horas, especialmente en las primeras 48 horas, puede desarrollar mala tolerancia a la altitud, que va desde molestias benignas como cefalea, insomnio, alteraciones gastrointestinales, mareos y fatiga, que pueden llegar a ser incapacitantes para realizar actividades cotidianas; o puede presentar cuadros más severos que amenazan la vida

El costo metabólico para realizar una actividad física estandarizada submáxima es igual a nivel del mar o en altitud (Fulco et al. 1998);así, el costo energético del acto de caminar es independiente de la altitud. Pero, debido a que la capacidad aeróbica máxima individual(VO2máx) declina a medida que se asciende en altitud, el esfuerzo cardiorrespiratorio para cumplir con las demandas energéticas de una caminata representa una fracción cada vez mayor de la máxima capacidad de trabajo aeróbico: en términos simples, a un individuo le “cuesta más caminar” en Ollague (3.700 m) que en Antofagasta (nivel del mar), sin que haya cambiado su pesocorporal, la longitud de sus pasos, su masa muscular, ni su sistema cardiorrespiratorio; así, en la cima del Everest (8.850 m), caminar se constituye en la máxima expresión de la actividad física humana

1 comentario

  1. Dice ser Bulderban

    andé has estado sin mi permiso??? nomentere yo que se repite 😉

    09 Abril 2007 | 10:29

Los comentarios están cerrados.