BLOGS Deportes
Runstorming Runstorming

Poner un pie delante de otro nunca tuvo tanta trascendencia.

Aprietan pero no ahogan

Lunes de madrugada. Todo dispuesto para encarar una semana en la que, para empezar, no tengo diseñado mi menú para la semana (tenemos media hora y comemos de tupper). Y eso es crítico para un tragón como servidor de ustedes. Bueno, no pasa nada. Tiro de imaginación porque tengo pensado salir a correr (unos dosmiles) a las 6am y me dará tiempo a subir a casa, despertar a mi santa, calentar y elaborar la comida y despertar a los canijos para poder estar con ellos un rato.

Lunes. 05.22am. ‘Papá, buaaaaa, me sale sangreee’.

Nos levantamos para tapiar la heridita de la sangre de uno de los enanos. Obviamente estamos dormidos. Busca toallitas, algodón, agua oxigenada. No se corta. Cada vez tienen más sensibles las paredes de las fosas nasales y, anoche, se me olvidó darles la pomada. Cierto es que lo pensé un rato antes, acordándome cuando les oía moquear y sonarse para arriba mientras cenaban. Pero nada, fallo.

05.25am. Pijama fuera, al grifo a quitar con agua fría la sangre semicoagulada pero aún fresca. Al regreso de la cocina, toca el despertador. Sí, ahora me voy a ir a correr. No será porque no estoy espabilado, pero no es plan dejar a mi mujer terminando la tarea de taponado. Hala, a acostar al pequeño y de nuevo al sobre.

06.45am. Despertador definitivo. No puedo, mi cerebro se ha encasquillado y pido tregua. Se me concede. Dios la bendiga (como para no estar más enamorado cada día)

07.24am. Arriba que ya estamos todos en danza. Sangre seca y mocos. Parece una masacre en el discobar. Pero se levanta de buen arte, aunque mojado porque el caos nocturno le ha hecho un estropicio en el control del pis. Eso si, cuando encaro la cocina a por el café de carrerilla, ya vestido y sin peinar y sin terminar de pensar si lentejas estofadas o ensalada de lentejas con pulpo de lata… el otro crío se levanta aún más encasquillado que yo.

Berrinche infantil a las 07.35. Cojo aire. Cojo aire de nuevo. Desde la cocina le oigo negarse a la vida, al colegio, a su madre, joder, hoy va fina la cosa. Espera una mañana cojonuda a mi santa esposa como esto no cambie. Cojo aire por cuarta vez y de paso me apreto el café de un tirón, frío y pasado de azucar, y al rescate. Superpapi ya ni se acuerda de las lentejas ni de la sangre de su hermano de usía. Dejamos encaminado el asunto a las 07.55 pero, qué dificil te lo ponen los condenados.

4 comentarios

  1. Dice ser Santi Palillo

    Caray Luis que forma más gore de empezar un lunes, casi prefiero lo de los dosmiles a las 6:00 AM que tienen bemoles.Yo también recuerdo algunos despertares parecidos pero ahora los jodíos no hacen nada y no me queda otra que salir a correr.Es cierto que aprietan peor no ahogan, en unos años asunto arreglao, o sea más o menos.

    19 Septiembre 2006 | 10:00

  2. Dice ser La ReinaRepublicana

    Lunes por la mañana, ya estoy trabajando, tengo ganas de hacer un pipí sencillo.Entro en un baño, y oh! un señor mojón, es decir alguna guarra (en el cuarto de baño de señoras, la cosa está clara que no somos en mi empresa como la Annie Macbeal esa), pues bien una guarra se ha apretado un señor mojón de esos de los que te tienen que dar puntos según lo sueltas.Pido una cámara de fotos, eso es digno de ver, y no se me concede.A partir de ahí fue un auténtico lunes de MIERDA

    19 Septiembre 2006 | 16:41

  3. Dice ser raul

    Oye que con el entrenamiento que llevas, ese tipo de despertadas por la mañana, ylas tiradas largas..Podrias salir de tu casa listo pra algun Triatlon o un Maraton.

    19 Septiembre 2006 | 19:05

  4. Dice ser Spanjaard

    Para un Meatlón.

    19 Septiembre 2006 | 20:14

Los comentarios están cerrados.