BLOGS

Ciencia, tecnología, dibujos animados ¿Acaso se puede pedir más?

Combatir viento con fuego

Los aborígenes australianos son expertos en controlar los incendios forestales utilizando el fuego; en el momento apropiado, prenden fuegos controlados en la maleza y el bosque bajo, con el fin de crear áreas sin combustible que impidan la progresión de los incendios naturales. Importante consideración cuando uno vive en una planicie de miles de kilómetros sin posible refugio. Una técnica similar es la que un científico estadounidense quiere utilizar para defender el Golfo de México de los huracanes.

A base de quemar combustible en barcazas repletas de reactores de aviación desechados, Moshe Alamaro quiere crear ascendencias de aire que roben la energía a la superficie del océano (.pdf). Haciéndolo en áreas concretas que los huracanes deben atravesar para llegar a tierra causar daño, como mínimo se ralentizaría su crecimiento, al robarles el ‘combustible’ que necesitan. Claro, que a cambio tendríamos nosotros que quemar grandes cantidades de petróleo… a un coste que el científico estima en 1.000 millones de dólares anuales, podrían protegerse las costas del Golfo. Al fin y al cabo motores de aviación desechados, buenos sólo para calentar el aire, sobran tras el fin de la Guerra Fría.

Alamaro no es ningún pirado; dirige el Laboratorio de Interacción Aire/Mar del MIT, aunque es conocido por sus creativas ideas, como la replantación de árboles mediante bombardeo aéreo. Y tras los desastres de Katrina y Rita, habrá que ver si 1.000 millones anuales no acaban por parecer un chollo.

1 comentario

  1. Dice ser Tu nombre o mote favorito

    Luego, para evitar que el humo del petróleo llegue a la zona de Los Ángeles movido por las corrientes aéreas, se provocaría una explosión nuclear para alejar los vientos de su curso natural y desviarlo a una zona menos dañina, ¿no?, como Cuba, por ejemplo.Y luego, echamos ácido sobre la tierra para limpiar la contaminación radioactiva, que de otro modo daría una imagen muy mala. Y después fertilizamos la zona quemada echando lejía, para contrarestar la acidez, y crecerán árboles que atraerán las lluvias, lo que a la vez potenciará el peligro de huracanes.Está bien eso de que la solución para todos los problemas consista en quemar petróleo.Y desastres como el Katrina suceden cada dos por tres y la comunidad internacional no los considera como tales, o ni los considera.

    04 Octubre 2005 | 23:50

Los comentarios están cerrados.