De todo corazón

Entradas etiquetadas como ‘sandra’

Penélope en todas partes

Jamás se ha visto semejante saturación con un personaje. Penélope Cruz está en todas partes. En todos los informativos y en la revista Cuore, que dedica un amplio reportaje esta semana al affaire que la prensa internacional le ha atribuido con Olivier Martínez y al odio que ha desatado Pe entre los admiradores de la ex del actor, Kiylie Minogue. Cierto es que hay que apoyar a la Sofía Loren española, por aquello de hacer Patria. Pero aunque resulte polìticamente incorrecto decirlo, no le llega ni a la suela del zapato a Helen Mirren o Meryl Streep. Su dominio del inglés es escaso, su voz tiene un registro muy limitado, y aunque en Volver ha realizado su interpretación más lograda le queda aún mucho camino por recorrer. Aunque podía haber sido peor. Nos queda Paz Vega, que también comienza a triunfar en Hollywood.

Sandra Ibarra. Me puse hace unos días a fumar delante de ella. Y hasta cometí la torpeza de ofrecerle tabaco. No le molesta que se fume delante de ella, pero me dijo: “He superado dos cánceres. Y si los fumadores lo dejaran, los tumores de pulmón disminuirían en un 30 %”.

Lequio y su hermano

Carlos Flores Santos y Viana, noble uruguayo de origen portugués, representante de Francesco Lequio, está sumamente indignado. Me llama desde su país para hacerme saber que desde que se supo por nuestro periódico que Francesco pretendía recuperar el título usurpado y la herencia de su padre, en la residencia donde reside le han restringido las conversaciones telefónicas y hasta las visitas. Su hija, Natalia Lequio, afirma, está indignada y Carlos sospecha si detrás de esto no estará la larga mano de Lequio y su madre, Sandra Torlonia, que ha llamado, afirma Carlos, alguna vez a la residencia y no para hablar precisamente con su hijastro.

Hace unos días, en un programa de TV de T5, Alessandro contestó con ironía a los periodistas al ser preguntado sobre su hermano. Dijo que a los enfermos pisquiátricos, como a los niños, hay que dejarlos en paz y no exponerlos en fotos.

Se pregunta Carlos Flores porque a ese enfermo psiquiátrico, “cuando le vino bien a Lequio, él mismo le enviaba a los periodistas de Hola. -“Entonces”, sostiene- “no había que dejarlo en paz, e incluso se le podia ver en las fotos entre rejas. Entonces no le importó”. Lo cierto es que Alessandro ha vetado en la cadena para la que trabaja la posibilidad de cualquier encuentro cara a cara con su hermano o su sobrina. La situación económica del hermano olvidado no es precisamente boyante. El hecho de que sea esquizofrénico no sería , a juzgar por los fichajes de alguna cadena, ningún impedimento.

El otro Lequio

Nos leen, y mucho, en Uruguay. Ayer vino desde allí a verme a la redacción el representante de Francesco Lequio, el conde Lequio de verdad, porque como todo el mundo sabe –y Antonia dell Atte ya se encargó de informarnos de ello–, el ex de Ana Obregón no tiene derecho a usar tal título nobiliario. (Foto Francesco de jóven. El parecido con su hermano es evidente) Fotos: Archivo personal Francesco Lequio

Francesco, hermanastro de padre de Alessandro, a quien las pérdidas sucesivas de su madre (Marta Elena Ferrer), su padre (en extrañas circunstancias) y sus abuelos sumieron en las drogas y en la esquizofrenia, ha pedido a los directores de El Cotolengo, la clínica psiquiátrica uruguaya donde está ingresado, que autoricen su traslado a una sucursal de esta misma institución en España.

Aquí, según afirma su representante, Carlos Máximo Flores Santos y Viana, emprendería acciones legales para recuperar la herencia que nunca llegó a recibir y que fue a parar íntegra, afirma su representante, a manos de Alessandro Lequio y su hermana. Poco va a poder recaudar el buen señor. Lo único que recibió de la segunda esposa de su padre, Sandra Torlonia –la madre de Alessandro– fue un telegrama con el siguiente texto: «Sabrás ser fuerte como tu padre. Él ya no se encuentra entre nosotros».

(Imagen actual de Francesco Lequio)Alessandro Lequio, durante las navidades del 2005, en las cercanías del Palacio Torlonia, donde reside su familia en Roma. Copyright Korpa

La carta en la que Francesco solicita a la institución mental donde está ingresado su traslado a España.