De todo corazón

Entradas etiquetadas como ‘jorge’

Marbella en invierno, y el novio de Jorge Javier

Ya os conté en el blog que, trastornada tras contemplar las fotos de las candidatas a Miss España, decidí pasar unos días en Incosol para ponerme en forma con vistas a este verano. Por allí han pasado desde Grace Kelly hasta Bin Laden en los tiempos en que sabía disfrutar de la vida y estaba, como yo, algo más gordo. Supongo que fue allí donde Ana Obregón coincidió con él.

Hay unas fotos de hace más de veinte años expuestas en una vitrina en las que se puede ver a la bióloga monísima con las mismas patitas de alambre que aún conserva hoy en día .

Sólo he estado tres días y no he adelgazado ni engordado, aunque he nadado mucho en unas piscina exterior con aguas cálidas y bañeras relajantes. La culpa de que no me haya quitado ni cien gramos de encima la tiene Marta Chávarri. Una clienta muy simpática me dijo que había estado allí hace dos semanas con su hermana, que la ex de Alberto Cortina tiene muy mal cutis y está demasiado delgada.

Dios le da pan, en este caso dinero, a quien no tiene dientes. Inmediatamente pedí en el bar de la terraza un Martini y una ración de raviolis para consolarme. No he engordado, pero la cara, con varios tratamientos faciales, se me ha quedado divina y el bolsillo un poco tocado.

En Marbella ya no hay ladrones, decía un taxista.

Yo he encontrado a sólo a este bandido. Un mariachi del Altamirano, donde me puse morada a pescaito frito.

Tienen una de las mejores colecciones del mundo de bufandas de fútbol .

También estuve en el Tai Pan, un restaurante asiático situado en Puente Romano. Me lo recomendo Leticia, Leticia con c, no con zeta una recepcionista muy simpática de Incosol que se parece a Carmen Morales. Estaba lleno de multimillonarios nórdicos con unas tajadas tan monumentales como las de los hooligans que no veranean en Marbella. También había mucho árabe y mucha arabesa vestidos a la última.

Los que se alojan en Incosol dan propinas de cincuenta euros a los empleados sólo por subirles un periódico a la habitación. Vinieron como séquito del Rey Fahd hace unos años y le han cogido el gusto. Las mujeres árabes, sin velos, son bellísimas. Había una madre y una hija que podían rivalizar sin problemas con Rania de Jordania.

También he conocido a algunas personas encantadoras que pueden permitirse el lujo de hacer un parón en sus actividades laborales e ingresar dos o tres veces al año para gastarse una millonada y perder los kilos que les sobran. Una joven extranjera, que acababa de dar a luz un niño se había trasladado con su marido y su madre para recuperarse tras el parto durante una temporada. Hay que saber ganar el dinero, y también, como ellos, gastarlo. ¡Qué circule!

El clima de Marbella en invierno es maravilloso. Ya estuve en otras ocasiones por motivos de trabajo y no guardaba muy buenos recuerdos. Me achicharré en agosto en Puerto Banus cuando veraneaba por allí Isabel Preysler y en una ocasión tuve que hacer tantos reportajes en un fin de semana que acabé echando pestes. Ahora he visto Marbella con otros ojos.

He decidido por unos días darme la buena vida que se dan los asiduos a los lujos marbellíes y he comprendido porque sigue teniendo éxito como lugar de vacaciones. No hay una experiencia semejante a pasear en invierno por el casco antiguo. Tiene incluso más encanto que Saint Tropez, aunque carezca de un cementerio como el que posee el famoso pueblo de la Costa Azul.

No han enterrado los marbellíes aún la penosa historia de la Operación Malaya. Como decía otro taxista, Marbella no es el único lugar donde ha existido la corrupción urbanística, sino el que más ha salido en televisión . Algún día se librará la ciudad malagueña de sus fantasmas para seguir siendo lo que es, un lugar de vacaciones excelente.

Ahora os copio una receta de las que conseguí en Incosol. Es un ali-oli que no engorda.

INGREDIENTES

Ajo, 3 dientes medianos.

Leche descremada 1/4 Litro

Aceite de oliva virgen extra, 1/2 litro.

Vinagre o limón al gusto.

ELABORACIÓN

Triturar de forma mecánica el ajo con la leche.

Incorporar el aceite poco a poco sin dejar de batir hasta conseguir una salsas semejante a una mahonesa. Si espesa mucho, incorporaremos un poco más de leche a la vez que el aceite.

El vinagre y el limón lo pondremos al final, y nos dará el espesor deseado.

APLICACIONES

Para ensaladas, hortalizas crudas o cocidas, carnes, pescados y mariscos.

Jorge Javier y su novio El presentador ha sido fotografiado junto a su pareja. Las fotos, publicadas por QMD, pretenden ser un robado, pero están más preparadas que la gala de los Oscar. Se llama Pablo, tiene 33 años y es, al menos, diez veces más guapo que su famoso novio. Otro del pan…

PD: Me acaba de llamar el paparazzi que hizo las fotos de Jorge Javier. Afirma que ni se enteró de cuando las hacían. No he podido menos que felicitarle. Afirma que en moto y con la luz de Barcelona se trabaja muy bien. Enhorabuena. Las imágenes son excelentes.

Dice el paparazzi, cuyo nombre omito porque así me lo ha pedido, que llevaban tres semanas él y un compañero intentando pillarlos juntos y al final lo consiguieron en la Barceloneta. Y que Jorge Javier no quería posar, pero tampoco le importaba que lo pillaran. Las fotos están hechas con un 35-350 de Canon. ¿Se percató o no se percató Jorge Javier? Dad vuestra opinión.

El caballero susurrado

Atónita observo en un informativo un reportaje sobre hípica en el que hablan de la rehabilitación de un caballo. ¿Habrá conseguido Peñafiel, tras sus comentarios sobre el misterioso jinete amigo de la infanta, poner de moda la hípica en España? No creo que a doña Elena, verdadera apasionada de este deporte, le haya importado lomás mínimo contribuir a la causa. Puede ser que los tiros no vayan por ahí.

El teatro Lope de Vega acogió anteayer la primera gala Más que Magia, organizada por la Fundación Abracadabra y Groupama Seguros. La fundación ofrece alivio moral y psicológico a personas desfavorecidas en hospitales y centros de asistencia a discapacitados. Más de mil prsonas pudieron presenciar la actuación de la bailarina Teresa Nieto, de Pasión Vega y el mago Jorge Blass. Ninguno de los tres percibiío un duro por colaborar en el acto benéfico, Y esto, que puede parecer una tontería, no lo es. Como diría el legandario Papuchí, es algo ‘rraro, rraro, rraro’

Extirpación de bolas

Pululan en las cadenas de televisión los programas que pretenden resolver los problemas psicológicos de la gente de a a pie con el bisturín. No acaban de conseguir las audiencias esperadas, dados sus elevados costes. Como me huelo que acabarán recurriendo a los famosos para darnos más de lo mismo, aquí van algunas ideas: Mónica Cruz, que siempre me ha parecido mucho más guapa que su hermana Penélope, no ha podido resistir la tentación de iluminar su belleza oscura elevando sus encías. Ahora, cuando sonríe, muestra mucho más diente, y, de paso, se parece algo más a Pe. Otro que tal baila es Jorge Javier Vázquez, quien se ha extirpado las bolas de Bichat para lucir un rostro más anguloso y supuestamente seductor. Las mencionadas bolas son un acúmulo graso localizado en el interior de la mejilla, que sirve como zona de deslizamiento de la apófisis coronoides del maxilar inferiro. Yo, desde aquí, por lo que me toca, reivindico las caras de pan. ¿Quién no se acuerda de aquellas gloriosas encías que lucía Melissa, la mujer de Lorenzo Lamas en Falcon Crest?

Una top top top: Madeleine Hjort

Se llama Madeleine Hjort, y es de lo más top. Una de las pocas, afirman los entendidos, que no hay huido de Cibeles y que sabe andar como Dios manda. No estoy de acuerdo. Yo creo que el problema es que los zapatos le están grandes.

He estado con ella en peluquería y maquillaje. Tiene 22 añitos, mide un metro y ochenta y cuatro centímetros,´sue padre es de suecia pero ella no habla sueco. Ha desfilado en Milán, Londres y París. Su padre es sueco, de ahí el apellido y quema todo lo que come. Las nuevas medidas que han tomado en Cibeles le parecen bien. En su vida privada aplica el refán “En casa del herrero, cuchillo de palo”. No se quita de encima los vaqueros, las camisetas y sus Converse.

Foto: Jorge París