De todo corazón

Entradas etiquetadas como ‘bardem’

Los trapitos de los Oscars: La merluza pasada, la modelo soberbia y Bardem, de niño de San Ildefonso

Pues tal vez corra peligro de que me excomulguen, oyendo lo que estoy oyendo ahora en Telecinco: Bardem, en el Olimpo de los Dioses. Pues no estaba guapo, no señor. Y menos sin afeitar y con esa chaquetita de niño de San Ildefonso de los antiguos. Es un borde y en Estados Unidos, por la cuenta que le trae, se ha convertido en todo miel y dulzura para los periodistas.

No os perdáis la fotogalería con los modelitos de los Oscars , ni el Especial que han preparado mis compañeros de cine esta noche.

No se han calentado demasiado la cabeza las grandes estrellas este año: Rojo y negro. Heidi Klum estaba soberbia con un vestido rojo, pero como dicen algunos que yo me sé, está guapa hasta vestida de Nazareno. Incluso con una bolsa de Basura colgada del cuello habría quedado mona.

Lo de Diablo Cody, vestida de Dior ha sido un auténtico espanto. Y Saoirse Ronan, a sus 13 años, parecía recién salida de un campo de concentración. ¿No hay defensor del menor en Estados Unidos?

El vestido de merluza pasada de fecha de Manon Cotillard, creación de Gaultier pasará a la historia. Aquí tenéis la foto:

Divina, Jennifer Garner, así como Cameron Díaz, con un soberbio vestido rosa de Dior. Penélope me ha dejado fría. El vestido de Haute Couture de Chanel le hubiera quedado perfecto a Nicole Kidman, mucho más alta que ella.

Hay malvados que opinan que Renne Zellweger iba hecha un espantajo. Divertida y audaz, con su traje de Carolina Herrera, luciendo pierna hasta la cadera, rompió la monotonía general.

¿Qué opináis?

FOTOS: REUTERS Y EFE

Echadle un vistazo al post que está más abajo, que hoy he hecho dos en una mañana. Ciao.

Bardem, amnésico

Acabo de leer el magnífico libro de Vicente Molina Foix El cine de las sábanas húmedas (Espejo de tinta). Comparto su fascinación por Marilyn Monroe, Montgomery Clift, la voz de Nicole Kidman, las camisetas sudadas de Marlon Brando, etc., pero de piedra me he quedado cuando compara la voz de Javier Bardem con la de Paco Rabal. Es como comparar el rugido de un tigre con el maullido de un gato afónico y capón.En un acto relacionado con el cine, casi montamos una tertulia atacando y defendiendo las facultades de Bardem. No comprendo el secreto de su éxito ni ciertas actitudes suyas.

En El Rastro. Fue el pasado domingo. Un gran fotógrafo que le facilitó gratis fotos para su book allá por el tiempo en que lo representaba José Marzilli le saludó por la calle, en las cercanías de El Rastro madrileño, y le preguntó dónde estaba Casa Vacas. Bardem, con aspecto de no haber dormido en toda la noche –eran las dos de la tarde– no sólo no le informó, sino que le dejó bien claro que él ya no se acordaba de nadie de aquella época. El fotógrafo en cuestión, una de las personas más honestas que conozco, pudo haberse forrado y no lo hizo, con las primeras fotos de Gigi Sarasola y Penélope Cruz, alguien de aquella época de quien Bardem se acuerda muy bien. ¿Por qué le conviene? ¿Cuánto hay de amor en esta relación y cuánto de favor mutuo?

Tres mexicanas

“Esas chiquitas bailan bien, pero no cantan nada. No han crecido desde que salieron del grupo Timbiriche. Hoy cualquiera es estrella”. Lo ha dicho la gran Chavela Vargas en México, en referencia a sus colegas Thalía y Paulina Rubio. La primera es noticia por los rumores de crisis en su relación con Tommy Mottola, ex de Mariah Carey. Y Paulina porque, según se dice ya está haciendo planes para casarse con Colate. Los planes de Chabela por lo visto, tras su concierto de retirada en México consisten, entre otras cosas, en seguir diciendo verdades como puños.

Apenas alguien reparo en él. Un joven atractivo moreno, muy bien vestido, con una magnífica facha, con aspecto de ejecutivo que merodeaba junto a la puerta del local donde hace algunos Días el primo de Belén Rueda, el escritor Fernando Rueda presentaba su libro ¿QUIÉN NECESITA A LAS MUJERES?, Una suerte de versión española y masculina del diario de Bridget Jones, editado por Ediciones B. Belén Rueda estaba especialmente guapa ese día. Se la veía contenta, aunque los reporteros le agriaron el humor al preguntarle por Javier Bardem. Su presente parecía mucho más interesante, amén de paciente y discreto.

Una explicación

He estado accidentada y reponiendome en casa durante una semana tras sufrir un accidente doméstico. Muchas gracias Chapi, por escribir de cotilleo en el periodico, con lo divertido que es el sexo.

Y gracias a todos vosotros por vuestra amabilidad, Armiño Negro, luciernaga, coco, susana, Missprecisa…Me ha preguntado esta mañana Chapis si no me da pudor contar lo que me ha ocurrido. Allí va.

Me he cortado los dedos con una batidora de forma involuntaria. He de decir que he consultado con una amiga psiquiatra las posibles relaciones con el subsconciente de semejante accidente, porque el dedo más perjudicado ha sido precisamente el corazón… Ella ha despejado mis dudas. Se trata en todo caso de un descuido propio de personas despistadas que intentan jugar a Arguiñano durante los fines de semana, ignorando que eso de aprovechar el tiempo y tener en marcha cuatro ollas a la verdad sólo funciona en la tele, donce hacen trampas .

Bueno, pues, eso aquí estoy, con mis dedos enteritos aunque vendadas porque hoy me han quitado los puntos. Perdonad si me falta algún acento. Hago lo que puedo.

Por cierto, fascinada estoy con la historia de la hija de Paco Marsó. Es mi heroína…¿Quién no ha fantaseado con robar un banco con una pistola de agua. Con historias de corazon como esta alegre estoy de contar con todasd mis falanges, falanginas y falangetas. Besos a todos y gracias.