Archivo del autor

EE UU, el feudo de Tesla

En EE UU a pesar de tener el control mayoritario de los combustibles fósiles, la industria automovilística Zero Emissions es una de las más florecientes en la actualidad, destacando el caso de Tesla Motors, una nueva industria del motor fundada en 2003, que a pesar de su juventud, es el referente mundial en la fabricación de coches 100×100 eléctricos.

Su éxito no radica tanto en el volumen de su producción, talón de Aquiles de su propuesta, si no en la calidad y solvencia de sus productos, ya que estos alcanzan autonomías de hasta 480 km con una sola carga de batería y cualidades al mismo nivel premium que las marcas históricas del sector del automóvil. Su propuesta Model S es sin duda toda una revolución en el sector de la automoción moderna, prueba irrefutable de que la llamada tercera revolución industrial es ya una realidad.

Actualmente Tesla alcanza una valoración en bolsa de más de 20.000 millones de dólares y emplea a más de 3.000 trabajadores, y todo ello con tan solo 10 años de vida y en uno de los sectores mas competitivos de la industria. En próximas publicaciones, os daré mi opinión sobre el “secreto del éxito de Tesla”.

Tesla Model S

Tesla Model S en su propuesta tope de gama (P-85 Performance)- TESLA

Os invito a que visualicéis este video (de 45 minutos de duración) realizado por National Geographic titulado “Tesla el futuro está cerca”,  un documental que explica de forma detallada la historia de Tesla y su método de fabricación.

Coches eléctricos e híbridos en Japón: ¿Quién no ha visto un taxi Prius?

Los asiáticos siempre tienen un peso específico en todo lo relacionado con el sector de la automoción. En este caso propongo discriminar entre dos estrategias claramente diferentes, Nissan y Toyota.

En primer lugar nos encontramos a Nissan, el gigante japonés que más valientemente ha apostado por la tecnología “full electric” en el mundo.

El Nissan Leaf es su apuesta principal, un vehículo de nueva creación (no se trata de un reconvertido) que ya va por su segunda generación.

En mi opinión se trata de un gran coche, potente, dinámico y con un precio contenido, más ahora que han comercializado diferentes niveles de acabados “a la carta”. Opino que si tienen un “punto débil”, éste se encuentra en la ingeniería de sus baterías, factor que le dificulta modular diferentes packs de potencia por encima del actual de 24kw/h,  sin que esto afecte sustancialmente la ingeniería global del modelo.

En todo caso, este fantástico coche eléctrico es y será otro de los grandes iconos de esta “revolución eléctrica”.

Nissan Leaf

Nueva evolución del Nissan Leaf. Nissan

Siguiendo con el “bloque” asiático, nos encontramos con Toyota, más conocido por su solvente apuesta por los híbridos. ¿Quién no ha visto un taxi Prius por su ciudad?

A Toyota le debemos mucho en todo esto de la “revolución eléctrica” ya que fue en su día y sigue siendo, pionera en la fabricación en serie y a gran escala de híbridos de contrastada fiabilidad como el Prius en sus diferentes evoluciones. Ha desarrollado  modelos híbridos enchufables o Prius Hybrid “plug in” , tecnología que se trasladó a diferentes modelos del grupo poniendo en el mercado una amplia familia de híbridos.

En este sentido, nada que reprochar en la trayectoria del gigante japonés, pues nuestras ciudades con la incorporación del taxi híbrido de forma notable, son ahora algo más saludables, aunque queda mucho por mejorar. Pero me preocupa, que sean cautivos de su propio éxito híbrido y no apuesten también con todo su potencial en el que yo entiendo debería ser el siguiente paso: los coches propulsados por un motor únicamente eléctrico. Destaco lo de propulsado (motor), pues no hay que confundir coche eléctrico, con coche de baterías, pues existen unas cuantas formulas para alimentar energéticamente a los eficientes motores eléctricos.

Toyota Prius

Nueva versión del Toyota Prius, ahora con capacidad “plug in”. Toyota

El bloque Alemán, siempre fiel a su filosofía y a una imagen de calidad

El bloque Alemán, siempre fiel a su filosofía y a una imagen de calidad, trabajan en “su taller” con lo mejor del momento y lo sacan a la luz solo cuando tienen claro que el mercado lo requiere y ellos se posicionarán entre los mejores. Así es como creo que actúan estos chicos. Cada uno es como es y, como dicen en mi pueblo, bien está lo que bien acaba.

Pues aquí tenemos a BMW con un desembarco potentísimo en el concepto “I” y concretamente con sus nuevos modelos I3 (ya a la venta) i el I8 (previsto para 2014), este último un súper deportivo híbrido “plug in” (enchufable) que dará mucho de qué hablar. Al margen de la naturaleza eléctrica de estos nuevos modelos, quisiera destacar la presencia de “nuevos” materiales ligeros como la fibra de carbono en ambos modelos y en parte de su estructura-chasis, pues ya era hora de que los coches utilizaran materiales más ligeros en gamas medias (I3), que por ejemplo, ya abundan en bicicletas y otros vehículos.

Nuevo BMW I3

Nuevo BMW I3. BMW

En Mercedes-Benz la estrategia es algo diferente. Los de Stuttgart optaron por adquirir una amplia participación de Tesla Motors para compartir tecnología eléctrica (fundamentalmente de baterías). A cambio Tesla incorpora componentes generalistas de la marca alemana en sus berlinas de lujo eléctricas. Un win to win muy interesante ya que hoy por hoy las baterías Tesla son las más potentes y modulables del mercado, aspecto fundamental  cuando se trata de un vehículo eléctrico.

De la relación accionarial Mercedes-Benz-Tesla, nacieron los Modelos A E-CELL, la Vito E-CELL (fabricada en Vitoria), la 1ª generación del SLS AMG E-CELL y los primeros Smart eléctricos.Todos ellos modelos que incorporan baterías Tesla.

La gama e-drive de Mercedes-Benz.

La gama e-drive (eléctricos) de Mercedes-Benz al completo. Mercedes-Benz

Hasta la fecha, la marca de la estrella ha confiado en dos proveedores de baterías: Tesla y Panasonic. La primera para los modelos actualmente en mercado como el Smart Brabus e-drive, la VITO E-CELL y el súper deportivo  SLS AMG e-drive. Estas baterías  estarán disponibles también en el nuevo Clase B e-drive (prevista su comercialización para el año 2014). Las baterías de Panasonic fueron las elegidas por Mercedes para equipar los primeros Smart e-drive.

No me he olvidado de los chicos de Wolkswagen y Porsche, pues ambos han presentado este año 2013 interesantes novedades en el mercado de los eléctricos e híbridos, como por ejemplo, el VW e-Up y el todo poderoso Porsche Panamera hybrid, a los que dedicaré un post próximamente.

¿Marcará un antes y un después el año 2014 en los coches eléctricos e híbridos?

Os preguntaréis el porqué del titular. Bien, en las últimas semanas se ha empezado a percibir en el ambiente un cierto aire de cambio en algunas de las principales marcas de automoción que hace pensar que el punto de inflexión, o mejor dicho de “explosión”, de esta tecnología está próximo, por no decir que ya ha comenzado. Si queremos hacer un análisis realista de la situación, debemos hacer el esfuerzo de “mirar por encima de los árboles” y comprobar cómo la movilidad sostenible está recogiendo grandes logros en otros países de Europa y los Estados Unidos, sin descuidarnos del gigante asiático.

Pues aquí van unos cuantos datos que, según mi opinión, hacen pensar que el 2014 supondrá un hito en la historia de la movilidad mundial que sentará las bases de una nueva revolución industrial.

Dejando al margen el caso español, con datos de ventas de coches eléctricos muy escasos proporcionalmente a su población (unas 1.500 unidades en su mayor parte en flotas de empresas), veremos que este tipo de vehículos tienen una gran aceptación en otros países como Noruega, donde las ventas superan las 12.000 unidades para una población de poco más de 5 millones de habitantes. Allí los modelos eléctricos han llegado a ser líderes de ventas en los dos últimos trimestres del 2013 superando en ventas totales, en este periodo, a uno de los coches más vendidos de la historia de la automoción como es el VW Golf.

Tesla-Model-S-Norway-1

Pz10.com

El Tesla Model S, fue el primer coche eléctrico en conseguir ser líder de ventas en el país escandinavo, consiguiendo unas ventas en septiembre de 322 unidades, seguido por todo un histórico en ventas, como el VW Golf (este de combustión interna), con 256 unidades. En el pasado mes de octubre, el testigo lo recogió el Nissan Leaf, con unas ventas totales de 716 unidades, por delante de Toyota.

NissanLeafinNorway-1

Forbes.com

En próximos posts, realizaré un repaso por países y sus principales fabricantes, que pueden servir como indicador de que algo está cambiando en la tecnología eléctrica aplicada al mundo del motor.

 

Coches eléctricos e híbridos, mucho más que coches

En este blog trataré de transmitir mis conocimientos y experiencias personales sobre los coches eléctricos e híbridos, describiré sus características principales y las ventajas e inconvenientes de los diferentes modelos. Y también estaré muy atento a las novedades del sector.

Para comenzar os diré que, para mí, un coche eléctrico e híbrido es algo más que un coche o modo de transporte individual ecológico, ya que nos puede aportar múltiples ventajas a nivel colectivo, una manera de pensar (no solo en mí, también en los demás) que, por desgracia, poco abunda en nuestro entorno.


Antes de entrar en otros temas os quisiera explicar mi experiencia personal como usuario de un coche cien por cien eléctrico y cuales fueron mis sensaciones en aquel momento. Todo comenzó en el año 2009, cuando supe que en Palo Alto (California) nacía una nueva industria del motor dedicada exclusivamente a la fabricación de este tipo de coches (Tesla Motors). Pronto supe que esa misma tecnología llegaría a Europa con algunos modelos de fabricación alemana. En aquel momento me propuse ser usuario de un vehículo con esta tecnología y la casualidad (relacionada con mi vinculación a un equipo de competición de Mercedes-Benz que ya os explicaré más adelante) hizo que cayera en mis manos la primera unidad de ese nuevo producto, que llegó a nuestro país en junio de 2011. Desde entonces se ha convertido en mi inseparable compañero de viaje.

Mi coche eléctrico es un Mercedes-Benz Clase A E-CELL, el primer turismo 100×100 eléctrico fabricado por marca Alemana afincada en Stuttgart, en una serie muy limitada. Sus principales características son: Potencia motor 70 KW (95 CV), batería de Iones de Litio de 36 KW/h que le aportan una autonomía teórica en ciclo de homologación de 252 Km y una velocidad máxima autolimitada electrónicamente de 150 km/h.

MB Clase A E-CELL

MB Clase A E-CELL “repostando” en un punto de carga público.

La primera sensación que experimenté cuando puse en marcha mi nuevo coche eléctrico fue que no funcionaba; la ausencia total de ruido me produjo una sensación nunca antes vivida en un coche y pensé: “¿esto ya está en marcha?”. Pronto descubrí que así era, ya que al dar el primer golpe de pedal el coche aceleró enérgicamente y en silencio hasta alcanzar rápidamente la velocidad de crucero. El segundo pensamiento que me vino a la cabeza fue: “¿llegaré a mi destino?”. Os seré sincero, todos los primeros días pensamos lo mismo. Esta sensación desaparece al poco tiempo y se traduce en absoluta tranquilidad, pues aprendemos a planificar nuestros desplazamientos en función de la autonomía del vehículo y de los puntos de carga en nuestros destinos habituales.
 


En poco tiempo comprobé que el coche eléctrico transmitía tranquilidad: la ausencia de ruido motor y vibraciones le aporta un confort inigualable sin perder ninguna de las prestaciones conocidas en los vehículos de combustión. Y alguna como la aceleración, son notablemente mejores. También fui consciente enseguida de que los costes de transporte se reducían drásticamente: cada depósito de energía supone únicamente unos 2 euros, en comparación a los 40 o 50 que venía gastando con mi anterior coche de combustión. Más adelante vinieron otras gratas sorpresas en forma de descuentos en los impuestos municipales de circulación, matriculación, en los peajes de las autopistas, en estacionamiento gratuito en zonas azules, en puntos de recarga gratuitos y en la ayuda del ministerio de Industria y Energía en la compra de un coche eléctrico, que en aquel momento supuso un descuento de 6.000 euros.
 


En definitiva, una vez adaptado a mi nueva máquina la satisfacción fue absoluta. Sentí que conducía el mejor coche del mundo, pues los puede haber más grandes, más rápidos o más molones, pero para mí nada compensa la sensación que produce un eléctrico. Tanto que he llegado hasta el punto de decidir dedicarme profesionalmente al impulso de esta tecnología intentando transmitir sus bondades, así como detectar que aspectos deben mejorar para conseguir su aceptación definitiva en la ciudadanía. Para ello, me sirvo de mi experiencia deportiva en las carreras, la empresa y también de este blog que me permite compartir información y experiencias con todos vosotros.


Todo esto puede sonar extraño, pero si tenéis la ocasión de probar un coche eléctrico entenderéis rápidamente a que me refiero.¡Os animo a que lo comprobéis!