Entradas etiquetadas como ‘relaciones sexuales’

Le dijo que lo habían envenenado y que moriría si no tenía sexo con él

Un hombre de Rotorua (Nueva Zelanda) engañó a una mujer para que tuviera relaciones sexuales con él, al afirmar que se vio obligado a beber veneno y que moriría si ella no dejaba que diera rienda suelta a sus instintos. Igualito que Jason Statham en Crank: Veneno en la sangre.

El caballero no identificado, de 24 años, se declaró culpable en el Tribunal del Distrito de Rotorua, por cargos de relación sexual inducida con amenazas y extorsión, publicó un diario local. Lee el resto de la entrada »

Pierde el trabajo porque necesita practicar sexo 10 veces al día

sami_walton1

Sami Walton, una británica de 29 años, que vive en Berkshire y necesita tener diez relaciones amatorias por día para calmar su desmedido apetito sexual. O-O Ni una más, ni una menos.

Desde los 20 años y tras tener una ruptura traumática con su novio, se le despertó el apetito sexual de una forma desbocada, por lo que perdió primero su trabajo y después a la mayoría de sus amigos, según publica el Daily Mail. Lee el resto de la entrada »

Prohíben a una mujer tener sexo ruidoso

sexo_gritoLas sentencias judiciales están para cumplirlas aunque haya algunos que no entren a la cárcel ni a empujones. Pero el caso de esta mujer británica es para enmarcar, su ‘delito’: gritar de placer y hacer un ruido excesivo durante los ‘juegos de cama’ con su marido. Ella no entiende el sexo sin dar rienda suelta a sus cuerdas vocales.

En 2010, un juez prohibió a Caroline Cartwright, de 53 años, practicar sexo ruidoso durante cuatro años (menuda sentencia). Tenía que transformarse en muda cada vez que tenía relaciones con su esposo. La razón de la orden judicial: los vecinos no podían soportar a esta ‘soprano del coito’.

Lee el resto de la entrada »

Tiene relaciones sexuales con una oveja y se justifica diciendo que “fue por estrés”

oveja_dolly¿Qué pega un estudiante de ingeniería informática de quinto año con una oveja? Pues mucho. Y si el estrés no te deja parar, más. Al menos eso alega un alumno de 23 años de la Universidad Estatal de Fresno (California) que fue pillado a calzón bajado persiguiendo ‘corderitas’ por un establo anexo al centro educativo. ¡Menudo pájaro!

El suceso, bautizado en las redes sociales como The Sheep Incident (El incidente de la oveja, un título muy apropiado para una película), tuvo lugar a altas horas de la madrugada y fue denunciado por otro compañero que escuchó unos ruidos muy extraños en las cuadras y avisó inmediatamente a la policía.

Lee el resto de la entrada »

Un estudio asegura que cuanto más dinero ganas, menos relaciones sexuales tienes

pareja_sexoQue “el dinero no da la felicidad, pero ayuda”, es un mantra que repetimos con el anhelo de que un Euromillones o una Primitiva nos ayude a corroborar nuestro feeling. Muchos pensamos en ese montón de dinero como el pasaporte a una vida más fácil, de caprichos y, por qué no decirlo, desenfreno. Sin embargo, esto no siempre es así. De hecho, según un estudio realizado por Lovehoney, una empresa británica de juguetes sexuales, las personas con los ingresos más altos tienen menos relaciones sexuales. ¡Toma ya!

El estudio se basa en una encuesta realizada a 1.600 personas en el Reino Unido en la que se distinguían tres grupos, los que tienen unos ingresos bajos (menos de 15.000 libras esterlinas), medios (entre 15.000 y 50.000) y altos (por encima de 50.000). Dicha encuesta arrojó datos bastante llamativos. Por ejemplo, sólo el 4% de las personas con ingresos más altos tienen relaciones sexuales a diario, un porcentaje pobre, que se multiplica por tres en el caso de los empleados peor remunerados. Claro que yo creo que esto tiene una explicación que también tiene que ver con la edad, ya que, normalmente, los jóvenes son los más prolíficos en temas sexuales… y los que tienen los salarios más bajos. Al menos eso pienso.

Además, un tercio de las personas con salarios más altos encuestadas confiesan que sólo se dan un revolcón una vez a la semana, mientras que sólo el 17% de las personas que ingresan menos de 15.000 libras lo hacen solamente una vez por semana. Además, los más acaudalados también pierden con los que tienen ingresos medios en volumen de sexo semanal. El 44% de los ‘ricos’ se desfogan varias veces a la semana, mientras que en el caso de la clase media, el porcentaje de los que tienen varias relaciones a la semana asciende hasta el 54%.

En cuanto al valor que dan a las relaciones sexuales, el 20% de las personas con menos ingresos puntúan con un 10/10 a la importancia de tener sexo con cierta frecuencia, mientras que sólo el 10% de los que ingresan más de 50.000 libras otorgan la máxima puntuación a la importancia del sexo en su vida.

Aunque pierden en cantidad, los bolsillos más pudientes ganan en improvisación e imaginación. Y confieso que es un dato que me turba un poco. Daba por supuesto que las personas con menos ingresos eran las que se las ingeniaban como podían para tener relaciones allá donde fuera menester. Sin embargo, son los forrados los que más veces han tenido encuentros sexuales al aire libre (83%). Claro, supongo que dentro de un Porsche Cayenne y no dentro de un pequeño Citroën Saxo con 250.000 kilómetros… ¡Así cualquiera! En cuanto a los re-contra-sobrevalorados tríos, un 45% de los que tienen ingresos superiores a 50.000 libras han propuesto una aventura a tres bandas, mucho más que el apenas 19% de los que tienen ingresos inferiores a 15.000 libras.

Así, según estos datos, podemos extraer varias conclusiones poco reflexionadas y a vuelapluma:
1. Los que tienen más pasta ocupan demasiado tiempo en ganar dinero y poco en atender a sus necesidades sexuales.
2. Los que ganan menos dinero se consuelan intentando tener sexo a diario. ¡Y en algunos casos lo tienen! ¡Cuánta envidia!
3. La gente con ingresos más bajos valora más el sexo que la gente forrada.
4. La inmensa mayoría de las personas que pertenecen a las clases pudientes, no tienen reparos a darse un revolcón en la calle.
5. Además, prácticamente la mitad de ellos sueñan con darse un revolcón con otras dos personas. Como si no les sobrara la mitad con una…

(Foto: archivo)

Después de tener relaciones íntimas con 999 coches, se compromete con un ‘Escarabajo’

edward_smith_beetle

El amor no sabe de edad, de gustos, de condición… Algunos se decantan por las rubias y otros por las morenas. Pero lo de Edward Smith, un estadounidense de 63 años, es un poco más ‘rarito’. Tiene una especial atracción por los vehículos a motor y ha mantenido relaciones íntimas durante casi cinco décadas con 1.000 coches, ni uno más ni uno menos. Y por fin ha encontrado un utilitario que ha conquistado su corazón: un precioso Volkswagen Escarabajo llamado Vanilla.

Según declara en un medio local este amante de los capós y de los maleteros torneados, “algunos hombres se fijan en los pechos y en la voluptuosidad de las mujeres. Yo en el morro reluciente de un auto. Sé que algunas personas lo ven como raro, pero hay un montón de cosas raras en este mundo. No estoy haciendo daño a nadie”.

También comenta, con una amplia sonrisa en su cara, que “cuando acaricio a Vanilla siento una poderosa energía que viene de ella, pero a la vez me siento muy triste porque sé que no puede hablar conmigo“. Me pregunto cómo percibe que el Escarabajo es una fémina, ¿entornará sus faros cada vez que ve al señor Smith?

Entre sus conquistas más destacadas están Mustangs, un Jaguar, varios Porsche de juguete… Y tampoco le hace ascos a aviones, trenes o helicópteros militares. De hecho, tiene una miniatura de uno por la que siente un cariño muy especial. Intuyo que le atraen mucho sus aspas.

Su obsesión sexual por las cuatro ruedas, conocida como mecafilia, le viene desde su adolescencia, y en su ‘mejor momento’ llegó a intimar con un coche por semana. Un no parar. ¿De dónde saca tanta energía este hombre? ¿Se la transmitirán los motores de explosión?

El caso del joven que se ‘zumbó’ un panal de avispas resultó ser un ‘fake’

WIKIMEDIA COMMONS

WIKIMEDIA COMMONS

Hace unos meses os conté las ‘peripecias’ vividas por Kenneth Guillespie, un jubilado británico que intentó practicar sexo con un muñeco de nieve con tan mala fortuna, o más bien diría con tan poco conocimiento, que casi pierde su miembro viril por principio de congelación.

En ese momento pensé que nadie podría superar al desdichado señor Guillespie, pero una realidad inventada y satírica ‘maquinada’ en Suecia, de la que se han hecho eco medios de comunicación de todo el mundo, casi hace que me lo creyera. Menos mal que mis pesquisas me han llevado a confirmar que este curioso relato era totalmente falso.

En los siguientes párrafos os resumo tan brillante historia. Según el medio escandinavo que urdió tan original artículo, el protagonista del mismo era un joven que cometió un error que le costó la vida. Pensó que podría tener relaciones sexuales con un panal de avispas y recibió 146 picaduras en sálvese la parte, que le produjeron la muerte en menos de una hora.

‘Hasse’, así bautizó la página web al supuesto finado, según prosigue el relato, llamó al servicio de urgencias después de consumar el ficticio acto sexual, pero fue demasiado tarde. Cuando el equipo de emergencias acudió al lugar de los hechos, sólo pudo certificar el fallecimiento del joven, de 35 años, al que encontraron desnudo y con el cuerpo completamente hinchado. Incluso, añade el citado medio para dar más veracidad al artículo, un vecino pudo identificarlo gracias a un tatuaje ya que la cara estaba muy desfigurada.

Al final del mismo, también indicaban que las investigaciones de la policía local confirmaban que ‘Hasse’ mantuvo relaciones con el panal porque había restos de vello púbico encima de algunos insectos muertos. Nada como incluir una prueba pericial para que todo quedara perfecto.