Entradas etiquetadas como ‘encuesta’

Las mujeres están más cómodas con un ‘blandito’ que con un ‘tableta de chocolate’

Caballeros, según un estudio realizado en Gran Bretaña, es mejor dedicarse a las tapas (siempre con moderación) que machacarse en el gimnasio. Tres de cada cuatro mujeres prefieren a un hombre ‘flojeras’ (blandito, flácido…) a uno esculpido a mano o a máquina (por lo de pasar varias horas sobre una bicicleta estática o un banco móvil). Vamos que en una cita ‘los Homer’ son más divertidos que ‘los Ibaka’, ya que el 96% de las féminas piensa que un hombre obsesionado por su físico seguro que es muy aburrido. Raro, raro, raro…

Serge Ibaka muestra su 'tableta de chocolate'.

Serge Ibaka muestra su ‘tableta de chocolate’.

La investigación, más bien encuesta porque va asociada al lanzamiento del DVD de la película Malditos vecinos (muy científica no es), revela que los señores en forma son más atractivos para mirar (como una escultura griega en un museo) pero no para tener una relación de pareja. Sigo quedándome con los ojos como platos. ¿No será que las mujeres prefieren tener como compañía un chico de ‘perfil bajo’ en vez de un adonis que solo les daría dolores de cabeza? Por tener que vigilar estrechamente los movimientos de su ‘Superman’.

De todas formas, la clave de la cuestión es que el 74% de las mujeres se sienten inseguras con su propia anatomía, y prefieren tener una pareja despreocupada por el físico, que un caballero que mide las calorías que ingiere al milímetro.

En definitiva, las féminas se encuentran menos amenazadas por los caballeros que prefieren un buen chuletón a una tabla de cien abdominales. La razón: ellas quieren ser el centro de atención de la pareja (mejor un ‘normalito’ que un ‘musculitos’).

Chicas, ¿sois de la misma opinión? ¿Para vivir en pareja? Mejor un ‘osito’.

(Foto: Luca Piergiovanni / EFE)

Un estudio asegura que cuanto más dinero ganas, menos relaciones sexuales tienes

pareja_sexoQue “el dinero no da la felicidad, pero ayuda”, es un mantra que repetimos con el anhelo de que un Euromillones o una Primitiva nos ayude a corroborar nuestro feeling. Muchos pensamos en ese montón de dinero como el pasaporte a una vida más fácil, de caprichos y, por qué no decirlo, desenfreno. Sin embargo, esto no siempre es así. De hecho, según un estudio realizado por Lovehoney, una empresa británica de juguetes sexuales, las personas con los ingresos más altos tienen menos relaciones sexuales. ¡Toma ya!

El estudio se basa en una encuesta realizada a 1.600 personas en el Reino Unido en la que se distinguían tres grupos, los que tienen unos ingresos bajos (menos de 15.000 libras esterlinas), medios (entre 15.000 y 50.000) y altos (por encima de 50.000). Dicha encuesta arrojó datos bastante llamativos. Por ejemplo, sólo el 4% de las personas con ingresos más altos tienen relaciones sexuales a diario, un porcentaje pobre, que se multiplica por tres en el caso de los empleados peor remunerados. Claro que yo creo que esto tiene una explicación que también tiene que ver con la edad, ya que, normalmente, los jóvenes son los más prolíficos en temas sexuales… y los que tienen los salarios más bajos. Al menos eso pienso.

Además, un tercio de las personas con salarios más altos encuestadas confiesan que sólo se dan un revolcón una vez a la semana, mientras que sólo el 17% de las personas que ingresan menos de 15.000 libras lo hacen solamente una vez por semana. Además, los más acaudalados también pierden con los que tienen ingresos medios en volumen de sexo semanal. El 44% de los ‘ricos’ se desfogan varias veces a la semana, mientras que en el caso de la clase media, el porcentaje de los que tienen varias relaciones a la semana asciende hasta el 54%.

En cuanto al valor que dan a las relaciones sexuales, el 20% de las personas con menos ingresos puntúan con un 10/10 a la importancia de tener sexo con cierta frecuencia, mientras que sólo el 10% de los que ingresan más de 50.000 libras otorgan la máxima puntuación a la importancia del sexo en su vida.

Aunque pierden en cantidad, los bolsillos más pudientes ganan en improvisación e imaginación. Y confieso que es un dato que me turba un poco. Daba por supuesto que las personas con menos ingresos eran las que se las ingeniaban como podían para tener relaciones allá donde fuera menester. Sin embargo, son los forrados los que más veces han tenido encuentros sexuales al aire libre (83%). Claro, supongo que dentro de un Porsche Cayenne y no dentro de un pequeño Citroën Saxo con 250.000 kilómetros… ¡Así cualquiera! En cuanto a los re-contra-sobrevalorados tríos, un 45% de los que tienen ingresos superiores a 50.000 libras han propuesto una aventura a tres bandas, mucho más que el apenas 19% de los que tienen ingresos inferiores a 15.000 libras.

Así, según estos datos, podemos extraer varias conclusiones poco reflexionadas y a vuelapluma:
1. Los que tienen más pasta ocupan demasiado tiempo en ganar dinero y poco en atender a sus necesidades sexuales.
2. Los que ganan menos dinero se consuelan intentando tener sexo a diario. ¡Y en algunos casos lo tienen! ¡Cuánta envidia!
3. La gente con ingresos más bajos valora más el sexo que la gente forrada.
4. La inmensa mayoría de las personas que pertenecen a las clases pudientes, no tienen reparos a darse un revolcón en la calle.
5. Además, prácticamente la mitad de ellos sueñan con darse un revolcón con otras dos personas. Como si no les sobrara la mitad con una…

(Foto: archivo)

El HTML es una enfermedad de transmisión sexual para un 11% de estadounidenses

De curiosos estudios está el mundo lleno. Por esta razón, las conclusiones de una encuesta, realizada por Vouchercloud (una página web de cupones), son dignas de montar otra investigación. Y os preguntaréis, ¿qué hace una empresa de este tipo haciendo preguntas tan raras? Pues no lo sé, pero las respuestas de los encuestados son para tirar cohetes.

Foto: FLICKR / See-ming Lee

Foto: FLICKR / See-ming Lee

En el sondeo participaron casi 2.400 personas a las que se les pidió que eligieran su contestación entre tres opciones. Las cuestiones eran de todo tipo, aunque los resultados más rocambolescos se produjeron con las que tenían relación con nuevas tecnologías.

Os dejo unas cuantas ‘perlas’ dignas de ser exhibidas en un museo etnográfico:

– El 11% de los entrevistados creyó que HTML (un lenguaje de marcado para la elaboración de páginas web) es una enfermedad de transmisión sexual. ¿Cómo se contagiará? ¿Rozando la pantalla con…? XD

– El 23% pensó que un MP3 (archivo de audio) es un robot de la serie de películas La guerra de las Galixias. No van muy desencaminados, podía ser un copañero de C3PO o R2D2.

– Por otro lado, un 27% identificó gigabyte (unidad de medida para la capacidad de almacenamiento de un dispositivo electrónico) como un insecto que se encuentra comúnmente en América del Sur.

– Mientras, el 18% dijo que el Blu-ray (formato de películas en alta definición) era un animal marino. ¿Quizás lo confundieron con la ballena Moby Dick?

– Otro 15% consideró que software (programas de un ordenador) era algún tipo de ropa cómoda.

– Por último, un 77% de los encuestados no pudo identificar lo que significa SEO (optimización de motores de búsqueda, por sus siglas en inglés).

¡No doy crédito!

¿Lo peor? Que se te suba el gemelo cuando estás en la cama

BecConsejo: “Lucha contra los elementos”

Seguro que te ha pasado alguna vez… estás tú tan contento en la cama, decides desperezarte y de repente… ¡zas! Se te sube el gemelo. Es realmente doloroso, supongo que por lo inesperado del asunto. Te retuerces entre las sábanas con un grito y parece que no va a acabar nunca. “Busca el frío, pon el pie en el suelo”, dice siempre mi padre (bueno, y @lachicadebec). A él le funciona. A mí también.

Es probable que muchos os preguntéis qué demonios pinta este post hablando de que se nos sube el gemelo. Bueno, muchos se preguntarán qué demonios pinta este disparatado blog, el del becario, en un medio como 20minutos.es (ya me lo hacéis saber en los comentarios). Pues bien, dije en Facebook que escribiría sobre el tema y en eso estoy, que soy un tipo cumplidor (casi siempre).

Si estás dentro de la comunidad becaria de Facebook sabrás que el martes propuse una encuesta en la que preguntaba cuál de las siguientes cosas era la más molesta:

– Que estés en la cama y se te suba el gemelo.
– Que vayas a coger un avión y un volcán islandés te fastidie las vacaciones.
– Que compres la camiseta de tu jugador favorito y a los dos días cambie de equipo.
– Que laves el coche y llueva esa misma tarde.
– Que se te olvide cambiar la hora y llegues demasiado temprano o demasiado tarde.

En total, mientras escribo estas líneas, votaron 78 personas. La decisión fue unánime: 42 no soportamos que se nos suba el gemelo, mientras que 13 odian a los volcanes islandeses, seis no soportan que se les moje el coche recién lavado, y sólo cuatro que mosquean cuando no cambian la hora o cuando no saben qué hacer con la camiseta recién comprada de Rivaldo o el ‘Kun’.

No obstante, podéis seguir votando, porque aquí no hay una verdad absoluta. De hecho, si se os ocurren más tragedias cotidianas como ésta las podéis dejar en los comentarios, por correo electrónico, en Facebook o en Twitter, que alguna salida le daremos (como lista, encuesta… como sea).

FOTO: Zach Klein

PD: Efectivamente, a la chica de la foto no le ha dado un tirón, pero es que no encontraba ninguna que nos valiera.

PD2: #Beticoquedate, que además hace 16 años que hiciste la comunión.