Entradas etiquetadas como ‘pecho’

Una mujer amamanta a su cerdito huérfano en pleno directo de televisión

Un vídeo, que muestra una entrevista a los afectados por el desbordamiento del río Huaycoloro, en Perú, corrió como la pólvora en Twitter por un motivo peculiar. ¿Cuál será la razón? Estoy intrigadísimo. 😉 Y diréis: “Cernícalo, si lo pones en el titular“. Tenéis toda la razón, simplemente quería que hubiera un poco de suspense. Bueno, a lo que vamos.

Una mujer le comentó a una reportera del canal América Noticias que por las inundaciones en su vivienda había perdido a la madre del cochinillo que tenía entre sus brazos, según publica un medio local. Lee el resto de la entrada »

Gemelas gastan miles de euros en estética para seguir siendo idénticas

gemelas_konopen2Una rubia y otra morena, esa es la única diferencia entre las gemelas suecas Sara y Emma Konopen, de 25 años, que han gastado una pequeña fortuna en el quirófano para retocar su cuerpo y seguir siendo dos gotas de agua. ¡Eso es amor de hermanas!

Si Sara quiere aumentar sus pechos hasta la copa ‘E’, Emma también. Si una desea tener unos labios más carnosos inyectándose colágeno, la otra se los cambia de inmediato. Vamos que el cirujano plástico que las trata tiene que estar encantado con ellas. Y no es para menos, las mozas has gastado más de 20.000 euros en tres operaciones.

Lee el resto de la entrada »

Una joven china da el pecho a su hijo mientras conduce un ciclomotor

pecho_china_motoLa foto que abre el post no es muy nítida, pero sí lo suficiente como para apreciar la habilidad de esta joven china al manillar de su ciclomotor. La muchacha, ¿versión femenina de Marc Márquez, por su talento?, no se corta un ápice y amamanta a su hijo mientras conduce, en un claro ejemplo de cuán difícil es conciliar la vida laboral con la familiar.

Esta tierna y peligrosa escena no pasó inadvertida para los viandantes y conductores que se cruzaron por su camino. La mala suerte para la mamá fue que entre esos asombrados ‘espectadores’ se encontraban varios policías, que la detuvieron varios kilómetros después y le confiscaron el ciclomotor.

Una vez tomaron declaración a la intrépida mamá, los agentes procedieron a efectuar la consiguiente denuncia por “poner en peligro su propia vida, la de su hijo de sólo 18 meses y la del resto de personas que transitaban por la vía pública”. Según recoge esta denuncia, que cita palabras de varios testigos, la mujer “pilotaba a alta velocidad un ciclomotor con una sola mano mientras daba de mamar a un niño. Se puede considerar un milagro que nadie resultara herido”. Ni siquiera aminoró la marcha cuando le pidieron por primera vez que se detuviera, pero a la segunda se echó a un lado y frenó la motocicleta con cara de no haber roto un plato.

La noticia ha tenido una enorme repercusión en los medios chinos, algunos de los cuales han abierto incluso un debate sobre la sanción a la que debería hacer frente. Los hay que consideran que es suficiente con una multa económica y la confiscación del ciclomotor, pero también hay gente que pide que le retiren la custodia de la criatura. Pelín excesivo, me parece. Yo creo que el debate de fondo debería ser otro: ¿hacen las autoridades todo lo que está en su mano para que los ciudadanos puedan atender sus deberes profesionales y familiares? Eso sí, también estoy a favor de que le caiga una señora multa.

Una infidelidad al margen de la ley

La traición no deja de ser una mentira, así que también tiene las patas muy cortas. Si no lo creéis, podéis preguntarle al chino que protagoniza nuestra historia, al que su mujer ya está preparando la demanda de divorcio. El motivo directo es el adulterio (igual tiene alguna razón más, no sé).

Den Jialin es un trabajador de una multinacional que opera en China y, parecía un “hombre de su casa”, de los que se levantan por la mañana para ir al trabajo y al terminar su jornada laboral retorna al hogar para convivir en armonía con su esposa. ¡Pero no lo es! Es un tipo con más peligro que David Navarro en un partido de fútbol… americano.

El ciudadano Jialin fue cazado con las manos en la masa (vale, es un tópico evidente, pero no he podido resistirme). Circulaba con su todoterreno a 95 km/h por una vía limitada a 80. De inmediato, un radar le pilló y le hicieron una foto en plena infracción de tráfico. Una imagen la mar de comprometedora, como podéis ver. Resulta que Jialin, además de no respetar los límites de velocidad, tampoco respetaba a su esposa. El tipo fue cazado mientras le agarraba un pecho a su acompañante, una joven de la que no ha trascendido su identidad.

La multa llegó como un dardo envenenado al hogar de la familia Jialin. La esposa, seguro que cabreada pensando en que tendrían que aflojar pasta por culpa de su marido, se topó de bruces con una situación aún más desagradable: descubrir que tu esposo dedica parte de su tiempo a meter mano a otra mientras conduce. La futura ex señora Jialin le pidió una explicación inmediata a su marido que, probablemente entre balbuceos, sólo acertó a decir que la imagen era un fotomontaje. ¡Infiel y poco original!

Moraleja: Mi recomendación es que no engañéis a vuestras parejas pero, si lo hacéis, no lo hagáis en el coche; aunque, si lo hacéis, no lo hagáis mientras conducís y, si lo hacéis, no os saltéis las normas de tráfico.

Una modelo dice que sus implantes de silicona le salvaron la vida

[Aquí va la historia que os anuncié en Twitter, si quieres seguirme…]

Los implantes de silicona en el pecho suelen ser una cuestión de belleza, al menos en la teoría. Es decir, una mujer que no está contenta con el tamaño de sus senos se añade un par de tallas más para verse mejor… más o menos, suele ser así.

Ahora bien, cuando te sometes a diez operaciones para aumentar tu talla de sujetador y te conviertes en la mujer con el pecho postizo más grande del mundo puedes decir que ya no es solo una cuestión de belleza, sino que también lo haces por seguridad. ¿No cuela? Bueno, no os irritéis, os cuento la historia de Sheyla Hershey y cuando termine me decís.

Sheyla tiene 32 años y el pecho postizo más grande del mundo. Esta brasileña residente en Estados Unidos conducía su vehículo de vuelta a casa el pasado domingo, en Houston (Texas) después de una fiesta con motivo de la Super Bowl, cuando perdió el control del coche y se estrelló contra un árbol, según la prensa internacional.

La modelo no llevaba el cinturón de seguridad (y según las autoridades conducía bebida) con lo que el accidente habría sido de suma gravedad de no ser por… ¿sus pechos? Sí, amigos, Sheyla asegura que sus implantes salvaron su vida y que gracias a tener ese busto superlativo evitó males mayores. La modelo cuenta que sus pechos chocaron contra el salpicadero y actuaron de airbag, evitando que se golpeara la cabeza y sufriera daños. Vamos, como estamos en familia podemos decir que los implantes hicieron tope y nos ahorraron un disgusto.

Ella niega que condujera borracha, aunque al parecer admite que había tomado medicación para combatir la depresión, un trastorno bipolar y sus constantes migrañas, algo que podría haberle causado cierta confusión y, a la postre, habrían provocado el accidente (¿imagináis que un día escribiera el post lleno de faltas ortográficas, en plan “avrian probocado el hazidente”? Sería gracioso).

Leo en la prensa británica que las leyes texanas, ese gran estado para vivir por muchas razones, contemplan imputar conducción ebria a quien se ponga al volante después de haber tomado cierto tipo de medicación, aunque sea con prescripción médica. Es evidente que si conduces después de tomar medicinas de esas que te impiden “manejar maquinaria pesada” es una irresponsabilidad, en cualquier caso.

No obstante, el abogado de Sheyla ve difícil que puedan asociar el accidente a su medicación y lo cierto es que todo eso ha quedado en un segundo plano después de la historia de salvación y superación de la modelo.

PD: ¿Creéis que se llenarán las clínicas de cirugía estética de hombres y mujeres que quieran instalarse airbags naturales?

“No amamanto a mi hijo porque mis pechos son sólo para el sexo”

La modelo británica Nicola McLean dice que no le va a dar el pecho a su hijo porque sus “pechos son sólo para el sexo”. Olé la petardez suprema de la niña.

Su hijo, Rocky (sin comentarios), ya tiene tres años. El pobre no sabe la que le ha caído encima… una madre que es más tonta que darle una patada a una viga de hierro.

“No quiero que Rocky los chupe”, decía en The Sun… ¿se puede ser más tonta?

Dice que si le diera el pecho a su hijo no podría tener sexo con su pareja e insinúa que sus mamas son, más o menos, su herramienta de trabajo.

A lo mejor el niño no estaba tampoco interesado en absorber silicona por un tubo, pero claro, no le han preguntado.

Como son sus pechos, puede hacer lo que quiera, claro. Pero que no se deje en evidencia tan pronto, que parece que ha tenido a su hijo sin querer…

(FOTO: La foto de la izquierda es de su myspace y dice que en la imagen “estaba borracha”, la otra es un pantallazo de su web)

Envía el post:

http://www.wikio.es

Cuando los ‘Doritos’ aumentan el pecho… y la entrepierna

Quiero ‘Doritos’. El anuncio podrá estar mejor o peor, ya sabéis que no soy demasiado exigente, pero lo que queda claro es que te entra el hambre, y no me lo toméis como una falta de lealtad a mis adorados yogures de fresa.


Lo único que me da pena es que estas cosas no pasen en la realidad, y no me refiero a ninguna situación con una chica despampanante como las del anuncio, sino al efecto inhibidor. ¡Cuántos malos momentos me ahorraría!

Imaginad que tenéis delante a una persona que os hace tilín, tolón y lo que haga falta. Vamos, que se te salen los ojos de las cuencas. Pues bien, si en el momento cumbre, ese en el que aunque sabes que no vas a pillar estás más caliente que el palo de un churrero, de repente algo explota y empiezan a llover ‘Doritos’. Te olvidas de la calentura en décimas de segundo. Pues anda que no están ricos.

PD: Eso sí, jamás me meterían la bolsa en mis partes para hacer bulto. La mía es una causa tan perdida que no vale la pena mancharse.

Envía el post: