BLOGS
Tu blog Tu blog

Este es tu altavoz

Preventorios: “No dejaban pasar comida, pero mi abuela se guardaba dos magdalenas en el sujetador”

Por MªHermenegilda, que estuvo en el Preventorio de Guadarrama.

Cuando contaba con 17 meses me detectaron tuberculosis, como era una niña, según mi madre, esmirriá”, por más que empecé el colegio de monjas con tres años y me dejaron en el comedor para ver si aprendía y comía, pero nones. Mi madre era ama de casa, mi padre peón de albañil, y con tres hijos, ante el miedo de que contagiara a mis hermanos más pequeños, las monjas ayudaron a mi madre para que me fuera a Guadarrama porque allí iba a aprender a comer y sanaría del pulmón. Así que en el 68, con siete años, me fui para el preventorio.

Allí, la verdad, no te daban cariño, yo me acuerdo de una tal Srta. Enriqueta; que debía ser moza rancia, y no andaba muy sobrada de humor, en aquella época daba igual donde estuvieses porque el castigo y el bofetón estaban al orden del día.

Allí te levantaban temprano, te aseabas, te peinabas y si pasabas la inspección bajabas a formar al patio para cantar el ‘caralsol’, después misa y desayuno y luego enfermería. Por la tarde se rezaba el rosario y en la merienda sacaban dos enormes cacerolas, una con trozos de pan y otra con onzas de chocolate. Un quesito cada día. Una cosa, nos poníamos en fila e íbamos cogiendo un trozo de pan y lo que tocara, luego yo creo que era cuando nos daban el vaso de agua del día, entretanto si tenías sed intentabas, si es que te dejaban, ir al servicio para beber del grifo.

Sobre los piojos, te miraban la cabeza una vez a la semana las cuidadoras que llevaban unas batas, creo que eran de color rosa, un delantal blanco y una cofia. Se sentaban en una silla y se ponían un trapo blanco encima del delantal y con una liendrera (peine de dobles púas y muy juntas entre sí) y si los tenías, te cortaban él pelo como al 1 y ZZ que te crió. Claro en la época no había otra cosa contra los piojos.

Yo estuve en la sala rosa, allí recuerdo que como a media noche encendían algunos globos de luz de las habitaciones y te mandaban al baño a hacer pis. Si te meabas en la cama al día siguiente colgaban la sabana en los pies de las camas y obligaban a las compañeras a rodearte y llamarte meona y burlarse de ti. En el comedor siempre había leche para beber en las comidas, a mi me sabía rara y pensaba que llevaba alguna medicina, ahora en otros testimonios he leído que el sabor era a quemada. La comida, pues al ser poco comedora, me acuerdo que me obligaban a comer sujetándome la cabeza y metiéndome la cuchara algunas veces hasta la campanilla y cuando daba arcadas me decían que como vomitara me lo iba a comer pero nunca vomité, a mi primo en los salesianos de Madrid por aquella época si les obligaban a comer el vómito.

Nada más llegar te duchaban en duchas comunes como las de la cárcel con cuidadora pero claro las niñas de allí oscilábamos entre los 6 y los 10 años, porque no querían mujeres desarrolladas, y te desinfectaban, seguidamente te colocaban un vestido de cuadros de vichi del color correspondiente a la habitación a la que ibas y un cuello postizo blanco, a media semana te cambiaban de vestido y los domingos nos ponían uno igual a todas pero con una diadema en el pelo del color de tu habitación. Allí el abrigo no existía en ninguna época del año.

Los familiares podían llamar un día a la semana y hablar contigo pero si llorabas o decías que te querías ir te colgaban el teléfono y en las cartas te lo tachaban y salían censuradas, a los sellos y los sobres te los tenían que llevar los padres y el famoso papel de cartas de rayas. Una domingo al mes ponían autobuses, no sé si desde Moncloa o desde Andrés Mellado, para que los familiares fueran a vernos gratis, les registraban los bolsos y no dejaban pasar ni comida ni chucherías, pero mi abuela se envolvía en pañuelos blancos dos magdalenas y se las guardaba en el sujetador y yo me las comía por el jardín mientras duraba la visita y alguna cosilla más.

Yo fui para 3 meses y estuve 6 . Volví curada y comiendo de todo. También estuve en la famosa casita (enfermería) 10 días por unas anginas y a mí me dejaron llevarme libros y recortables, eso sí de allí ni te asomaban a la puerta mientras estuvieras enferma.

Luego en el año 70, le pedí yo a mi madre que me mandara en el verano (las vacaciones del colegio) allí me dieron la prueba del grupo sanguíneo, que adjunto, por si a los 11 años como yo los cumplo en enero cuando llegará el verano ya tenía la regla y no podía ir. La verdad nos pinchaban mucho y nos pesaban y nos hacían radiografías, pero yo creo que en muchas casas en el año 68 sobre todo en las de los pueblos (yo soy de Madrid), no tendrían ni wc y menos bañera, yo me acuerdo que sí porque mi madre lavaba la ropa con una losa o agolpadera y la aclaraba en la bañera.

A mi palizas no me dieron una vez me hice pis y me sacaron a la terraza meada sin dejarme ni sentar como una hora o así, pero no me he muerto.

A mí me trataron como el que se le acerca un perro y no le das una patada pero tampoco le hace una caricia.

9 comentarios

  1. Dice ser ANTONIO LARROSA

    Leo mucha exageración en muchas denuncias pues mi hermano y yo estuvimos cinco años en una protección de menosres y aparte de rezar el rosario cada día y cantar el Cara al sol con la camisa nueva, nunca vimos ningún maltrato, y cinco años son muchos años . En fin cada cual cuenta según sus experiencias o lo que le parece bien.

    Clica sobre mi nombre

    18 Septiembre 2012 | 11:00

  2. Dice ser Francisca Ruiz

    Yo estuve en Guadarrama dos temporadas, pues mis padres tenian a nueve hijos,
    a los dos hermanos mayores los mandavan a Tarragona y a nosotras a Guadarrama
    Yo recuerdo que cuando llegava nos ponian muchas vacunas, y me tirava, no se cuantos meses o semanas
    en la enfermaria con una fiebre altisima, mis hermanas mas pequeñas fueron en otros años,
    y la primera visita que mi madre y yo fuimos nos trajimos a la pequeña, por estar
    llena de pupas entre la boca, ella se acuerda de todo esto, pues tenia siete años.
    Recuerdo que todos los dias teniamos que rezar el rosario y el orapornovis, que no se que es,
    eran las cuidadoras muy raras y si recuerdo que nos ponian unos polvos en la caveza,
    devia ser por los piojos, y nos lavavan con estropajo de los cacharros, que recuerdos.

    18 Septiembre 2012 | 11:13

  3. Dice ser Rasputin

    Diooooos que tortura!!!! Les hicieron cantar el cara al sol y ducharse en fila india!!!!!!!!!

    La de tonterías que se van a escribir para poder cobrar algunos alguna indemnización.

    Si esta mujer cree que la maltrataron con lo que cuenta, menos mal que no realizo la mili.

    18 Septiembre 2012 | 11:13

  4. Dice ser MARIA LUISA FERNANDEZ

    Yo estube en Guadarrama en el verano del 68, con dos de mis hermanas.
    en estos días hemos estado hablando mucho de esa época, y hemos coincidico en que nosotras no tenemos trauma, no fue tan malo aunque respetamos a las que lo pasaron mal. Pero en las visitas de mi madre yo las decía a mis hermanas(yo era la mayor) que lloraran para que nos sacaran de allí, por lo tanto supongo que no sería todo de color de rosa.
    Estábamos en la sala blanca, dormíamos dentro de un arco con otra niña, y las cuidadoras se llamaban Conchita y otra Mayte, reconozco muchas de las cosas que se están contando, me acuero de muchas canciones, pero el caralsol en mi época no se cantaba porque no me lo se, y mis hermanas tampoco.

    18 Septiembre 2012 | 11:20

  5. Dice ser Lorcueja

    ¿Cuántos días lleváis con este tipo de noticias?
    ¿Cuántos días faltan para que os dediquéis a escribir sobre temas importantes y ACTUALES?

    18 Septiembre 2012 | 12:00

  6. Dice ser Maria Luisa

    PUES MIRA, YO NO ESTUVE EN NINGÚN SITIO DE ESOS Y DURANTE MIS AÑOS ESCOLARES TUVE MAESTRAS QUE:

    ME PONIAN DE RODILLAS EN EL SUELO

    ME PONIAN DE RODILLAS Y CON LOS BRAZOS EN CRUZ

    ME PONIAN DE RODILLAS CON LOS BRAZOS EN CRUS SUJETANDO UNO O DOS LIBROS EN CADA MANO.

    ME PONIAN DE CARA A LA PARED SUJETANDO UNA MONEDA CON LA NARIZ.

    ME DABAN PALMETAZOS BIEN FUERTES……………..ETC-

    Y ERA BUENA ALUMNA, ESTOS CASTIGOS ERAN SI ME PILLABAN HABLANDO.

    POR ESO ME PARECE QUE ESTAS SEÑORAS TIENEN GANAS DE LIARLA. ANTES EXISTIAN ESOS CASTIGOS EN LA ENSEÑAZA Y HASTA EN LAS PROPIAS CASAS.

    QUE SE DEJEN DE GILIPOYECES, QUE TENEMOS PROBLEMAS MÁS GORDOS CON QUE PREOCUPARNOS.

    18 Septiembre 2012 | 14:53

  7. Dice ser Quiero una España fuerte, y no dividida.

    Ya dejen de incentivar el odio y el rencor entre ustedes. Son muy ignorantes al seguir hablando de tortura, de odios, del pasado.

    Busquen en su corazón el perdón. Perdonarse a sí mismo, ayuda a sanar la herida que cualquier otro haya dejado.

    El futuro de España no debe sustentarse en odios y rencores. Porque simplemente con odio y rencor, no van a sanar su economía, ni su sistema político, y menos su sociedad.

    En vez de promover tanta chorrada, deberían estar promoviendo sus ciudades. Para que al menos el dinero venga del turismo extranjero. ¿O acaso piensan ustedes que con estos relatos los extranjeros van a visitar España?

    Demuestren su inteligencia, hagan gala de su alegría y de sus fiestas. Eso es lo que tiene España ahora para salir adelante. Y dejen de vertir odio en los medios, que lo único que refleja es el estado de putrefacción de quien lo escribe.

    18 Septiembre 2012 | 15:10

  8. Hola, yo estuve en el preventorio de Guadarrama en noviembre de 1961, tenia 8 años). Mi madre se quedo viuda en octubre del 1960 con 5 hijos, el mayor con 9 y la menor con 2 año, en el año 61 la detectaron un tumor y mi abuela que era quien nos cuidaba no podia hacerse cargo de los cinco niños , a mi me mandarón a Guadarrama y a mis dos hermanos mayores a un preventoria de Tarragona por un periodo de tres meses. Muchas de las cosas que estoy viendo y escuchando las he vivido yo, de otras no puedo opinar, pues no las recuerdo. Si es verdad que nos ponian desnudas en fila para ducharnos y nos restregaban con estropajo de esparto, yo he sufrido en mis propias carnes que me hacian comer lo vomitado, y efectivamente eran constantes las vacunas que nos ponian. Yo no recuerdo que me pegarán, pero si es verdad que una vez moje la cama y me sacaron a la terraza en camisón, que era con lo que dormiamos,y que hacía mucho frio. Recuerdo que los paquetes que me mandaban de casa siempre venian abiertos. tengo foto de esa epoca que se la puedo enviar , si me dicen como

    18 Septiembre 2012 | 15:17

  9. Dice ser Anonimo

    Me parece vergonzoso que la gente diga que estos comentarios son gilopolleces y que son invenciones, nadie creo que fuera capaz de inventarse nada así, sería muy cruel, y mi madre estubo alli y no se lo va a inventar.

    19 Septiembre 2012 | 20:06

Los comentarios están cerrados.