BLOGS

De todo corazón

Archivo de Octubre, 2007

Irene de Grecia, la princesa invisible

Acabo de leer un libro sobre Irene de Grecia que lleva el título de La princesa rebelde. Hace muchos años quise entrevistarla, y ‘chantajeé’ a uno de sus secretarios griegos con no entregarles una cinta de betacam pasada a VHS. No se trata de una historia de espionaje: la cinta sólo contenía imágenes bellísimas de un espectáculo sobre danzas indias que tuvo lugar en el Centro Cultura de la Villa de Madrid, al que acudía todas las semanas cuando me invitaba mi amigo Eugenio Cano (escríbeme, que no sé nada de ti, guapo). Un compañero y yo habíamos ido a grabarlo para una productora que trabajaba con televisiones extranjeras. El amable caballero monárquico me dijo que le haría mucha ilusión a la princesa tener una copia de la cinta para poder verla en Zarzuela.

Insistió tanto que al final accedí. El caso es que el secretario de la princesa se quedó con la cinta y de la entrevista nunca más se supo. Eva Celada ha tenido muchísima más suerte que yo. Le ha sacado todo un libro biográfico a la princesa griega, hermana de Doña Sofía. Gracias a él me he enterado de lo que ya sospechaba desde hace mucho tiempo. Esta señora no es ninguna gorrona de nuestra egregia familia, ni mucho menos. Renunció a su herencia, una cantidad de dinero muy importante, para entregarla a la organización que preside: Un Mundo en Armonía. La princesa está muy unida a la familia real española y afirma que sus sobrinos la llaman la tía Pecu cariñosamente, por aquello de «peculiar».

Fotos Korpa

Las cosas de Moreno, Enrique Iglesias y un aforismo matutino

Siempre fueron muy ruidosos. Eran tales los delirios de placer que Enrique Iglesias y Anna Kournikova alcanzaban juntos al comienzo de su relación que despertaron a todo un hotel en plena noche. Ahora sus gritos no los provocan motivos tan gratos. Enrique y Anna organizaron un monumental escándalo en un restaurante. Almorzaban en el Bongo’s Cuban Café y, de repente, se pusieron a discutir a voz en grito como las parejas mal avenidas del programa de José Luis Moreno que triunfan en Tele5. Por cierto: ¿han observado al joven confesor del dúo más joven? Está más fuera de guión que Schwarzenegger en la mesa de un ginecólogo. Tan mono, tan depilado, con esas posturas tan sexys, los calzoncillos siempre planchados. ¿Tendrá contrato? ¡Cuánto me recuerda a los bailarines/guardaespaldas/chicos para todo que usaba José Luis Moreno cuando alquilaba el Teatro Calderón para que actuase Isabel Pantoja…

José Luis Moreno e Isabel Pantoja: Foto Korpa

Rollos familiares. Qué importante es llevarse bien con la familia. Lo que ha restado glamour a la boda de El Juli ha sido la ausencia de esa abuela enfadada con él porque no la ayudaba. No es el caso de Iker Casillas, que tiene a su abuelo muy bien instalado en la mejor residencia de ancianos de Ávila y ha comprado varias casas para su familia.

Aforismo filosófico-publicitario

Después de transcribiros la columna que aparece en el periódico, ahí va un aforismo matutino filosófico-publicitario que se me ha ocurrido mientras viajaba en el autobus, esta mañana, muy temprano, hacia la oficina. Esto va por ti, Jaime, (Jaime es un amigo mío muy inteligentey que me ha sugerido que comience a hablar de cosas que no tengan nada que ver con el corazón).

“No te disfraces de mierda para pasar desapercibido porque temas que te pisen, pequeña cucaracha/mariquita/ ciempies. Ponte unas zapatillas ( póngase aquí la marca que uno quiera) y SALTAAAAAAAAAAA

Los nombres de los insectos han sido elegidos de forma aleatoria. No he querido escribir saltamontes por si sale algún listillo y dice que la frase está plagiada de la serie Kung-FU. Es mía.

Buen día a todos. El ordenador se me tiñe de rosa. ¿Llamo al informático o a un exorcista?

Tita quiere la paz

Tita Cervera quiere hacer las paces con su hijo. El escándalo de la boda furtiva y sus sorprendentes declaraciones se le ha ido de madre, y está haciendo lo imposible para que las aguas vuelvan a su cauce. Ella sabe mejor que nadie la influencia que puede ejercer una mujer en un rico heredero. Ya está haciendo de tripas corazón y es probable que muy pronto podamos verla en alguna imagen junto a su hijo y su nuera arreglando papeles, en la peluquería o visitando al dentista. Hubo un tiempo en que hasta les compraba los colchones de las camas ergonómicas. Si es necesario hasta les remendará las zapatillas.

La baronesa, Borja, Blanca y Manolo Segura durante un viaje realizado a mediados de este año a Andorra. Foto: Korpa

La duquesa y Genoveva. Del bracete, como si no hubiera pasado nada, acudieron nuera y suegra al concierto de piano en la Casa de la Moneda de Madrid. Con su presencia pretendían demostrar que no están afectadas por la emisión televisiva de unas imágenes en las que podía verse a Cayetano Martínez de Irujo saliendo supuestamente de un club de intercambio de parejas, al que, según el dueño del local, tan sólo había ido para hablar de negocios. Hay que decir que el jinete no es, precisamente, el más escandaloso en sus conductas de todos los hijos de la duquesa y sí un excelente padre.

Yola Berrocal y el Real Madrid

Como podéis ver en este vídeo 20minutos.es, Yola Berrocal asistió al cumpleaños de Míchel Salgado, al que acudió acompañada por su novio. Allí estaban también Sergio Ramos con la Miss España Elisabeth Reyes, algunos jugadores más del Real Madrid y hasta Lorenzo Sanz (Malula, la hija del ex presidente del Real Madrid, está casada con Míchel Salgado). Yola Berrocal ha acabado convirtiéndose en una especie de entrañable cantinera del Real Madrid. Si Yola hablara –que no va a hablar porque no es del Atleti–, temblarían los cimientos de la institución madridista. ¡Ay, cuántas cosas se han visto en ese callejón de San Ginés situado en un lateral de Joy Eslava, en la puerta trasera, al abrigo de miradas indiscretas! Resulta tan increíble todo que si lo contara nadie la creería. Por ello goza de la absoluta confianza de todos los jugadores. Y no pide por su amistad joyas ni brillantes. Al contrario que algunas mujeres de altos vuelos, con una bolsa de Doritos se conforma en las madrugadas. ¿Seguirá el ejemplo de Nuria Bermúdez, convertida en agente futbolístico? Dicen que tiene menos cerebro. No creo que sea cierto del todo.

Yola Berrocal y Sonia Monroy Foto: Korpa

Aramis liga como Ana Obregón

O bien Aramis Fuster es algo despistada, o es más lista que Ana Obregón ideando. Ha llegado a nuestra redacción un mensaje en el que contesta a los cumplidos de un enamorado de 24 años, nacido en Navarra, que confiesa haber sentido una irresistible atracción por ella. Aramis le responde así a su Darek virtual: «¿Cómo estás? Soy Aramis Fuster. Muchas gracias por tus cumplidos. Me parece muy considerado por tu parte mandarme tus fotos… ¡Muchas gracias! Ya no lloro, puedes estar tranquilo. Desde hace una semana estoy divorciada, tranquila y ¡más que feliz!… No soy nada especial, simplemente una mujer, simplemente una bruja…Besos mágicos».

La asturiana rumbera

Blanca Romero, antes conocida musicalmente como La Perra, ex de Cayetano Rivera , es capaz de anular con su belleza incluso a Laura Sánchez, con quien salió de copas el pasado lunes. Según algunos andaluces presentes en un local situado en la madrileña calle Huertas, a Blanca le sobra salero y gracia

Por cierto: ¿Por qué no ha creado nadie un foro sobre Ana Obregón y su supuesta historia con Bin Laden? Animaos a utilizarlos.

Marinita Castaño

Siempre me ha llamado la atención como personaje la viuda de Cela. Carece de la inteligencia de las divas por méritos propios como Montserrat Caballé o Carmen Sevilla, soberbias hasta el paroxismo en su vida privada y pastelitos de dulzura cuando se encuentran ante los medios de comunicación. Marina arrea manotazos a los micrófonos, saca los dientes a los periodistas de corazón y olvida que es tan sólo una periodista mediocre que subió veinte plantas en el ascensor social gracias a su boda con un octogenario. Dice que odia el corazón, pero durante algún tiempo, a cambio de la remuneración de varias nóminas de periodistas de verdad, estuvo haciendo entrevistas rosas para una conocida revista. Ayer, en una entrega de premios de periodismo organizó una escenita tan absurda y ridícula que parecía guionizada. Ya tenéis el vídeo en la parte derecha superior de la portada de gente.

Cayetano las vuelve locas

Cayetano Rivera Ordóñez lleva camino de convertirse en uno de los españoles más famosos del mundo. El hijo de Carmina Ordóñez tiene raza, casta y clase. De ello dio buena prueba cuando, al ser preguntado sobre la baqueteada Isabel Pantoja en una entrevista publicada por El País, no tuvo ningún inconveniente en reconocer que le gusta mucho. El diestro, imagen de la firma de Giorgio Armani, ha protagonizado junto a Almodóvar , Penélope Cruz y otras actrices un reportaje realizado por la famosa fotógrafa Anne Leibowitz, retratista de las estrellas de Hollywood. Cayetano ha dado mucho que hablar con su aparición en el Royal Albert Hall de Londres junto a Roberta Armani, la sobrina del conocido diseñador italiano, separada recientemente. Aunque el torero insiste en que tan sólo son buenos amigos, en el mundo de la moda se rumorea que la relaciones públicas de la conocida firma no se arrima a él tan sólo por motivos profesionales. Cayetano, antaño un romántico empedernido, ha cambiado para convertirse en un rompecorazones.

Mujeres poderosas: “Elena Cué, la más bella y algo simple”

Hoy sale a la venta Las mujeres del gran poder (La Esfera de los Libros), del periodista de investigación Juan Luis Galiacho. Son más de 500 páginas dedicadas a una veintena de mujeres, las más poderosas de España. Especialmente conflictivo ha sido el capítulo dedicado a la esposa de Zaplana, Rosa Barceló. Han tenido que andar con pies de plomo jurídicos al escribir de una relación que es puramente formal. Mi amigo Juan Luis, que a pesar de ser un buen partido aún permanece soltero, me ha descrito así a algunas de las protagonistas: Elena Cué, bellísima y algo simple; la más peligrosa, la esposa de José Bono, Ana Rodríguez Mosquera; las más limitadas, Nuria González y M.ª Audena del Saz Basto, señoras de Fefé y El Pocero, respectivamente; la más inteligente, Tita Cervera; la más ambiciosa, Cristina López Mancisidor, ex de Plácido Arango; la más camaleónica, Isabel Preysler. Todas tienen algo en común: han sabido cambiar y buscar un guión de vida para convertirse en triunfadoras.

Las señoras de Fernández Tapias, Cortina y Boyer. Fotos: Korpa

La última satisfacción de la ex de Cascos

Rafa Leflet ocupa la portada del último número de la revista Sorpresa. El ex de Gema Ruiz aparece en las fotos abrazado a una morena con quien se besa apasionadamente. Se trata de Ana Pomares, una empresaria de 35 años que, al contrario que Gema, aparenta muchos menos años de los que tiene. Al empresario andaluz le gusta salir en las revistas más que a Britney Spears el Red Bull. Como se recordará, Gema denunció a Leflet bajo el argumento de que éste le había enviado varios cientos de mensajes supuestamente amenazantes.

Gema y Leflet cuando él presumía de ella. Fotos:Korpa

A Gema, sin embargo, le cabe una última satisfacción: fuentes del mundo del arte señalan que la relación de Francisco Álvarez Cascos con su tercera esposa, María de la Hoz Porto, cuya estirpe comunista se delata hasta en el nombre de pila, ha pasado de ser un idílico cuadro de Boticelli a una inquietante tabla de El Bosco.

En las imágenes, Álvarez Cascos, el Barba Azul del PP con sus dos últimas esposas.

Fotos: Korpa

¡Letizia, mantente! España necesita tu volumen

Hoy me voy a poner Calderoniana: Al Rey, la hacienda y la vida se ha de dar, pero el brushing no, el brushing no, Letizia…

A juzgar por los resultados de la encuesta, debo ser una de las únicas españolas a las que les gusta el peinado que lució Letizia el día de las fuerzas armadas.

Nos hemos pasado la vida pidiendo volumen para la princesa, y una vez que lo consigue, a degüello. Ya Luis y Tachi, peluqueros, aportaron sus conocimientos a este blog y señalaron que urgía un rizo gordo para Letizia.

Hay que ser coherente. Pedíamos volumen, y volumen nos dio. Lo que me parece fatal es que haya rectificado en su visita a Galicia. Por si le sirve de consuelo, ayer, cuando me dio el alta el médico fui a cortarme el pelo. La peluquera decía que estaba usted monísima con sus rizos. El resto de las clientas opinaba igual, salvo una desvergonzada que dijo que parecía usted un piloto con esas gafas. Yo me voy a comprar unas iguales.

¿No decían de usted que era una mujer con una personalidad muy fuerte, segura de sí misma? Demuéstrelo. ¿Se imagina a Isabel la Católica cambiando constantemente el color de sus tocas para satisfacer el gusto de los moros?

La princesa en Galicia, foto EFE

Dentro de un rato podréis ver el vídeo de la princesa en la página de Gente.

Crónica de un día de la Hispanidad accidentado

Estoy fastidiada por Letizia

…..Y también por un carrito de muñeca que estuve empujando el sábado por la tarde con el espinazo doblado como si tuviera 2 años. Pero como esta historia resulta mucho más prosaica y doméstica, la omitiré. Lo que me ocurrió el viernes, una sucesión de acontecimientos simbólicos y hasta físicos, me dio una visión cosmogónica de la monarquía, las ideologías y el futuro de España.

Si este post tiene “erritas”, mi amiga Carmen, que ha venido a visitarme esta mañana, asume todas las culpas y las penitencias que queráis imponerle. Tengo un lumbago en fase aguda y le estoy dictando.

El día de la hispanidad/Hispanidad/HISPANIDAD/ me levanté guerrera, con el ímpetu de una monja alférez y me planté en la Castellana, dispuesta a ver a los legionarios y a Letizia, por este orden de intereses. Una amiga mía, extranjera, dejó el coche en Fuencarral y desde allí nos fuimos en metro hasta Plaza de Castilla. Allí nos enteramos que el desfile no empezaba en ese punto. Regreso al metro y bajada en Cuzco, tampoco empezaba allí.

Tras una ligera caminata vimos a los legionarios preparando el desfile. Por el carril de la izquierda al que no se podía cruzar desde la derecha desfilaban otras unidades. A paso ligero, al ritmo de las marchas militares, llegamos hasta la zona de Gregorio Marañón. Mi amiga, que es una atleta de nivel y una mujer sensata se limitó a pegar potentes saltitos para ver algo. Y yo, que hace unos minutos le había explicado quien era Agustina de Aragón, y la importancia histórica en la unidad patria de la invasión francesa que consiguió vencer los recelos históricos de los que antaño formaron la corona aragonesa hacia Castilla , etc, etc, etc….comencé a trepar por los hierros posteriores de una de las tribunas, dispuesta a ver a los legionarios y a Letizia, por este orden de intereses.

Olvidé que no se me ha dado nunca bien ser trepa. De joven tenía más aptitudes para la espeleología En el penúltimo hierro, a unos seis metros de altura, oí un pequeño crujido interior. ¿Se me estaba resquebrajando el patriotismo? Una pija, repija, megapija al lado de la cual Anne Igartiburu es más basta que el gitano del Equipo Ja, me miró como quien observa a una repugnante araña y me espetó: “La tribuna se va a caer. Esto está vibrando”. Mi amiga la extranjera sugirió: “Pues dejar que nos sentemos., Levantamos la pata y cruzamos, hay sitios de sobra”. La megapija, “abrigada” por una chaquetita acolchada de esas de caza que lucen como uniforme distintivo de su clase en otoño y primavera (el marido y los niños llevaban otra igual) nos ignoró, pero siguió refunfuñando.

Como no soy rencorosa, asida con una mano a la barra que me libraba de caer al vacío y con la otra al bolso, pregunté para romper el hielo como quien no quiere la cosa: ¿Ha pasado ya la legión? porque a Letizia, la segunda en mi orden de prioridades, no se la veía ni de lejos. La pija, repija,megapija contestó, mirándome como quien observa a un miserable ciempiés: “No tengo ni la menor idea”. El miserable ciempies, con la espalda ya algo resentida y el estado zen bajo mínimos contestó: “Pues mira que es difícil no darse cuenta de que si ha pasado o no la legión con su cabra”. La pija repija megapija necesitó un minuto largo para contestar, mientras refunfuñaba con otra amiga pija de buen corazón que nos miraba con pena. Esta fue su respuesta/pregunta, perdonad si me falla la memoria:

“¿Y tú sabes si ha pasado la unidad de artilleros regulares de Marina?”, a lo que contesté mientras la espalda me seguía crujiendo y la barra de aluminio seguía intacta: “Pues no. Porque yo no tengo tribuna ,y acabo de llegar”.

El repeinado marido de la pija/repija/megapija, decidió intervenir. Se informó de lo que ocurría pegando la oreja a los resecos labios de su mujer y dijo:” Venimos con los niños, estamos ocupados vigiándolos _ los niños se estaban metiendo mientras el dedo en la nariz y saltando_y no podemos estar pendientes de si ha pasado o no la legión. Pues mira que es difícil, insistí. Y él siguió presumiendo de sus conocimientos en la materia

– ¿Sabes que el paso de los regulares de marina artilleros es de 950 pasos por minuto?¿Sabes acaso la cadencia de xxxxxxx?

No sé que contesté, pero no fue una grosería, ni mucho menos. Tan sólo una contestación sarcástica. El marido de la pija/repija/megapija apretó los dientes y me llamó insolente, descarada, deslenguada, desvergonzada.

Yo, que ya había dejado de sentirme Agustina de Aragón, para pasar a identificarme con el “yerno “revolucionario de Jean Baljean en “Los Miserables” le miré a los ojos con expresión de desafío y solté: “¿Me vas a empujar?, ¿Eh?¿Me vas a empujar?”.

Mi amiga, la atleta, que es más bajita que yo, creció diez centímetros. Encaramada ya a la barra y con medio cuerpo sobre el redicho comenzó a recriminarle en tono correcto pero implacable su falta de saber estar, recordándole que yo no le había insultado en ningún momento. Como una es madre decidí bajarme de inmediato, no sin antes soltar algún que otro sarcasmo cibelínico. Nos quedamos sin ver a la Legión ni a Letizia. Volvimos a trepar y probamos suerte en otra tribuna donde dimos con personas bastante más educadas que nos dejaron acomodarnos.

Ya era demasiado tarde. Sólo vimos unos escuadrones a caballo vestidos de época. Mi amiga que aconsejó que otro año, si quiero volver, solicite como periodista invitaciones para estar sentada como Dios manda. De haberlo hecho, la experiencia no habría sido tan ilustrativa, me reconoció.

La mañana la terminamos a la hora del aperitivo en casa de una mujer singular. Alguien cuyos antepasados han sido monárquicos a través de generaciones, testigos de primera mano de la historia de España. Pero ya se sabe. Ni Carlos V ni Felipe II, antepasados de Don Juan Carlos se distinguieron nunca por su gratitud.. Tanto el Duque de Alba como Hernán Cortés pudieron dar fe de ello… De gente como la señora que visitamos debería rodearse Doña Letizia y Don Felipe. Jamás hablaría mal de ellos. Una mujer con clase en el mejor sentido de la palabra.

No le contamos nuestras patéticas aventuras. Ella había pasado de bajar a ver el desfile, pese a que le pillaba cerca de su domicilio. En ese momento se me hizo la luz y se me enfrío la espalda…Lo comprendí todo. Sacad vuestras propias conclusiones.