BLOGS

Un blog acerca de todo lo que se sujeta sobre las columnas de un diario cualquiera. Por ejemplo, el nuestro

Geo(tipo)grafía

Hace un par de días, cuando lo publicamos en 20 minutos, este gráfico localizaba los países que, por la laxitud y opacidad de sus haciendas, integraban la lista negra de la OCDE de paraísos fiscales. Hoy, después de que esa misma institución les haya retirado tan deshonroso título, el mismo mapa ha quedado reducido a una simple carta geográfica salpicada de diminutas naciones, con nombres tan exóticos como Niue, Anguila, Vanuatu, Aruba, Nauru o Saint Kitts y Nevis.

Honestamente, jamás había oído hablar de ninguno de estos países hasta que leí sus nombres, este mismo lunes, en una información sobre los acuerdos surgidos en la cumbre del G-20. Y, aunque hace ya tiempo que conozco la enorme profundidad de las lagunas de mi cultura geográfica, me sorprendió que todavía quedasen países sobre la faz de la Tierra de cuya existencia no hubiera oído hablar hasta ahora. Algo parecido, supongo, debieron de sentir los lectores de The Guardian hace ya más de treinta años, cuando leyeron en el entonces ‘sábana’ un suplemento especial sobre el décimo aniversario de la independencia de una pequeña ex colonia británica. El país en cuestión, ubicado en el oceáno Índico, junto a a las Seychelles, aparecía en el mapa con el raro nombre de Sans Serriffe. Sus fronteras coincidían con las de un archipiélago formado por dos islas (Upper y Lower Caisse), y tenía su capital en la ciudad de Bodoni, la única del interior de la mayor de las dos islas. Otras ciudades, más próximas a la costa, habían sido bautizadas con los nombres de Port Clarendon, Gillcameo o Garamondo.

¿Os suena algo de todo esto? ¿Nada? Probemos entonces a cambiar, que no traducir, algunos de esos nombres. Digamos que, en lugar de Sans Serriffe, el nombre de este país es Cursiva; que sus dos islas se llaman Interlínea y Párrafo, y que sus ciudades son Cómic Sans (la capital), Arial, Helvética y Times New Roman… ¿A que ahora os suena más?

El país, desde luego, no existe, y esa información que daba The Guardian era sólo una de las bromas que los diarios británicos gastan a sus lectores cada primero de abril, que es el día en que celebran su particular día de los inocentes, conocido allí como Fool’s Day. Esta misma broma, si la hubieran querido gastar hoy, cuando casi todos componemos textos en nuestro PC, difícilmente habría pasado por una noticia verosímil. Pero en el momento de su publicación, en 1977, cuando la composición de textos con las tipografías antes conocidas como ‘de imprenta’ estaba restringida a los ámbitos estrictamente profesionales de los centros editoriales, media Inglaterra debió de desayunarse convencida de haber encontrado un nuevo país entre los muchos que entonces integraban la Commonwealth

Aquí tenéis a Sans Serriffe o –mejor dicho– su representación cartográfica. Un mapa de la isla del tesoro (tipográficamente hablando) descubierto en Quinta Tinta, el blog del jefe de diseño del diario Público.

D. Velasco

4 comentarios

  1. Dice ser oresano

    Curiosa historia.Por cierto,os habeis fijado en la isla “Ova mata” a la izquierda?Sp=Spain?Los ingleses “regalándonos” una isla….

    08 Abril 2009 | 23:17

  2. Dice ser Rafa

    Qué curioso. Por otro lado, da gusto ver que ha habido periódicos como el que mencionas, o Il Corriere della Sera, en Italia, que han tenido al menos en algún momento de su historia el detalle de no tratar a sus lectores como si fueran cretinos. Ojalá tomara nota la prensa actual, la televisón, la radio, los escritores… lástima que sea evidente que no lo harán, es más, para que fuese así deberían estar dirigidos por alguien no demasiado cretino, y eso es demasiado suponer.

    09 Abril 2009 | 10:12

  3. Dice ser Luis

    Además el archipiélago tiene forma de punto y coma ‘;’

    09 Abril 2009 | 13:54

  4. Dice ser natxovalencia

    el de abajo se parece a africa, hehe

    09 Abril 2009 | 18:13

Los comentarios están cerrados.