BLOGS Deportes
Runstorming Runstorming

Poner un pie delante de otro nunca tuvo tanta trascendencia.

Es necesario que haga terapia por el asunto de qué tengo yo con la thermomix

Sobre la Thermomix, ese instrumento de los papis y mamis modernos, yo tengo un no se qué. Necesito desahogarme. Salvando esos intentos mesiánicos de que si la tortilla o la masa de croquetas o que si el arroz con leche a la thermo, ¿uds cuando van de viaje y paran a comer piden recetas a la thermomix o cocido de puchero? ¿Visitan Sanchinarro o pueblos con encanto? Pues eso.

Claro que si hubiera tenido thermomix, esta mañana por estar liado con dar de desayunar a mis hijos, no se me habría pegado un pisto a la cazuela. Así pues, hoy tuper de pisto con calabacín hiperreducido y tiras de chuletón de lomo alto sobrantes de anoche.

Sea.

Saquemos la artillería pesada. Y mira que no quiero pero mi psicóloga, que se llama Fernando, dice que lo suelte. Esto… vosotros ¿tenéis hijos? Bueno, pues a mí me vinieron de dos en dos mientras vivía en el puto culo del mundo. Y curraba a turnos y tenía que cocinar pureses y guisotes. Me decían desde España “chico, pues yo con la thermomix”, y yo pensaba “pues hijoputa, regálamela que para venir a ver Amsterdam sí que te apuntabas”. Y así uno y así otro.
Y mis ternascos comiendo pureses y guisotes.
(Esto ya lo he dicho, es una licencia retórica).
Y cuando me vine a la aldea resulta que los teóricos de la thermomix ya la habían metido en una caja y solo hacían platos puntuales. Y decían aquello de “huy yo con la thermomix hago un arroz con lecheee”, y te daban de postre pasteles de la panadería de su barrio.
Claro que por aquellos días aún no conocía mis amigos thermomixeros (ni a vosotros, lectores). Cuando les conocí y medio me pensé abandonar puntualmente la olla (dilemas: ¿dejarla para siempre?, ¿dejarla para algunos platos y duplicar el cacharrerío?, ¿joder 500 pavos en un robot de cocina?), mis ternascos ya comían usando armas mortíferas: sus caninos y premolares.

Hala, ya he hecho terapia.

Dicho lo cual, regalaré una receta que pienso zamparme esta noche. La hice ayer así que lleva macerando en la nevera un diíta. Luz y taquígrafos. Y zumbando que me quiero poner a hacer running, que es lo que nos mola.

POLLO EN DOCE (con orejones)

1. Consiga que le regalen un pollo de corral. O de thermomix.
2. Hágase con una olla y eche chorro aceite.
3. Rehogue una cebolla o similar – yo he puesto 4 chalotitas que tenia en casa.
4. Pele y corte en rodajas 3 zanahorias, añádalas al rehogado
5. Trocee el pollo a gusto y con estilo Jason, rehóguelo también
(inciso: rehogar, a fuego fuerte, dar un par de vueltas con la cuchara de palo hasta dorar un poco)
6. sazone bien pollo y verduras
7. añada vaso vino tinto, añada 3/4 litro caldo de ave de tetra-brik (el caldo, no el ave)
8. añada dos buenos puñados de orejones y cierre la olla.
9. 30 minutos a fuego bajo harán el pollo de sobra
10. saque pollo y pesque orejones, añada una cucharada de miel y al caldo y verduras me los convierte en crema con la turmix o la thermomix, si tiene cojones a venir a contármelo luego
11. Coloque todo en una bandeja tocha de cristal, vierta encima la crema y ralle un poco de cáscara de naranja
12. el público es el jugador número 12

22 comentarios

  1. Dice ser Garbanzito

    Me cago en la leche, yo cuando iba lleyendo el punto 4 ya me he hecho un bocata de mejillones en escabeche y en el punto 6 me lo había zampao. P’a comer no hace falta tanto esfuerzo… Ya lo dicen por ahí… ¡Comes peor que un soltero!. Ese slogan me lo aplico yo al pelo… jajajaja

    24 Noviembre 2011 | 09:11

  2. Dice ser Bandoneon

    La thermomix es un símbolo de status más que un cacharro de cocina. Si te podes dar el lujo de tener un aparato de 500 euros que no estas seguro si sirve para algo es que vas bien. Por eso no lo tengo y lo deseo: la Thermomix es un bien que es para desear pero no para tener. El dia que lo pueda tener es que habre superado al menos dos barreras: la económica y la del pudor.
    Por otro lado la Thermo (como la llamamos los que estamos familiarizados con la cocina aunque no tengamos el cacharro) te aleja de los trastos de la cocina. Yo no quiero dejar las sartenes, no quiero abandonar la posibilidad de que se queme el arroz y quede pegado al fondo de la sarten, no me interesa que la masa se haga sola mientras mis manos aburridas tocan ….. algo.

    Deseemos la thermomix pero digamos las cosas como son: la Thermo es el fin de la cocina. Viva el palo de amasar, viva la sarten de hierro y viva la cuchara de madera de toda la vida de dios y de arguiñano.

    24 Noviembre 2011 | 09:13

  3. spanjaard

    Garban ¿’al pelo’? jajajajaj

    Bandoneón, ¿terminaste las 320 vueltas? Ardo en deseos de saber si hay nicho de mercado para un 10k

    24 Noviembre 2011 | 09:17

  4. Dice ser Bandoneon

    Hay nicho de mercado para un asado. Di dos vueltas y me di cuenta de que mi jardin esta impracticable. Ya tengo lo que hacer el sabado a la tarde.

    24 Noviembre 2011 | 09:26

  5. Dice ser Garbanzito

    Cabroncete, al pelo de los brazos, vamos más bien al vello…jajajaja

    24 Noviembre 2011 | 11:31

  6. Joder la que me montaron cuando nacieron mis mellizos. Consejo familiar de cuñadas para comprarnos la p… thermomix, luego resulta que mis niños comieron papillas hasta los 2 años y no hemos pasado de hacer un puré en 7 años. Bueno, yo un día hice arroz con leche, pero como me lo tuve que zampar yo todo (me quedó de p.m.) tampoco quiero lanzarme por esa vía.
    Así que de momento, tengo el trasto instalado en la cocina, y sólo cae algún puré cuando la bolsa semanal de verdura ecológica se excede en zanahorias, puerros o lo que sea triturable, y de vez en cuando una vichysoisse si hay stock de puerros y me apetece.
    Voy a ver a cuánto se cotizan en ebay (y a mis cuñadas diré que se me cayó sin querer), que quiero unas Cascadia para el trail de 2012 😉
    Un saludoT

    24 Noviembre 2011 | 11:59

  7. spanjaard

    Venga, es necesario que lo saquéis todo fuera. Seguro que hay más de un afectado.
    Que viva la terapia regresiva de grupo.

    24 Noviembre 2011 | 12:01

  8. Dice ser Amamower

    Pues yo tengo la intención de comprarme un cacharruco de estos en alguna página de descuentos ‘innn-greíbles’.

    Si puedo empezar a cocinar algunos platos ahorrando tiempo…

    Otra cuestión muy distinta es que estos cacharros sirvan para cocinar platos decentes y poder usarlos en el día a día. He ahí el quid.

    Además, así me incorporo a una nueva secta (usuarios de la Mega-Híper-Súper-Requete-Fabulosa-MogroCHef), a añadir a la de los ultrafondistas, los pies desnudos y los pelirrojos pasados de rosca, entre otras muchas.

    24 Noviembre 2011 | 13:54

  9. spanjaard

    ¡Poderío, Amador!

    24 Noviembre 2011 | 13:55

  10. Dice ser Sunio

    Sentado, con un dolor de cabeza horrible y ahora sin animo pero con hambre.
    Que buena pinta tiene eso.
    Mi mujer venia ya con thermomix incluida. Resultado, en casa cocino yo.

    El mejor uso ha sido ponerle encima una bandeja y pesar a los mellizos cuando estaban recién llegados a casa y daba pereza salir a ver si la leche materna hacia su efecto e iba fraguando unos buenos lechones.

    24 Noviembre 2011 | 15:19

  11. spanjaard

    Juan Seguí, Sunio, servilleta, mucho parto múltiple veo entre el mundo runner (y cocineril).

    24 Noviembre 2011 | 15:51

  12. Dice ser jorge ureña

    Yo era un hombre normal. Algo magro, pelín neurótico – aunque no tan gracioso como woody allen-, correcampista, pater familiae, cocinillas… Normal.
    Cierto día presentose la abuela de mis hijos con el cacharro infernal. La ingesta de licores navideños me tenía obnubilado y no supe reaccionar a tiempo: el demoño was in da house.
    Desde entonces mi vida es un infierno. Con varoma, canastilla para cocer al vapor y dolvisurraun, pero un infierno.
    A mi me gusta quedarme empanao mirando como lacebolla va dorándose a su amor mientras la cocina empieza a oler como la de mi abuela y ahora pretendían que echara las viandas en un parato y mirara al techo. Amigos, no entreis al trapete. El enemigo es poderoso y os tentará pero debeis ser fuertes. La termo es un inventazo que no debe faltar en ninguna cocina profesional o casa con población desmedida. En la mía sobra y no puedo dejar de pensar cada vez que la veo en el 70-200 que podría haberme regalado la abuela de los coj… Que hace buenas cosas? Nos ha jodido mayo, con lo que cuesta…
    Una reflexión para terminar que ya me vale. A esos que dicen: “las lentejas salen buenismas”. Explicarles que con la misma receta salen igual en un puchero puesto en una brasa y se ensucua menos. Esa es la gran mentira porque yo tardo la mitad en meter en el lavavajillas una olla que en desarmar el trastaco ese. He dicho. Coño ya!

    25 Noviembre 2011 | 10:45

  13. A mí lo de meter los ingredientes en la máquina infernal esa para hacer un plato que no sea un puré o similar no me gusta. Prefiero mi cazuela y ver las judías borboteando, o saltear la verdura con mi golpe de muñeca especial que los niños disfrutan un montón, y poder quemar la comida cuando te llama tu madre al teléfono y te tiene media hora contándote lo de p.m. que se lo está pasando en Tenerife en la playa disfrutando de su pensión…
    Ya le he lanzado a mi mujer lo de ebay, y tampoco me ha puesto demasiada mala cara… vamos a ver cómo evoluciona la cosa.

    25 Noviembre 2011 | 11:00

  14. spanjaard

    ¿¿VAS A VENDER A TU MUJER POR EBAY??
    You got balls, oh yep.

    25 Noviembre 2011 | 11:41

  15. spanjaard

    Jorge, vivimos en un valle de lágrimas pero de cultivo de secano. Ni cuando llueven nuestras lágrimas se genera algo más apañao que unos pocos charcos. Si cabe, una gota fría pero arrasa con todo y es, casi, peor.
    Ánimos.

    25 Noviembre 2011 | 11:42

  16. Si es necesario, la pongo como “extra” en el lote, pero no maneja demasiado la máquina infernal, por lo que no sé si etiquetarla de “complemento” u otro término. De todas maneras en el anuncio pondré que no se aceptan devoluciones (y si vuelven hechas un basilisco, pues menos, claro).
    Sigo enviando el post a otros nenucos (eunucos en plan “suave”), que sufren en la intimidad del citado artefacto pensando en el “qué dirán” si expresan a sus mujeres su opinión real, y que a su vez que son víctimas de dardos envenenados que les voy enviando… a ver si ven la luz al final del varoma.

    25 Noviembre 2011 | 13:50

  17. spanjaard

    Oigui (en catalá) que a ver si me van a convertir en el abanderado de una causa en plan cadena “envía este email a cuatro amigos que conozcas, cuyas esposas o partenaires han hecho caso de unas oídas, leídas, o presenciales mañas de demostradora de Thermomís”, y me enemistan con sus señoras a las que respeto, entiendo y aprecio católica, pura y castamente.

    25 Noviembre 2011 | 14:00

  18. Dice ser Guishe

    Precisamente el otro día me tuve que disculpar con una compañera que ofrece demostraciones de las maravillas de este robot de cocina de cientos de pavos (me dijeron 900 y ahora leo a Andrés que 500). Por Dios, un robot de cocina. Y salió que me quemé las manos haciendo unas croquetas con bechamel de caldo y no de leche y que soy atrasado. Sí, jode quemarse las manos, pero me gustó aprender a amasar y no quiero tanta utilidad. Además de que no estoy en ese status, of course.

    28 Noviembre 2011 | 20:17

  19. Dice ser Bandoneon

    he crecido convencido de que la salsa que se hace con una base de harina leche y mantequilla se llamaba “salsa blanca” mientras que la misma salsa hecha con caldo se llamaba bechamel y me pongo a investigar para refutarte y resulta que las dos cosas son las mismas. He vivido equivocado en eso y en creer que los reyes eran Gaspar y Baltasar y ademas eran gays mientras que la Hola me informa que los reyes son Juan Carlos y Sofia y son heteros aunque uno d elos dos parece transexual.

    28 Noviembre 2011 | 20:27

  20. spanjaard

    Bechamel con leche, con caldo velouté. Es de primero de cocinilla.

    28 Noviembre 2011 | 20:43

  21. Joer qué nivel de cocina, pero… ¿esto no iba de correr? 😛

    28 Noviembre 2011 | 20:56

  22. Dice ser Bandoneon

    De la Wiki:
    Velouté: Esta salsa se considera una de las cuatro salsas madre de la cocina francesa y fue creada y descrita por primera vez por el cocinero francés Marie-Antoine Carème a comienzos del siglo XIX.5 Este cocinero fue uno de los primeros en clasificar las salsas en cuatro categorías dependiendo de la salsa base empleada, a cada categoría le puso el nombre de su salsa mas característica . La velouté forma una característica en la que se emplea un caldo claro o un bouillon blanco como fondo.

    La versión clásica es la que se elabora tan sólo con la pareja roux más caldo, existen no obstante, numerosas variantes de ingredientes que se añaden con el objeto de facilitar y mejorar su textura final. En estos casos la salsa final no se puede denominar velouté, por ejemplo si se emplea crema será la salsa suprême, etc.

    28 Noviembre 2011 | 22:06

Los comentarios están cerrados.