BLOGS Deportes
Runstorming Runstorming

Poner un pie delante de otro nunca tuvo tanta trascendencia.

Las cincocincuentayocho

Buenos días nos dé dios con minúsculas. Está siendo una semana llena de cosas y absolutamente todas se me están quedando apiladas bajo la carpetilla de plástico que contiene las diversas hojas de las clasificaciones de Fresnedillas, que está como de pisapapeles pisado a su vez por unos calcetines enrollados, marron oscuro, vaya, de vestir. Todo a la izquierda del métrico pasar de tiempo.

Tiempo que se elonga y encoge. No me digáis que no habéis leido sobre las teorías de gusanos y los efectos de las velocidades cercanas a la de la luz sobre el tiempo (t). Sí, hombre. Resulta que a una velocidad suficientemente alta, cercana a los 300.000m/s, el tiempo se contrae. Y si se contrae el tiempo, medir un recorrido también sufre variaciones. Solo encuentro esta explicación para intentar comprender por qué soy el único organizador de saraos atléticos que es capaz de no medir correctamente ni una sola vez el espacio ni el tiempo.

Mi curriculum está plagado de ejemplos. Organicé los I Castillos de Avila anunciando aproximados 45km. Eran casi 48. Al hilo de las simpáticas reclamaciones, opté por alargarlo a 50. Tampoco debieron ser muy ajustados en sucesivas ediciones. La Peor Maratón del Mundo es un caso tangencialmente parecido. Intenta no estar bien medida, pero parece que lo está. Ahora me embarco en Las 6h y un circuito de 1160m, que tampoco lo mide. No es un acto de rebeldía, de verdad. A lo mejor alguno ve en estas acciones un simpático propósito reivindicativo, recalcitante en lo indómito, anarquista, punk. Que no. Ni tampoco quiero que nadie vea una queja frente a los hipersensibles GPS y demás instrumentos de posicionamiento, venida de un viejo defensor del plano y los croquis a lápiz. Ni los rutómetros inexactos como los de la Napoleonienne que, si nos descuidamos, en lugar de 92 tenía 100 kilómetros.

Es un efecto de la velocidad de la luz. La referencia que tomáis normalmente es el estatismo de las velocidades de traslación y rotación terrestres. Yo trabajo a millones de kilómetros por hora.

Es lo único plausible que se me ocurre para explicar como no soy capaz ni de medir bien el tiempo.

Firmado, el organizador de las 5H58 de Fresnedillas.

7 comentarios

  1. Dice ser dani

    Amigo mio, todo es posible en la vida. Si dicen que un tal Craig Venter ha descifrado el código genético de cualquiera de esos dioses que nos dan los buenos días y es capaz de crear genéticamente cualquier ser vivo, porque no vas a ser capaz tú de organizar una prueba de 6h en 5h58min, con un circuito que mide lo que no mide. Lo que a mi más me sorprende es como, en esta época de generalizado sedentarismo, convertimos la proeza de mover un cuerpo humano durante casi 6 horas en pretender saber con exactitud milimétrica cuanto espacio se ha recorrido, cosas de corredores…

    30 Marzo 2010 | 07:33

  2. Dice ser maya

    Así te pasó, que te pusiste a tener un hijo y te salieron dos. Está visto que lo que es ajustarte a la medida standar a tí no te sale.

    30 Marzo 2010 | 09:05

  3. spanjaard

    Estimada abeja Maya. Los estudios no dicen nada de que los hombres sepamos medir o calcular nada bien. Al contrario, están hartos de demostrar que las mujeres tienden a comprar cosas de más por si vienen los inviernos fríos, por si hacemos corto de detergente, por si rompes las culeras del chandal, o por si pierdes un hijo en Ikea. Eche la culpa a mi mujer de duplicar embriones.

    30 Marzo 2010 | 09:11

  4. Dice ser Yoku

    ¡Tongo! ¡Que la repitan!

    Ah, y el tiempo no se contrae a la velocidad de la luz, sino desde el mismo y justo instante cuando la velocidad no es cero. De hecho, los satélites que circunnavegan la vieja Tierra tienen que ser corregidos (es decir, que den a posta datos erróneos) para que coincidan con los relojes de los ráners, montañeirers y draivers de aquí, la superficie. Cualquiera que monte en avión envejece de forma más lenta que el que va en Metro. Por eso yo me conservo tan juvenil (o infantil).

    Si hubieras estado con nosotros en Dos Hermanas, con Jordan y tal, besarías al mostrenco que inventó los Yipiés…

    30 Marzo 2010 | 12:34

  5. spanjaard

    ¿Dos hermanas para tres maromos? Vale, pero que sepas que repartiendo hostias soy fino. Eso sí, solo si hay sexo por medio. Por un GPS o una carrera mal medida no me casco.

    30 Marzo 2010 | 12:40

  6. Dice ser Carlos

    Jajaja… Me parto con la entrada y con las respuestas. Ya lo comenté en el foro. Si la filosofía de la ¿carrera? es, y cito textualmente: “La idea es mostrar cuán fácil transcurren las horas si se está haciendo una actividad deportiva festiva”, ¿porqué no un mero juntarse corredores a dar vueltas a un circuito más o menos entre las doce y las seis del reloj de la iglesia, (con minúsculas)?. Eso sí sería algo diferente. Concierta suficiente provisión de torreznos con Tutty, (y de croquetas, que yo no las caté), y estoy seguro de habría mucha gente que respondería.

    Y allá cada cual con sus mediciones y sus: “te he felpao…”

    30 Marzo 2010 | 15:30

  7. Dice ser Guille

    Y te lo dije, y se te ha olvidado el trayecto Ávila-El Escorial. Tampoco sabes encontrar el camino … a veces.

    Yo creo que eres imperfecto, eso es lo que pasa.

    31 Marzo 2010 | 07:12

Los comentarios están cerrados.