BLOGS Deportes
Runstorming Runstorming

Poner un pie delante de otro nunca tuvo tanta trascendencia.

Somosierra-Madrid, la crónica.

Todo comenzó un día como ayer, a una hora como la que comenzamos. No hizo falta mucho más preparativo ni buceo entre fuentes escritas ni nada. Un imbécil lanza una propuesta sin sentido a los cuatro vientos, y cuatro desequilibrados se apuntan de inmediato. Es el ser humano en su plena extensión de la palabra, ontología del hacer las cosas a lo tonto y descubrir que dentro de esas cosas están encerrados matices y momentos intensos.

Disculpad si pierdo el hilo, tenia que darle la vuelta a una sartén de pimientos. Decía que eso y poco más, la aquiescencia de tu entorno familiar y la admiración de quienes siguen tus andanzas. Con ese bagaje, cinco en un fiat punto blanco que hoy yace en Somosierra puerto, ropa suficiente y unas notas en un libro de ruta, nos lanzamos desde los 1434m de altitud del puerto, de amanecida. Hacía -honestamente- frío. Por la vieja carretera de Burgos, hoy en desuso o utilizada como via de servicio, caminos adyacentes y demás prados y charcos semihelados, fuimos llegando a pueblos aún dormidos. No eran las nueve y ya habíamos voceado por La Serna del Monte o las afueras de Buitrago, desde donde Napoleón escribía sus notas a José I. Napoleón haría noche en Buitrago, nosotros desayunabamos un cortado y bollería y una jarra de cerveza. Señores organizadores, tomen nota e impidan participar a un runner habitual en sus carreras que a las 9 y pico se desayuna medio litro de cerveza con limón. Está pudriendo desde dentro la esencia del corredor puro.

Vimos caminos perdidos, nos salieron corriendo perros pastores, nos vimos encerrados en los vallados sin arcén de las carreteras, saltamos prados y vimos comer una naranja a cuchillo. Como véis vimos mucho. Mientras, nos iban doliendo las piernas un poco más o un poco menos, acompañados del ‘sho no estoy bien’ del argentino loco y de lecturas de lo menos 15 folios que Guille se había impreso y que nos iba leyendo mientras trotábamos (ya os digo; no estamos bien). Pero el día brillaba, teníamos el frío de espaldas y nos rodeaban bonitas montañas blancas como el azucar glas de un pastel que me comería ahora mismo. De comer tampoco nos fue mal. El isotónico (más cervezacas) lo solíamos acompañar con jamón envasado que la mujer de Guille compró para él pero nos comimos los demás, lomo de Edu, o bolluelas de Salamanca que trajo Abel. Y cantábamos: la marsellesa en versión iletrada, romances del ciego sin culpa, el histórico ‘cuantos km llevamos’ y así.

Tenía truco. La ruta tenía varios trucos, pero sobre todos reinaba la parada intermedia de S. Agustín de Guadalix. Napoleón había mandado adelantarse a su caballería polaca a hacer noche allí. Nosotros llegamos a la hora del café, porque café y mil cosas más habían preparado los colegas del hilo de los Paquetes del foro de elatleta.com en casa de Lander. Allí se amontonaban cada uno con sus mujeres, aunque ellos por un lado y ellas por otro. Se amontonaban los huesos de los chuletones abulenses en los platos. Se amontonaban los platos de postre semivacíos. Y, como eran pocos, aparecimos los del ejército francés. Qué preparación, qué tentaciones, qué tunda de buena gente y qué fácil lo tuvieron Andrés y Guille. Desertaron. Llevaban 65km y ya estaban hasta las mismas pelotas de trotar, habiendo corrido además el porteño un maratón hacía apenas 6 días.

La parte más resistente de la caballería napoleónica tenía dos opciones. Abandonarse a los placeres y al transporte público o seguir. Edu dijo eso de ‘no quiero ser maleducado pero o nos vamos ahora…’. Nos fuimos con caras circunspectas, las piernas como palos, un gintonic mezclado con 1000mg de paracetamol y unos dulces encima. La combinación de drogas y risas nos hizo echar a correr como descosidos y recuperar bastante tiempo perdido. Poco más. Las drogas sirven para eso, apenas. Chicos, las drogas son malas. Correr es bueno.

Y en esas fuimos llegando. La ciudad nos dejó pasar, se rió de nosotros tres, nos mostró la periferia pobre y la rica, la del chandal y la del Cadillac, nos mandó al último tramo de arcén por la Av de Burgos, y nos recibió con un matrimonio que mostró su admiración cuando le dijimos por qué nos abrazábamos. Catorce horas y cuarto y unos 97km salidísimos de madre después, habíamos enlazado el lugar de la batalla de Somosierra, nevado y heladísimo, a -4ºC, con las cálidas tapias de los conventos del barrio de Chamartín, donde Bonaparte llegó a poner paz a su manera y de donde salió meses después al ver que con los españoles no valía medida alguna de meterlos en cintura.

Y nos dejó con Fernando VII y con su troupe. Pero eso es otra historia.

Gracias a:
Lander por el chocolatito y el gintonic impresindible del km 65.
Los inventores de internet. Sin ellos no nos conoceríamos.
La Gran Lola por el tiramisú y a Los paquetes en general por sus ánimos sin templar y sin medida.
Los locales de los pueblos en los que entramos berreando y provocando, por no tirarnos al pilón (no hacía día).
La dirección gral. de carreteras por atusar las autovías españolas con buenos caminos de servicio.
La dirección gral. de carreteras por alejar las autovías de los caminos históricos, verbigracia el tramo Buitrago-Lozoyuela.
La dirección gral. de puticlubs por mantener aseados y en funcionamiento tan colorista segmento económico.
A quien se quiera subir al carro.

15 comentarios

  1. Dice ser Guille

    Una nueva buena experiencia consumida y saboreada que mejora mi espíritu. Buen ritmo general, en el aspecto deportivo encantado, estamos que nos salimos y vosotros más. ¡Enhorabuena por rematar la aventura! Espero que sacárais fotos de la parte final (supongo que Abel, que llevaba cámara). Ahora mismo estoy subiendo las fotos y os las enlazo desde mi blog y os mando correos a todos.
    Un placer ser ese al que no convocas y que aporta su grano de arena, con la compañía, la distorsión, el verbo, el canto, el estruendo, la cerveza de las nueve y la de la una, el abrazo y a veces hasta el morro torcido. Gracias a Luis.

    14 Marzo 2010 | 11:50

  2. Dice ser Bandoneon

    La Historia esta llena de inexactitudes, datos falsos, malas interpretaciones asi que cuanta mas razón va a tener esos mismos vicios una historieta.
    No fuimos en un Fiat Punto sino en un Peugeot 206. No hace al asunto pero siempre va a aparecer un historiador quisquilloso pidiendo alguna beca para estudiar el asunto. Yo sigo sin estar bien y a esta altura de mi vida me siento mal cuando estoy bien asi que prefiero no estar bien para sentirme mejor cuando no estoy bien que cuando estoy bien. O sea que cuando no estoy bien es cuando mejor estoy. No es tan dificil de entender.
    Yo no deserté en San Agustin. Simplemente me quedé para tratar de organizar la defensa del imperio desde ese enclave en el que encontré un terreno ideologicamente fertil y una alta probabilidad de leva. No convencí a nadie porque cuando me emborracho me flatan argumentos, pero la próxima vez lo voy a hacer mejor.
    Por lo demás, fue un enorme placer y dentro de un par de horas cuando recupere el coche les cuento que la aventura ya puede pasar al rincon de los recuerdos.

    14 Marzo 2010 | 13:40

  3. spanjaard

    Podría editar para corregir lo del 206 pero mejor que quede todo así, en plan borrador lleno de borrones.

    14 Marzo 2010 | 14:40

  4. Dice ser s13

    Bonita historia y bien contado. Enhorabuena a los premiados, que sois todos. Muy bien.
    s

    P.D.: sobra el paracetamol, no merece la pena joderse con esas mierdas, no valen para casi nada y deberíamos tener un ‘cartilla’ de uso limitado, sólo en contadísimos casos, diez en la vida deportiva y ya me sobran.

    14 Marzo 2010 | 16:40

  5. Dice ser Pablo Vega

    ¡Qué grandes sois, joder!

    14 Marzo 2010 | 18:05

  6. spanjaard

    Sergio, de los vasodilatadores naturales que conozco unos son muy complejos de ingerir en ruta (aloe vera, gingko), el otro es tóxico a la vez que neurorrelajante (alcohol), chico, no creo que mis prostaglandinas se resientan mucho por un poco de analgésico disuelto en agua.

    PV, esta vez superamos sin problemas S. Agustín.

    14 Marzo 2010 | 19:41

  7. Dice ser Carlos Velayos

    En agua Luis, disuelto en agua, no en gin tonic… Y sí, como dice Pablo Vega: ¡sois grandes, coño!

    15 Marzo 2010 | 09:07

  8. Dice ser Segio

    plas, plas, plas… enhorabuena

    15 Marzo 2010 | 09:28

  9. Dice ser lander

    Gracias a vosotros por estár así de locos y compartilo con nosotros. Como le he dicho a Guille, que vivia la lucura.

    cotilleo: El Argentino se tomo: Primero el Gin tonic, luego el tiramisú, y por último el chuletón. Vos…. crack.

    15 Marzo 2010 | 10:58

  10. Dice ser maria jesus

    vaya poderío ! thanks for la crónica

    15 Marzo 2010 | 10:59

  11. Dice ser spanjaard

    Velayos, paisano, si por mi hubiera sido me habría disuelto un gintonic en un bote de paracetamoles. O me habría hecho un bocata de chuletón para el camino. Pero me esperaban en el cuartel del Duque de Pastrana y unos asuntillos más en la ciudad donde malgobernaba mi hermano.

    Sergio, se te sigue esperando en el sector ultra.

    Lander, que no, que gracias a ti. Coño ya.

    MJ, no veas que solito nos dió. En Brussel me parece que lo teníais algo más nublado.

    15 Marzo 2010 | 11:19

  12. Dice ser Toni (Arbi, en el atleta)

    Servidor, asiduo lector de tu blog, tuvo el placer de veros bajando por Venturada, cuando volvía a casa de arbitrar unos partidillos de canijos.
    ¡Bendita locura!

    15 Marzo 2010 | 12:04

  13. Dice ser spanjaard

    Gracias por los ánimos Toni, sí que hubo gente que nos pitó desde sus coches. Algunos pitaban mientras hacían gestos con su dedo corazón que no supimos interpretar.
    Incluso al llegar a Madrid casi pillamos a un runner que paró a hacer fondos y abdominales en el césped de la plazuela Duque de Pastrana. El planeta está lleno de gente rara…

    15 Marzo 2010 | 12:09

  14. Dice ser Paco 1938,

    Que barbaro, ¿cómo se puede estar 14 oras corriendo?.. y hacer esa canidad de Klm., mentes poderosas, no sólo hay que tener físico y estar bien preparado, se necesita algo como eso,tener una mente poderosa…Y yo presumía cuando hace 10 años hice por primera vez la quebrantahuesos, prueba de ciclismo para aficionados a la bici, de 204 klm. para los organizadores y 211 para los participantes, entre España y Francia, en plenos pirineos, donde terminé rozando las 10 horas… que barbaridad spanjaard, lo vuestro si que es tenerle amor a ese deporte tan sufrido como es las grande marchas y maratones…. eso sólo lo sabemos a los que nos gusta el deporte y practicamos una disciplina, yo aún sigo participando en la quebrantahuesos, pero este año las condiciones han cambiado y no he podido entrar, en fin otro año será.. claro que ami ya me quedan pocos….
    Me ha gustado mucho como nos cuentas por los lugares por donde pasasteis, hasta nos cuentas los pasos de Napoleón por esas tierras…… estupenda reseña……

    15 Marzo 2010 | 13:20

  15. Dice ser spanjaard

    Es cuestión de tener tiempo libre y un buen grupo de amigos, Paco. Un abrazo.

    15 Marzo 2010 | 13:32

Los comentarios están cerrados.