BLOGS Deportes
Runstorming Runstorming

Poner un pie delante de otro nunca tuvo tanta trascendencia.

Las travesías son para el verano

Está siendo como el parto de la burra, pero Iván y yo ya vamos cerrando detalles. Finalmente, tras el impulso inicial, las ganas de comernos la península y cierto rostro colocando 10 días de nuestras vidas y vacaciones al servicio del placer, hemos ido recortando, ajustándonos a otros requerimientos, y bajándonos de la montaña rusa. La no nata transhispánica queda en una travesía de 4 días. Formato Setmana Catalana, Vierdaagse o final four. Más concreto, consume menos días de nuestro tiempo, y nos pone más al nivel de los mortales acojonados, que es lo que en esencia estoy en estos momentos: con un tembleque y unos retortijones de Golden League.

Y es que, ¿a qué nos vamos a ceñir?. Serán cuatro días, al menos para mí. Iván está recolocando sus vacaciones y posiblemente se una con su caminante esposa y recién nacido tocayo en el comienzo de la segunda etapa. Mi esquema será tomar un bus hasta Tomelloso, punto de partida de este reto. Porque, ¿qué es si no estar durante 4 días dándole al calzado durante 16 o 18h horas, atravesando 300km de caminos y sendas y carreteras locales? Eso, un reto. Del que pienso aspirar hasta el último átomo.

Tomelloso – Lezuza es un paseo en autosuficiencia de unos 75km por la mancha albaceteña. Saliendo del municipio productor de uva más importante de España, tomaré dirección ESE para tocar Ossa de Montiel ya entrada la mañanita, El Bonillo y terminar entrando en Lezuza. Teniendo en cuenta que puse el cuentakilómetros del año a cero y que ahora estamos dándole a la recuperación de rodillas, aquiles y demás partes del coyunto, dejaré que pasen las horas alternando marcha suave y trotes al sol. 75km dan para mucho, pero no tengo otra cosa que hacer salvo leer los mapas del IGN (tarea pendiente, comprar) e ir racionando el agua y los alimentos de localidad en localidad.

¿Cómo despertaré y en qué estado estaré para cuando amanezca y me encuentre en Lezuza a la familia de Cabesc con ganas de comenzar su cuota de horas de aventura trail? Todo dependerá de lo descansado que sea capaz de ir pasando las horas del primer día. El truco será en no llegar en ningún momento a tiradas de más de 5km corriendo sin parar. No alcanzar nunca el punto de fatiga muscular ni de articulaciones, ni forzar la deshidratación. Eso y una dosis de compromiso con un amigo y otra dosis de estar perdidamente gilipollas deberían bastar para pasar un día con una familia de amigos, de Lezuza a Villar de Chinchilla. Etapa 2ª, de otros 75km. Sí, sé que es una barbaridad puesto así. Pero de nuevo cuento con todo el día. A ritmo ultra y mezclando principios de caminante, no será problema. Cuento con mi Iván, y su santa esposa nos ha prometido ayuda logística con lo que podemos suprimir el peso de la mochila, pactar puntos de avituallamiento… o sea, un dí de campo y playa pero sin playa. Albacete 100%. El itinerario es Lezuza, Bazalote, tomar la via verde albaceteña en dirección a las afueras de Albacete, giro por el Camino de Santiago de Levante hacia Chinchilla de Montearagón, y buscar la línea más recta para ganar horas y leguas hacia el Este.

 

Dia 3. Con el cuerpo ya hecho a las transiciones, desde Villar de Chinchilla aprovecharemos este 15 de Agosto festivo (¿donde te pillará a ti?) para meternos il tappone. Villar de Chinchilla – Bonete – Almansa – Font de la Figuera – Ontinyent. Habrá que madrugar pero bien. Y apurar el día. Y encomendarnos a las fuerzas para más de 80km. Lo mismo salen hasta 85. Pero el asunto es quedarnos lo más cerca del Mediterráneo posible. Dejar para el sábado 16 horas de disfrute y olor a aire húmedo, a salitre. Por eso la intención es usar este tercer día para ir perdiendo latitud y altura, con un “todo recto” usando los caminos de tierra auxiliares de la autovía A-31 hasta Almansa, el mirador (Al-Manzah), la bien fortificada puerta hacia el Levante. Donde se celebra, por cierto y para fans acérrimos lectores, una media de las más valoradas de todo el calendario Sureste. De ahí tomaremos la horquilla que divide las autovías veraniegas, la de Alicante y la de Xátiva. Seguiremos en sentido de retorno por el Camino de Santiago de Levante hasta Font de la Figuera, por donde anda Pepo estos días, creo, para tomar el vallejo hacia Fontanars y rectos hacia un Ontinyent que nos verá llegar rendidos pero, ya estará todo hecho.

Ontinyent – Dénia. De por sí, una soba. Una somanta de kilómetros con montaña por medio. Setenta, mal contados. Bueno, pues para darle más gracia, vendrá detrás de 3 días en los que habremos corrido o caminado 230 km. Y con paso por el Muro de Alcoi, por serrezuelas que picarán y harán que nuestra media horaria descienda más. Y con calor. Y no habrá que descartar posibles molestias acumuladas. Y será la tercera mañana que le pide al cuerpo arrancar a correr sin ganas (esto es más que previsible, no nos engañemos, no estamos diseñados para la tortura) pero con la valiosa energía extra de un amigo con el que has quintuplicado en tres días la distancia del maratón.

Habrá que saltar a Benimarfull, arrastrar ganas mientras uno y otro barranco se ponen por medio, subir por Planes a tomar de nuevo altura hacia la Vall de la Gallinera. Remontar otra vez la sierra para poder ver por fin el mar, Pego abajo, el marjal más adelante, la neblina y el agua mediterránea sobre Oliva, Les Marines, Dénia… pero, ay, amigo, pronostico que ya desde las alturas de la sierra en Pego se olerá el arroz que estarán apretándose Pepo y sus familiares, se podrá intuir la docena y media de selectos y seleccionados limones que estarán preparando, brillará Mar, y será el momento de abrazar al compañero de aventura, de soltar lastre y relajar los hombros. La idea es coronar y ver el mar sobre la hora de comer. En ocho o nueve horas deberíamos ventilarnos los primeros 50km. Y entonces, ya te digo, incluso muertos llegamos -en dos patadas, que somos de Madrid- a la cita con otro de esos golfos que uno presume de alojar en la agenda emocional. El triatleta avenido, gamberro, cuya biografía será un sonado éxito de ventas dentro de 30 años. El que dice que nos está preparando una Pujada al Castell (tendría cojones que tras 300km en 4 días tuviéramos tiempo de llegar a la Pujadeta), un recibimiento que no vamos a olvidar en nuestra puta vida. Sic.

Me da que se hablará mucho en este blog sobre la travesía. Se me ocurre que os dejo bautizarla, igual que hemos colocado motes a momentos tan entrañables como la quedada de Navidades de la Pedriza o la escondida o la Hamster’s Race. Entre los nombres que le pongáis elegiremos Iván y yo el mejor.

13 comentarios

  1. Dice ser magopepo

    Estais como un cencerro.

    Y sí, efectivamente, trataremos de recibiros como os mereceis.
    Saliendo de Onteniente a las 6:00h., considerando que es cuesta abajo, que, según tus cuentas, a la hora de comer ya sólo quedarán 20km. mal tendría que darse la cosa para que no estuvieseis por casa a las ocho de la tarde.

    Seguiremos en contacto.

    Ah, y no me llames mucho “triatleta”, que me da risa.

    Ilusionados saludos.

    06 Julio 2008 | 14:23

  2. spanjaard

    Trialetas, pues. No te habrán crecido mutaciones natatorias de tirarte al agua en la Malvarrosa….

    06 Julio 2008 | 19:09

  3. Dice ser wild runner

    Sigue siendo una aventura épica, así que no la menosprecies XDD ¿Que habías pensado en más? Bueno, adaptarse es de sabios.

    Espero que os vaya genial. Ya nos irás contando.

    06 Julio 2008 | 22:12

  4. Dice ser Garbanzito

    ¡Ufff, qué cansera! y eso que sólo lo he leído…
    ¡Animo!

    07 Julio 2008 | 07:07

  5. Dice ser Yoku

    Cuatro días y un funeral (ésta no, eh?)

    07 Julio 2008 | 07:35

  6. spanjaard

    Pedro, la idea original eran 9 días. Imagina las dimensiones.

    Garban, no se si te veré en Denia. ¿Estaréis tu santa y tu este año o mandáis a Stani de referencia?

    Yoku, es la preparatoria de “55 días en Pekín”.

    07 Julio 2008 | 09:26

  7. Dice ser sylvie

    Manda cojones que por un día no os pueda ver…precisamente el 14 cojo jolideys y me la piro el 15 para los pirineos, que el 16 empiezo mi travesía (mil veces menos original que ésta, por supuesto…”el cavalls del vent”).
    Seguro que se os da muy bien, que ahora con esos recortes, será pan comido (esto lo he escrito con los dedos pequeñitos, porque no me lo creo ni yo).

    Besitos.

    Ps: yo la llamaría “la atajaora”, que pa mi eso de bajar de 9 a 4 es cosa de atajos fijo.

    07 Julio 2008 | 12:55

  8. Dice ser lander

    Que disfruteis del reto y os acompañe la suerte.

    Dos ilusiones andandes.

    07 Julio 2008 | 16:23

  9. Dice ser santi palillo

    La última etapa se las trae, no es que las otras sean moco de pavo pero la última, aunque oliendo el mar y las paellas seguro que llegáis en un momento.

    Suerte en el camino y en la preparación.

    07 Julio 2008 | 20:22

  10. Dice ser Cocolocus

    En fin. Sana envidia me dais. A por ellos, que son todos de mil metros. 🙂

    Mucha suerte.

    ————–
    [PRO-PUESTAS]

    TML: la Trans-Manchega-Levantina
    TML_08: la Trans-Manchega-Levantina ’08
    En busca del Sol Naciente
    En busca de la Paella Naciente
    2 para 4 para 300
    2 para 300 en 4
    300/2×4
    2×4/300
    Dos locos muy locos
    Locos de Verano
    Tomelloso-Denia ’08
    A por ellos 🙂
    Podemos 🙂

    Y así, hasta el Infinito y más allá…

    08 Julio 2008 | 07:36

  11. Dice ser nacho

    Echando un poco de valor al asunto, ahí os dejo un enlace para que los dos artistas lo echen un ojo. Al loro que es del año 83, cuando los corredores de estas latitudes todavía eran tachados de locos (¿con o sin razón?). Recuerdo a mis quince añitos ir con mis padres y hermanos a recibir en el Sardinero a Ruiz Arce, igual que a Alfredo Uría por los mismos años cuando hizo la Bilbao-Santander. Pero, sobre todo, recuerdo como sonaban los carteles de madera palmeados por los aficionados al paso y a la llegada de los 100 Kilómetros en el Palacio de la Magdalena. Según decían los participantes, lo oían desde Pérez Galdós, cuando aún les faltaban casi dos kilómetros para llegar. Y revivían. Veintitantos años después, alguno todavía lo cuenta y se emociona.

    Estoy escribiendo esto y tengo la piel de gallina y el vello desbocado.

    Suerte y a disfrutar con vuestra hazaña.

    http://www.elpais.com/articulo/deportes/Ruiz/Arce/llegara/hoy/Santander/despues/correr/000/kilometros/semanas/elpepidep/19831119elpepidep_4/Tes/

    09 Julio 2008 | 20:49

  12. spanjaard

    Nacho, conocía las aventuras de Ruiz Arce. Es de la épica de Uría, de Soto Rojas (padre), de Donald Ritchie, de Domingo Catalán. Una generación mítica de ultrafondistas. De camisetas de algodón y de zapatillas impensables.

    Os recomiendo leer el enlace que ha colocado Nacho.

    Y más que hazaña, dejémoslo en peregrinación de bajo perfil. Que Ruiz Arce hacía etapas de 7h y nosotros pensamos tomarnos mínimo 12h. O más.

    10 Julio 2008 | 07:06

Los comentarios están cerrados.