BLOGS Deportes
Runstorming Runstorming

Poner un pie delante de otro nunca tuvo tanta trascendencia.

Tranquilo, Borbón


Tú tranquilo, (miembro de cualquier sexo de la familia) Borbón. Llevas una temporada dura, se ha destapado el tarro de la incomprensión pero nadie meterá una cucharilla para esenciar el postre de la cacería, de la derrocación. No importará que veas como se pone administración al gasto de tus minucias, ni que la imaginería rebelde juvenil, ah, los extremos, queme o caricaturice tus vicios de nacimiento y bendecidas prebendas; ni que la perspectiva de sostener una creciente familia sea ya hartura cuando los préstamos hipotecarios de tus lacayos ahogan, ni tampoco será crucial la crisis de representación que te asalta por cualquier lado, que tu hasta ahora homónimo alauí diga que ya vale, que visitar Ceuta o Melilla en viaje de Estado sea también tabú y que las cacerías del miembro de más rango de todos los ejércitos estén sepultadas en la lista de escándalos por un sinfin de gestitos déspotas del nuevo cachorro y sus recién criadas hijitas.

No debes alarmarte porque las preocupaciones de la gente estaban ayer en los 8km de acceso a los centros comerciales que abrían en festivo, en los 40km de salida de las grandes ciudades, en La Roca, en Villalba de Guadarrama, en la segunda fila de feligreses que anoche saturaban mi calle y hacían imposible aparcar (qué le vamos a hacer; es la fe cristiana) porque había fútbol en el Bar Sanabria. Nadie tiene los cojones suficientemente pelados ni la urgencia tan última como para iniciar un ¡basta ya! similar al que puso a un país contra los terroristas. Vosotros no sois ni terroristas, ni criminales, ni traficantes.

España tiene un largo historial de perdonar absurdos, de abrazar causas dementes. Tirad de wikipedia, de biblioteca privada en Palacio (cuidado con pisar una pública, es zona contagiosa), y veréis como el español está deseando remedar movimientos maternales previos con otros aún más absurdos. Tapará la protección del feudalismo con un amor suicida por Fernando VII. Abominará de ello para tolerar aún después los excesos de la corte isabelina, a Godoy y las bacanales a cuatro patas con la familia, dejará entrar a un perro sarnoso tras otro mientras los gobiernos liberales y progresistas se alternan en un baile satánico y protector que luego vivirá una etapa republicana. Maldecirá ésta para dar cobijo a los Alfonsos, que cazaban, bebían y follaban con la nobleza Alba, Medinaceli, Sesto, en las horas previas del morir de hambre definitivo de una España sin revolución agraria ni letras ni derechos. Aún así el ciudadano maltratado deseará que la derecha republicana por conveniencia salga de los cuarteles y le siga matando de hambre o con el fusil, que se restaure el fascismo, que luego tu pariente Juan Carlos llegue enrrollado por Kissinger y la CIA, envoltorios Ferrero Rocher necesarios (según vuestros defensores) para terminar con el aislacionismo franquista y meter a España en el mundo. Ante todo, cantaba Sinietro Total, mucha calma.

Las preocupaciones andan por otro lado. Con semejante currículo, yo me seguiría dedicando a lo mío. Estáis salvados. Hay prórroga.

1 comentario

  1. Dice ser Cocoloco Amamower

    Las luchas más nobles y bonitas de librar son las que tenemos perdidas de antemano.Pero no estás solo contra estos vividores [y contra tanta masa amorfa y deforme].

    06 Noviembre 2007 | 19:25

Los comentarios están cerrados.