BLOGS Deportes
Runstorming Runstorming

Poner un pie delante de otro nunca tuvo tanta trascendencia.

Domingo de madrugada. Sólo corren los mitos…

Mitos el amigo Pepe y servidor, que contamos entre nuestras ocupaciones con la de atender los requerimientos de nuestros enanos (y, por ende, sacamos horas para correr de donde no hay), veíamos el mito de la inmutabilidad del ladrillo materializarse ante nosotros. Habituales de los caminos entre el monte del Pardo, el aeropuerto de Barajas, Tres Cantos, conflicto permanente a 3 bandas en esa lucha espacial madrileña, veíamos aun de noche cómo desde los caminos de Valdelamasa se otean las 4 grandes pollas del norte de Madrid. Ese sembrado de consoladores que los aprovechamientos en edificabilidad convirtieron campos de fútbol en campos de lujo. La torre Espacio, la Repsol, la MMT… a partir de ahora será como aprenderse las delanteras míticas que entrenaron en aquella Ciudad Deportiva del club más poderoso del país. Di Stefano, Rial, Puskas y Gento, o Butragueño, Míchel y Hugo Sanchez, o Ronaldo, Raúl y Van Nistelrooy.

Prosa de fútbol, antaño poetizada por los fanáticos del adoctrinamiento de masas, y hoy prosa de nuevo. La venta, la cifra, el resultado en gráficas siempre crecientes como las hileras de escalones que tenían que subir en las gradas de la Ciudad Deportiva. Eso si, poco y solo en pretemporada. Que sus aquiles y sóleos valían cada día más como para meter una preparación física traumática a aquellos reyes del flash y, cada día menos, de la leyenda.

De regreso, dándoles el culo a las autovías, a las torres-polla, a un cuestón criminal logarítmico de casi 200m pero que remonta un arroyo para llevarte de un arenero a una maldición, ese kilómetro nocturno que conocemos los participantes en los 100km/24h, vimos a otro mito. El que ponía copas en el Oleperé, garito nocturno sansero, sale ahora a curar los malos ratos. Aquel que nos daba de beber a altas horas, ahora convertido al courier, sudaba sus greñas vuelta a vuelta a la Dehesa Boyal. Conversamos sobre las perrerías de la vida nocturna. Los mitos, que de cuando en cuando nos reunimos de madrugada, como los vampiros cuando corren un rato en la cinta de su gimnasio. Justo antes de meterse a dormir en el ataúd.

3 comentarios

  1. Dice ser Anonymous

    ¡¡¡ mítico oleperé !!!aun recuerdo los geniales dibujos que cubrían sus paredesy sus vinilos que sólo el tenía

    12 Febrero 2007 | 13:15

  2. Dice ser SuperK2

    Buf, hace ya casi un año de este post. y yo lo encuentro hoy 😉

    Andaba buscado fotos de las “torres-polla” como tú las llamas … jejejeje … creo que podría currar en una de ellas y me acojono que te cagas… jejejeje tengo un vértigo que me cago las patas… si los moros (con todos mis respetos) atacan de nuevo … jajaja que miedooo !!!! yyyyyyyeeeaaaaaahhhhh !!!!! jajajajaj

    Un saludo tio, me han molao tus post y la temática de este blog.

    P.D.: Yo no hago demasiado deporte porque (y ahora viene el chiste viejo y fácil ) … porque pienso que “correr es de cobardes”… jejejejeje.

    Un saludo y gracias

    15 Enero 2008 | 15:45

  3. spanjaard

    Hombre pues un saludo. Conozco tu sitio por (glups) meneame. Eres un crack. Y anímate a empezar a hacer el cobarde de la pradera.

    SPJ

    15 Enero 2008 | 15:51

Los comentarios están cerrados.